Kaikoura es un pintoresco pueblo costero que se encuentra inmerso entre las montañas Seaward Kaikoura y el océano Pacífico. Ubicada en la Isla Sur de Nueva Zelanda, a escasas dos horas de Christchurch, es un lugar fantástico para observar todo tipo de fauna marina como ballenas, focas, lobos marinos, albatros y delfines en su hábitat natural.

Es un destino perfecto para encontrarte con la vida marina, caminar por la costa y asombrarte con sus paisajes naturales cubiertos de nieve en invierno. Su nombre proviene del idioma maorí, que significa “comida de cangrejo de río”, esto hace referencia a los orígenes marisqueros de esta ciudad neozelandesa. El origen de Kaikoura se remonta a la industria de la caza de ballenas, siendo un punto de atracción de vida salvaje.

Actualmente es una importante base para nadar con delfines y poder avistar ballenas o contemplar aves marinas. Además, es un popular destino turístico con una gran oferta de alojamientos, restaurantes y actividades para todo tipo de viajero y público.

Su abundante flora y fauna marina hacen de Kaikoura, un recorrido maravilloso por la naturaleza que combina actividades en tres elementos fundamentales: montañas, tierra y mar.

Qué hacer en Kaikoura

Lo mejor es que puedes apreciar las estaciones en sus hermosos paisajes con múltiples actividades para todos los gustos. Ya sea que te guste simplemente observar la belleza circundante, caminar por las costas o actividades de mayor adrenalina.

Caminatas y rutas de senderismo

El impresionante paisaje de Kaikoura se explora mejor con un recorrido a pie con una gran variedad de paseos por la costa. Esta espectacular caminata comienza en el aparcamiento de Point Kean y durante aproximadamente 4 kilómetros recorres asombrosos acantilados, colonias de focas, faros, playas y varios miradores.

Kaikoura Peninsula Walkway

Es una caminata de más o menos 3 horas con miradores desde el centro de la ciudad hasta Point Kean. Disfrutarás de unas vistas increíbles y de la colonia de focas.

El recorrido comienza desde el estacionamiento en South Bay o Point Kean. Alternativamente, durante la marea baja, parte de la caminata se puede completar a lo largo de la costa. Lo verdaderamente asombroso además de ver acantilados y las montañas alrededores, es que podrás admirar una gran cantidad de vida marina en el mar y focas en tierra.

Sendero de la costa

Descubrirás una costa con abundante vida silvestre, cimas cubiertas de plantas y tierras de cultivo en un viaje de dos días. A lo largo del camino, encuentras refugios para almorzar con excelentes vistas panorámicas. Una gran oportunidad para adentrarte en la verdadera Nueva Zelanda y conocer familias de agricultores que han vivido en las montañas durante generaciones con un estilo de vida fascinante.

Sendero de Hinau

Es un circuito de 45 minutos a través de un bosque peculiar con una serie de grandes árboles hinau y gran variedad de nativos. El sendero Hinau está bien formado y es adecuado para familias. Cuenta con un área de picnic en el estacionamiento que tiene excelentes vistas de Kaikoura.

Monte Fyffe

Las magníficas vistas de las llanuras y la península de Kaikoura recompensan a quienes escalan el Monte Fyffe. En un día despejado, la vista en los niveles más altos incluye la Península de Banks y la Isla Norte. Para llegar hasta este lugar, desde el aparcamiento de Mt Fyffe, debes seguir la carretera 4WD hasta la larga cresta suroeste de la montaña. El camino va directo a la cumbre en un viaje de ida y vuelta de unas 8 horas aproximadamente.

Avistamiento de ballenas

Apreciar la majestuosidad de las ballenas es uno de los tours fundamentales. Las ballenas Sperm gigantes se avistan durante todo el año y dependiendo de la temporada también es posible ver ballenas jorobadas, ballenas piloto, ballenas francas australes y ballenas azules.

Además, podrás observarlas desde excursiones en barco o vuelos chárter privados de observación de ballenas, una experiencia doblemente emocionante y llena de adrenalina en una excursión que dura aproximadamente, tres horas.

Una de las empresas más conocidas es Whale Watch Kaikoura, fundada en 1987 por la tribu maorí Ngati Kuri. Actualmente, pasean a los turistas en catamaranes acondicionados de tal forma que minimizan el ruido y la contaminación marina.

Nadar y tener un encuentro con delfines

Un lugar repleto de vida silvestre único en su clase, te da la oportunidad de conocer a los delfines en su hábitat natural. Las aguas costeras que comprenden un profundo sistema de cañones submarinos son la razón por la que aquí se encuentran tantas especies diferentes de vida marina.

Es una sensación inigualable nadar con estos animales simpáticos y queridos por todos, en completa libertad, en medio del mar y que te rodeen varios ejemplares de estos bonitos animales, algo único. Se puede realizar un tour de tres horas, adentrarse en el mar y compartir con ellos en su ecosistema.

Entre los delfines más vistos se encuentran los oscuros, que son unas criaturas acrobáticas, llenas de energía y agiles, que con el simple hecho de observar su comportamiento típico de saltos altos y saltos mortales seguramente te harán sonreír y te invitan a nadar con ellos.

Parque Nacional Abel Tasman

Su gran biodiversidad, tierras vírgenes, avistamiento de animales y senderos llenos de vida hacen de este parque nacional un lugar muy frecuentado por turistas. Se ubica en el extremo norte de la Isla Sur y se declaró parque nacional en 1942.

En este parque podrás disfrutar de playas de arena blanca, aguas turquesas y bosques tropicales, también cuenta con distintas actividades en medio de la naturaleza, como un paseo en kayak por el océano o acampar bajo un manto de estrellas.

Ver focas en Point Kean

Point Kean es uno de los lugares en el extremo de la Península de Kaikoura donde se concentra una colonia de focas y puedes observarlas descansando sobre las rocas de la playa. Además, podrás tomar un tour en kayak que te permite pedalear o remar para ver estos mamíferos marinos de una forma diferente.

Seal Swim Kaikoura

Otra opción muy buscada por el público, es bucear con lobos marinos en las aguas poco profundas de la hermosa península de Kaikoura.

Estos mamíferos pueden llegar a nadar a más de 30 km/h y bucear hasta 230 metros. Aunque esto los hace peligrosos por muy adorables que se vean, son bastante rápidos y ágiles, por ello no es aconsejable acercarse tanto, a menos que se esté acompañado de un experto.

Es una de esas experiencias simples en la naturaleza que abren tu mente a la pura magnificencia de nuestro entorno natural y sus asombrosos habitantes. Explorarás los bosques de algas marinas y los arrecifes de piedra caliza, hogar de pulpos, cangrejos de río, esponjas incrustantes e invertebrados intrincados que compiten por el espacio en los arrecifes rocosos.

Museo de Kaikoura

Ubicado en el emblemático edificio Craypot en el West End, ofrece un ambiente moderno y relajado con un enfoque contemporáneo. Es un viaje a través de las historias del entorno natural, social y cultural de Kaikoura.

Aquí vivió Robert Fyffe, quien llegó en 1840 con cuatro barcos balleneros para cazar a la ballena franca austral que vivía por la zona, una de las actuales protagonistas del turismo de la región.

Por medio de impresionantes colecciones, exposiciones, eventos y programas, da vida a la riqueza patrimonial que inspira a los visitantes a explorar y disfrutar de la diversidad e historia de Nueva Zelanda.

Aventuras en 4×4 en la granja de Glenstrae

Situada a 20 minutos al sur de Kaikoura se encuentra Glenstrae Farm en un entorno costero espectacular. Puedes apreciar los impresionantes alrededores de la costa entre montañas y ovejas, en un viaje que recorre a través de arbustos nativos y tierras agrícolas de colinas.

Entre los acantilados de Haumuri, verás lobos marinos tomando el sol antes de llegar a una pequeña cabaña en la propiedad para tomar té, café y galletas.

Club de golf

Ubicado a cinco minutos en auto del municipio de Kaikoura en la State Highway 1, este maravilloso campo de golf de 18 hoyos es ideal para todos los golfistas, desde principiantes hasta profesionales.

La casa club está abierta de jueves a lunes y el horario de atención es de 9:00 a. m. A 5:00 p. m. Practicar golf, mientras disfrutas de las espectaculares vistas es la mejor manera de relajarte después de un emocionante día de aventuras con mamíferos marinos.

Vuelos en helicóptero

¿Te imaginas volar por el aire y apreciar la belleza natural de Nueva Zelanda?, pues es posible con un tour desde helicóptero. Desde el cielo vas a observar las ballenas, manadas de delfines jugando en el agua y los imponentes picos de las montañas desde las alturas.

Apreciar el arte callejero

Mientras caminas, andas en bicicleta o conduces por las calles de Kaikoura, te vas a deleitar con el arte entre sus calles. Notarás que hay muchos edificios y estructuras que tienen arte de temática marina cada uno es único y vale la pena tomarse el tiempo para explorar.

Cómo llegar a Kaikoura

Podemos acceder a Kaikoura fácilmente ya que se encuentra entre las populares ciudades de Christchurch y Bleinheim.

Viajando por carretera

Se encuentra a unas 2 horas y 30 minutos en automóvil desde Christchurch a través del hermoso valle vinícola de Waipara y Cheviot. La carretera Mt Lyford Inland Route 70 de Waiau a Kaikōura está abierta las 24 horas, los 7 días de la semana.

Por su parte, ir desde Picton se toma unas 2.5 horas, mientras que desde Blenheim se toma unas 2 horas por la carretera costera SH1.

Transporte local

InterCity ofrece transporte diario en autobús entre Christchurch – Kaikoura y Picton – Kaikoura.

Viajando en tren

Con el mar extendiéndose hacia el horizonte en el este y las montañas extendiéndose hacia el cielo en el oeste, el viaje por la costa del Pacífico entre Picton y Christchurch es uno de los más bellos de Nueva Zelanda. 

Puedes tomar Coastal Pacific que es un tren de temporada que va desde la primavera (finales de septiembre) hasta el otoño (finales de abril).

Kaikoura es un sitio espléndido que te permite disfrutar y ser parte de la naturaleza, la vida marina y la sensación de tranquilidad y paz que se respira en sus montañas. Ha sido capaz de absorber una gran riqueza cultural que le ofrece a los viajeros y visitantes que deciden explorar las maravillas y apreciar un paisaje único repleto de costa, mar y acantilados.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario