Para el día de hoy te traemos una propuesta pensada para los amantes del trekking y la naturaleza. El Cajón del Azul es uno de los atractivos turísticos más famosos y solicitados de la hermosa localidad de El Bolsón. Por eso mismo, hemos decidido armar esta guía completa donde te contamos cómo visitar este rincón tan especial de la Patagonia Argentina.

El-Cajón-del-Azul-Argentina

Son muchas las cosas de El Bolsón que enamoran a los viajeros. Entre ellas podemos mencionar a la cerveza artesanal, la hermosa feria que tiene lugar los martes, jueves, sábados y domingos; el enorme cerro Piltriquitrón (conocido cariñosamente por los locales como Piltri) y la paz del pueblo. Aunque, hay un atractivo que se lleva todos los aplausos: la excursión al Cajón del Azul.

El gran protagonista de hoy es el río Azul, que nace en la cordillera y desemboca en el Lago Puelo, en Chubut. Durante su trayecto atraviesa un profundo valle boscoso, en plena Patagonia Argentina, acompañando al viajero durante una parte del recorrido. 

La ruta de trekking conocida como el Cajón del Azul es realmente hermosa y transcurre en medio de la montaña. El sendero llega hasta un punto desde el cual se aprecia el encajonamiento del río Azul, pero antes de ello atraviesa muchos otros escenarios. Por ejemplo, un poco antes de llegar al refugio Cajón del Azul encontrarás una zona donde el río forma una especie de piletones que invitan a nadar (eso sí, deberás tener tolerancia a las bajas temperaturas).

Si estás planeando un viaje por la Comarca Andina e incluir una visita a El Bolsón, no dejes de reservar un día completo para vivir esta experiencia. Seguro que no te arrepentirás.

¿Cómo visitar el Cajón del Azul?

A partir de ahora te contamos absolutamente todo lo que necesitas saber al momento de planear tu visita y en qué consiste el recorrido.

El primer paso será acercarse a la Oficina de Montaña de El Bolsón, que está ubicada frente a la emblemática Plaza Pagano, junto a la Oficina de Turismo. Allí te darán un mapa con indicaciones de cómo llegar al parking desde donde parte el recorrido y te tomarán registro con tus datos personales y el tiempo que permanecerás en la zona. Esto es una simple medida de seguridad ante cualquier eventualidad que pueda ocurrir en el sendero (aunque es muy poco probable que vaya a sucederte algo). 

Ya con la información en tus manos, es hora de comenzar la travesía. Desde la Oficina de Montaña debes coger la ruta 40 y tomar el desvío hacia la Chacra de Wharton.

La Chacra de Wharton se encuentra a 17 km del centro de El Bolsón, de camino a Mallín Ahogado. El viaje hasta ella transcurre casi en su totalidad en una ruta en perfectas condiciones, excepto los últimos 2 km que son de ripio (en buen estado). Una vez allí podrás dejar el coche en un parking de pago (el monto corre a consideración de cada uno) y comenzar a desandar el sendero. 

No temas perderte, ya que el camino se encuentra perfectamente delimitado y señalizado con carteles y marcas rojas y amarillas pintadas en árboles y piedras. Ni bien avances unos metros, te encontrarás con una bajada empinada que representa la subida más brava del regreso.

Luego de los primeros 15-20 minutos de caminata encontrarás el parador The Gaucho Beer, que ofrece variedad de comidas y bebidas que se sirven en mesitas de madera ubicadas a orillas del río. Desde allí, el sendero te llevará a dos pasarelas: la primera del Río Blanco y la segunda del Río Azul. Después de ello, comienza la ruta propiamente dicha. 

río Azul-Patagonia-Argentina

¿Qué tener en cuenta antes de decidir hacer el trekking? En primer lugar que la caminata es bastante exigente y demandará tener algo de experiencia en montaña. El recorrido en total son unos 20 km (ida y vuelta), siempre y cuando llegues al nacimiento del río Azul y no desvíes a otras rutas (en ese caso, la distancia puede ser mayor o menor). A medida que vayas avanzando, verás que la ruta del Cajón de Azul no es la única disponible, sino que hay otras igual de atractivas.

Otra cosa a tener en cuenta es que, si bien la excursión puede realizarse en el día, para disfrutar con más tranquilidad de cada parada tienes la opción de dormir en los refugios o acampar en los sitios permitidos. Los refugios, además de encontrarse en sitios hermosos y ubicaciones estratégicas, ofrecen buenos servicios al viajero. 

Refugio La Playita

El primer refugio que encontrarás en tu camino al Cajón del Azul es La Playita, ubicado en un punto estratégico del río, aproximadamente a 7 km del inicio del sendero. Podría decirse que una vez que llegues aquí habrás sorteado la parte más dura del recorrido, ya que en adelante el terreno es más plano y menos exigente.

El refugio La Playita por el momento trabaja con reservas, por lo que si quieres pasar la noche allí deberás preverlo con anticipación. También tienes la posibilidad de acampar a orillas del Río Azul, rodeado de una tranquilidad y belleza impresionante. Si planeas acampar, no olvides llevar todo lo necesario (bolsa de dormir, anafe para cocinar, etc.). El refugio ofrece duchas de agua caliente, comidas caseras y una proveeduría bastante completa.

Si no vas a pasar la noche, puedes aprovechar para reponer un poco las energías a orilla del río y comer algo en el refugio. Si te quedaste sin agua, es momento de recargar tu botella en el río. 

Desde La Playita se puede acceder al refugio Cajón del Azul (a 2 km de distancia), al refugio El Retamal, El Conde, Casa de Campo en la Montaña, La Horqueta y Los Laguitos. Del mismo modo, desde aquí se puede cruzar hacia el valle donde se encuentran el refugio Natación y Hielo Azul.

El costo para pernoctar en La Playita es el siguiente (incluye uso de cocina y ducha con agua caliente): ARS 800 por adulto y ARS 500 para menores de 8 años, durante el mes de diciembre; y ARS 1200 por adulto y ARS 800 para menores de 8 años, en enero. La zona para acampar tiene un costo de ARS 400 (en diciembre) y ARS 600 (en enero), por día y por persona. El servicio de duchas tiene un coste adicional de ARS 150.

La-Playita-Río-Azul
La Playita

Refugio Cañón del Azul

Desde La Playita el sendero continúa hasta una nueva pasarela que cruza el río Azul y te lleva al refugio que tiene el mismo nombre. Esta sección del río es especialmente bella, ya que es cuando adquiere mayor profundidad. Así lo notarás cuando cruces la pasarela, donde la increíble transparencia del agua te dejará ver cómo el fondo parece cada vez más lejano.

Tip viajero: antes de cruzar el puente, camina un poco más hacia la derecha hasta unas rocas que dan sobre el río. Esa parte es ideal para nadar y sentarse en la piedra a disfrutar de las vistas. El río es una verdadera maravilla. Eso sí, la profundidad en este sector es importante, por lo que si viajas con niños deberás cuidarlos.

Tras cruzar la pasarela, el camino continúa hacia la izquierda y llega a una tranquera que da acceso al refugio. Puedes pasar por ella sin problema y caminar un trecho más hasta llegar a tu objetivo.

El refugio Cajón del Azul recibe a sus visitantes por orden de llegada y dispone de habitaciones compartidas con colchones (será necesario que lleves tu bolsa de dormir). La tarifa abonada te permite acceder a la cocina con utensilios y condimentos y a los baños. 

La zona para acampar cuenta con baños secos y zona de lavado y proveeduría. Si optas por esta modalidad deberás llevar tu propio anafe y elementos para cocinar.  En ambos casos, el uso del servicio de duchas exige un pago adicional.

El costo por noche y por persona son los siguientes: para dormir en el refugio, ARS 800 en diciembre y ARS 1200 en enero. Para acampar, ARS 350 en diciembre y ARS 500 en enero.

Encajonamiento del río Azul

Continuando el camino desde el refugio y siguiendo las marcas rojas que hay en las piedras y los árboles llegarás a una especie de mirador natural en el cual podrás ver un impresionante cañadón de 1 metro de ancho y 40 de profundidad. A lo bajo, el río Azul corre con fuerza y velocidad. La vista es realmente impresionante e incluso desde esa altura se aprecia el intenso color del agua. 

Cajón-del-Azul

Un poco más arriba, hay un pequeño puente de madera que cruza de un lado del cañadón a otro (no apto para vertiginosos). Antes de cruzar el puente, hacia la derecha, continúa un sendero que en algo de 40 minutos te llevará al nacimiento del río Azul.

Otros refugios del recorrido

Si deseas continuar la ruta, tienes la opción de llegar a otros refugios. Vamos a ver cuáles son:

  • La Tronconada: este refugio destaca por su deliciosa gastronomía y, si bien es un poco más difícil de acceder, vale la pena por sus vistas. También ofrece lugar donde quedarse o la alternativa de acampar y poder usar la cocina y el baño.
  • El Retamal: es el que más espacio para acampar dispone. Eso sí, en este caso deberás llevar las herramientas necesarias para dormir, así como elementos de higiene personal, anafe y utensilios de cocina. Cerca de este refugio, el río forma hermosas playas con rocas perfectas para saltar. 

Además, cerca del refugio El Retamal hay un paseo muy agradable que se adentra en bosques con árboles nativos de la región. También, pueden realizarse desde aquí excursiones a distintos miradores, a la cascada El llanto del Ángel, al Paredón de las Águilas y al Paso de los Vientos.

  • Refugio Hielo Azul: si deseas parar en este refugio, deberás sí o sí hacer una reserva previa con algunos días de anticipación. El motivo de esto es que esconde una belleza especial. Tal cual lo indica su nombre, los colores y su cercanía al glaciar hace que sea un sitio único. Se encuentra a 1.500 metros sobre el nivel del mar y cuenta con cabañas con colchones, aunque deberás llevar tu bolsa de dormir. 
  • Refugio Natación: se encuentra rodeado de montañas que le dan mucho encanto. El acceso en este caso puede realizarse desde diferentes rutas, de las cuales podrás informarte en la Oficina de Montaña de El Bolsón. 

Uno de los motivos por el cual los viajeros llegan a este refugio es para poder visitar las impresionantes cuevas de hielo. Las mismas surgen por el derretimiento de la nieve, que forma estas cuevas a fines de enero y principios de febrero. 

Otra de las rutas que se puede hacer desde este refugio es hacia el Mirador del Cóndor, ubicado a 1650 metros sobre el nivel del mar. Se trata de una ruta de dificultad media que puede hacerse hasta las 3 pm y demanda unas 3 horas de caminata. La ruta está habilitada solo a fines de diciembre y principios de enero. Desde allí se aprecia toda la belleza de la Comarca Andina, el imponente Cerro Piltriquitrón, el valle del Cajón del Azul y varios cerros.

La ruta más exigente para hacer desde el Refugio Natación es hacia la cumbre del cerro Hielo Azul, a 2245 metros de altura. Esta ruta únicamente debe ser realizada por personas con experiencia en montañas y equipo adecuado.

¿Qué tener en cuenta antes de ir al Cajón del Azul?

Como ya te contamos, antes de iniciar la travesía al Cajón del Azul deberás registrarte en la Oficina de Montaña de El Bolsón. Recuerda que es una ruta por momentos exigente, pero que con un poco de esfuerzo podrás sortear sin problema. 

El-Bolsón

Recordado esto, veamos otras cosas a tener en cuenta antes de ir al Cajón del Azul:

  • Lo mejor es visitar El Bolsón y hacer la caminata fuera de temporada, es decir, en los meses de octubre o noviembre o después de febrero (marzo o abril). Por un lado, las temperaturas son agradables para caminar (aunque quizá no para nadar en el río), y por otro, la cantidad de turistas que cruces será mucho menor. Durante el verano (diciembre y enero principalmente) los senderos y refugios se llenan de turistas, lo cual le quita un poco de encanto a la experiencia.
  • Ten en cuenta que estás en un área natural protegida, por lo que deberás ser respetuoso del entorno y cuidar la naturaleza. Esto implica no dejar basura, no hacer fogatas y acampar únicamente en los sitios permitidos.
  • La caminata en sí no es riesgosa, pero para prevenir cualquier tipo de accidente se aconseja ir siempre por el sendero delimitado. 
  • También te recomendamos hacer la caminata temprano por la mañana (alrededor de las 9 am) para poder aprovechar el día al máximo. Si bien el tiempo estipulado para ir y volver es de 7 horas, es posible que al llegar al último puente te entren ganas de nadar o relajarte un rato junto al río.

Teniendo en cuenta estos consejos que te damos, tu visita al Cajón del Azul será una grata experiencia. Cualquier amante de la naturaleza y del trekking debería hacer esta ruta, que regala unos paisajes hermosos y permite tomar contacto con la belleza de la Patagonia Argentina.

Créditos fotográficos

- [Nombre de a foto según banco de imágenes] ([url de donde la encontramos]), por [Nombre del autor] / CC BY ([url de la licencia])

Escribe un comentario