La isla de Jeju fue incluida en el año 2011 como una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo. Desde ese momento, el mundo puso sus ojos en este paraíso natural, apodado por muchos como el Hawai surcoreano. ¿Qué tiene de especial esta isla? Playas de arena blanca y aguas cristalinas, paisajes volcánicos, rutas de senderismo para todos los gustos, pueblos y ciudades de encanto e increíbles cuevas subterráneas para explorar. En fin, un sinnúmero de alternativas se abre ante tus ojos cuando llegas a la isla de Jeju. Vamos a meternos de lleno a recorrer este destino fascinante que hemos pensado para hoy.

Isla de Jeju, Corea del Sur

La isla de Jeju es elegida por muchas parejas para su luna de miel. Y la verdad es que sobran los motivos para optar por este paraíso natural. Estés o no de luna de miel, seguro te cautivará desde un primer momento. Su encanto natural se palpa en cada uno de sus rincones. Quizá por eso, antes de ser una de las maravillas naturales, ya era considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, Reserva de la Biosfera y Geoparque Global. Gracias a estos reconocimientos cada vez llegan más turistas de todo el mundo. Todos quieren ver con sus propios ojos la belleza de sus paisajes esculpidos por erupciones volcánicas hace millones de años.

La isla de Jeju es la isla más grande y meridional de Corea. Se extiende a lo largo de 73 km de este a oeste y 31 km de norte a sur. Durante mucho tiempo estuvo ajena al país debido a su aislamiento geográfico, que se hace visible en su naturaleza virgen. La isla de Jeju ha sabido protegerse de la excesiva industrialización coreana, conservando su estado más puro.

¿Sabías qué? La ruta entre Seúl y la isla de Jeju es la ruta aérea más concurrida del mundo. Este tramo de 450 kilómetros desde el Aeropuerto Internacional de Seúl hasta la ciudad de Jeju, la capital de la isla, sale cada 15 minutos, de acuerdos a los datos arrojados por Google Flights. Además, el prestigioso periódico The Telegraph dijo que, en el 2015, 11 millones de personas hicieron este viaje. Con el paso del tiempo, la cifra no ha hecho otra cosa de aumentar, existiendo cada vez una mayor demanda.

Ciudades de la isla de Jeju

Jeju, la capital de la isla ubicada hacia el norte, y Seogwipo, al sur, son las principales ciudades de la isla. En ambas encontrarás opciones de alojamientos, restaurantes, bares y muchos otros servicios.

Seogwipo, ciudades de la isla de Jeju

La zona más turística se encuentra en el Centro Turístico de Jungmun, situado en el litoral de Seogwipo. El encanto especial de esta zona está dado por la excelencia de sus playas, sus instalaciones deportivas y el buen número de restaurantes. Además, los mejores hoteles resorts se encuentran en esta zona. Entre otras cosas, ofrece espectáculos de focas y delfines, cuenta con un bonito jardín botánico, un campo de golf de 18 hoyos, un parque eólico, varias tiendas de recuerdos y más.

¿Qué ver y hacer en la isla de Jeju?

La isla de Jeju ofrece atractivos para todos los gustos. Haciendo base en cualquiera de sus dos ciudades principales puedes tomar diferentes tours de día completo o medio día y visitar sus principales reclamos turísticos. También tienes la opción de recorrer la isla por tu cuenta. Todo dependerá de tus preferencias.

Una forma de recorrer la isla es a través de las Olleh Trails, o caminos Olleh. ¿Qué son? Rutas diseñadas para recorrer la isla caminando (algo difícil de concretar, salvo que puedas caminar 422 km). De todos modos, es una buena opción para hacer en tramos, ya que se compone de varios caminos de unos 4 km cada uno. Es decir, puedes elegir dónde comenzar y terminarlos, además cada uno conduce a una de las atracciones más lindas de Jeju. Los caminos están marcados con cintas, así que los distinguirás fácilmente.

Senderismo en la isla de Jeju: volcán Hallasan y Seongsan Ilchulbong

La isla de Jeju es un paraíso para los senderistas, con rutas que discurren entre verdes y grises, como el sendero que llega hasta el volcán Hallasan, a 1950 metros sobre el nivel del mar. Pero, si buscas las vistas más bonitas del amanecer, entonces debes hacer el ascenso al Pico del Sol Naciente, de 180 metros de altura.

Seongsan Ilchulbong

Se trata de la imagen más icónica de Jeju, declarada como Monumento Nacional por la UNESCO. Conocido como el Pico del Sol Naciente, el monte Seongsan brotó del mar tras una erupción volcánica hace 100 mil años. El cráter posee un diámetro de 600 metros y 90 metros de altura y se encuentra cubierto en su totalidad por un manto verde de pasto. La tradición es llegar la cima antes que salga el sol y contemplar el amanecer desde su inmenso cráter. 

monte Seongsan

Cerca del inicio del sendero encontrarás un parking y las taquillas por las que puedes acceder a un camino que lleva a lo alto del cráter. Por supuesto, también tienes la opción de subir caminando y de manera gratuita. La caminata dura una media hora en la cual se sortean los 180 metros de desnivel que conducen al mirador del cráter.

También tienes la posibilidad de disfrutar de unas bonitas vistas, ya sea al amanecer o al atardecer, desde la playa que queda al oeste del pueblo. Allí te encontrarás con una postal del volcán a contraluz saliendo del mar.

Seongsan Ilchulbong, isla de Jeju

Monte Hallasan

Desde cualquier rincón de la isla verás el monte Hallasan dominando el horizonte (siempre y cuando no esté cubierto por nubes y niebla). Se trata del pico más alto de la isla, con 1950 metros de altura. Forma parte del Parque Nacional Hallasan, que cuenta con muchas rutas de senderismo.

Yeongsil Trail es una de las rutas más habituales para subir hasta Hallasan. Tiene un largo de 3,7 km y lleva entre 3 y 4 horas, dependiendo de tu ritmo. La ruta parte desde el Área de Descanso de Yeongsil y transcurre por una suave pendiente flanqueada por árboles durante el primer km. Desde allí en adelante la subida se hace más empinada, de todos modos, se encuentra perfectamente señalizada y equipada con escalones de madera. A lo largo del camino encontrarás varios miradores desde donde puede apreciarse la isla casi por completo.

Más allá de las hermosas vistas, uno de los motivos principales por el cual los senderistas optan por hacer esta ruta son las Yeongsilgiam. Este cúmulo de rocas volcánicas tienen un aspecto característico y se ubican a la derecha de un gran valle, a unos 1.400 metros sobre el nivel del mar.

Hallasan, isla Jeju

A medida que avances hacia la cima, verás cómo la temperatura subtropical que predomina en la isla Jeju cambia de manera drástica. Una vez en el punto más alto, encontrarás unas hermosas vistas (especialmente al atardecer), cuyo protagonista es un pequeño lago que ocupa parte del cráter.

Roca Oedolgae

Si bien no es un punto imprescindible de la isla, vale la pena llegarse si dispones de tiempo. Esta roca de 20 metros de altura se alza desde el mar y también se formó por la lava al enfriarse. Se encuentra situada en una bonita zona costera con vistas a varios islotes en la cual puedes disfrutar de un bello atardecer.

Roca Oedolgae, isla Jeju

Cueva de Manjanggul: uno de los mejores atractivos de la isla de Jeju

Llegó la hora de presentarte uno de los lugares más curiosos e interesantes de la isla de Jeju. Hablamos de la cueva de Manjanggul, uno de los tubos de lava más largos del mundo.

La cueva Manjanggul es un túnel o tubo de lava que se formó hace miles de años atrás fruto de una erupción volcánica. La lava fluyó desde el cono volcánico formando impresionantes pasillos que hoy pueden visitarse. Solo debes darles tiempo a tus ojos para que se adapten a la oscuridad y empiecen a descubrir las formas que se alzan a su alrededor. Las paredes de la cueva están decoradas con creaciones fruto de la naturaleza, como estalactitas, estalagmitas y enormes columnas de lava. La cueva alcanza una altura de 30 metros y en su punto más amplio mide 23 metros de ancho. Si bien la visita solo te permite recorrer 1 km adentro de la caverna, el sistema completo de túneles se extiende por más de 13 kilómetros.

La travesía comienza con un descenso por una empinada escalera de madera que conduce a boca la caverna. Una vez adentro comienza un paseo peatonal bien iluminado, aunque muchos aconsejan llevar linternas, ya que en algunos sectores la luz es muy tenue. Si no tienes linterna no te preocupes, porque las formaciones más interesantes están iluminadas con diversos colores, que le dan un toque particular al escenario.

cueva Manjanggul

Durante todo el recorrido encontrarás carteles informativos que cuentan cómo se formó la cueva y al final del recorrido te toparás con una gran columna de lava de más de 7 metros de altura. Mira bien y guarda una foto en tu memoria porque estás ante la columna de lava más alta del mundo. Detrás de eso una pared de lava impide seguir avanzando.

Tip viajero: no olvides llevar ropa abrigada, ya que dentro de la cueva la temperatura desciende bastante.

La cueva Manjanggul se encuentra a 30 kilómetros al este de la ciudad de Jeju y abre todos los días del año, aunque en invierno reduce sus horarios. El recorrido lleva una hora aproximadamente.

Cascada de Jeongbang

Si bien la isla de Jeju posee muchas cascadas, las Jeongbang son las más famosas, debido a que son las únicas que caen directamente al mar. Si bien no son excesivamente grandes, tienen algo de 23 metros de altura, están situadas en un bonito entorno costero. Las vistas dependerán de la época en que visites la isla, ya que, si coincide con la temporada de lluvias, el caudal de agua será mucho mayor.

Están ubicadas cerca de Seogwipo y son consideradas como una de las 10 mejores maravillas escénicas de la isla de Jeju. El salto de agua cae desde un acantilado, decorado con un viejo pino inclinado como si fuera a caer al océano en cualquier momento. Unos 300 metros hacia el este encontrarás otra cascada llamada Sojeongbang. En la cima del acantilado hay un observatorio desde donde podrás apreciar el panorama del mar circundante.

cascada Jeongbang

Cascadas Cheonjiyeon

Las cascadas Cheonjiyeon se encuentran en la ciudad de Seogwipo y una actividad popular es visitarlas por la noche, ya que se iluminan.

Se trata de un salto de agua inmerso en un paisaje espléndido, conformado de enormes rocas y acantilados puntiagudos. En sus alrededores verás un hermoso bosque que posee una gran cantidad de especies de árboles y plantas, designadas tesoros naturales. La mayoría de los árboles que crecen aquí solo se observan en pocas zonas del país, de allí que son protegidos.

El camino hacia la cascada es de aproximadamente un km. Cuando llegues encontrarás un salto de agua de 22 metros de altura y unos 12 metros de ancho. Gracias a las instalaciones de iluminación nocturna, podrás hacer tanto la ruta de día como de noche.

Cascadas Cheonjiyeon

Cascadas Cheonjeyeon

Estas 3 famosas y bellas cascadas de la isla Jeju son perfectas para los amantes de la naturaleza. El escenario está representado por un salto en el que el agua cae desde el techo de una cueva, a lo largo de 3 niveles. La primera cascada tiene una altura de 22 metros y es la más espectacular de las 3, gracias a sus paredes con forma de hexágonos. El estanque que se forma allí tiene unos 20 metros de profundidad, pero el curso del agua no se detiene, ya que avanza hacia una segunda cascada. En este caso, el salto es de 30 metros y se continúa con una tercera cascada.

Alrededor de ellas se abre un hermoso bosque de clima templado que ha sido designado como Monumento Natural en 1993.

Cascadas Cheonjeyeon

Acantilados Jusangjeolli Cliff

Otro de los atractivos naturales de la isla de Jeju es esta impresionante formación de rocas volcánicas ubicadas en la costa sur. En este caso, te toparás con una serie de columnas hexagonales que se formaron por efecto de la lava del monte Hallasan al llegar al mar y enfriarse.

Los pilares de piedra volcánica que conforman el paisaje tienen una forma tan especial que parecen haber sido tallados por manos escultoras. Cuando sube la marea, las olas se estampan contra estas paredes llegando a alcanzar los 10 metros de altitud.

Acantilados Jusangjeolli Cliff, isla de Jeju

Aldea Seongeup

Una de las aldeas más antiguas y tradicionales que puedes visitar en la isla Jeju es la aldea Seongeup, famosa por sus antiguas casas con tejado de paja. Se encuentra ubicada a los pies del monte Hallasan y es la muestra más fiel de la cultura de la isla. El pueblo es considerado como un museo al aire libre, por sus construcciones y reproducciones de lo que fueron las primeras aldeas de los pobladores de esta isla. Sin embargo, aún quedan algunos habitantes viviendo allí, por lo que debes ser respetuoso del lugar.

Entre los años 1410 y 1914, cuando la isla estaba subdivida en tres áreas jurisdiccionales, Seongeup era la capital de la región este de Jeju. Mantuvo este estatus durante casi 500 años, gracias a lo cual alberga importantes construcciones. En 1984 fue designada como aldea folclórica y declarada como área protegida a fin de conservar sus tradiciones. Por eso, la aldea preserva hasta el día de hoy su aspecto original y cuenta con numerosos patrimonios culturales, como las casas antiguas de roca de lava negra, la escuela confuciana, el molino de piedra, las ruinas del castillo y más.     

Al llegar a la aldea lo primero que verás es una antigua muralla de roca volcánica con 4 puertas de acceso. Tras atravesar la puerta te toparás con las primeras construcciones tradicionales, levantadas con piedra y tejados de paja. Es un lugar realmente muy bonito que vale la pena visitar. Además, si no hay demasiados turistas, podrás pasear tranquilo y sin interrupciones.

En algunos casos, podrás ingresar a los patios de estas casas tradicionales. También te encontrarás con un templo confuciano rodeado de una zona de árboles centenarios, algunos de hasta 500 años de antigüedad.

Caminando por sus callejuelas encontrarás las conocidas estatuas de piedra volcánica llamadas Dolharubang o “abuelos”. Según la tradición, son guardianes de la aldea que cuidan de la salud y la seguridad de los visitantes. Se dice que también son los protectores de la fertilidad y, según cuenta la leyenda, si una embarazada toca la nariz de un Dolharubang será mamá de un bebé varón, y si toca las orejas tendrá una niña. 

Dolharubang, isla de jeju

Isla Udo

Otra cosa interesante para hacer es visitar la isla Udo, también conocida como la isla de la vaca debido a su forma. Muchos la consideran como una versión más pequeña de Jeju, gracias a sus pueblos tradicionales y sus tranquilos enclaves alrededor de la costa.

Sin dudas, que se trata de una gran atracción turística que recibe miles de visitantes al año. La isla es pequeña (tiene solo 6 km2) y la mejor forma de recorrerla es en coche, en bicicleta o bien en el autobús turístico Udo Olle Trail. Para llegar debes hacer un breve viaje en ferry desde el puerto de Seongsanhang hasta el de Haumok-dong.

La isla cuenta con varios atractivos, como ser una cueva marina en la cual todos los días, desde las 10 am hasta las 11 am, el sol se refleja creando una ilusión óptima sobre el agua y su techo con connotaciones muy místicas. También puedes visitar otra famosa cueva que, según una leyenda local, era habitada por una enorme ballena. Para los senderistas un buen plan es subir al pico Udobong. Durante el ascenso, que de por sí es bastante sencillo, tendrás hermosas vistas del mar y de Jeju. Parte de la montaña la forma un acantilado de 20 metros de altura también muy bonito. Finalmente, no dejes de ir a Keomeole Beach, una playa de arena negra rodeada por rocosos acantilados.

isla de Udo
Isla Udo

Playas de la isla de Jeju

La isla volcánica de Jeju cuenta también con estupendas playas en las que puedes refrescarte y pasar una tarde a pleno sol.

Si buscar un mar calmo la mejor opción es Gwakji GwamulJungmun Saekdal, por su parte, destaca por las tonalidades rojizas, grisáceas y blancas de su arena. A diferencia de la primera, es frecuentada por los aficionados de los deportes acuáticos, como el windsurf. Además, muy cerca de la playa de Jungmun se encuentran las columnas de basalto de Jungmun Daepo, que se formaron por restos de lava solidificados que alcanzan hasta 20 metros de altura.

La playa de Hamdeok tiene la particularidad de que su arena es negra, ya que en realidad se trata de roca volcánica. Es lugar curioso y hermoso, en el cual el contraste entre la roca negra, la vegetación y las diversas tonalidades azules del agua forman una postal muy especial. Además, se caracteriza por tener el agua calma, por lo que es elegida por las familias que viajan con niños pequeños. Cuenta con un bonito restaurante donde puedes comer mientras disfrutas de las mejores vistas, un faro y puentes de basalto. La playa es fácilmente accesible desde la ciudad de Jeju en el bus 701 o el 990.

Playas de la isla de Jeju

Las mujeres del mar

Una de las imágenes más impactante y mágicas de la costa de la isla de Jeju es la de estas haenyeo o “mujeres del mar”. Estas famosas buceadoras desde el siglo XVII se dedican a la pesca por inmersión y representan una figura indispensable en la historia y economía de Jeju. Sí, aunque no lo creas estas señoras de avanzada edad se visten con trajes de neopreno y redes a sus espaldas y se sumergen en la inmensidad del mar en busca de erizos, pulpos o algas. Se trata de una tradición de la cual, afortunadamente, todavía hoy puedes ser espectador.

La pesca por inmersión constituye desde hace milenios una importante tradición asiática, pero solo en la isla de Jeju se estableció que fueran las mujeres las encargadas de tal oficio. Gracias a esto, la economía de la isla logró prosperar a lo largo del tiempo, de allí su rol tan importante.

¿Cómo llegar a la isla de Jeju?

La mayoría de los visitantes llegan a la isla en avión, desde Seúl. Una vez allí, lo más habitual es tomar la ciudad de Jeju como base para recorrer los principales atractivos de la isla. En la ciudad de Jeju no hay metro, por eso todos los recorridos se hacen en bus. Saliendo del aeropuerto encontrarás las líneas de buses que te llevan a las distintas partes de la ciudad. También tienes la opción de tomar líneas de larga distancia que llegan a otras ciudades y pueblos de la isla.

La mejor forma de recorrer la isla es alquilando un coche. Aunque no parezca, es bastante grande y las distancias pueden ser engañosas. Además, las carreteras están en muy buen estado y tienes la libertad de moverte a tu gusto.

¿Cómo es el clima?

Si bien se encuentra a solo una hora de vuelo desde Seúl, la isla de Jeju disfruta de un clima subtropical muy diferente. Por ejemplo, la media anual es superior a los 16º C, mientras que en Seúl apenas alcanza los 11º C. Además, por su ubicación geográfica, es la primera en darle la bienvenida a la primavera, momento en que sus extensos campos de colza se inundan de color amarillo.  El mes más cálido es agosto, con temperaturas que rondan los 30 grados, mientras que enero es el mes más frío. Durante los meses más cálidos, es decir, de julio a septiembre las lluvias son más abundantes.

¿Qué te pareció la isla de Jeju? ¿La conocías? ¿Habías oído hablar de ella? Te invitamos a dejar tu comentario así más viajeros pueden conocer este bello destino de Corea. Y, como siempre te decimos, si te gustó el artículo compártelo en tus redes sociales. Queremos que cada día más personas formen parte de esta comunidad de viajeros.

Créditos fotográficos

- [Nombre de a foto según banco de imágenes] ([url de donde la encontramos]), por [Nombre del autor] / CC BY ([url de la licencia])

Escribe un comentario