Un viaje por Italia supone además de deliciosa gastronomía, un recorrido por los lugares más monumentales y culturales del mundo. Una ciudad rica en historia, monumentos y playas increíbles es Rímini.

Es un destino imperdible de la Riviera Romagnola. Rímini es una localidad costera famosa por sus gigantescas playas y su animada vida nocturna. Situada en la parte norte de Italia, se extiende en la parte sureste de la región de Emilia Romaña, cerca de la capital de la región, Bolonia.

Esta ciudad costera e inminentemente turística, cuenta con más de 15 kilómetros de playa y se encuentra rodeada de complejos turísticos y hoteles con vistas al mar Adriático de gran recepción turística, por lo que, se convierte en un verdadero parque de diversiones para disfrutar el verano en Italia.

A pesar de ser un lugar veraniego, con playas que se llenan con miles de bañistas que acuden para tomar el sol, nadar, practicar deportes acuáticos y navegar; también es una urbe de referencia y edificios históricos que se construyeron durante el antiguo imperio romano. Muchas de estas estructuras han logrado sobrevivir a pesar de los años, por lo que disfrutarás de una sensación de viajar al pasado.

Además la cultura tiene su espacio en Rímini, pues se celebran numerosos conciertos de música clásica, desfiles callejeros y mercadillos de temporada, especialmente entre los meses de junio a septiembre. Personajes como el cinesta Federico Fellini, Leon Battista Alberti y Piero della Francesca han dejado huellas de su ingenio, transformándola en un centro con gran potencial desde el punto de vista cultural y artístico.

Origen de Rímini

Es un destino predilecto para vacacionar en verano desde hace más de 160 años. El secreto de su éxito tan duradero se fundamenta en la cordialidad y en la capacidad de recibir de sus habitantes, es una ciudad con una tradición de hospitalidad que cada día se transforma y adapta a las necesidades del público.

A su vez combina elementos como mar, colinas, cultura, diversión, patrimonio artístico y espectaculares eventos.

Fue fundada por los romanos en el año 268 antes de Cristo, para aquel entonces, se le llamó Ariminum. Funcionaba como un punto estratégico de unión de las vías Flaminia y Emilia. Con el paso de los siglos, ha logrado convertirse en un destino muy popular debido a su ubicación, actividades por hacer y maravillosas vistas.

Qué ver en Rímini en un día

Se divide básicamente en dos partes: una es la zona de la playa y el paseo marítimo, donde se concentran la mayor parte de los hoteles, apartamentos de alquiler y la vida activa playera; y otra es la parte de la ciudad vieja, que se encuentra ligeramente en el interior de la costa romagnola.

Centro histórico

El centro histórico de Rímini fue en la antigüedad parte de la ciudad fortificada de época romana. Contiene diversos monumentos de gran carácter histórico y cultural, entre ellos el Arco de Augusto, el puente Tiberio, el anfiteatro o los mosaicos de la Casa del Cirujano, el Templo Malatesta, castillo Sismondo, la mayor parte de las atracciones turísticas se concentran en esta zona.

Plaza Tre Martiri

Es una plaza del centro de Rímini en la que se pueden admirar numerosas obras arquitectónicas de la Roma Antigua. A sus alrededores abundan las tiendas, los restaurantes y las cafeterías, mientras que en el lado sur se pueden visitar interesantes puntos de referencia, como el templete de San Antonio, del siglo XVI, la torre del reloj y la estatua de Julio César.

La plaza Tre Martiri es un punto habitual de reunión debido a su ubicación en pleno centro de la ciudad y sus agradables calles peatonales.

Famoso Arco de Augusto

Es el arco de triunfo romano conservado más antiguo del mundo, se erigió en el año 27 antes de Cristo en honor a César Octaviano Augusto, el primer emperador de Roma. El arco goza de una posición privilegiada en Corso d’Augusto y a cinco minutos a pie de la plaza Tre Martiri.

Es un monumento de gran imponencia e importancia histórica, formado por dos columnas de piedra de Istria con capiteles corintios muy ornamentados, además cuenta con una inscripción dedicada al emperador, así como elaborados relieves de cuatro dioses romanos: Júpiter, Apolo, Neptuno y Roma.

Templo Malatestiano

Su nombre se debe a la familia Malatesta, es un magnífico ejemplo de la arquitectura del período inicial del Renacimiento. Este monumento data del siglo XIII, inicialmente fue una catedral conocida como la iglesia de San Francisco, posteriormente se convirtió en la tumba monumental de los Malatesta, que gobernaron Rímini entre 1295 y 1500.

Actualmente alberga una colección de artefactos del siglo XV, incluido el sepulcro de Sigismondo Pandolfo, esculturas de Agostino di Duccio y un ornamentado crucifijo de Giotto.

Castel Sismondo

Es una fortaleza que fue construida en el siglo XV. Representa un símbolo para la ciudad de Rímini, así como un fondo evocador para el mercado semanal que se realiza en sus alrededores. El Castel Sismondo está abierto para visitas públicas, así como para frecuentes exposiciones de arte que se celebran en sus salas.

Paseo por el puente de Tiberio

Al igual que la mayor parte de los monumentos históricos en Rímini, el puente de Tiberio se remonta a la época romana, cuando gobernaba el emperador César Octaviano Augusto, en el año 14 después de Cristo.

Se trata de una estructura de piedra caliza de Istria, con cinco arcos semicirculares y una longitud de 70 metros, que conforman uno de los puentes romanos más antiguos. Este puente conecta el centro de Rímini con el barrio Borgo San Giuliano, por su conservación y buen estado es abierto al tráfico de peatones, ciclistas y vehículos como automóviles y motocicletas.

Borgo San Giuliano

Es un barrio pesquero tradicional situado a un kilómetro y medio al sur de Marina Centro. Es un sitio perfecto para disfrutar de un paseo gastronómico, con restaurantes en los que se sirve marisco y auténtica comida italiana.

Lo más llamativo de Borgo San Giuliano es su amplia colección de murales con escenas de películas de Federico Fellini, algunos de los cuales se remontan a 1980.

Italia in Miniatura

Es parque temático, fundado en 1970 por Ivo Rambaldi, el que podrás contemplar más de 250 reproducciones a escala de edificios históricos y paisajes naturales de Italia.

Cuenta con una superficie al aire libre de 85,000 metros cuadrados donde se exponen miniaturas elaboradas con gran detalle de monumentos como el Coliseo, la torre inclinada de Pisa y la catedral de Milán. Además ofrece una zona dedicada a las aves, un parque científico y una autoescuela interactiva.

Qué hacer en Rimini

Día de playa y actividades físicas

El punto central de esta ciudad es la playa, es un lugar ideal para pasar el verano. Lo primero que te encuentras cuando entras a la playa, es que hay gran cantidad de casetas, espacios de juego y vestuarios bien equipados. Alberga unos 15 kilómetros de arena blanca y aguas puras.

Donde quiera que te encuentres en Rímini, siempre encontrarás una playa cercana, las cuales difieren muy poco una de la otra, y podrás encontrar todo lo que necesites desde bar, baños, duchas, canchas de tenis o voleibol, y muchas otras instalaciones. Las playas cerca del centro de la ciudad son un poco más costosas que el resto, debido a la que se encuentran los centros históricos y monumentos muy cerca.

Además de admirar su belleza, en esta zona se puede practicar cualquier deporte, cuenta con campos e instalaciones para jugar al tenis, baloncesto, fútbol y muchos más.

Para los amantes de la bicicleta de montaña, consigues un auténtico paraíso. Desde senderos en las llanuras de la costa que se pasan a los desniveles de las colinas, entre paisajes encantadores e históricos.

Compras por el Corso d’Augusto

Es una animada arteria comercial del centro de Rímini que se extiende desde el arco de Augusto hasta el puente de Tiberio. Aquí encontrarás numerosos establecimientos de grandes marcas de moda, así como pequeñas tiendas que venden toda clase de artículos como recuerdos de viaje o productos de belleza.

El Corso d’Augusto es bastante pequeño, por lo que puedes recorrerlo cómodamente a pie o en bicicleta. También encontrarás gran abundancia de cafeterías y bares con terraza desde donde puedes admirar tranquilamente algunos lugares históricos del centro de Rímini.

Festivales y conciertos

La cuota cultural y artística tiene cabida en esta región. Uno de los festivales con mayor renombre es La Sagra Musicale Malatestiana, se trata de un festival dedicado a la música clásica que se celebra durante un mes en Rímini.

Es una tradición que data desde 1950, cuando tuvo lugar la primera edición con motivo de la reconstrucción del templo Malatestiano. Actualmente, el festival ofrece conciertos de música clásica con famosos directores, solistas, pianistas y cantantes de ópera de toda Europa.

El festival de la Sagra Musicale comienza a finales de agosto en los auditorios y las salas de conciertos más populares de Rímini, como el Complejo Agustiniano, el Teatro Ermete Novelli y la iglesia del Sufragio.

Vida nocturna

Es un destino muy popular por su actividad y movimiento nocturno. Al ser tan turístico, los bares llenos de música y tragos se consiguen con facilidad, es un referente de la buena fiesta italiana. La principal calle donde se concentra la vida animada de Rímini es Viale Vespucci, una avenida rodeada por árboles donde encontrarás locales elegantes, discotecas y coctelerías, que disponen de terrazas con vistas al mar Adriático.

Marina Centro

Es el paseo marítimo de Rímini, donde se concentran algunos de los bares y clubs más populares de la ciudad. Se encuentra a solo cinco minutos a pie de la histórica plaza Tre Martiri, y es una zona muy frecuentada durante el día por bañistas, corredores y aficionados al motociclismo acuático. Al caer la noche, la zona se transforma en una gran fiesta por todo Viale Vespucci.

Qué comer en Rimini

Viajar por Italia supone probar una de las gastronomías más reconocidas y disfrutadas del mundo. Que mejor manera de conocer la región que probando sus recetas tradicionales y exquisitas que conjugan lo mejor de la cocina italiana.

Si algo saben los italianos es que la gastronomía es un asunto importante, tanto así que lo han elevado a la categoría de arte. En concreto, de Rímini y de Emilia-Romaña en general, un platillo imperdible es la famosa piadina romagnola.

Se trata de un pan en forma de masa fina y plana elaborada con harina de trigo, grasa de cerdo o aceite de oliva, sal y agua que se rellena, en su versión más sencilla con queso Scuacquerone y rúcula. Aunque la piadina es tradicionalmente un plato salado, en muchas cafeterías y restaurantes de Rímini existe la versión dulce, con relleno de chocolate y mermelada.

Sin embargo, la receta ha ido evolucionando y muchos han creado sus propias combinaciones con otras delicias como Parmigiano Reggiano, ricotta, jamón de Parma, mermelada de higos, berenjena asada o cebolla caramelizada, un mundo de opciones para satisfacer los paladares exigentes.

Se consigue en casi cualquier esquina de la ciudad, pues las piadinerías como se les llama a estos establecimientos, sirven este platillo a cualquier hora del día. Un sitio muy conocido en la ciudad que prepara piadinas de tradición es La Casina del Bosco, ubicada en Viale Antonio Beccadelli 15, muy cerca del mar lo que la convierte en lugar de reunión de los jóvenes, es toda una institución en Rímini pues preparan piadinas desde 1986.

De igual manera, es muy común a media tarde, el ritual italiano conocido como el aperitivi, una comida o bebida que se hace estilo merienda. Hay un conocido lugar llamado Etoile Wine Bar, que se encuentra via Sigismondo Pandolfo Malatesta, donde puedes degustar un Aperol Spritz o un vino Sangiovese.

Por otra parte, al ser un destino playero, los mariscos y comida de mar no pueden faltar. Desde ostras a langosta, pasando por su trío de tartares, hasta risotto a la marinera o a cualquier plato de pasta con mariscos, son algunas de las delicias que vas a conseguir en cada esquina.

Cómo llegar a Rímini

En auto

Desde el norte de Italia, se puede llegar a Rímini en auto tomando la autopista A14 desde Bolonia, donde confluyen con la autopista A1 del Sole, la A21 Torino-Piacenza y la A22 del Brennero. Por Venecia, la ruta más rápida es la carretera estatal 309 “Romea”, en la que se cruzan las carreteras procedentes de Padua y Ferrara.

En el sur de Italia, además de las autopistas A1 y A14, vale la pena mencionar la carretera E45, que conecta la cercana Cesena con Roma y la autopista 16 Adriatica a través de los Apeninos.

En tren

Puedes llegar en tren a Rímini fácilmente ya que se encuentra en la línea ferroviaria Ancona-Bologna.

Desde avión

Los aeropuertos de Bolonia (Guglielmo Marconi), Forlì (L. Ridolfi), Rimini (Federico Fellini) y Venecia (Marco Polo) son los Aeropuertos internacionales más importantes cercanos a Rímini.

Por barco

Si desean llegar a Rímini en barco o ferry puedes llegar al Porto Canale o utilizar los servicios de la Nuova Darsena.

Rímini, la ciudad de Federico Fellini

En esta ciudad nació el mítico director de cine Federico Fellini, que retrató muchos rincones de su tierra natal en películas como Amacord, por la que recibió el Oscar en 1975. A lo largo de la ciudad, podrás encontrar numerosos murales pintados en honor a Fellini, que retratan escenas de sus películas más importantes.

Un día por Rímiti te dará la sensación de estar en dos lugares diferentes. Por la mañana puedes pasear el centro histórico y visitar los imponentes monumentos de la época romana; mientras que, por la tarde puedes disfrutar del sol y la playa, así como la buena música y tragos para relajarte con vistas frente al mar.

Además de su vida activa y de verano, Rímiti se destaca por brindar hospitalidad a todo aquel que visita estas tierras. Ofrece vistas hermosas y una cultura vibrante adornada de monumentos históricos que te invitan a pasear sus calles para conocer cada pequeño rincón de la ciudad, que te sorprenderá gratamente.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario