Riaño es uno de los pueblos más hermosos de la provincia de León (Comunidad Autónoma de Castilla y León). Situado junto al embalse homónimo, este bello enclave ofrece una postal de ensueño, con los altos picos de la montaña oriental leonesa reflejados en sus aguas.

riaño-león

Riaño se encuentra en una zona conocida como los Fiordos Leoneses y, gracias a su imponente belleza natural, a mediados del siglo pasado se la llamaba la “Suiza Española”. Con esto ya deberías hacerte una imagen de la postal que caracteriza a Riaño: agua, montaña y un colorido pueblo ubicado a los pies del embalse. Definitivamente, se trata de una de las estampas más bonitas que encontrarás en la provincia. Deberías comprobarlo con tus propios ojos, ¿no crees?

El pequeño y coqueto pueblo de Riaño se sitúa en plena Cordillera Cantábrica, dentro de la histórica comarca Montaña de Riaño, y protegido por el Parque Regional Montaña de Riaño y Mampodre. Dicho espacio protegido es la antesala del famoso Parque Nacional Picos de Europa, uno de los escenarios naturales más sorprendentes de España.

Antes de la construcción del embalse, Riaño se encontraba en lo profundo de un valle. Hoy en día, se alza sobre una loma que hace que su arquitectura se eleve por encima del nivel del agua. A ello también contribuye el gran viaducto que da acceso a la zona oriental asturiana y al puerto de San Glorio, que comunica esta provincia con Cantabria.

Acompáñanos a conocer esta propuesta ideal para los amantes de la naturaleza, el senderismo y los paisajes de película. ¡Tenemos la guía de viaje más completa para planificar una escapada a Riaño!

Historia del embalse de Riaño

La belleza de Riaño está dada por la presencia de un embalse detrás del cual se esconde una triste historia. Lo cierto es que el pueblo original se encuentra sumergido bajo el agua del río Esla, junto a otros 8 pueblos de la provincia (Anciles, Escaro, Burón, La Puerta, Huelde, Pedrosa, La Vegacerneja y Salio).

Esta catástrofe medioambiental ocurrió en 1987, cuando la inauguración del embalse marcó para siempre la vida de los habitantes de todos los pueblos que habitaban el valle. Fue durante las noches del 6 al 7 de julio de ese mismo año cuando por órdenes del Gobierno del Partido Socialista Obrero Español se ocupó el valle. De ese modo, cientos de personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares, antes de que las localidades quedarán para siempre sepultadas bajo el agua.

El acontecimiento perdura en la memoria del pueblo leonés, que no olvida la forma cruel en que el valle fue arrasado. Pedrosa del Rey fue el último pueblo en caer, el 21 de julio de 1987. Lo más dramático de esta historia, es que un día después de que los pueblos quedaran anegados por las aguas del río Esla, entró en vigor la directiva europea que hubiese impedido esto.

Hoy en día, cuando el embalse está en su menor capacidad, es posible ver algunas de las estructuras de los antiguos pueblos que había en el valle.

¿Qué ver en Riaño?

Además de su historia, el nuevo pueblo de Riaño impresiona por su entorno, rodeado por las aguas del embalse y custodiado por las montañas leonesas que anteceden a los Picos de Europa. De todos modos, el propio pueblo tiene sus propios motivos que ameritan la visita.

Ni bien cruzamos el viaducto que da la bienvenida a Riaño, unos metros más adelante verás un parking en donde podrás dejar el coche. Desde allí suben unos escalones que conducen a una estructura de hierro de color blanco conocida como el “Monumento al silencio”. De ella cuelgan unas campanas que recuerdan la trágica historia del embalse. Como ya habrás deducido, cada campana representa a las iglesias de los 9 pueblos que quedaron sumergidos en la profundidad del valle.

Luego de hacer una pequeña parada para admirar el monumento, puedes ponerte en marcha para conocer los atractivos principales del pueblo, que son los que te mencionamos a continuación.

Iglesia de Nuestra Señora del Rosario

ermita-de-riaño

Puedes comenzar el paseo por el pueblo visitando la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, un claro ejemplo de la arquitectura típica del románico rural leonés.

Este templo no siempre estuvo allí, sino que fue trasladado desde el pueblo de La Puerta, uno de los nueve que yacen en las profundidades del embalse. El interior del templo acoge unas pinturas medievales de gran valor histórico que puedes apreciar de martes a domingo de 12 a 2 pm y de 5 pm a 8 pm.

La visita es gratuita, aunque previamente deberás reservar una cita previa con su encargado. Para ello, puedes consultar en la Oficina de Turismo de Riaño.

La iglesia es famosa porque junto a ella se encuentra “el banco más bonito de León”. Además, muy cerca verás un hórreo de tipo leonés procedente del pueblo de Salio, otro de los sumergidos en el valle. Esta construcción típica con tejado a dos aguas y planta rectangular se usaba en épocas de antaño para guardar el cereal.

El banco más bonito de León

Este nombre marketinero no lo pusimos nosotros, sino que es el modo oficial con el que se lo conoce. La idea de colocar un banco que regale unas vistas privilegiadas del embalse nació hace algunos años, como una iniciativa para potenciar el turismo en la zona. El resultado fue el deseado, puesto que se ha convertido en una de las postales más famosas de León.

El banco más bonito de León se encuentra situado frente al embalse y regala unas vistas privilegiadas, no solo del pantano, sino de todo el entorno a su alrededor, con los picos Gilbo, Yordas y Las Pintas como grandes protagonistas. Junto con el columpio más grande de España (del cual te contaremos en breve), es una de las visitas imprescindibles para hacer en Riaño.

Llegar al banco es muy sencillo, puesto que se sitúa en la entrada al pueblo desde la carretera N-621, tras el viaducto. También se puede llegar fácilmente siguiendo El Paseo del Recuerdo, una hermosa senda peatonal que bordea la orilla del embalse.

Tip viajero: si viajas a Riaño con niños, desde el banco parte un sencillo sendero de 5 km de ida y vuelta, con muy poco desnivel. El mismo lleva a la Cueva de la Vieja del Monte, un personaje que, según la leyenda, prepara pan y se lo envía a los niños a través de sus padres. Además de ser una linda actividad para compartir en familia, regala unas vistas hermosas del embalse.

Paseo del Recuerdo

paseo-del-recuerdo-riaño

Como te contamos antes, el Paseo del Recuerdo es una senda peatonal de 1 km que une la Ermita de Nuestra Señora del Rosario y las letras gigantes que hay en el centro del pueblo.

Su interés turístico no está dado únicamente por las hermosas vistas que regala del embalse, sino también por los paneles informativos que acompañan el recorrido y van narrando la historia de Riaño y el resto de pueblos del valle. Sin dudas, una de las mejores cosas que podrás hacer durante tu paseo.

Plaza de Cimadevilla

Otra de las cosas que debes ver en Riaño es su emblemática plaza. Ubicada en pleno centro, cerca de la estación de autobuses y frente a la Oficina de Turismo, la plaza de Cimadevilla es considerada un verdadero museo al aire libre. ¿Por qué decimos esto? Porque en ella encontrarás varias construcciones típicas de la Montaña de Riaño, como un hórreo leonés, un potro para poner las herraduras a las vacas o una choza para pastores.

Asimismo, está adornada con las siluetas de una cabra montés y un lobo. Estas estructuras hechas en acero y pintadas de negro son un símbolo de la importancia que se le da a la fauna en la comarca.

Frente a la plaza se encuentra la Iglesia de Santa Águeda, cuya silueta con las montañas de fondo son una de las postales que regala el Paseo del Recuerdo. Al igual que la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, este templo fue trasladado piedra por piedra del hoy sumergido pueblo de Pedrosa del Rey.

Museo Etnográfico de la Montaña de Riaño

A pocos metros de la plaza se encuentra otro de los atractivos más interesantes de Riaño: el Museo Etnográfico de la Montaña.

En su interior encontrarás una exhibición de fotografías del antiguo pueblo de Riaño e interesantes reproducciones en tamaño real de escenas de la vida cotidiana de la gente de montaña. La colección se completa con una muestra de piezas y objetos de la comarca que te permitirán tomar contacto con la localidad y su historia.

La entrada al museo cuesta 2 € y se puede visitar de miércoles a domingo de 12 a 2 pm y de 5 pm a 8 pm. Los martes, el horario es de 5 pm a 8 pm.

Miradores de Riaño

miradores-de-riaño

No existe mejor manera de terminar el recorrido por Riaño que subiendo a alguno de sus miradores. En todos los casos, las vistas son espectaculares (más todavía si tu visita coincide con la puesta del sol).

Hacia el noreste del pueblo se encuentra uno de los balcones panorámicos más famosos del pueblo. Hablamos del Mirador de las Hazas, ubicado junto al “columpio más alto de España”. Aquí también se encuentra el Mirador del Alto Valcayo, situado sobre una antigua torreta de vigilancia.

Para llegar a cualquiera de estos dos miradores debes acercarte al Camping de Riaño, en donde podrás dejar el coche, y seguir la senda que sube a ellos.  Antes de llegar, verás un cartel que indica la dirección en la que se encuentra cada mirador.

En el noroeste del pueblo también se halla el Mirador del Pantano, el cual regala unas vistas hermosas del embalse con el Pico Gilbo como telón de fondo.

El columpio más grande de España

Otra de las iniciativas llevadas a cabo por el municipio de Riaño fue la incorporación de un columpio que se convirtió en el más grande de España y en un motivo más de orgullo para este bello enclave.

El famoso columpio de Riaño fue inaugurado en abril del 2021, en el Mirador de las Hazas. Su ubicación a más de 1200 metros sobre el nivel del mar y sus 8 metros de altura lo convierten en una de las atracciones turísticas más famosas de toda la montaña leonesa.

No solo su tamaño es impresionante, sino también su ubicación estratégica. De esa manera, quienes se suben a él disfrutan de unas vistas inmejorables del pueblo, el embalse y los picos montañosos a su alrededor. Cuando te encuentres con esta postal ante tus ojos, comprenderás por qué se la conocía como la Suiza Española. Sin dudas, es una de las imágenes que quedará grabada en tu retina para siempre.

Un detalle a tener en cuenta: visto que el atractivo fue inaugurado hace poco, es normal que la concurrencia de gente sea bastante grande. Ante esto tienes dos opciones: o armarte de paciencia y esperar que llegue tu turno, o ir a última hora de la tarde y, de paso, disfrutar de un mágico atardecer.

Ermita de la Quintanilla

Esta construcción del siglo XVII es una de las mejores visitas que puedes hacer a las afueras del pueblo. Para llegar a la Ermita de la Quintanilla deberás pasar al otro lado del viaducto que cruza las aguas del embalse y seguir las indicaciones que conducen al parking.

La ermita es famosa porque fue una de las pocas construcciones que se salvó de ser destruida por la gran inundación. Para evitar que quedara sepultada bajo el agua, se decidió desplazarla unos metros más arriba de donde se encontraba. Gracias a eso, los viajeros que llegan a Riaño pueden disfrutar de este sitio histórico.

El interior de la ermita protege una imagen románica de la Virgen de Quintanilla, la más antigua de la comarca (data del siglo XII). El acceso se realiza por una pendiente llena de vegetación y flores, cuya belleza se ve acrecentada por las montañas que custodian el valle. Indudablemente, otro lugar que no puedes perderte.

Crucero por el embalse de Riaño

embalse-provincia-de-león

El embalse de Riaño tiene un tamaño brutal. Además de disfrutarlo desde sus 100 km de costa o sus miradores, puedes subirte al crucero turístico y dar un paseo por sus aguas.

Lo único que tendrás que hacer es reservar tu plaza con antelación, puesto que se ha convertido en una actividad muy demandada. El crucero realiza viajes todos los días y la travesía dura aproximadamente una hora.

La ruta más popular es la conocida como Fiordos Leoneses y navega bajo el gran viaducto. De ese modo, pasarás sobre los restos del viejo pueblo de Riaño, sumergido a 65 metros de profundidad. Más adelante, te adentrarás en los fiordos y el Valle de Anciles, otro pueblo desaparecido y rodeado de un entorno de enorme belleza natural.

La otra opción de navegación es la que se acerca a la cumbre más elevada y fotografiada de Riaño: el Pico Yordas. Esta montaña se ha convertido en una de las postales más icónicas de Riaño, y qué mejor que un paseo en barco para ver su puntiaguda silueta desde diferentes ángulos.

Los paseos tienen un precio de 15 € para adultos, y 12 € para los niños de 3 a 12 años y jubilados. Los menores de 3 años no pagan ni ocupan plaza.

Otras alternativas al crucero son alquilar un kayak, una moto de agua o una tabla de paddle surf. Esto podrás hacerlo en algunas de las empresas que se ubican a lo largo del camino que va desde el parking hasta el embarcadero.

Rutas de senderismo para hacer desde Riaño

La oferta de cosas para hacer en Riaño todavía no termina. Si eres amante del senderismo, encontrarás muchas opciones para hacer en sus alrededores. En este sentido, una de las más populares es la que sube al Pico Gilbo. Una vez en su cumbre, las vistas a casi 1700 metros sobre el nivel del mar te enamorará por completo.

La ruta de ascenso al Pico Gilbo no tiene dificultades técnicas, aunque en algunos tramos el desnivel es bastante grande y demanda tener un estado físico adecuado. Las personas que no estén acostumbradas a caminar en la montaña pueden sufrir un poco más la travesía. De todos modos, las vistas brutales que regala el sendero justifican cualquier esfuerzo.

La senda inicia en un pequeño parking que se encuentra antes de cruzar el puente de Riaño. Se trata de un camino circular de 9 km de longitud, con algunos tramos de pendientes muy fuertes. La última parte es la más complicada, puesto que tiene muchas rocas.

De todos modos, si no logras llegar a la cima, durante todo el recorrido tendrás unas vistas espectaculares. Si la estampa te sorprende durante el camino, imagina una vez que llegues a la cumbre. Desde allí te encontrarás con una postal hermosa con la presa de Riaño, la montaña leonesa y una buena parte del macizo leonés de los Picos de Europa. Una vista que no tiene precio.

Otra ruta que merece la pena es el ascenso al pico Yordas, desde el cual también tendrás unas vistas maravillosas. Eso sí, el desnivel a sortear y la distancia a recorrer es mayor, por lo que es una ruta más exigente. Otra buena opción es hacer una senda circular de poco más de 6 km por el Valle de Hormas. El sendero transcurre por el valle del río Hormas y es también sumamente paisajístico.

senderismo-en-montañas-leonesas

Pueblos cercanos a Riaño

Ya que te encuentras en estas tierras leoninas, no dejes de aprovechar la oportunidad de conocer otros pueblos llenos de encantos ubicados cerca de Riaño. La ventaja es que se encuentran muy próximos unos de otros, así que no necesitarás mucho tiempo para visitarlos a todos.

A 23 km de Riaño se encuentra el pueblo de Lois, un enclave que se sitúa en un entorno natural extraordinario, sobre una pequeña llanura rodeada de inmensas montañas. El solo hecho de poder apreciar esto ya justifica hacer el corto trayecto que separa ambos pueblos. Aunque, si quieres otro motivo que amerite el viaje, te contamos que allí se encuentra la conocida como “Catedral de la Montaña”.

Este templo de grandes proporciones fue construido con mármol rosa en estilo barroco tardío. Sin dudas, es el gran emblema de Lois y una postal digna de admirar. El pueblo tiene también otros atractivos interesantes que puedes ver, así que no dudes en dar un breve paseo por sus callecitas e ir descubriendo uno a uno sus principales encantos.

Otro destino que te sugerimos visitar es Burón. Este pequeño pueblo situado a 10 km de Riaño y bañado por las aguas del embalse, regala hermosas vistas de las montañas a su alrededor. Un poco más adelante se encuentra Liegos, donde podrás dar un tranquilo paseo por sus calles y visitar la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, a la vez que admiras las montañas que rodean el pueblo.

Si avanzas unos pocos kilómetros más llegarás a Lario, en donde vale la pena visitar la Casa Regional del Parque de Valdeburón. Allí encontrarás una exposición muy interesante sobre los ecosistemas correspondientes a cada nivel de altitud del Parque Regional de los Picos de Europa.

Unos kilómetros después de Lario llegarás a Acebedo. Aquí te toparás con unas vistas muy bonitas de las montañas, especialmente desde el puente que cruza el Arroyo Cea. No dejes de visitar la Iglesia de San Nicolás de Bari. Al igual que la de Lario, tiene la particularidad de tener su torre campanario separada del templo original. Para llegar a la torre deberás subir una pequeña colina desde la cual se disfruta de una postal inmejorable del pueblo y sus alrededores.

Burón, Liegos, Laro y Acebedo se pueden visitar de un tirón, ya que se encuentran sobre la misma carretera. Lois, en cambio, es el único que queda más incómodo. Por eso, puedes comenzar por este pueblo, regresar a Riaño y desde allí hacer una ruta por los otros.

Otros planes para hacer en la Montaña de Riaño

montaña-de-riaño

La Montaña de Riaño es un verdadero paraíso del turismo rural protegido por el Parque Regional Montaña de Riaño y Mampodre. Lo mejor de todo, es que esta zona se mantiene alejada del turismo de masas, por lo que podrás disfrutar de bellos escenarios naturales con total tranquilidad. Hay muchas opciones interesantes para hacer por aquí, además de todo lo que ya te hemos contado.

El Valle de Sajambre es una de las alternativas más interesantes. Se trata de uno de los valles más desconocidos del Parque Nacional Picos de Europa, aunque eso no le quita encanto, más bien por el contrario. Este valle verde y frondoso está conformado por varios pueblos, como Oseja de Sajambre, a 30 km de Riaño. Aquí encontrarás un enclave con arquitectura típica de montaña y una atractiva oferta turística.

Todo el valle es perfecto para hacer senderismo, respirar aire puro y disfrutar de pequeños enclaves poco masificados.

El Valle de Valdeón, también dentro del Parque Nacional Picos de Europa, es otra de las alternativas.  Se trata de otro escenario con montañas abruptas y una gran riqueza natural, además de muchos pueblos. Caín, a 40 km de Riaño, es el más importante de todos. No solo es un enclave bien preparado para el turismo, sino que también es el punto de inicio de una de las rutas de senderismo más famosas de España: la Senda del Cares.

Al igual que el Valle de Sajambre, los pueblos del Valle de Valdeón parecen haber quedado detenidos en el tiempo. Sus viviendas de piedra y tejo, los tradicionales hórreos leoneses y otros detalles dan muestra del patrimonio cultural de la región. Los hórreos son el ejemplo más claro de ello. En total, el Valle de Valdeón conserva 80 construcciones de este tipo, algunas con más de 500 años de antigüedad.

Si eres amante de la montaña, tampoco dejes de acercarte al Macizo de Mampodre, uno de los escenarios más sorprendentes de la Montaña de Riaño. Además de escarpadas cumbres, verás salpicados varios pueblos de montaña que puedes visitar, como es el caso de Maraña.

Este conjunto montañoso es un sueño para los alpinistas y escaladores. El Macizo de Mampodre ofrece más de 100 vías de escalada de todas las dificultades, así como una ruta integral que recorre las 13 cimas de este conjunto montañoso. Al mismo tiempo, los amantes del senderismo pueden hacer la popular ruta a la Laguna de Mampodre.

Riaño, sus montañas, el embalse y los pueblos a su alrededor son una alternativa ideal para un fin de semana a pura conexión con la naturaleza y desconexión de la rutina. Esperamos que hayas disfrutado de nuestra propuesta de hoy y que te animes a explorar estas tierras. ¡Nos vemos en el próximo destino!

Créditos fotográficos

  • Rodeando el pantano de Riaño (https://www.flickr.com/photos/alma81/7252927044/), por alma-81/CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)

  • Comments are closed.