Una ruta por Rumania no puede dejar fuera a la ciudad de Sibiu, una preciosa localidad ubicada en el sur de Transilvania. A diferencia de otras ciudades rumanas, Sibiu está bien preparada para el turismo y se jacta de tener un maravilloso casco histórico medieval perfectamente conservado. En otras palabras, visitar esta ciudad es un verdadero placer que todo viajero debe experimentar.

Para conocer todo lo que Sibiu tiene para ofrecer, hemos preparado esta guía súper completa con todo lo que puedes hacer en un día. En nuestro itinerario por la ciudad vamos a recorrer las antiguas murallas, sus tres preciosas plazas y nos perderemos en su laberinto de calles que transmiten historia en cada uno de sus rincones.

sibiu-Rumania

Historia de Sibiu

Desde la época medieval, Sibiu ha sido el centro de la minoría alemana en Rumania. Ello se debe a que en los siglos XII y XIII la región fue colonizada por pobladores alemanes a los que se los conocía como “los sajones de Transilvania”, quienes tenían el objetivo de defender las fronteras del Reino de Hungría. Fueron precisamente ellos quienes construyeron Sibiu (Hermannstadt, en alemán), que fue la más grande y rica de las siete ciudadelas amuralladas que levantaron. 

¿Sabías qué? Sibiu fue construida en una pendiente rodeada de fortificaciones y se dividió claramente en dos sectores. La Ciudad Baja era donde vivían los artesanos y comerciantes, mientras que la Ciudad Alta era el hogar de la élite religiosa y los ciudadanos más ricos. Entre ambas zonas hay un laberinto de callejones, pasajes y escaleras que las comunican entre sí. 

Al poco tiempo, Sibiu representaba toda una tentación para los invasores, por lo que debió ser fortificada. De hecho, 50 años después de su fundación, la ciudad fue arrasada por los mongoles. En los siglos posteriores se construyeron cuatro anillos defensivos que la protegieron de los turcos en varios intentos de asalto. Finalmente, en el siglo XIX muchos edificios antiguos fueron demolidos para ampliar la ciudad, aunque el centro histórico se preservó. 

Hoy en día, con 900 años de historia, Sibiu se presenta como uno de los destinos más turísticos de Rumania. Además, fue la primera ciudad del país en ser designada Capital Europea de la Cultura. Su casco histórico conformado por calles empedradas y casas con tejados rojos fue restaurado en el 2007, gracias a lo cual los turistas pueden disfrutar de todo su encanto. 

¿Cómo llegar a Sibiu?

A Sibiu se puede llegar fácilmente en tren, en autobús o en coche.

Por carretera es posible llegar desde Brasov, por la E-68 (145 km), Cluj-Napoca, por la E-81 (168 km) y desde Bucarest, que se encuentra un poco más lejos (a 277 km), por la E-81. Timisoara, cerca de la frontera húngara y serbia, se encuentra a 285 km que implican unas 4 horas de viaje. La zona central de Transilvania en general tiene buenas carreteras, pero las obras y el tráfico pueden demorar un poco el viaje.

Con respecto a los trenes, tienen sus ventajas y desventajas. Lo malo es que no son muy cómodos y son bastante lentos, pero lo bueno es que es un medio muy económico. Por ende, si viajas con poco presupuesto será el mejor recurso para llegar a Sibiu. La ciudad posee conexiones directas con Brasov, Bucarest, Cluj-Napoca y otras.

El bus es una buena alternativa para trayectos cortos, ya que son más rápidos que los trenes y también bastante económicos. 

Finalmente, Sibiu posee aeropuerto, pero no tiene conexiones con todos los países europeos. Por eso, lo mejor es usar este medio solo para vuelos internos, por ejemplo desde la capital. Si viajas desde España, por ejemplo, deberás hacer escala previa en Cluj-Napoca o Bucarest.

Recorrido de un día por Sibiu

casco-antiguo-de-Sibiu

Posiblemente, cuando comiences a caminar por las calles del centro histórico de Sibiu no sientas que estás en una ciudad del este de Europa. Por el contrario, lo más seguro es que sientas que estás en Alemania. Como te contamos al principio, la ciudad fue fundada por sajones y en cada rincón se hace notar la presencia germana, especialmente en la arquitectura, los nombres de calles y edificios y en la gastronomía. Por eso, pasear por Sibiu es muy similar a hacerlo por cualquier pueblo medieval del centro de Europa.

Como ya sabes, la ciudad se divide en una parte alta y una baja. Tradicionalmente, la Ciudad Alta estaba rodeada de murallas, siempre fue la más rica y el sitio donde se desarrollaba el comercio. Allí es donde se encuentran las principales plazas de Sibiu y los monumentos más destacados. La Ciudad Baja, por su parte, se desarrolló entre el río y las murallas y era el sitio donde vivían las clases trabajadoras. Aquí encontrarás edificios más austeros y algunas plazas de menor tamaño.

No caben dudas de que el principal atractivo de Sibiu es su casco antiguo. Esta zona comprende un conjunto de callejuelas adoquinadas, casas pintorescas, escaleras y pasadizos, todo organizado en torno a dos plazas principales: la Plaza Grande y la Plaza Pequeña. El centro histórico de Sibiu también destaca por ser en gran parte peatonal. Gracias a ello podrás disfrutar de la belleza de los edificios y sus terrazas sin la presencia molesta de los coches. A su vez, esto reforzó el carácter comercial y turístico de esta zona de la ciudad, atrayendo una gran cantidad de comercios y bares.

Los principales atractivos y sitios que ver en Sibiu en un día son:

Plaza Grande

La Plaza Grande o Piata Mare de Sibiu hace honor a su nombre. Esta fantástica plaza peatonal es la más grande de la ciudad y desde hace siglos sirve como centro neurálgico. Allí funcionó el antiguo mercado de trigo e, incluso, fue el sitio donde se realizaban las ejecuciones públicas en la Edad Media. Hoy en día, es uno de los rincones más animados de la ciudad.

Es el corazón de la antigua ciudad amurallada (es decir, la Ciudad Alta) y en torno a ella se organizan muchos de los edificios más importantes de Sibiu. Asimismo, es la sede de grandes eventos que van desde mercadillos navideños hasta conciertos. En sus laterales hay también una gran cantidad de restaurantes con terrazas y heladerías.

El enorme cuadrado rectangular que representa la Plaza Grande fue pensado en 1366. Sus dimensiones son espectaculares: 142 metros de largo por 93 metros de ancho, es decir, una de las más grandes de Transilvania. De ella nace la principal vía peatonal de la ciudad, la Strada Nicolae Balcescu, en cuyo recorrido verás una gran cantidad de comercios, cafeterías y restaurantes. Si paseas por esta calle hasta el final, llegarás a dos importantes parques de Sibiu: el Parque Astra y el Parque Cetatii, ambos perfectos para tomar un descanso.

Plaza-Grande-de-Sibiu

Los monumentos que rodean la plaza posiblemente pronto pasen a integrar la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, por lo que te imaginarás su valor. Entre ellos verás una iglesia católica de estilo barroco construida a principios del siglo XVIII. También sobresalen la Torre del Ayuntamiento (o Torre del Consejo) del siglo XIII y el Palacio Brukenthal de finales del XVIII. El palacio es de estilo barroco y hoy en día acoge al museo más antiguo de Sibiu, que exhibe una interesante colección de arte rumano y occidental, además de esculturas religiosas.

La Torre del Ayuntamiento, por su parte, es perfecta para disfrutar de la mejor panorámica de la plaza. Por apenas 0,20 € podrás subir a lo alto de ella y tener unas magníficas vistas de todo el casco antiguo de Sibiu. A su vez, este icónico edificio sirve de conexión con la Plaza Pequeña.

Torre del Ayuntamiento

La Torre del Ayuntamiento o Torre del Consejo es uno de los monumentos más famosos de Sibiu. Sus orígenes se remontan al siglo XIII, momento en que servía como puerta de entrada al segundo recinto amurallado de la ciudad. Aunque, a lo largo de los siglos fue remodelada en diferentes ocasiones y ha tenido varios usos. Por ejemplo, en una época se usó como granero, luego como plataforma de observación de incendios y también albergó al Museo Brukenthal de objetos medievales.

Para acceder al interior de la torre deberás ir a la Plaza Pequeña, donde se encuentra una pequeña puerta que lleva a ella. Una vez dentro encontrarás una estrecha escalera que conduce al mirador del casco antiguo de Sibiu. Las vistas de la Plaza Grande y Plaza Pequeña desde allí son una de las mejores, incluyendo también a las montañas Fagaras en los Cárpatos.

Torre-del-Ayuntamiento-Transilvania

Palacio Bukenthal

El Palacio Brukenthal también merece una mención aparte. Se encuentra situado en el extremo oeste de la Plaza Grande, junto al Ayuntamiento. Como te contamos antes, su construcción se remonta al año 1785, momento en que estaba destinado a ser la residencia de Samuel von Brukenthal, el gobernador del Gran Principado de Transilvania en aquel entonces.

Se trata de uno de los monumentos barrocos más importantes de Rumania, cuya fachada principal sobresale de los demás edificios de la plaza. Su elemento central es el gran marco de piedra que hay en el portal y es sostenido por columnas. El mismo está decorado con elementos como el escudo dorado de Samuel von Brukenthal, urnas, rosetones y festones. El edificio posee un sótano, una planta baja, un segundo piso y una planta alta. A ello se suman dos patios, uno de los cuales posee un hermoso jardín con una serie de bustos de bronce que representan personalidades destacadas del medio cultural local.

Volviendo a la historia, Samuel von Brukenthal poseía una rica colección de arte que años más tarde su familia decidió exhibir al público. Así nació el museo más antiguo de Rumanía, que en los dos últimos siglos ha enriquecido su colección hasta convertirse en una de las más grandes del país.

Se trata de una visita que cualquier amante del arte debería hacer. Si bien todo el museo es interesante, lo mejor de todo son las Galerías de Arte Brukenthal. Este espacio se encuentra repleto de pinturas alemanas, holandesas, flamencas, italianas, españolas y francesas de los períodos renacentista, barroco y rococó.

Palacio-Bukenthal

Iglesia Católica Romana (Biserica Romano-Católica)

El lado norte de la Plaza Grande es dominado por la Iglesia Católica Romana (Biserica Romano-Católica), uno de sus edificios más destacados. Se trata de un templo barroco levantado a principios del siglo XVIII, luego de que Transilvania fuera anexada al Imperio Austrohúngaro. Doce años más tarde, en 1738, se incorporó al templo la torre campanario.

Si bien el exterior puede no llamar mucho la atención, vale la pena asomarse a su interior y apreciar las columnas de mármol y un fresco situado detrás del altar de 1777. Además, dentro del templo se encuentra la tumba de piedra de Otto Ferdinand de Abensberg, un comandante militar muy importante de Transilvania.

Al igual que la Torre del Ayuntamiento, bajo la torre del campanario encontrarás un túnel que conecta la Piata Mare con la Piata Mica.

Plaza Pequeña (Piata Mica)

Si pasas por debajo de la Torre del Consejo llegarás a la Plaza Pequeña de Sibiu, que es alargada y posee forma de herradura. Lo primero te llamará la atención es que no es precisamente pequeña, pero sí posee un ambiente más acogedor que su hermana mayor. Además de ser muy popular por sus restaurantes, a su alrededor también aparecen varios edificios notables. Entre ellos encontramos la Casa Luxemburg, un bonito edificio barroco que actualmente alberga un hotel; la Casa de las Artes de 1789 y el Museo de Farmacia (donde funcionó la primera farmacia de la ciudad).

¿Sabías qué? En esta farmacia trabajó Samuel Hahnemann, quien en el siglo XVIII inventó la homeopatía.

Al mismo tiempo, la plaza se encuentra rodeada de las casas de los comerciantes del siglo XIV al XVI. Las mismas poseen arcadas frescas y sombreadas en sus plantas bajas, mientras que en sus techos se distinguen unas pequeñas buhardillas a las que muchos las conocen como “los ojos de Sibiu” (si notas que te están observando, es eso).

La mejor manera de descubrir los encantos de la plaza es dando un paseo bajo sus soportales, sentarte a tomar algo en alguna terraza o subir a la Torre del Ayuntamiento para contemplarla desde las alturas.

En el centro de la Plaza Pequeña desemboca una calle muy amplia conocida como Strada Ocnei, que une la ciudad alta y la baja. La misma también pasa por debajo del gran protagonista de la plaza: el Puente de las Mentiras. Fue construido en 1859 por el alemán Friedrich Hütte y representa el primer puente de hierro forjado de Rumania.

puente-de-las-mentiras-sibiu

Al Puente de las Mentiras se asocian diferentes leyendas sobre los mentirosos, como la que dice que el puente puede derribar a cualquiera que diga una mentira estando sobre él. Lo cierto, es que se ganó ese apodo por una mala traducción del alemán. Más allá de su nombre poco amigable, se encuentra siempre adornado con flores y tiene un ambiente muy romántico, especialmente por las noches.

Plaza Huet

Desde el Puente de las Mentiras se cruza hacia la tercera plaza más importante del centro de Sibiu: la Plaza Huet. Allí se encuentra uno de los templos más llamativos de la ciudad, la Catedral Luterana, cuyas grandes dimensiones no pasan desapercibidas.

En la Plaza Huet solían estar las primeras fortificaciones de Sibiu, allá por el año 1100. La construcción más destacada es la Torre de las Escaleras, la cual custodia la escalera que conduce hasta la Ciudad Baja. La torre original data del siglo XIII, aunque en 1542 se reemplazó por la estructura actual.

Catedral Luterana de Sibiu

El templo de estilo gótico más famoso de la ciudad es la Catedral Luterana de Santa María. Construido en el siglo XIV sobre los restos de una antigua iglesia del siglo XII, llama la atención por su enorme campanario de 73 metros de altura, el cual es visible desde varios puntos de la ciudad.

Durante tres siglos la iglesia se utilizó como lugar en donde eran enterrados los alcaldes, condes y personalidades destacadas de Sibiu. En 1796 esta práctica fue prohibida, aunque se hizo una excepción en 1803 cuando el barón Samuel von Brukenthal fue enterrado en la cripta.

Del interior del templo lo que más llamará tu atención es el enorme órgano barroco de 1671. Aunque, la mejor experiencia que puedes vivir allí es subir a lo alto de la torre y descubrir unas vistas inmejorables de Sibiu.

catedral-luterana-transilvania

Catedral de Santa la Trinidad

Si quieres conocer un templo con un interior bien llamativo, entonces camina hasta la Catedral de la Santa Trinidad. La decoración de este precioso templo ortodoxo te dejará con la boca abierta. Está clasificada como una de las iglesias ortodoxas más antiguas y grandes de Rumania, que al día de hoy sigue siendo un importante lugar de culto y una gran atracción turística.

La catedral ortodoxa de la Santa Trinidad es la sede del arzobispado rumano de Sibiu y Transilvania. Fue construida entre 1902 y 1906 por Virgil Nagy y Joseph Kamner, dos reconocidos arquitectos húngaros. Si bien el templo se levantó en apenas 4 años, la recaudación de fondos para la obra comenzó 45 años antes, cuando el obispo de Transilvania escribió por primera vez al emperador austríaco Franz Joseph I.

Si por fuera te resulta llamativo, espera verlo por dentro. Los detalles de su decoración hacen un interior magnífico completamente cubierto de frescos y coloridos mosaicos. También destaca su gigantesco altar dorado encabezado por una lámpara de araña brillante, pinturas y una enorme cúpula llena de frescos.

No te sorprendas si le encuentras cierto parecido con la mezquita de Santa Sofía de Estambul, puesto que su inusual ladrillo rayado y su cúpula central se planificaron con la intención de imitarla.

catedral-de-la-santísima-trinidad-de-sibiu

Ciudad Baja

Otra de las cosas que no puedes dejar de hacer en un paseo de un día por Sibiu es recorrer las calles de la Ciudad Baja (Oradul). Lo mejor de esta zona es que podrás cruzarte con los locales y verlos desarrollar su vida cotidiana.

Las viviendas de esta zona de la ciudad en su mayoría son de dos pisos de altura y más rústicas que la de la Ciudad Alta. No olvides que aquí vivían los comerciantes y las clases más bajas de la sociedad. A su vez, posee calles empedradas inusualmente anchas que conducen a pequeñas plazas. Un detalle de la Ciudad Baja es que alberga el restaurante más antiguo de Rumania, puesto en marcha en 1452 (si quieres comer en un sitio con mucha tradición, ya sabes a dónde ir).

El acceso a esta zona se realiza fácilmente desde la Plaza Pequeña, pasando por debajo del Puente de las Mentiras, o bien desde la Plaza Huet. Como te contamos antes, esta última posee uno de los accesos más bonitos a la Ciudad Baja, ubicado bajo la torre del siglo XIII que da acceso a la calle Turnului. Además, se trata de la única de las tres puertas de acceso al primer recinto de fortificaciones que todavía se mantiene en pie. Esto es todo un detalle, puesto que es la construcción más antigua de la ciudad.

ciudad-baja-de-sibiu

Murallas y torres de Sibiu

Como ya sabes, Sibiu fue una importante ciudad amurallada que llegó a tener 39 torres defensivas, cuatro puertas de acceso, cinco baluartes y cinco baterías de artillería. Por eso, para completar el paseo por sus atractivos imprescindibles, solo resta dirigirse hacia el sur para contemplar los restos de las antiguas murallas de la ciudad, cuyo emblema es la fantástica Torre de los Carpinteros.

A lo largo del paseo podrás ver los restos de las antiguas fortificaciones que alguna vez defendieron a la ciudad, como baluartes, torres y restos de la muralla. En donde mejor se aprecia este pasado defensivo es en los alrededores del Parque Cetatii. Aquí se conserva no únicamente la Torre de los Carpinteros, sino otras 2 torres defensivas del siglo XV. Además, muy cerca hay otra torre del siglo XVI.

Museo ASTRA

Si te queda tiempo, puedes hacer una visita al interesantísimo Museo ASTRA de Civilización Tradicional Popular. Este museo al aire libre se encuentra situado a 8 km del centro de Sibiu y sus 96 hectáreas acogen pequeños pueblos, granjas, iglesias y molinos que te darán una idea muy concreta de la vida rural en esas zonas. De hecho, es el museo de este estilo más importante de Rumania.

El Museo ASTRA nació en 1905 con el nombre de Museo de la Asociación, gracias al deseo de los rumanos de Transilvania de definir su propia identidad. Para que te ubiques en el contexto, en ese tiempo los pueblos de Europa Central y Sudoriental se estaban emancipando culturalmente.

Desde ese momento y hasta el día de hoy, el Museo ASTRA tiene el objetivo de conectar al público con los valores tradicionales. Si bien su perfil es etnográfico, la misión del museo va más allá de la promoción de lo tradicional en el pasado, si no que muestra también cómo confluye lo tradicional y lo moderno.

El museo se encuentra en un paisaje natural excepcional que le suma mucho encanto a la visita. Cuenta con más de 400 casas tradicionales, espacios adecuados para ferias, talleres, espectáculos y más; un lago, un parque infantil, más de 10 km de callejones pavimentados y mucho más. En pocas palabras, ofrece un paseo relajado y a su vez educativo en un contexto inmejorable. Nuestro consejo es que no te lo pierdas.

museo-ASTRA

Puedes llegar fácilmente al museo tomando el bus 13. La entrada cuesta unos 3,5 €.

Plan para complementar la visita a Sibiu: iglesias fortificadas de Transilvania

Si te encuentras recorriendo Transilvania, luego de visitar Sibiu puedes dedicarte a conocer otros tesoros de la región. Un plato fuerte son las iglesias fortificadas de Transilvania, también conocidas como Iglesias Sajonas Fortificadas.

Las Iglesias Sajonas son un conjunto de templos construidos entre los siglos XI y XIII por los pueblos sajones y székely. Como ya sabes, en las ciudades importantes como Sibiu, estos pueblos levantaron grandes murallas defensivas. Pero, en los pueblos más pequeños las iglesias hacían de templo y fortaleza al mismo tiempo. Hoy en día, 150 de las 300 iglesias fortificadas que había en la antigüedad se mantienen en pie. De todas ellas, siete fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad. De estas siete, dos se encuentran en el departamento de Sibiu: Biertan y Valea Viilor.

Biertan

Biertan se encuentra a 75 km de Sibiu y es una de las iglesias fortificadas de Rumania más hermosas. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, varios kilómetros antes de llegar al pueblo ya llamará tu atención. A su alrededor se alza un sistema defensivo compuesto por tres anillos de murallas y torres que conforman una auténtica fortaleza medieval.

La Iglesia de Biertan fue construida entre los siglos XV y XVI ante la inminente posibilidad de que los otomanos invadieran la zona. Por eso mismo, el templo fue fuertemente fortificado de manera que se convirtiera en un lugar inexpugnable. Además, el tamaño de la iglesia era tal que podía refugiar al pueblo entero. Otro detalle del templo es su innovador sistema de protección con el cual protegían los objetos de valor que se guardaban en la sacristía. El mismo consistía en un mecanismo de bloqueo de puertas verdaderamente único para la época, que con una única llave podía cerrar 19 puertas de forma simultánea.

En tu paseo no solo podrás ver la iglesia, sino también recorrer las diferentes torres y niveles de las murallas. La visita no te dejará indiferente, ya que posiblemente sea el templo más representativo del conjunto de iglesias fortificadas de Transilvania.

Biertan-Transilvania

Valea Viilor

Esta iglesia es menos popular que la anterior, sin embargo, no por eso es menos espectacular. De hecho, es una de las fortificaciones más robustas de las construidas por los sajones. Así que, si tienes tiempo, no dejes de visitarla (además se encuentra a 50 km de Sibiu).

La iglesia fortificada de Valea Viilor está ubicada en el centro del pueblo y sobresale del resto de los tejados naranjas. Los elementos más destacados de la construcción son sus dos grandes torres, una correspondiente al campanario y la otra al coro de la iglesia, ambas fortificadas y muy bien conservadas.

Se trata de un templo de estilo gótico levantado a principios del siglo XVI, cuyo nivel superior se dispuso como refugio para defender a la población en caso de un asedio. A la par se construyeron murallas, agujeros de tiro y espacios que se usaban para lanzar proyectiles a los atacantes. Al mismo tiempo, el campanario, el coro y la nave de la iglesia estaban comunicados entre sí. De ese modo, se creó una verdadera fortaleza ubicada sobre la propia iglesia.

La iglesia de Valea Viilor también es dueña de un valioso patrimonio artístico. Ejemplo de ello son sus bancos de madera de carácter gótico y renacentista, el altar, el dosel sobre el púlpito y el órgano.

¿Qué te pareció este post? Esperamos que esta lista de lugares para visitar en Sibiu en un día te sea de ayuda para planificar el viaje. Creemos que si comienzas tu día temprano, podrás recorrer todos los sitios que mencionamos (incluyendo el museo ASTRA). También estamos seguros de que la ciudad te encantará. Después de todo, no en vano es considerado un destino pionero a nivel turístico.

Si ya conoces Sibiu, déjanos tu comentario y cuéntanos tu experiencia. Si no lo conocías, esperamos haber despertado en ti el deseo de hacerlo.

Créditos fotográficos

  • (https://pixabay.com/es/photos/sibiu-ciudad-torre-arquitectura-1540549/), por Tudor44 (https://pixabay.com/es/service/license/)
  • (https://pixabay.com/es/photos/sibiu-rumania-transilvania-3642768/), por falco (https://pixabay.com/es/service/license/)
  • (https://pixabay.com/es/photos/sibiu-ciudad-medieval-arquitectura-511913/), por ionasnicolae (https://pixabay.com/es/service/license/)
  • (https://pixabay.com/es/photos/transilvania-rumania-biertan-3642709/), por falco (https://pixabay.com/es/service/license/)

  • Comments are closed.