La bella España tiene un encanto sin igual, y uno de los recorridos más espectaculares que puedes hacer, es la ruta de castillos en España. Quien no se ha sentido atraído por conocer y descubrir estos lugares impregnados de historia, riqueza cultural y patrimonial, definitivamente es una experiencia única.

España es uno de los destinos del mundo con mayor cantidad de castillos medievales, estas monumentales estructuras nos recuerdan un pasado poderoso que se vivió en estas tierras. Una bonita manera de conocer España, es a través de sus castillos, así que, si ya te convenciste en recorrer la colección de fortalezas, te proponemos una ruta de castillos en España.

Ruta de castillos para visitar

Son innumerables los castillos que puedes visitar en una ruta por España. Para ayudarte a elegir, hemos seleccionado algunos de los más famosos y representativos, así que según el tiempo de viaje, sitios y necesidades puedes elegir los que mejor se ajusten a tu ruta. Vamos a conocer esta ruta medieval con mucha historia y patrimonios de la humanidad.

El Castillo de Bellver (Palma)

Comenzamos esta ruta por uno de las conocidos y famosos, el castillo de Bellver en el corazón de Palma. Rodeado de un maravilloso entorno natural nos brindan un espacio inigualable en medio de la ciudad para disfrutar de la naturaleza y de unas vistas estupendas del Mediterráneo.

Es una de las obras arquitectónicas más emblemáticas de la ciudad de Palma, construida por el rey Jaime II de Mallorca en el 1300. Este castillo circular es el más antiguo de Europa ubicado en una colina, que funcionó como residencia para el monarca.

En los últimos años ha sido rehabilitado como sede del Museo de Historia de la Ciudad. Desde sus elevadas murallas nos brinda unas vistas privilegiadas de toda la bahía, la Serra de Tramuntana, el monte de Na Burguesa y el propio bosque mediterráneo que rodea todo el castillo de Bellver.

Castillo de la Mota (Valladolid)

Uno de los más grandes de Castilla y León, en la localidad de Medina del Campo, en la provincia de Valladolid. El castillo de La Mota se basa en cimientos que datan del siglo XII, cuando custodiaba una ciudad fortificada dentro del Reino de Castilla, en la frontera con León.

La visita inicia dando un paseo por la colina sobre la que se asienta el Castillo. Para llegar al interior del castillo, es necesario pasar por un punto intermedio en el foso de unos 20 metros. Luego al pasar el puente levadizo, se encuentra el escudo de los Reyes Católicos de antes de la conquista de Granada.

La entrada a la fortaleza se hace pasando la base de la torre del homenaje, pasando esta puerta, se llega al patio de armas. Este patio renacentista, porticado con columnas de ladrillo que soportan unos arcos apuntados que recuerdan a los originales.

El Castillo de Butrón (Gatika)

Este castillo de Butrón está situado en el término de Gatika, bastante cerca de la ciudad vasca de Bilbao. Se ubica sobre una colina, encima de unas rocas, y rodeado de un bosque centenario.

Desde el siglo XVI, el castillo fue escenario de continuas y cruentas luchas entre dos bandos de nobleza de Bizkaia. Los señores de Butrón, refugiados en el castillo, ejercían su poder en torno al territorio.

Rodeado de un frondoso y boscoso jardín, donde destacan las grandes palmeras, a orillas del río Butrón. El castillo, te brinda una experiencia de lo más increíble a nivel histórico y cultural, que aunque solo se puede ver desde el exterior, pues se encuentra abandonado, es absolutamente hermoso de observar.

Alcázar de Segovia

Patrimonio de la humanidad por la Unesco, es el símbolo de la ciudad vieja de Segovia. Se asienta sobre una colina situada entre los ríos Clamores y Eresma.

Este histórico castillo, que fuera también palacio real, tiene su principal atractivo en su majestuoso emplazamiento en lo alto de una colina rocosa por la que se extiende la ciudad histórica de Segovia.

Desde lejos destaca su poderosa torre del homenaje, con bóvedas interiores y ventanales geminados. Destacando el gran torreón de entrada, que fue levantada por orden de Juan II, el padre de Isabel ‘La Católica’ y Enrique IV.

Subir a la torre es una experiencia única con sus 156 escalones que permiten contemplar unas vistas maravillosas de la Segovia histórica. En el interior de este palacio hay salones y estancias decoradas en estilos mudéjares y góticos isabelinos.

El Castillo de Loarre (Huesca)

Construido en el siglo XI, el castillo de Loarre fue primero palacio real, más tarde monasterio y, actualmente un escenario de películas. Su imponente muralla que lo rodea y sus once torreones te ofrecen vistas de gran belleza.

El Castillo de Loarre se encuentra a 1,070 metros de altura, en la ladera de una empinada montaña y ocupa una extensión de unos 2,200 metros cuadrados.

Destacan la pequeña capilla, la cripta de santa Quiteria, situada a la entrada y la majestuosa iglesia del castillo, en la que destaca la cúpula por lo poco habitual que es en el románico. El castillo se sitúa en las faldas de la sierra de Loarre, en la provincia de Huesca, a menos de 15 kilómetros de la localidad homónima.

Castillo de Belmonte (Cuenca)

Es una fortaleza de origen renacentista y estilo gótico-mudéjar, situado al suroeste de la provincia de Cuenca. Fue fundado en el siglo XV por el primer marqués de Villena, el hombre con más poder de Castilla en su época.

Famoso por alojar a Juana La Beltraneja o a Eugenia de Montijo, ha sido escenario de superproducciones cinematográficas como El Cid o del Campeonato Mundial de Combate Medieval.

En la puerta de acceso encontramos una portada gótica. La planta del castillo denominada de «estructura atenazada«, fue construida sobre un triángulo equilátero con dos cuerpos en dos de sus lados, y en el otro, la torre del homenaje.

En el interior se conservan habitaciones, galerías, la capilla, y varios arcos. Algunos de estos elementos son originales y otros forman parte de las reformas del siglo XIX, en estilo neogótico.

El Castillo de Coca (Segovia)

Construido en el año 1453 por el ilustre obispo de Ávila, don Alonso de Fonseca, bajo la dirección del arquitecto Alí Caro. En 1928 fue declarado Monumento Histórico Nacional. Actualmente está instalada una Escuela de Capacitación Forestal.

El estilo del castillo es gótico-mudéjar y está considerado como una de las joyas de España en este estilo. Su ubicación es particular, ya que es de los pocos castillos que no se levantan sobre un cerro, sino en una zona llana sobre un ancho y profundo foso con intención defensiva.

Castillo de Manzanares el Real (Madrid)

Es el más emblemático y mejor conservado de la región madrileña. Construido en 1475 sobre una ermita románico-mudéjar en honor a Santa María de la Nava. Es un monumento histórico ya que, en él se firmó en 1983 el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid.

El castillo, de estilo gótico isabelino, es una importante muestra de la arquitectura militar castellana del siglo XV. Aunque, fue creado inicialmente como fortaleza defensiva, rápidamente se transformó en el palacio residencial de la Familia Mendoza.

El Castillo de Peñafiel (Valladolid)

Esta fortaleza medieval fue declarada Monumento Nacional en 1917 y en la actualidad se ha convertido en todo un emblema para la Ribera del Duero. El castillo de Peñafiel comenzó a levantarse en el siglo X, aunque su aspecto actual tuvo lugar en los siglos XIV y XV.

El castillo y sus murallas son visibles desde el pueblo de Peñafiel, y las viñas de los alrededores de las zonas, convirtiéndose en un símbolo de esta zona vinícola.

Castillo de los Templarios de Ponferrada

Una de las fortificaciones medievales más complejas y misteriosas de España. Aunque en realidad, más que un castillo podemos decir que se trata de un gran recinto amurallado, en el que varias edificaciones han ido coexistiendo a lo largo de los siglos.

Las reformas y añadidos van desde la primera cerca de la planta cuadrada de principios del siglo XII, hasta las últimas zonas construidas a finales del siglo XV y principios del XVI.

El Castillo de Vélez-Blanco (Almería)

Se edificó en el siglo XVI, entre 1506 y 1515, por orden de Pedro Fajardo y Chacón, primer marqués de los Vélez. Está formado por dos construcciones unidas por un puente levadizo que constituye la entrada al segundo recinto.

El palacio está organizado en torno a un Patio de Honor, que representa una joya del arte del Renacimiento. El patio fue vendido en 1904 y actualmente está expuesto en el “Museo Metropolitano de Arte” de Nueva York.

Castillo de Peñíscola (Comunidad Valenciana)

Declarado monumento Histórico-Artístico en 1931, está emplazado en la zona más elevada del peñón, a 64 metros sobre el nivel del mar. Fue construido por los caballeros Templarios. Edificaron el castillo a imagen y semejanza de los que antes habían construido en Tierra Santa.

El recinto amurallado dispone de tres puertas: Sant Pere (San Pedro) o del Papa Luna, Portal Fosc o de Felipe II y la puerta de Santa María, esta última del siglo XVIII. Destaca en las murallas los garitones defensivos, y el escudo del rey Felipe II con el blasón de Portugal.

Castillo de Olvera (Cádiz)

Declarado como Bien de Interés Cultural en 1985, el castillo de Olvera, de origen árabe, se encuentra situado sobre una roca a 623 metros sobre el nivel del mar, lo que permite divisar desde su parte superior hasta tres provincias diferentes.

Lo que más destaca del castillo y lo hace inconfundible de otros de la provincia son dos elementos: la torre del Homenaje y dos torres circulares. La torre del homenaje es de planta rectangular y con algunas saeteras. Las torres circulares, se alzan sobre el escarpado de la peña y están coronadas por chapiteles de teja.

Castillo de Olite (Navarra)

Fue uno de los castillos medievales más lujosos de Europa. El castillo de Olite sufrió diversas transformaciones durante los siglos XIII-XIV. Esta parte es la que se conoce como Palacio Viejo y la que actualmente acoge el Parador Nacional de Turismo “Príncipe de Viana”.

El conjunto formado por sus estancias, jardines y fosos, rodeados por las altas murallas y rematados por las numerosas torres, hacen de este lugar un encuentro mágico.

La visita se puede iniciar en el Palacio Viejo, hoy Parador de Turismo, la Iglesia gótica de Santa María y la Iglesia románica de San Pedro, que posee un claustro y una torre gótica rematada por una aguja.

Castillo de Cardona (Barcelona)

Es uno de los castillos más bonitos de Cataluña. Se comenzó a construir hace dos mil quinientos años y durante la edad media fue la residencia de los señores de Cardona.

Alberga la Colegiata de san Vicenç o de san Vicente, Monumento Nacional desde 1931, es uno de los lugares más impactantes e importantes del castillo de Cardona. En su interior se han rodado varias películas y anuncios.

Castillo de Monterrey (Orense)

Ubicado en la parroquia de Santa María, situado en una colina que domina el valle del río Támega, en la confluencia de las carreteras que unen Puebla de Sanabria y Ourense.

El conjunto fortificado se construyó, en su mayor parte entre los siglos XIV y XV, llegando a convertirse, a finales del XV, en una de las residencias señoriales más importantes de toda Galicia.

El conjunto monumental está formado por tres recintos amurallados, que se levantan en la parte superior de una pequeña colina. En el primer recinto, el mejor conservado, se encuentra el castillo, la iglesia de Santa María de Gracia y el Palacio de los Condes de Monterrey.

En el segundo recinto hay varios restos de edificios de diferentes épocas, que se han conservado parcialmente, entre los cuales destaca el Hospital de la Santísima Trinidad, recientemente restaurado.

Por último, en el recinto más alejado se encuentra el Colegio de los Jesuitas y el convento de San Francisco, que se han reformado para el uso hotelero del Parador.

Alcalá del Júcar (Albacete)

Se sitúa en un alto cerro de la localidad, en una plataforma separada por un foso artificial. Con un torreón pentagonal, y dos pequeñas torres de planta circular, dispuestas en tres alturas.

El castillo de Alcalá del Júcar tiene su origen en las fortificaciones erigidas por los almohades desde finales del siglo XII y finales del siglo XIII, cuando esta zona del Júcar se estableció como frontera entre Castilla y el Imperio Almohade.

Castillo de Almodóvar (Córdoba)

Visitar este majestuoso castillo cordobés es un emocionante viaje en el tiempo. Los orígenes de la fortaleza se remontan a la época romana, pero el castillo fue construido por los árabes en el año 760.

Podrás pasear por el patio de armas, subir a la torre del homenaje, y bajar a las mazmorras, subir a la torre redonda, donde se encuentra el pleito homenaje de Pedro I “el Cruel”. Visitar el vestidor del Rey, contemplar las armas del medievo y finalizar conociendo la capilla de la Virgen del Rosario, patrona de Almodóvar del Río.

La alcazaba de Almería

Se asienta en un cerro aislado desde el que se domina la ciudad y la bahía de Almería. Declarado Bien de Interés Cultural y máximo exponente de la herencia musulmana en la ciudad de Almería.

En el lugar puedes apreciar un gran descampado que se utilizaba para que acampara la tropa y para que se refugiara el pueblo en caso de ataque.

También cuenta con palacios, baños, aljibes, tiendas y una mezquita. Además, cuenta con dos torres defensivas y una torre del homenaje, que se utilizaba como residencia.

Castillo de Santa Florentina (Barcelona)

Esta construcción del siglo XI que se encuentra en Canet de Mar, un municipio de la comarca barcelonesa del Maresme. Tal vez lo conozcas más como Colina Cuerno o Horn Hill si has visto Game of Thrones.

De todo el conjunto hay que destacar el claustro, que fue trasladado desde el monasterio del Tallat, en La Conca de Barberà. Se conserva también una notable colección de obras de artistas catalanes de principios del siglo XX.

Castillo de Zafra (Guadalajara)

Es una espectacular fortaleza medieval situada en un lugar remoto del municipio de Campillo de Dueñas en la provincia de Guadalajara. El castillo se levanta imponente sobre un espolón rocoso de la Sierra de Caldereros a unos 1,400 metros de altura.

Actualmente es propiedad privada y se encuentra bajo protección, por lo tanto solo es posible visitarlo desde el exterior.

Castillo La Calahorra (Granada)

Una impresionante fortaleza islámica califal construida en el siglo IX y muy reforzada y ampliada en tiempos de Al-Haquem II, a finales del siglo X.

Se trata de la Fortaleza Califal más grande y poderosa de la Europa Medieval, protegida desde lo alto de una colina de la localidad de Gormaz, consta de 28 torres y un perímetro de más de un kilómetro.

En el alcázar encontraremos la torre de Almanzor (S.X), la sala de armas y la torre del homenaje. El recinto amurallado era el lugar donde se asentaba la tropa, las caballerizas, almacenes y una gran alberca excavada en la roca.

Castillo de Alquézar (Huesca)

Es un conjunto compuesto por diversas edificaciones del siglo XI y la mayor parte de lo hoy visible data del siglo XVI. Se sitúa en el norte de Aragón, a tan solo 50 kilómetros de Huesca ciudad.

De la fortaleza quedan en lo más alto del cerro dos de los lienzos de una torre cuadrangular, una iglesia de planta cuadrada y cabecera plana consagrada en 1099 y la torre albarrana, con una interesante puerta de acceso en la primera planta.

Castillo de Jadraque (Guadalajara)

Se llama también Castillo del Cid pues aparece citado en el poema épico del siglo XII (1140) el Cantar del Mio Cid, en cuyas páginas se hace referencia a este castillo junto con otras localidades de la actual Guadalajara.

Ubicado sobre un cerro testigo del valle del río Henares a 959 metros sobre el nivel del mar. Se compone de varios elementos: altos muros reforzados por torres de planta semicircular y rectangular, la barbacana o liza perimetral, la puerta principal de acceso al sur, flanqueada por dos torres, una cuadrada y otra redonda.

Al interior, podemos observar el patio de armas, el patio principal, en el que se ubican dos aljibes de agua de lluvia, diversas estancias de servicios, una torre pentagonal y el pórtico en forma de U. Por último, el palacio o estancias palaciegas, formado por dos plantas principales y un sótano y al que se accede a través del pórtico.

¿Con ganas de más fortalezas? Hacer una ruta de castillos en España es un plan increíble, pues vas a conocer lugares mágicos y hermosos. Además, encontrarás monumentos dignos de admirar que han sido testigos de historias, guerras y valor patrimonial.

Son muchos los castillos y fortalezas que nos ofrece España, un destino espectacular con grandes historias que son contadas a través de sus muros. Cada uno de estos lugares en la ruta de castillos en España, te brinda experiencias únicas y en especial, paisajes y vistas asombrosas de un pasado maravilloso.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario