La influencia asiática tiene su representación en Corea del Sur, un territorio que esconde magníficos templos, antiguas aldeas y ciudades modernas que contrastan con las tradiciones del país. Este pequeño país al este de China, puede que pase desapercibido cuando de turismo asiático se refiere, pero mantiene un ambiente y atracciones dignas de admirar.

Este país asiático es un verdadero abanico de experiencias y una cultura fascinante. Su capital Seúl, el centro empresarial, cultural y económico del país con múltiples alternativas para disfrutar.

Numerosas montañas coreanas, fortalezas similares a Europa de la Edad media, palacios rodeados de bellos jardines o aldeas tradicionales, son sólo algunos de los sitios a tener en cuenta en tu viaje por Corea del Sur.

Vamos a recorrer los mejores lugares de Corea del Sur, un viaje de sensaciones, emociones y en especial buenos momentos para disfrutar de la cultura de Asia.

Que visitar en Corea del Sur

A pesar de ser un territorio pequeño comparado con otras potencias como China y Japón, Corea del Sur ofrece bellas ciudades con muchos atractivos para descubrir. Lo mejor de todo es que las distancias no son muy largas para llegar de un lugar a otro, y los transportes son eficientes.

Así que no tendrás inconveniente de visitar cada rincón de Corea del Sur, gracias a su gran diversidad natural, ciudades modernas, así como su riqueza histórica y cultural, el viaje será un momento para recordar.

Seúl: primera parada en la capital

Comenzamos nuestra visita por Corea del Sur en Seúl, la capital del país. Una ciudad futurista que mantiene espacios tradicionales de gran atractivo turístico. Con palacios reales, que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, populares mercados y su barrio más tradicional.

¿Qué ver en Seúl?

Palacio Gyeongbokgung

Es el más grande de Seúl y el más visitado, conocido también como El Palacio Bendecido Grandemente por el Cielo. Su larga historia y la belleza de sus construcciones lo convierten en un lugar único de Corea del Sur.

Este hermoso palacio funcionó como residencia real de la dinastía Joseon, convirtiéndose en el más importante de los Cinco Palacios Reales construidos durante la dinastía. El Palacio Gyeongbokgung se convirtió en el ícono de Corea y fue declarado como Tesoro Nacional.

Changdeokgung

Cuenta con bonitos pabellones, salones y un gran recinto ajardinado. Incluso, podrás ver una gran sala del trono en la cual el emperador recibía a sus súbditos.

La puerta de entrada al palacio es conocida como Honghwamun y es uno de los edificios más importantes del complejo.

Palacio Deoksugung

Es famoso por sus pabellones, jardines y por el Cambio de Guardia. Además, fue la residencia de los últimos monarcas que reinaron en el país.

Bukchon Village

También conocida como Hanok Village, es uno de los lugares más tradicionales y pintorescos de la ciudad. Allí verás las Hanok o casas tradicionales que son el principal atractivo de este barrio, algunas con más de 600 años de historia.

La Torre de Seúl

La torre mide 236 metros que se suman a los 243 de la cima en la que está ubicada, por lo que las vistas están más que aseguradas. Fue construida en 1971 como una gran antena de radio y televisión. Unos años después, en 1980, fue remodelada y se abrió un impresionante mirador en sus pisos más altos y un área comercial en sus pisos inferiores.

Templo Bongeunsa

Fue construido en el año 794 por el Rey Wonseong, de la Dinastía Silla. Se encuentra inmerso en una atmósfera de tranquilidad y serenidad especial, sus distintas dependencias conservan una gran cantidad de reliquias budistas, textos y más, todo relacionado con la historia del budismo.

El complejo se divide una serie de edificios y zonas ajardinadas. Algunos de sus rincones a destacar son la puerta de acceso o Puerta Jinyeomun, el Salón del Dharma, que alberga más de 3 mil estatuas de Buda, y el Salón Principal, que aloja 3 estatuas de Buda catalogadas como Tesoros Nacionales.

Parque Nacional Bukhansan

Cuenta con montañas de hasta 840 metros de altura y senderos de distinta dificultad. Contiene más de 100 templos y es el hogar de 1,300 especies diferentes de plantas y animales. Además, lleva el título de “parque nacional más visitado por unidad de área” en el Libro Guinness de los récords mundiales, por la gran cantidad de visitas que recibe al año.

Busan, la segunda ciudad más grande  

Conserva su carácter e identidad histórica, que propicia tanto a los lugareños como a los visitantes, a una escapada de fin de semana con su ambiente tranquilo, sus playas de gran belleza, sus aguas termales naturales y reservas naturales de Corea del Sur.

¿Qué ver en Busan?

Gamcheon Culture Village

Se trata de un lugar lleno de casitas de colores a diferentes alturas y entre ellas pinturas o manifestaciones artísticas de toda clase.

Construida en los años 50 por refugiados de la guerra de Corea, este barrio se consideró como un sitio marginal durante décadas, hasta que en el 2009 el gobierno local tomó medidas para rejuvenecerla y atraer atención al área, principalmente atención turística.

Ahora con las obras de arte callejero, murales, coloridas pinturas y curiosas figuras, mantiene el arte por todos los rincones, en escaleras, grafittis en paredes, obras de arte en la calle y collages. Es todo un museo al aire libre para disfrutar del verdadero arte y cultura de Busan.

Taejongdae

Es un parque natural muy famoso en Busan, designado como monumento de la ciudad. Se ubica en la punta sur de la isla Yeongdo-gu y por lo tanto ofrece vistas asombrosas al mar. Los puntos más representativos del parque son el mirador, el faro y el Templo Taejongsa.

Cuenta con bosques de pinos y otras 200 variedades de árboles y su pico más alto presenta 250 metros. Los acantilados rocosos junto al mar de Taejongdae Resort Park están situados en el extremo sur de la isla Yeongdo.

Haedong Yonggungsa Temple

Este templo budista localizado en Busan es uno de los pocos en toda Corea, que tiene el privilegio de estar de frente al mar. Por su ubicación y pintoresco panorama es un lugar muy famoso y visitado por turistas.

El templo fue construido en 1376 por el maestro budista Naong durante la dinastía Goryeo. Pero por desgracia, fue destruido a causa de un incendio y fue reconstruido en 1970 replicando la estructura y los colores originales.

Playa Gwangalli

Famosa por la calidad de su arena y por la limpieza de sus aguas, además de ser la playa más central en la ciudad, la playa Gwangalli tiene una estupenda vista hacia el atractivo puente de Gwangan lo que la hace la playa preferida de muchos.

Playa Haeundae

No solo es la playa más famosa de Busan sino una de las más famosas de todo el país. Le debe su nombre de “Haeundae” al sabio maestro Choi Chi-Won de la dinastía Silla, que un día estaba de paso por la isla Dongbaekseom y quedó fascinado por estas playas y dejó grabadas las sílabas “Hae Un Dae” sobre un paredón de piedra de la isla.

Busan Tower & Yongdusan Park

A diferencia de la famosa torre de Namsan en Seúl, Busan Tower fue creada con el objetivo de ser únicamente una atracción de entretenimiento.

Se ubica a 69 metros sobre el nivel del mar y cuenta con una altura de 120 metros, con una asombrosa panorámica de toda la ciudad. Además de la estatua del famoso Great Admiral Yi Sun-sin, hay un hermoso reloj gigante de flores, la Campana de los Ciudadanos, y una plazoleta al aire libre.

Puente Gwangan

Un gran puente con sus 7,420 metros que recuerda y tiene similitud al Golden Gate de San Francisco. Una de las mejores formas de verlo y cruzarlo es de noche, ya que se ilumina y te ofrece una experiencia única de observar.

Templo Seokbulsa

Se trata de una ermita excavada en la roca. Es conocido por su Buda de piedra, y aunque el templo fue construido en los años 30 del siglo XX por lo que no se trata de un templo que tenga una importancia histórica; mantiene elementos de gran belleza como sus imágenes de Buda, Reyes celestiales y Bodhisattva tallados en la piedra.

Oryukdo Skywalk

Es un puente en forma de herradura que se adentra en el océano contra un acantilado costero de 35 metros, pero lo realmente sorprendente es que está completamente hecho de vidrio.

Los visitantes pueden caminar a lo largo del puente transparente y ver las olas del océano rompiendo en la distancia, así como bajo sus pies, lo que lo convierte en una experiencia para valientes.

Suwon, la última ciudad amurallada de Corea del Sur

Ubicada a 30 kilómetros de Seúl, es un viaje por novedades arquitectónicas de estilo oriental y occidental.

Recorrido por Suwon

La Fortaleza Hwaseong

Fue diseñada en 1794 siguiendo las últimas novedades arquitectónicas de estilo oriental y occidental, aunque gran parte de la muralla tuvo que ser reconstruida tras sufrir incendios y destrucciones durante las diferentes invasiones que sufrió el país, se conserva casi en su totalidad.

Para el año 1997, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Cuenta con casi seis kilómetros de perímetro, cuatro puertas de acceso, torres de observación, plataformas de fuego, bastiones y torres de artillería, así como un palacio plagado de patios y edificios tradicionales coreanos de la época dinástica.

Torre de la campana de Suwon

Se localiza en el primer tramo de recorrido, se encuentra en una plaza tranquila que sirve como sitio de reunión para los habitantes y turistas.

Puerta secreta Bukammun

Ubicada en la zona norte de la muralla se encuentra la puerta secreta Bukamun. A través de ella se accede a un pequeño estanque desde el que se puede disfrutar de las maravillosas vistas de la muralla.

La muralla cuenta con cinco puertas secretas para la entrada de personas, mercancías, y ejercito, pero esta es la más famosa y conocida.

Palacio Hwaseong Haenggung

Es un pequeño palacio situado en el centro de Suwon. Se encuentra en un terreno plano donde la pendiente se extiende desde el pie de la montaña en la cima de la montaña Paldal.

Gran parte del palacio fue demolido durante la ocupación japonesa en la primera mitad del siglo XX, pero los trabajos de restauración comenzaron en 1996 y el palacio abrió sus puertas nuevamente en 2003.

Barrio Mural Haenggung dong

Se trata de un barrio repleto de murales coloridos que dan un toque de color y vida a la ciudad. A través de los murales del vecindario se puede aprender sobre la cultura coreana y su evolución en el tiempo de una manera diferente.

Museo Suwon Hwaseong

Este museo cuenta toda la historia de la fortaleza y de la ciudad. Se exhiben modelos, mapas, planos arquitectónicos originales y cartas contemporáneas para explicar cómo se construyó esta fortaleza masiva, así como la forma en que se gestionó y los rituales diarios que tendrían lugar dentro de estas paredes.

Templo Daeseungwon

Contiene un Buda de oro gigante que llama la atención de todos los visitantes de la ciudad, este pequeño santuario se encuentra ubicado en un lugar estratégico para ser visto desde el centro de la ciudad de Suwon.

Mercado Tradicional Paldalmun y Jidong

En el centro de Suwon, a los pies de la puerta Paldalmun, hay varios mercados tradicionales que te ofrecen comida, ropa, utensilios de cocina y todo lo que se te pueda ocurrir.

Los fines de semana es cuando hay más movimiento y, por lo tanto, más puestos donde poder comprar o ver los productos coreanos.

Suwon Station Rodeo Street

Al lado de la estación ferroviaria de Suwon se encuentra la calle Hyanggyoro o más conocida como Suwon Statio Rodeo Street. Esta calle está llena de restaurantes, puestos de comida callejera, tiendas de cosmética y todo lo que te puedas imaginar.

Jeju, el Hawai surcoreano

Playas de arena blanca y aguas cristalinas, paisajes volcánicos, rutas de senderismo para todos los gustos, pueblos y ciudades de encanto e increíbles cuevas subterráneas para explorar.

La isla de Jeju es la isla más grande y meridional de Corea. Se extiende a lo largo de 73 kilómetros de este a oeste y 31 kilómetros de norte a sur.

¿Qué ver y hacer en la isla de Jeju?

Volcán Hallasan y Seongsan Ilchulbong

La isla de Jeju es un paraíso para los senderistas, con rutas que discurren entre verdes y grises, como el sendero que llega hasta el volcán Hallasan, a 1950 metros sobre el nivel del mar. Pero, si buscas las vistas más bonitas del amanecer, entonces debes hacer el ascenso al Pico del Sol Naciente, de 180 metros de altura.

El monte Seongsan brotó del mar tras una erupción volcánica hace 100 mil años. El cráter posee un diámetro de 600 metros y 90 metros de altura y se encuentra cubierto en su totalidad por un manto verde de pasto. La tradición es llegar la cima antes que salga el sol y contemplar el amanecer desde su inmenso cráter.

Monte Hallasan

Desde cualquier rincón de la isla verás el monte Hallasan dominando el horizonte. Se trata del pico más alto de la isla, con 1,950 metros de altura, que forma parte del Parque Nacional Hallasan, con muchas rutas de senderismo.

Yeongsil Trail es una de las rutas más habituales para subir hasta Hallasan. Tiene un largo de 3,7 km y lleva entre 3 y 4 horas, dependiendo de tu ritmo.

Más allá de las hermosas vistas, uno de los motivos principales por el cual los senderistas optan por hacer esta ruta son las Yeongsilgiam. Este cúmulo de rocas volcánicas tienen un aspecto característico y se ubican a la derecha de un gran valle, a unos 1,400 metros sobre el nivel del mar.

Cueva de Manjanggul

La cueva Manjanggul es un túnel o tubo de lava que se formó hace miles de años atrás fruto de una erupción volcánica. La lava fluyó desde el cono volcánico formando impresionantes pasillos que hoy pueden visitarse.

Las paredes de la cueva están decoradas con estalactitas, estalagmitas y enormes columnas de lava. La cueva alcanza una altura de 30 metros y en su punto más amplio mide 23 metros de ancho.

La cueva Manjanggul se encuentra a 30 kilómetros al este de la ciudad de Jeju y abre todos los días del año, aunque en invierno reduce sus horarios. El recorrido lleva una hora aproximadamente.

Cascada de Jeongbang

Si bien la isla de Jeju posee muchas cascadas, las Jeongbang son las más famosas, debido a que son las únicas que caen directamente al mar. Si bien no son excesivamente grandes, tienen algo de 23 metros de altura, están situadas en un bonito entorno costero.

Están ubicadas cerca de Seogwipo y son consideradas como una de las 10 mejores maravillas escénicas de la isla de Jeju.

Acantilados Jusangjeolli Cliff

Es una impresionante formación de rocas volcánicas ubicadas en la costa sur. Los pilares de piedra volcánica que conforman el paisaje tienen una forma tan especial que parecen haber sido tallados por manos escultoras.

Aldea Seongeup

Una de las aldeas más antiguas y tradicionales que puedes visitar en la isla Jeju es la aldea Seongeup, famosa por sus antiguas casas con tejado de paja. Se encuentra ubicada a los pies del monte Hallasan y es la muestra más fiel de la cultura de la isla.

El pueblo es considerado como un museo al aire libre, por sus construcciones y reproducciones de lo que fueron las primeras aldeas de los pobladores de esta isla.

Playas de la isla de Jeju

La isla volcánica de Jeju cuenta también con estupendas playas en las que puedes refrescarte y pasar una tarde a pleno sol.

Si buscar un mar calmo la mejor opción es Gwakji Gwamul. Jungmun Saekdal, por su parte, destaca por las tonalidades rojizas, grisáceas y blancas de su arena. A diferencia de la primera, es frecuentada por los aficionados de los deportes acuáticos, como el windsurf.

La playa de Hamdeok tiene la particularidad de que su arena es negra, ya que en realidad se trata de roca volcánica. Es lugar curioso y hermoso, en el cual el contraste entre la roca negra, la vegetación y las diversas tonalidades azules del agua forman una postal muy especial.

Visita por Daegu

Está situada al sureste del país, en la región Gyeongsang. Es una ciudad rodeada de montañas en las cuales se alzan monumentos budistas impresionantes, como el templo de Donghwasa y el Buda Gatbawi.

¿Qué ver en Daegu?

Templo Haeinsa

Considerado como uno de los templos más bonitos de Corea del Sur. Alberga la Tripitaka coreana, el conjunto de tablas de madera talladas con los preceptos y escrituras budistas más antiguo que existe.

Su estructura es similar a la de la mayoría de los templos budistas del Corea. Es decir, cuenta con una puerta que da acceso (Puerta Iljumun) al recinto y un pasillo posterior que conduce a un gran patio principal alrededor de la cual se encuentran los edificios principales del templo.

Templo Donghwasa

Con sus más de 1,500 años de historia lo han convertido en la congregación budista más simbólica de la ciudad. Además, no solo el templo de por sí es muy bonito, sino que también lo es el entorno en el cual está ubicado.

El acceso al templo se realiza por un túnel que atraviesa una montaña. Luego, te toparas con un pequeño lago bordeado por una pasarela y, más adelante, con el complejo de edificios del Templo Donghwasa.

Museo Nacional Daegu

Su exposición es una especie de clase intensiva de la historia y cultura de Daegu y la provincia de Gyeongsan del Norte. El museo cuenta con 3 salas principales: la Galería de Arqueología, la Galería de Historia del Arte y la Galería de Vida Popular Tradicional.

Torre Woobang

Se trata de una torre octogonal de un poco más de 200 metros de altura y 83 plantas que llama la atención desde diferentes puntos de la ciudad. Luego de 8 años de construcción, finalmente fue inaugurada en 1992 y desde ese momento se convirtió en un interesante atractivo de la ciudad.

Callejones de Daegu

Daegu cuenta con muchos callejones y calles históricas que guardan los mejores tesoros de la ciudad. Por eso mismo, se crearon 5 rutas turísticas temáticas que recorren diferentes sitios que permiten al turista vivir en carne propia el pasado de Daegu.

Parque Gyeongsang-Gamyeong

A pesar de ser una ciudad moderna con rascacielos por doquier, Daegu cuenta también con muchos espacios verdes. Uno de ellos es el Parque Gyeongsang-Gamyeong, ubicado en plena Ciudad Vieja y muy cerca de la estación de metro de Jungangno.

Es un espacio tranquilo donde encontrarás senderos para pasear, fuentes, el famoso puente Ojakgyo, algunos pabellones de estilo tradicional coreano, monumentos y un centro de información turística.

Ciudad portuaria Incheon

Es una fascinante combinación de historia política, centros comerciales y zonas de entretenimiento modernas, e islas periféricas. Ofrece una bella playa, museos interesantes, y unas magníficas vistas al mar.

Incheon Grand Park

Es el parque verde natural urbano más grande de la ciudad. Está rodeado por dos montañas gigantes, la montaña Gwanmosan y la montaña Sangassan, donde se puede practicar senderismo o trineo de montaña.

Spasis

El mayor centro de spa y sauna en Incheon. Incluyen habitaciones en cuevas, restaurantes, piscinas, un gimnasio, una sala de cine, mesas de billar, una habitación para niños y algunas computadoras.

Eurwangni Beach

Una acogedora playa de arena blanca situada cerca del aeropuerto internacional de Incheon. La playa es también un gran lugar de observación astronómica, donde podrá apreciar la hermosa puesta de sol, así como contemplar las estrellas y las galaxias.

Templo de Jeondeungsa

Ubicado en la Fortaleza Samrangseong, es un templo religioso construido hace más de mil años. El templo cuenta con varios edificios y estructuras, como el Daeungbojeon, la Campana Beomjong, el Monumento a la Victoria de Yangheonsu y Yaksajeon.

Isla Wolmido

A media hora en autobús desde la estación de metro de Incheon. Tiene un gran parque de atracciones donde se puede jugar a Viking Ship, a Hyper Shoot Drop, a 70 metros de altura, a Tagada Disco, o a la noria de 115 metros de altura.

¿Entusiasmado por visitar Corea del Sur? Con tantos lugares que ofrece, seguramente te faltará es tiempo para recorrer todo lo que tiene Corea del Sur. Un país olvidado por muchos, pero que, al llegar y ver tantas atracciones, créenos que no lo podrás sacar de tu mente tan fácil con sus paisajes y ciudades maravillosas.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario