Corea del Sur es un destino de Asia poco conocido, pero con mucho para ofrecer. Su capital, Seúl, es una ciudad futurista que mantiene espacios tradicionales y está llena de sitios interesantes para descubrir. Si dudabas en incluir a este destino en tu lista de viajes futuros, esperamos con esta guía completa ayudarte a despejar todas las dudas. Anímate a visitar Seúl y llenarte de su encanto.

Seúl es una ciudad limpia y moderna, que cuenta con un excelente sistema de transporte público, zonas verdes para tomar un descanso, una amplia oferta de bares, restaurantes y puestos de comida callejera, una vibrante vida nocturna y mucho más. Además, en menos de una hora llegarás a la entrada de un fenomenal parque nacional.

¿Qué ver en Seúl?

La visita a Seúl dependerá de cuántos días dispongas para recorrer la ciudad. Podríamos decirte que 1 día es poco, y 3 días son suficientes. Como imprescindibles podríamos mencionarte sus famosos Palacios Reales, que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sus populares mercados y su barrio más tradicional. Aun así, hay mucho más por ver. Nosotros haremos un recorrido por las cosas más interesantes que ver en Seúl, así puedes planificar el viaje en función a tus tiempos e intereses.

Palacio Gyeongbokgung: el más importante de Seúl 

Una de las mejores cosas que hacer en Seúl es visitar los hermosos palacios que son legado de la antigua dinastía Joseon. Salvo cuando coincides con muchos turistas, estos palacios suelen ser espacios muy tranquilos en los que puedes aislarte un poco de bullicio de la ciudad. Su visita es fundamental, ya que te permite conocer cómo era la vida de los emperadores de la Corea medieval.

El Palacio Gyeongbokgung es el más grande de Seúl y el más visitado, conocido también como El Palacio Bendecido Grandemente por el Cielo. Si bien lo que verás hoy es una reconstrucción, ya que gran parte del palacio se perdió durante la invasión japonesa, realmente vale la pena llegarse al lugar. Su larga historia y la belleza de sus construcciones lo convierten en un lugar único de Corea del Sur.

Palacio Gyeongbokgung , Seúl

Este hermoso palacio funcionó como residencia real de la dinastía Joseon, convirtiéndose en el más importante de los Cinco Palacios Reales construidos durante la dinastía. Luego de las invasiones japonesas durante las Guerras del Imji, fue destruido y cayó en el abandono casi por 300 años. En 1867, el Rey Gojon ordenó su reconstrucción, aunque lamentablemente volvió a perderse durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea. Finalmente, en 1989 el gobierno de Corea del Sur inicio su reconstrucción, que es la que verás hoy en día. Así, el Palacio Gyeongbokgung se convirtió en el ícono de Corea y fue declarado como Tesoro Nacional.

El complejo ocupado por el palacio se extiende a lo largo de casi 40 hectáreas y cuenta con diferentes pabellones, salones, un pequeño lago y jardines que puedes visitar. El acceso al recinto se realiza por medio de la Puerta Sur o Gwanghwamun, uno de los mayores atractivos del complejo gracias a su gran muralla. Una vez adentro comenzará un recorrido fantástico, que tiene como principales puntos de interés:

  • El Salón Geunjeongjeon, antiguo Salón del Trono para los monarcas de la dinastía Joseon y edificio más importante del palacio. En su interior encontrarás una réplica del trono original.
  • El Gangnyeongjeon es otro de los edificios más importantes y grandes del palacio, ya que funcionaba como residencia privada de todos los reyes de la dinastía Joseon.
  • La reina también tenía su residencia privada. Se trata del Salón Gyotaejeon, construido en el año 1440 por el Rey Sejon y desde ese momento sirvió como residencia privada de todas las reinas de la dinastía Joseon.
Palacio Gyeongbokgung , Seúl
  • El Salón Sajeongjeon era el sitio en donde el Rey Gojon se reunía con sus gobernantes y generales.
  • El Pabellón Gyeonghoeru, en donde el Rey Gojon recibía a las delegaciones extranjeras que visitaban Corea.
  • El Jardín Amisan es uno de los rincones más encantadores del palacio. Fue construido en el año 1865 por el Rey Heonjong, junto al Salón Gyotaejeon y era el lugar de descanso para la reina y sus damas de compañía.
  • Otro de los rincones más fotografiados es el Pabellón Hyangwonjeong, que fue construido sobre una isla artificial en medio del Lago Hyangwonji. No dejes de visitar este precioso lugar y cruzar por el pequeño puente conocido como Chwihyanggyo.

Otra de las mejores cosas para hacer en el Palacio Gyeongbokgung es presenciar el Cambio de Guardia. El mismo es una recreación del cambio de guardia real que se realizaba durante la época del Rey Taejo, en 1395. El horario para ver la ceremonia es de 10 am y las 2 pm y es realmente muy interesante.

Si quieres vivir la experiencia y ponerte en la piel de un coreano, puedes alquilar un Hanbok o vestido tradicional coreano. El alquiler varía entre los 3.000 (2,64 USD) y 5.000 won (4,4 USD).

Información práctica

  • El palacio está ubicado al final de la gran avenida Sejong Daero y puedes llegar tomando la línea 3 del metro y bajándote en la parada Gyenongbokgung. O bien, con la línea 5, bajando en Gwangwamun.
  • La entrada al palacio cuesta alrededor de 3000 Won (2,64 USD).
  • Puede visitarse todos los días, excepto el lunes. El horario de visita es de 9 am a 5 pm (desde noviembre a febrero) y de 9 am a 6 pm (de marzo a septiembre). 
  • Atractivos alrededor: la avenida Sejong Daero posee muchos de los sitios más interesantes de Seúl, como la estatua del Rey Sejong el Grande, o la estatua de Yi Sun Sin (militar que defendió a Corea contra Japón en el siglo XVI). Cerca del palacio se encuentra también el Museo Nacional del Folclore de Corea, que expone objetos relacionados al folclore e historia de Corea.
Palacio Gyeongbokgung

Palacio Changdeokgung 

Es otro palacio imprescindible que ver en Seúl. Cuenta con bonitos pabellones, salones y un gran recinto ajardinado. Incluso, podrás ver una gran sala del trono en la cual el emperador recibía a sus súbditos. Por todo esto y más, fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997 y es considerado como uno de los grandes tesoros de Seúl.

El palacio Changdeokgung funcionó en sus inicios como residencia del rey Taejo y tras su muerte se continuó con la tradición. Gracias a esto, el palacio se mantuvo vivo haciendo de residencia secundaria para los posteriores monarcas coreanos. La estructura que verás hoy no es 100% original, ya que a lo largo de los años sufrió varias remodelaciones.

La puerta de entrada al palacio es conocida como Honghwamun y es uno de los edificios más importantes del complejo. Tan es así que por su valor histórico tiene rango de Tesoro Nacional.

Palacio Changdeokgung

La visita al palacio incluye los siguientes edificios:

  • El Okcheongyo es el puente de piedra que da acceso al recinto y un espacio muy bonito para tomar fotografías. Está también incluido en el rango de Tesoro Nacional.
  • Una de las visitas imperdibles es al Salón Principal o Myeongjeongjeon, que era donde antiguamente se realizaban las reuniones importantes. Fue construido en 1484 y es el edificio original más antiguo del complejo.
  • El Salón de los Consejos o Munjeongjeon también funcionó como sala de reuniones, pero es especialmente famoso por ser el lugar donde aconteció la muerte del príncipe heredero Sado.
  • También vale la pena visitar el pabellón que servía como residencia privada de la reina, el Tongmyeongjeon, otro de los edificios más antiguos de todo el complejo.
  • El palacio también cuenta con los Jardines Secretos Huwon, que te invitan a sumergirte en el día a día de los antiguos reyes coreanos.

Información práctica

  • El palacio se encuentra ubicado en pleno centro de la ciudad y cerca del Palacio Changdeokgung. Puedes llegar fácilmente tomando la línea 3 del metro y bajando en Anguk. En cambio, si viajas en la línea 4 del metro deberás bajar en la Estación Hyehwa y caminar 10 minutos.
  • El palacio abre todos los días de la semana, excepto el lunes, de las 9 am a 9 pm.
  • La entrada cuesta 3000 Won (2,64 USD) y, si incluyes la visita a los Jardines Secretos Huwon, cuesta 5000 won (4,4 USD). 
  • El momento ideal para visitar el palacio es a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, para disfrutar del atardecer y del juego de luces que por las noches ilumina todo el complejo.
Palacios de Seúl

Palacio Deoksugung 

Es el último de los palacios que recomendamos visitar en Seúl. Lo más destacado del complejo es su mezcla de arquitectura clásica coreana y de estilo occidental. Es famoso por sus pabellones, jardines y por el Cambio de Guardia. Además, fue la residencia de los últimos monarcas que reinaron en el país.

La ceremonia de Cambio de Guardia es una de las mejores cosas que ver en el palacio. Se trata de un espectáculo que combina la tradición con la modernidad. Los guardias, también conocidos como Wanggung Sumunjang, se encargaban de la vigilancia y seguridad del palacio durante el reinado del monarca. Hoy en día, los turistas que visitan el palacio tienen la suerte de ver a los guardias y oír los estruendos de tambores y trompetas desde muy cerca. Desde hace un tiempo es posible reservar una plaza para ser uno de los guardias que participan en el cambio. Además, a lo largo de la ceremonia podrás hacerte fotos con ellos en algunos momentos. La representación tiene lugar en el exterior del Daehanmun, a las 11 am, 2 pm y 3:30 pm y es gratuita.

Ceremonia de Cambio de Guardia
Ceremonia de Cambio de Guardia

Tip viajero: aprovecha el horario de las 11 am para ver el Cambio de Guardia, ya que es el turno con menos cantidad de turistas.

En sus orígenes, el palacio era más grande que la reconstrucción que verás hoy en día, ya que estaba compuesto de decenas de pabellones y salones. Actualmente, solo se conserva una pequeña parte del complejo original. Igual que en los anteriores, su puerta de entrada es una parte emblemática del complejo. En este caso, hablamos de la puerta Daehanmun que, como en todos los Palacios Reales de Seúl, destaca por su altura y tamaño.

Las otras dependencias del complejo que verás son:

  • Luego de cruzar la puerta de acceso te encontrarás con un puente de piedra que da acceso a la parte central del complejo, el Puente Geumcheongyo. Las vistas desde allí son muy bonitas, y un decorado especial es el estanque de agua a modo de pequeño jardín junto al puente.
  • También podrás visitar el Pabellón Hamnyeongj, que fue la residencia del rey Gojong hasta su muerte.
  • El Jeonggwanheon funcionaba como pabellón de descanso y sala de recepción durante el reinado de Gojong. Es el primer edificio occidental que se construyó dentro del complejo del palacio, en el año 1900. Su interior alberga una serie de pasadizos subterráneos que conectaban con la antigua Embajada Rusa.
  • El Salón del Trono o Junghwajeon es otro de los edificios más importantes del complejo. En su momento funcionó como salón de ceremonias y recepción de las delegaciones extranjeras.
  • Finalmente, Seokjojeon es el principal edificio occidental del complejo (construido en 1910). Es dueño de una arquitectura de estilo neo clásico y fue la residencia privada del emperador hasta su abdicación. Durante los años de la ocupación japonesa se convirtió en una galería de arte y tras la Segunda Guerra Mundial fue la sede de las conversaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética para el resolver la situación de Corea. Desde 1973, en esta parte del edificio funciona el Museo Nacional de Arte Contemporáneo de Corea del Sur.

Información práctica

  • Para llegar al Palacio Deoksugung en metro debes tomar la línea 1y bajarte en City Hall (Ayuntamiento).
  • El coste de la entrada es de 1000 Won y, al igual que los anteriores, el lunes permanece cerrado.
  • El horario de visita se extiende desde las 9 am a las 9 pm.
  • Una vez que visites el palacio puedes dirigirte al impresionante edificio del Ayuntamiento y la Seúl Plaza, uno de los espacios verdes más bonitos de la ciudad.
Palacio Deoksugung, Seúl

Bukchon Village: el barrio más tradicional de Seúl

También conocida como Hanok Village, es uno de los lugares más tradicionales y pintorescos de la ciudad. Si te has cansado de ver edificios modernos y rascacielos puedes visitar el barrio de Bukchon y descubrir cómo era la Corea tradicional. Allí verás las Hanok o casas tradicionales que son el principal atractivo de este barrio, algunas con más de 600 años de historia. Además, está localizado en lo alto de una loma que lo llena de pequeñas calles empedradas y empinadas. Sin dudas que es uno de los mejores lugares que visitar en Seúl.

Es conocido también como la Aldea del Norte y en sus orígenes fue un barrio residencial donde vivían los altos cargos de la sociedad y del gobierno durante la dinastía Joseon. Con el paso del tiempo y a medida que comenzó a ser cada vez más turístico, muchas de estas casas se convirtieron en galerías de arte, tiendas de artesanía, restaurantes y pequeños hoteles.

La mejor manera de disfrutar la visitar es recorrer tranquilamente sus calles empedradas, mientras aprecias la arquitectura y decoración de cada casa. En algunos de los callejones de la parte más alta del barrio encontrarás hermosas vistas de toda la ciudad. También es tradición alquilar un traje típico coreano o Hanbok y recorrer el barrio vestido así.

Bukchon Village, Seúl

Información práctica

  • Puedes combinar la visita al barrio con el Palacio de Changdeokgung, ya que se encuentran cerca el uno del otro.
  • Es posible llegar fácilmente en metro tomando la línea 3 y bajando en la parada Anguk.
  • Otra buena opción es visitar el barrio al atardecer y aprovechar para comer en alguno de los muchos restaurantes que encontrarás allí.

Barrio de Insadong

Es otro de los barrios más lindos que visitar en Seúl, junto con Bukcheon Village. Su atractivo principal es el Parque Tapgol, que cuenta con varios monumentos históricos y una antigua pagoda. Caminar por las calles de Insadong es la mejor forma para empaparte de la cultura coreana. Además de callejear y ver sus muchas tiendas, puedes cenar o almorzar ya que, según cuentan, esta zona posee la mejor comida de la ciudad. Eso sí, los restaurantes que tienen los menús en inglés son los más caros porque están orientados casi totalmente al turismo.

Por otro lado, es un barrio fuertemente ligado a lo artístico, ya que, durante el reinado de la Dinastía Joseon era sitio elegido por los pintores. Si bien con los años el barrio ha ido cambiando un poco este enfoque artístico aún pueden apreciarse vestigios de aquella época. Otra cosa que hacer en este barrio es recorrer los callejones que se desprenden de la avenida principal y tienen lo mejor del barrio. Allí encontrarás un montón de locales y opciones para comer a muy buen precio.

Información práctica

  • Puedes combinar la visita al barrio Insadong con el barrio de Bukchon, ya que se encuentran próximos entre sí.
  • Si viajas en metro debes tomar la línea 3 o 5 y bajar en la estación Jongno.
  • Justo al lado encontrarás el Tapgol Park y la zona de Myeongdong a 10-15 minutos a pie.

La Torre de Seúl

N Seoul Tower es uno de los íconos más famosos de Seúl y el mejor sitio para ver la ciudad desde las alturas. La torre mide 236 metros que se suman a los 243 de la cima en la que está ubicada, por lo que las vistas están más que aseguradas. Localizada en la cima del monte Namsan, es el lugar tradicionalmente elegido por las parejas que suben la montaña con el fin de dejar un candado en la Terraza de los Candados del Amor. Según la tradición, las parejas hacen este ritual como un modo de prometerse amor eterno.

Torre de Seúl

La Torre de Seúl fue construida en 1971 como una gran antena de radio y televisión. Unos años después, en 1980, fue remodelada y se abrió un impresionante mirador en sus pisos más altos y un área comercial en sus pisos inferiores. Hoy en día, es uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad y es visitada por millones de turistas. Por eso mismo, lo mejor es visitarla de lunes a jueves, cuando no hay tanta afluencia de turismo.

La Torre está divida en 7 pisos, en los que puedes encontrar desde tiendas de recuerdos y restaurantes hasta un observatorio. Cada planta tiene su atractivo, por ejemplo, en la segunda te toparás con el Estanque de los Deseos. Es otro de los atractivos principales de la torre, en la cual las parejas de enamorados sueltan monedas en señal de amor. Las monedas recogidas son utilizadas para financiar proyectos educativos en escuelas repartidas por todo el Sudeste Asiático.

Pero, sin dudas que lo mejor que puedes hacer es subir hasta la planta 6 del edificio e ingresar al Observatorio. Este mirador regala unas impresionantes vistas en 360 grados de toda la ciudad y cuenta con diferentes telescopios y un sistema multimedia de televisión que proyecta videos que cuentan la historia de Corea de Sur.

La última planta de la torre alberga un lujoso restaurante de cocina francesa con una plataforma giratoria que completa la vuelta completa en 50 minutos. ¿Se puede pedir algo más que comer rico mientras disfrutas de esas impresionantes vistas?

Información práctica

  • Existen dos formas de llegar a su base, mediante el teleférico o a pie. Ambas formas son muy atractivas por lo que, cualquiera sea tu elección, seguro lo disfrutarás.
  • La mejor forma de llegar a la torre es tomando la línea 4 del metro y bajar en la estación Myeongdong. Desde allí puedes caminar hasta el teleférico que te sube a la base de la torre o hacer el trayecto a pie.
  • El teleférico opera desde las 10 am hasta las 11 pm y los boletos cuestan 7000 wong (6,16 USD) para la ida y 9500 wong con la vuelta incluida (8,36 USD).
  • Ve con paciencia, ya que suele haber largas colas de espera.
  • La Torre de Seúl abre todos los días de 10 am a 11 pm.
  • La entrada al complejo es gratuita, incluyendo la Terraza de los Candados del Amor, las zonas de tiendas y restaurantes. Para acceder al observatorio deberás pagar un precio de 10.000 wong (8,8 USD).

Mercados de Seúl

Seúl posee varios mercados en los que puedes comprar productos locales e internacionales. Uno de los más conocidos es el Mercado Gwangjang, famoso por sus muchos puestos de comida tradicional. Allí podrás comprar muchos de los platos típicos de Corea, como los Eomuk, unas tortillas de pescados servidas como sopa o el Tteokbokki, unas tortas de arroz con salsa de Gochujang. También podrás probar los rollos de arroz similares al Sushi japonés, la famosa morcilla coreana, tentáculos vivos de pulpo y mucho más.

Por otro lado, los cientos de puestos del mercado venden productos típicos de la zona, como frutos secos, aderezos, encurtidos, bebidas alcohólicas tradicionales y más. Para llegar al mercado solo debes tomar la línea 1 del metro hasta la Estación Jongno.

Pero, si hay algo que puede comprarse en Corea es ropa. Seguramente alguna vez habrás usado una prenda con la leyenda “Made in Corea”. Bueno, esto es así porque Corea es uno de los países que más prendas de vestir fabrica en todo el mundo. Nandaemun, el mercado callejero más grande del país, es famoso desde siempre por su gran cantidad de puestos de ropa. Al igual que el anterior, también es ideal para disfrutar de la mejor comida callejera de la ciudad. Además, en sus más 10 mil tiendas encontrarás cientos de productos, relacionados especialmente al mundo de la electrónica, la fotografía y la telefonía móvil.

Comida típica de Seúl

La mejor manera de llegar en transporte público es en la línea 4 del metro hasta la estación Hoehyeon o bien, en los autobuses turísticos de la ciudad, como el Seoul City Sightseeing Bus.

Barrio de Ganman

Seguro que alguna vez habrás bailado y escuchado la popular canción Gangnam Style, mundialmente conocida como “el baile del caballo”. Esta canción puso a Corea del Sur en el ojo de todos. ¿Por qué? Resulta que Gangnam es uno de los barrios más emblemáticos y adinerados de Seúl.

Este rincón de la ciudad derrocha glamour moderno y la ostentosidad. Aunque no sea tu estilo, es una visita que vale la pena hacer, ya que forma parte de la cultura coreana. Con solo pasearte por sus calles y observar a los coreanos de la zona comprenderás de qué se trata el ritmo de vida de este barrio. Incluso, en la avenida principal del barrio verás un monumento a la canción: dos manos gigantes en la posición del famoso paso del baile del caballo.

Esta zona también posee varios cafés sofisticados, restaurantes de lujo y es uno de los epicentros de la vida nocturna de Seúl.

Templo Bongeunsa

Se trata del templo más importante del barrio Gangnam y uno de sus rincones más tradicionales e históricos. También, es uno de los templos budistas más antiguos de Corea del Sur y un verdadero símbolo de sus raíces budistas.

Fue construido en el año 794 por el Rey Wonseong, de la Dinastía Silla. Durante este tiempo fue uno de los templos budistas más importantes del país, pero esto terminó con la llegada de la Dinastía Joseon, quienes rechazaron fuertemente al budismo, en favor del confucionismo. Durante el reinado del Rey Seongjong, el templo fue reconstruido en el lugar que se encuentra hoy en día. Luego de esto, debió ser protegido contra los ataques anti budistas que hubo hasta 1551, cuando pasó a ser sede de la secta budista Seon, la más importante del país.

Templo Bongeunsa

El templo se encuentra inmerso en una atmósfera de tranquilidad y serenidad especial, por eso creemos que es un sitio que vale la pena conocer. Sus distintas dependencias conservan una gran cantidad de reliquias budistas, textos, sutras y más, todo relacionado con la historia del budismo.

El complejo se divide una serie de edificios y zonas ajardinadas. Algunos de sus rincones a destacar son la puerta de acceso o Puerta Jinyeomun, el Salón del Dharma, que alberga más de 3 mil estatuas de Buda, y el Salón Principal, que aloja 3 estatuas de Buda catalogadas como Tesoros Nacionales.

Cada 9 de septiembre, según el calendario lunar, se celebra allí un desfile especial en el cual se recorren las áreas del templo siguiendo los principios budistas y recitando sutras.

Santuario Jongmyo

Se trata del santuario confusionista más antiguo de Corea del Sur. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1995 y no puede faltar en tu itinerario de visitas por la ciudad. También conocido como Santuario de Adoración de las Reyes funcionó como lugar de culto y adoración de los miembros de toda la Dinastía Joseon. Su interior contiene 9 tablillas conmemorativas de diferentes reyes y 30 de sus reinas, ubicadas en las 19 cámaras que forman el Salón Principal. De acuerdo a las creencias del confucionismo, cada una de estas tablillas guarda el espíritu del difunto.

Vale la pena visitar el santuario y caminar por el Camino Real, que conduce desde la entrada hasta el Salón Principal. Se trata de un sendero de piedra que estaba dividido en 3 partes. La parte central estaba reservada para los espíritus, por el camino de la izquierda solo podía caminar el príncipe heredero y por el de la derecha solo podía caminar el rey.

Sin embargo, la riqueza cultural del Santuario Jongmyo está dada por el Ongmyo Jeryeak, un ritual en donde se invita a los espíritus ancestrales de los reyes a descender de nuevo a la tierra. Se trata de una tradición de más de 500 años de antigüedad y del ritual confucionista más importante de todo el país.

Zona Desmilitarizada

Otra de las cosas que puedes hacer en Seúl es tomar una excursión organizada a la frontera entre Corea del Sur y Corea del norte. La DMZ es una zona neutral desmilitarizada entre las dos Coreas que puede visitarse desde el lado sur. Actualmente, ambos países se encuentran en tregua sin una paz oficial firmada, por eso mismo, se recomienda a los turistas máxima discreción durante la visita.

Si quieres tomar el tour deberás reservar con tiempo, ya que el trámite es bastante burocrático. Por ejemplo, debes enviar una copia del pasaporte. Del mismo modo, es fundamental seguir todas las recomendaciones que te den en la visita. 

Allí podrás ver el Puente de la Unificación, que fue construido en 1998 como símbolo de deseo de unificación entre Corea del Norte y del Sur. Los tours incluyen una visita a sala de exposiciones de la zona desmilitarizada, que exhibe documentos y artefactos del conflicto bélico. También podrás visitar el famoso túnel de infiltración, ubicado debajo del límite de ambas naciones y el observatorio Dora, desde donde podrás contemplar el pueblo norcoreano de Kijongdong. Este último es conocido como el “pueblo de la propaganda” por los surcoreanos y “pueblo de la paz” por los locales.

Parque Nacional Bukhansan

Si necesitas un poco de verde, visitar el Parque Nacional Bukhansan es la solución. Sin dudas que es una visita prácticamente obligada, ya que cuenta con montañas de hasta 840 metros de altura y senderos de distinta dificultad. Lo mejor de todo es que la entrada al parque se encuentra a solo algunas paradas del metro desde el centro de Seúl.

El Parque Nacional Bukhansan contiene más de 100 templos y es el hogar de 1300 especies diferentes de plantas y animales. Además, lleva el título de “parque nacional más visitado por unidad de área» en el Libro Guinness de los récords mundiales, por la gran cantidad de visitas que recibe al año. El parque lleva el nombre de la montaña Bukhansan, que es la montaña más alta de Seúl, visible desde muchas áreas de la ciudad. 

Aquí termina el recorrido por los atractivos principales de Seúl. Por supuesto que hay mucho más por ver, sin embargo, creemos que con esto te llevarás una visita completa de esta ciudad coreana. Como habrás visto, Seúl es un destino más que interesante en el cual es fácil moverse gracias a su excelente sistema de transportes. Además, posee precios más accesibles que otros países asiáticos. En fin, sobran motivos para visitar Seúl.

Créditos fotográficos

- [Nombre de a foto según banco de imágenes] ([url de donde la encontramos]), por [Nombre del autor] / CC BY ([url de la licencia])

Escribe un comentario