Algo totalmente único en Nueva Zelanda es la gran diversidad de paisajes condensados ​​dentro de un mismo territorio, parecen entornos salidos de un cuento de fantasía. Por esta razón, es muy probable que cuando piensas en Nueva Zelanda, te venga a la mente la película de “El Señor de los Anillos” oEl Hobbit”, por lo que una visita indispensable es ir a Hobbiton.

No necesariamente tienes que ser un amante de la fantasía, acción y aventura, aunque por supuesto que, si eres fan de la icónica trilogía, ésta es la guía perfecta para hacer tus sueños realidad y viajar a ese mundo fantástico que se encuentra a nuestro alcance en Nueva Zelanda.

Si por el contrario, no sabes nada acerca de este lugar mítico llamado Hobbiton, no te preocupes que aclararemos todas tus dudas. Se trata de uno de los destinos que hay que visitar en Nueva Zelanda para completar una experiencia llena de encanto y magia.

Qué es Hobbiton en Nueva Zelanda

Hobbiton, es el set de rodaje que se utilizó durante la grabación de la película “El Señor de los Anillos”, la famosa adaptación de los libros de J.R.R Tolkien. Se ubica en la Isla Norte Matamata, próximo a la ciudad de Hamilton a 161 kilómetros de Auckland, es decir a unas dos horas aproximadamente.

Esta aldea Hobbit inspirada en las novelas de J.R.R. Tolkien está situada en una granja familiar en Hinuera. De acuerdo con la película, Hobbiton y La Comarca es donde habitan los hobbits, esa raza de la Tierra Media de pequeño tamaño y gran apetito.

Fue en septiembre del año 1998, cuando Peter Jackson y New Line Cinema, descubrieron la Granja Alexander, conocida actualmente como Hobbiton, durante una búsqueda aérea de localizaciones para el rodaje de las películas.

Desde ese instante sintieron estar en el lugar indicado, tanto que en marzo de 1999 ya estaban empezando a construir los escenarios para empezar con el rodaje sobre las onduladas laderas de esta granja de Matamata.

La primera trilogía se estrenó en los cines entre los años 2001 y 2003. El éxito mundial de la trilogía se debe mucho a la calidad de sus efectos especiales y sus hermosos decorados, por lo que, miles de fanáticos y turistas se sintieron atraídos por los escenarios mostrados en la gran pantalla.

Después la grabación de El Señor de los Anillos y El Hobbit, la familia de la granja escogida como escenario, llegó a un acuerdo con la productora para conservarlo y mostrarlo a los visitantes que deseaban conocer el lugar. Es así que, una vez firmado dicho acuerdo, nació Hobbiton Movie Set Tours, un verdadero descubrimiento para los turistas ya que, ha adquirido una popularidad increíble por los fans y curiosos turistas.

Visita y tour por Hobbiton

La única manera de visitar Hobbiton es con uno de los tours guiados que organiza Hobbiton Movie Set Tours, la empresa que gestiona el set de rodaje original.

Tendrás un viaje a través de la belleza de las tierras de cultivo, con visita guiada por el escenario de la película, mostrando los detalles, señalando los lugares más famosos y explicando cómo se hizo la magia de la película en el lugar.

El tour comienza con un trayecto en bus hasta el set de rodaje que dura unos 10 minutos, en los que te mostrarán un pequeño documental con la historia de cómo la granja se convirtió en Hobbiton, un lugar mundialmente conocido.

Al llegar al set como tal, te entregan un folleto con las explicaciones, historia y detalles de la realización de los escenarios, curiosidades y aspectos importantes sobre las películas. Durante todo el recorrido descubrirás un paisaje de campiña verde y precioso donde las ovejas son las reinas y pastan a sus anchas.

En total, hay 44 agujeros de hobbit únicos y es fácil pensar que son reales, pese a que son sólo un decorado y están vacíos por dentro, pero cuentan con buzones perfectos, huertos rebosantes de hortalizas, jardineras con flores y la ropa tendida al sol.

Incluso hay hogazas de pan tostándose al sol, jarras de miel y hermosas calabazas. De hecho, se pueden ver cestas de legumbres recién recogidas, o de fruta, porque a los hobbits les gusta comer bien y llevan una vida tranquila en plena naturaleza.

Los lugares más famosos son desde luego la casa de Sam, que aparece en la película, y también la casa de Bilbo Bolsón, del que todavía se pueden ver algunas pertenencias en el banco de fuera de su casa.

Uno de los escenarios cumbre del tour por la Granja Alexander, es la explanada con el gran árbol donde Bilbo celebró su fiesta de cumpleaños, con la carpa y todas las decoraciones. Más adelante se encuentra la puerta verde más famosa de toda la Tierra Media: Bolsón Cerrado, la casa de Bilbo Bolsón y más tarde de su sobrino Frodo.

La visita a Hobbiton continúa con una breve visita a la encantadora casa de Sam Gamyi, para finalizar pasando junto al mítico molino de agua, cruzando el puente de piedra de dos arcos por el que pasa Gandalf con su carreta y tomando una cerveza en la posada del Dragón Verde.

Teniendo en cuenta el éxito de las visitas del pueblo, la producción decidió recrear toda la posada en el sitio real. Este último edificio es una recreación exacta del original que se construyó en el estudio de Wellington donde se rodó El Señor de los Anillos.

En el Dragón Verde puedes sentarte junto al fuego, vestirte como un hobbit y degustar una bebida gratis incluida en el boleto, que puedes elegir entre cerveza negra, ginger beer o sidra. En la taberna también hay pasteles de carne y otros tentempiés.

También hay otro tipo de eventos como conciertos de música folk, exhibiciones de tiro con arco de casi auténticos elfos o proyecciones de escenas de las películas en una gran pantalla de agua, que además ofrece otro tipo de efectos como escenas especiales o humo.

Debido a que Hobbiton está aproximadamente a 1 hora y media en coche de las cuevas de Waitomo Glowworm, puedes combinar ambas actividades durante el mismo día.

Precio del tour

Hobbiton abre a las 9 de la mañana y hay tours por el pueblo hobbit y las casas de Bilbo, Frodo y Sam cada día hasta las 13:30 horas, que es el último recorrido que sale. Las visitas tienen una duración de unas 2 horas, incluyendo el traslado hasta Hobbiton, la visita y una bebida en El Dragón Verde.

Hay un tour casi cada media hora durante todo el día. Si no vas en temporada alta es muy posible que el mismo día haya plazas disponibles para visitar Hobbiton. Pero si quieres garantizarte la entrada, reserva con antelación en la página web.

Un lugar tan turístico y reconocido a nivel mundial, no es precisamente económico. El precio por visitar Hobbiton es de 89 NZD por persona para mayores de 17 años y 44 NZD para jóvenes entre 9-16 años, por su parte los niños de 0-8 años tienen entrada gratuita.

Cómo llegar a Hobbiton

El set de rodaje de Hobbiton se encuentra a unos 45 minutos al este de Hamilton y unas dos horas al sur de Auckland.

Para poder llegar hasta el lugar, puedes ir en auto así tendrás más libertad y está relativamente cerca del centro de Matamata. En el caso de que no tengas coche, desde el iCentre de Matamata (45 Broadway) sale un shuttle gratis varias veces al día.

Sin embargo, para poder visitar el set como tal, debes tomar un tour a Hobbiton Movie Set Tours. Salen desde Auckland, Tauranga y Hamilton. Todos los recorridos parten de The Shire’s Rest en 501 Buckland Road, Hinuera, Matamata.

Puedes conducir hasta The Shire’s Rest, estacionar y unirse al recorrido donde serás transportado al escenario de la película. Se encuentra aproximadamente a 15 minutos del centro de la ciudad de Matamata, y desde aquí se tarda unos 10 minutos en autobús hasta el set de rodaje, que está incluido en el tour.

Cuándo ir es la mejor fecha para visitarlo

Cualquier época del año es buena para visitar la aldea de los Hobbits, aunque si la quieres ver en todo su esplendor verde, lo recomendable es ir durante la primavera de mediados de septiembre a mediados de diciembre.

El set de rodaje de Hobbiton en Matamata está abierto todo el año y, al estar en la isla Norte de Nueva Zelanda, vive temperaturas cambiantes, sin embargo al encontrarse no muy lejos del mar, el clima suele ser suave por lo que podemos visitarlo en cualquier época del año.

Curiosidades de Hobbiton

Los paisajes de Nueva Zelanda fueron perfectos para montar los diferentes escenarios de la trilogía, ya que es un país favorecido por cadenas montañosas, ríos de corrientes fugaces, fiordos y volcanes a punto de activarse a cada instante.

Cómo no enamorarse del verde brillante que recubre los campos de la tan anhelada Hobbiton, construida sobre una finca de 500 hectáreas de colinas, canales vibrantes y espacio suficiente para recrear a la perfección La Comarca.

Hobbiton te da la posibilidad de sentirte como un hobbit al menos por un día en un entorno verde y como si acabara de salir de un cuento. Además, para que Hobbiton se pareciera al máximo al que imaginó y describió Tolkien en sus novelas, se llegó a extremos como ponerle a un peral ciruelas o que una persona tendiera la ropa durante 15 días para que pareciera que el hogar natal de Bilbo realmente vivía gente.

Otro dato interesante es que, el árbol sobre la casa de Bilbo es falso. Peter Jackson pidió llevar el tronco seccionado en varias partes desde las afueras de Matamata para volverlo a montar de nuevo en la colina. Las hojas, falsas y traídas desde Taiwán, las pegó una legión de estudiantes universitarios una a una en las ramas, dando como resultado final, un roble que parece de verdad.

La familia propietaria de esta granja se mudó en 1978, y fue durante años un rancho ganadero con 13,000 ovejas y 300 cabezas de ganado. Pero su historia cambió cuando en 1998 Peter Jackson, el director de la mítica trilogía, eligió esta granja como el lugar ideal para construir la comarca hobbit.

Con el objetivo de preparar los terrenos de la Granja Alexander, el Ejército de Nueva Zelanda construyó 1.5 kilómetros de carretera para poder llevar todo lo necesario para el rodaje al lugar preciso. En total se construyeron 37 casas hobbits, con sus jardines, además de un molino, un puente de doble arco y un roble falso de 26 toneladas, conocido como el Party Tree.

Recomendaciones para visitar Hobbiton

Para poder disfrutar de una visita tranquila, te recomiendo que lo hagas a primera hora de la mañana o ultima de la tarde.

Por supuesto, no olvides llevar calzado cómodo, ya que el lugar del rodaje de Hobbiton está perfectamente acondicionado, pero sigue estando dentro de una granja, ten en cuenta que vas a estar paseando unas 2 horas por caminos de tierra con algunos desniveles. Además, si visitar la tierra de los hobbits, lo mejor es que no te pierdas ningún detalle y hagas el recorrido de punta a punta.

También es importante que llevas una chaqueta con capucha impermeable si vas en invierno, pues las temperaturas muy bajas y lloviznas son frecuentes, así es mejor que vayas preparado.

Como recomendación final, si por casualidad aun no has visto el “Señor del Anillo” y “El Hobbit”, es mejor que lo hagas antes de ir a Hobbiton. Esto te ayudará a reconocer muchos más detalles, y la inmersión en el universo de Tolkien será aún más fuerte.

Hay muchas cosas que ver en esta aldea, la mejor parte de esta visita, es que durante el tour no solo verás todos sus rincones y pequeños detallas, también tendrás la oportunidad de conocer contándote anécdotas y detalles del rodaje. Algo fantástico para los fans de la trilogía, porque conocerán muchos detalles interesantes de su película favorita y las cosas que sucedieron tras bambalinas.

Es todo tan realista que parece que en cualquier momento aparecerá un hobbit para arreglar su jardín. Con todo lo descrito, son razones suficientes para adentrarte a un mundo de fantasía que, aunque fue creado con un propósito definido, no implica que desmerezca la increíble naturaleza que envuelve el lugar.

Un viaje indispensable si visitas Nueva Zelanda, con verdes colinas, coloridas flores y peculiares casas pequeñas que emergen de la tierra nos esperan. Hobbiton es un pueblo donde las casas tienen la apariencia de agujeros cavados en la ladera, puertas de madera pintadas en diferentes colores y unas anécdotas asombrosas sobre la zona y rodaje de las películas, que son parte de la aventura que podrás vivir en esta parte de Nueva Zelanda.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario