San Fruttuoso es una pequeña bahía situada en la costa de Liguria en Italia. Es un lugar un poco escondido ya que es accesible solamente a pie o en bote, sin embargo es un atractivo turístico de gran fascinación por extranjeros debido a uno de los monumentos más singulares del mundo: el Cristo del Abismo.

Se trata de una espectacular estatua de bronce a 17 metros bajo el agua por lo que se le considera como el cristo del océano y es una de las características más resaltantes para visitar San Fruttuoso.

Además, la playa es también una gran razón para visitarla, pues aunque es pequeña, su majestuoso entorno con exuberante vegetación verde y unas aguas perfectamente claras, constituyen un auténtico paraíso. Sus aguas son ideales para bucear y hay gran cantidad de empresas que ofrecen estos servicios, ya que todos quieren observar de cerca el Cristo del Abismo.

Cristo debajo del mar

Monumentos religiosos dedicados a Cristo hay muchos alrededor del mundo, pero sin dudas uno de lo que más impacto tiene en los viajeros es el Cristo del Abismo de San Fruttuoso. La razón es muy simple, es una estatua que no solo impresiona por su gesto, que parece implorar por el perdón de la humanidad, además se encuentra en un lugar poco usual, sumergida en las profundidades del mar Mediterráneo.

También se le conoce como el Cristo del océano o Cristo del mar, la estatua bajo el agua hecha de bronce, simboliza la imagen de Jesús de Nazaret con los brazos extendidos al cielo, que lo hacen representar a una figura que clama por la paz. De hecho es una de las particularidades que tiene la escultura, la posición de sus manos elevadas hacia la superficie, como protector del mar.

A pesar de que su nombre sugiere estar situada en una gran profundidad, la realidad es que se encuentra a unos diecisiete metros bajo el mar. Por su parte, una característica que más llama la atención de este monumento por los fervientes católicos, es que en el año 2000 la obra llegó a ser bendecida por el papa Juan Pablo II.

Origen del Cristo del abismo

La estatua data desde el 22 de agosto de 1954, dicha idea surgió por Duilio Marcante, a raíz de la muerte de Darío Gonzatti, un buceador de origen italiano, quien falleció sumergido en el mar en el año 1950. A manera de homenaje se decidió instalar una obra en el fondo del mar, que sirviera de conmemoración a todos aquellos que fallecieron en el mar y a su vez como protección.

Su creador, fue el escultor italiano Guido Galetti, quien para realizar esta majestuosa obra de arte necesitó de mucho bronce. El material se obtuvo gracias a la fundición de objetos tales como medallas, campanas y hasta hélices de helicópteros, que fueron donados por la armada estadounidense.

Sin embargo, instalar una estatua de unos 2.50 metros de altura y doscientos sesenta kilogramos de peso, no es una tarea sencilla. Para lograrlo se obtuvo ayuda de la marina militar que la instaló hasta los diecisiete metros debajo del mar, luego con ayuda de otros buzos se colocó finalmente a 25 metros.

Posteriormente en el año 2003, fue restaurada debido un accidente con un ancla que le rompió una de las manos, por lo que se colocó más arriba a una profundidad de diecisiete metros.

Hasta el día de hoy, la estatua ha gozado de gran aceptación por el público, constituyendo una de las principales razones para visitar San Fruttuoso y la curiosidad de apreciar o tocar  personalmente al Cristo sumergido en el mar.

¿Cómo visitar el Cristo del Abismo?

Para llegar a esta bahía increíblemente hermosa y romántica, puedes tomar un barco desde Camogli, Portofino y Santa Margherita. También es posible ir a pie desde Portofino, a través de un recorrido donde podrás disfrutar de la belleza del paisaje en esta parte de Italia.

Al ser una atracción turística, es muy sencillo contratar agencias y equipo de buceo, debes dirigirte a los locales de buceo que están en los alrededores quienes ofrecen los servicios para sumergirse en el mar y vivir esa experiencia.

Impacto del Cristo del océano

Una obra de tan gran tamaño en las profundidades del mar, por supuesto que atrae al público. Es una peculiar forma de rendir tributo a Jesucristo, y que muchas personas se deciden a visitar la costa italiana solo por tocar la estatua.

La idea y concepción del monumento, se le atribuye a Duilio Marcante, una figura importante dentro del buceo italiano y considerado padre fundador del cristo del abismo. La importancia de su acción es considerada de tal magnitud que, cuando murió en 1985, se creó una placa conmemorativa con su nombre y se colocó junto a la obra.

Otro elemento que vale destacar sobre este Cristo, es que constituye un santuario bajo el mar, para venerar al hijo de dios, ya que generalmente se hacen misas en botes sobre la posición donde se encuentra el Cristo del Abismo.

Réplicas alrededor de mundo

La aceptación y sorpresa del público por esta obra religiosa y de arte, fue tanto que en diferentes partes de Italia y el mundo, se han hecho réplicas del Cristo del Abismo de San Fruttuoso.

San Fruttuoso

La zona costera al observar la gran cantidad de personas deseosas por conocer al Cristo, se decidió hacer una réplica en la iglesia frente a la playa destinada para quienes no pueden por razones de salud o simplemente temor a bucear.

Por lo que a quienes se les dificulte acceder a la estatua sumergida en el mar, tienen la opción de verla en tierra firme.

Quintero, Chile

Se trata de una estatua en el mar en Chile, ubicada en la zona llamada Roca de Prat a doce metros de profundidad en la bahía de Quintero, en Valparaíso.

Este Cristo bajo el agua, está hecho de acero y hormigón armado, pesa alrededor de once mil kilos y tiene una altura de cuatro metros y medio, lo que la hace más grande y pesada que la original figura italiana.

Fue realizada por el escultor Mario Calderón, bajo la idea de Raúl Veas, un buzo de profesión quien luego de visitar el original quiso implantar algo parecido en su país.

Key Largo

En la ciudad de Florida en los Estados Unidos, específicamente en Key Largo, fue colocada una réplica del Cristo del Abismo, la cual fue donada por Egidio Cressi, quien fue creador de máscaras para la realización del submarinismo.

Lago Palü

Durante el año de 1972 en las aguas del lago Palü en Valmalenco, una localidad que es parte de la comunidad italiana y se encuentra como territorio de Sondrio en Lombardía; fue colocada una réplica del Cristo del Abismo.

Saint George

Esta réplica se encuentra en Granada, específicamente en el puerto de Saint George. La estatua en este caso es más pequeña y a diferencia de la original, se encuentra fuera del agua.

Fue donada a todo el pueblo Granadino por la compañía Costa Cruceros de Génova, en 1961 cuando un barco italiano de nombre MV Bianca C. se destruyó debido a un incendio, lo que puso a todos los pasajeros en grave peligro. Por fortuna las autoridades salvaron a los pasajeros y motivó a que la compañía Costa Cruceros, en retribución les donara la réplica de la estatua.

Monumentos como el Cristo del abismo, es una experiencia increíble y única, apreciar la belleza del mar junto a la representación y carga emocional que forma parte de la estatua. Es una experiencia poética observar la estatua de Jesucristo bajo el mar, rodeados de la hermosa bahía de San Fruttuoso.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario