Dijon es la capital de la región de Borgoña-Franco Condado y forma parte de las principales áreas vitivinícolas del país. Además de ser famosa por vinos, es también conocida por la producción de mostaza (seguramente has escuchado hablar de la mostaza Dijon). En este artículo te contamos qué ver en Dijon y cuáles son sus principales atractivos.

Durante la Edad Media fue capital de un poderoso ducado europeo y, hoy en día, Dijon es una ciudad donde el arte y la historia afloran en todas partes. Posee importantes edificios, museos, una prestigiosa universidad y una importante vida cultural, motivo por el cual en 2008 fue declarada por las autoridades galas como “Ciudad de Arte e Historia”.

qué ver en Dijon

Cuenta la historia que cuando Francisco I, rey de Francia, llegó a Dijon quedó sorprendido con la belleza de Dijon y exclamó: “Qué bella ciudad, es la ciudad de los cien campanarios.” Si bien muchos de sus campanarios se han perdido con el correr del tiempo, la ciudad conserva su orgullo y su elegancia.

Con la llegada del Parlamento en el siglo XVI, comenzó a construirse una gran cantidad de casa señoriales, las cuales representan el más destacado patrimonio arquitectónico de Dijon. Su bonito centro histórico se encuentra completamente cerrado al tráfico de los coches y permite a los turistas recorrerlo en pequeños minubuses eléctricos, que son gratuitos. Verás muchos edificios construidos en madera y con las características tejas esmaltadas. La vista es de lo más bonita, así que prepárate para un gran paseo.

¿Qué ver en Dijon?

La ciudad de Dijon te cautivará desde el primer momento. Además, es muy cómoda de recorrer y no demanda demasiado esfuerzo físico, ya que el centro es muy llano.

Puedes dirigirte a la Oficina de Turismo de Dijon y pedir el folleto en tu idioma llamada El Recorrido de la Lechuza, que sirve de guía para recorrer fácilmente el centro de la ciudad. ¿De dónde proviene este nombre? La Lechuza es una figura de piedra que podrás ver en la fachada de la Iglesia de Notre Dame, la cual es considerada desde hace siglos como portadora de buena suerte. Hoy en día, la lechuza es una imagen ícono de la ciudad que se usa para señalar las 22 etapas de la ruta turística por los principales puntos del centro histórico.

Puerta Guillaume

Representa el acceso al centro histórico de Dijon y data del siglo XVIII. Antiguamente, esta puerta era parte de las murallas que rodeaban la ciudad. A finales del siglo XIX las murallas fueron derribadas, pero el arco quedó como un elemento arquitectónico aislado.

Una vez cruces por la puerta, entrarás al principal eje comercial de Dijon recorrido por la calle Libertad. Caminando por esta calle llegarás hasta el corazón histórico de Dijon: la Plaza de la Liberación.

La Plaza de la Liberación, de estilo neoclásico, se distingue por su fachada semicircular, rodeada de edificios importantes y restaurantes con terrazas donde podrás sentarte a comer y beber algo. En la plaza se encuentra el Palacio de los Duques y de los Estados de Borgoña, que actualmente es sede del Ayuntamiento y el Museo de Bellas Artes, uno de los más importante de toda Francia.

Palacio de los Duques: uno de los mejores lugares qué ver en Dijon

Este imponente edificio es un emblema de Dijon. El edificio posee una larga e interesante historia. En 1366 el primer Duque de Borgoña, conocido como Felipe el Atrevido, nombró a este palacio como sede del ducado. Con la creación de los estados en Francia, a partir del siglo XVI, comenzó un período de reforma que llevó a la construcción de un nuevo edificio delante de la fachada del original palacio. El diseño del Palacio fue realizado por el arquitecto de Versalles, Mansart y construido por su alumno, Robert de Cotte en 1701.

Palacio de los Duques

El Museo de Bellas Artes se encuentra actualmente en su interior y no puedes dejar de visitarlo (además es gratuito). Allí encontrarás las tumbas de Felipe II de Borgoña y de Juan I (conocido como Juan sin Miedo). Además, podrás apreciar la colección más importante de primitivos alemanes y suizos y pinturas francesas realizadas por artistas de la época de Luis XIV. Y si quieres, puedes visitar también las antiguas cocinas ducales.

Torre de Felipe el Bueno

Subir por 316 escalones hasta lo alto de la torre es la mejor oportunidad para obtener una hermosa vista panorámica de toda la ciudad de Dijon y sus alrededores.

Conocida como Tour Philippe le Bon, la imponente torre de estilo gótico se alza junto al Palacio de los Duques y es la más alta de la ciudad (tiene unos 46 metros). Fue construida en el siglo XV, por un arquitecto de Lyon llamado Jean Poncelet, sobre la base de una de las torres de la primera muralla que rodeaba la ciudad de Dijon. Al mismo tiempo, el lugar tenía un importante valor simbólico, puesto que representaba el poder de los Duques de Borgoña.

Podrás tomar una visita guiada por el lugar (en francés o inglés) y recorrer toda la construcción en unos 45 minutos, coronando la experiencia en lo alto de la torre. Muy cerca de la Torre encontrarás la Rue Chaudronnerie y sobre ella la Maison des Cariatides, otro edificio emblemático de la ciudad.

Siguiendo por la Rue de Palais (que sale desde la Plaza de la Liberación) te encontrarás con el Palacio de Justicia que antiguamente funcionó como Parlamento de Borgoña y, actualmente, es sede de la Corte de apelación de Dijon. Un distintivo del lugar es la figura desnuda del rey francés que decora la puerta del Palacio y posee la cabeza inclinada, como símbolo de respeto al Parlamento.

Iglesia de Notre Dame

Es la más importante de la ciudad de Dijon y el lugar donde se encuentra la mencionada figura de La Lechuza (dice la leyenda que si la tocas con la mano izquierda te dará suerte). Es otro lugar imprescindible qué ver en Dijon.

Iglesia de Notre Dame, Dijon

La Iglesia de Notre Dame posee una fachada bastante peculiar, caracterizada por sus finas columnas que, en cierto modo, recuerdan a Duomo de Pisa. Pero, son sin dudas sus gárgolas el elemento más distintivo de la fachada, las cuales representan seres humanos, monstruos y animales. Al día de hoy, solo se conservan algunas de estas figuras originales del siglo XIII mientras que otras, fueron esculpidas sobre la Iglesia en el siglo XIX. El Jacquemart es otro símbolo de la Iglesia. Se trata de un curioso reloj compuesto por cuatro autómatas que tañen las campanas con su martillo.

Podrás aprovechar para recorrer los alrededores de la Iglesia, repleto de calles peatonales como la Rue des Forges. La Maison Maillard, el Hôtel Chambellan, el Hôtel Auriot y el Hôtel Morel-Sauvegrain son algunas de las construcciones famosas que se encuentran sobre esta pintoresca calle.

Iglesia de San Miguel: una de las mejores cosas qué ver en Dijon

Sin dudas que una de las mejores cosas qué ver en Dijon es la Iglesia de Saint Michel. Se trata de la única Iglesia de la ciudad que no sufrió daños durante la Revolución. Tanto la fachada como el interior del templo poseen una mezcla de estilos arquitectónicos, entre los que destacan elementos del arte gótico y renacentista. Por su parte, las dos torres son de estilo neoclásico.

Al principio, la Iglesia de San Miguel era una sencilla capilla de madera que quedó muy pequeña para albergar a todos los fieles. Por este motivo, fue sustituida por una Iglesia más grande, consagrada en el año 1020 por el obispo de Lambers. El fundador del templo es Garnier de Mailly, cuyos restos fueron enterrados en la Iglesia luego de su muerte, en 1051. En el interior hay un dibujo de finales del siglo XV a través del cual podrás ver el aspecto que tendría el templo en ese momento.

qué ver en Dijon

En 1497 la Iglesia, que de nuevo había quedado pequeña, fue ampliada con el fin de poder recibir una mayor cantidad de fieles. Finalmente, fue consagrada el 29 de julio de 1529 por Philibert de Beaujeu, el obispo de Tonnerre. De todos modos, no fue hasta 1667 que adquirió su actual estructura, luego de que su fachada principal fuera terminada.

Le Consortium

Es el lugar perfecto para los amantes del arte contemporáneo. Este Museo funciona desde hace 35 años y en 1982 fue catalogado como Centro de Arte. Tiene como objetivo la producción y la exposición de obras de arte contemporáneas, incluyendo la promoción, difusión y la formación en el arte como forma de pensamiento.

Allí se exponen obras de artistas como Lily van der Stokker, Jean-Luc Godard, François Pompon, Rachel Feinstein, Cindy Sherman, Christian Boltanski o Yang Pei Ming.

Jardín Botánico de la Arquebuse

No puede faltar una visita por los espacios verdes de la ciudad, y el Jardín Botánico es el lugar perfecto para eso. Se extiende a lo largo de 5 hectáreas y es administrado por el municipio de Dijon. Funciona también como rosedal, museo de historia natural y de etnología y como planetario, por lo que podrás hacer actividades de lo más diversas.

El jardín aloja unas 4 mil especies de plantas, en su mayoría flora autóctona de Borgoña. Entre su amplia colección se destacan plantas ornamentales, flores de Borgoña, plantas nativas de Francia y más de 1100 especies de plantas provenientes de distintas partes del mundo. También verás allí una colección de plantas que se utilizan con fines alimenticios, un invernadero de plantas suculentas, carnívoras, tropicales y mediterráneas, un herbario con más de especies y una escuela botánica.

Maison Milliere

Otra cosa qué ver en Dijon es Maison Milliere, una casa medieval del año 1482. Dueña de una hermosa fachada construida con maderas entramadas y ladrillos esmaltados, se ha convertido en otro sitio emblemático de la ciudad. Es una fiel imagen de lo que eran las construcciones habituales en aquella época y otro sitio emblemático de la ciudad. En la parte baja posee una tienda de artesanías y en la planta superior la vivienda del artesano Jean Francois (actual propietario).

Maison Milliere, Dijon

Mercado Les Halles

Es el mercado principal de la ciudad y otro atractivo más que te mostramos en esta guía de qué ver en Dijon. Se encuentra cerca de calle de Libertad y está construido sobre lo que antiguamente fue un convento jacobino, en cuyo claustro ya había un mercado. Posee la estructura metálica propia de los mercados de principios del siglo XX y numerosos arquitectos participaron en el concurso de su diseño, incluido el ingeniero civil Gustave Eiffel.

Podrás visitar el mercado los martes, jueves, viernes y sábado. Durante la temporada alta, los días domingos el lugar se llena de mesas para comer el típico brunch.

Gastronomía de Dijon y la ruta del vino: algo imprescindible qué ver en Dijon

Una guía completa de qué ver en Dijon no puede dejar de lado su exquisita gastronomía. Dijon es conocida mundialmente por la calidad de su gastronomía y por ser la puerta de entrada a los más importantes viñedos de Francia. La famosa ruta del vino conocida como Des Grands Crus (Ruta de los Grandes Vinos) es otro de los atractivos que no puedes perderte en tu viaje a Dijon. Gracias a la importante reputación de su ruta de viñedos la ciudad recibe el apodo de “Champs-Elysées de Borgoña” (Campos Eliseos de Borgoña).

¿Sabías que los vinos de Borgoña representan solo el 3% de la producción total de vinos en Francia? Esto habla de la importancia de la industria vitícola del país. Los vinos de esta región se elaboran desde más de 2000 años y se han ido perfeccionando a lo largo del tiempo.

La Ruta de los Grandes Vinos es la principal ruta turística de la región de Dijon-Borgoña, que une a más de 30 aldeas vinícolas, como Gevrey-Chambertin, Morey St Denis, Vosne-Romanée y Chambolle-Musign. Si te gusta el vino, hacer este recorrido será una experiencia única, además podrás disfrutar de increíbles paisajes, salpicados de grandes castillos. Podrás hacerla en coche o en bicicleta y atravesar calles rurales tranquilas, visitando todas las bodegas de los distritos de Côte de Nuits y Côte de Beaune, conocidos mundialmente por sus uvas Pinot Noir y Chardonnay.

¿Dónde comer y probar famosos vinos de Borgoña?

Para degustar los mejores vinos de Borgoña podrás dirigirte a la taberna llamada Wine bar Dr Wine, situada en un palacete del siglo XVII, frente a la Iglesia de Notre Dame. Allí podrás probar alguna de las comidas típicas de la zona, acompañada de un buen vino. Si no sabes qué comer, no dudes en pedir los huevos en Meurette, uno de los platos más famosos de la zona (consiste en huevos servidos sobre pan de ajo tostado, acompañados de una salsa de vino tinto, tocino, cebolla y chalota).

¿Qué más puedes comer en Dijon? Cuando visites el centro histórico te encontrarás con la famosa Casa Mulot & Petitjean, un establecimiento familiar fundado en 1796 que se dedica a la elaboración pan de especias, uno de los productos más emblemáticos de Dijon.

Y si quieres probar la famosa mostaza de Dijon podrás hacerlo en establecimientos como Millet, donde encontrarás una amplia variedad de mostazas.

Mostaza de Dijon

Como habrás visto Dijon ofrece todo: historia, cultura y gastronomía, así que no dudes en agendarla como próximo destino. Esperamos que hayas disfrutado de esta guía de qué ver en Dijon y nos sigas acompañando en los próximos destinos que tenemos para mostrarte.

Créditos fotográficos

  • Dijon (https://www.flickr.com/photos/sbardella/5797151274/), por Luca Sbardella/CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)
  • (https://pixabay.com/es/photos/dijon-palacio-historia-1040662/), por PhilippedeDijon (https://pixabay.com/es/service/license/)
  • Église Notre-Dame de Dijon, XIIIe siècle, Dijon, Côte d'Or, en Bourgogne.(https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Eglise_Notre_Dame_Dijon_BLS_01.jpg), por CANCIÓN DE Benh LIEU/CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/deed.en)
  • /https://pixabay.com/es/photos/dijon-francia-la-construcci%c3%b3n-de-800910/), por Marabu (https://pixabay.com/es/service/license/)
  • Maison Millière (Dijon) (https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Maison_Milli%C3%A8re_001.jpg), por Arnaud 25/CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/deed.en)

  • Escribe un comentario