La provincia de Tarragona es conocida especialmente por sus playas. Sin embargo, posee mucho más para descubrir, incluyendo su importante patrimonio arquitectónico y natural. Es por eso, que en este artículo te contamos cuáles son los 15 pueblos más bonitos de Tarragona. Nuestra intención es que puedas conocerlos a todos y disfrutarlos al máximo.

Anímate a descubrir pequeñas localidades y villas ubicadas en entornos naturales únicos, con un ambiente donde se respira calma y tranquilidad. ¿Listo para comenzar?

pueblos más bonitos de Tarragona

Los 15 pueblos más bonitos de Tarragona

1- Miravet

Es un pueblo obligado de Tarragona, ubicado en la comarca de la Ribera del Ebre y dueño de un paisaje encantador. Cuando llegues a Miravet te encontrarás con varias casas tradicionales que se esparcen hasta la parte más alta del risco. A lo alto verás un impresionante castillo que termina de completar la postal.

Es una localidad pequeña, de unos 800 habitantes, pero muy visitada por el turismo, ya que aún conserva el esplendor de la época medieval.

Miravet, Tarragona

Si viajas en vehículo podrás llegar a Miravet por la carretera N420 hasta Mora d’Ebre y desde allí recorrer 10 km hasta el pueblo. Otra posible ruta es por la C12, que une las localidades de Mora la Nova y Tortosa.

Es un pueblo con una larga historia y que ha sido foco de diferentes guerras, como las Guerras Carlistas o la Guerra Civil. Durante este último conflicto bélico se produjo la Batalla del Ebro y todo Miravet fue bombardeado por las tropas alemanas. Por otro lado, el pueblo fue varias veces arrasado por importantes crecidas del río Ebro. De hecho, cuando camines por sus callecitas verás placas que indican el nivel al que llegó el río.

Uno de sus atractivos principales es el castillo templario que custodia el pueblo desde lo alto del risco. El lugar es una verdadera joya arquitectónica del siglo XII, que posee además una fortaleza y un convento. Podrás recorrer su interior o subir hasta la base y disfrutar de una espectacular vista panorámica del pueblo y del río Ebro.

El acceso al castillo comienza por una estrecha calle que parte desde el casco antiguo del pueblo. Desde allí debes seguir por una carretera que sube en zigzag hasta la cumbre, donde hay un estacionamiento. Otra alternativa es dejar el coche en la parte baja del pueblo, junto al río, y subir caminando por un sendero que sale desde la Iglesia. Esta segunda opción es buena en caso que no dispongas vehículo o simplemente prefieras caminar.

Miravet, Tarragona

Otra actividad más que recomendada es tomar un paseo en barca para descubrir el pueblo de una manera diferente.

2- Montblanc

Este pequeño pueblo medieval es la capital de la comarca de la Conca de Barberà y uno de los más importantes de la provincia de Tarragona.

Montblanc, pueblos más bonitos de Tarragona

Montblanc tiene la particularidad de ser el recinto amurallado más grande e importante de Cataluña, motivo por el cual recibe miles de visitas todos los años. Los amantes de la arquitectura y de la historia del medioevo se sienten especialmente atraídos por este rincón de Cataluña.

La Muralla de Montblanc es la principal atracción del pueblo. Es un recinto que data del siglo XIV, perfectamente conservado y conformado por un conjunto de torres, varios portales y puertas de paso. Desde las torres podrás disfrutar de encantadoras vistas de todo el pueblo de Montblanc.

Montblanc

Dentro del recinto se encuentra el casco histórico del pueblo, declarado en 1948 como Conjunto Histórico Artístico. Uno de los edificios más emblemáticos es la Iglesia de Sant Miquel y la Iglesia de Santa María la Mayor, dos espectaculares templos góticos que no puedes perderte.

Fuera de la muralla podrás visitar el antiguo Convento de San Francisco, uno de los más antiguos de Cataluña. Lleva este nombre en honor a san Francisco de Asís, quien (según la tradición) estuvo en el lugar allá por el año 1211.

En Montblanc encontrarás también muchos museos, pero, si deseas vivir una experiencia diferente puedes tomar una visita guiada a las pinturas rupestres. Se trata de una travesía de 8 km, de unas tres horas y media de duración, en la cual disfrutarás de una jornada única. La oferta turística es un combo perfecto de historia, naturaleza y cultura. Además, podrás entrar de forma gratuita al Centro de Interpretación del Arte Rupestre de las Montañas de Prades de Montblanc.

3- Prades

Esta pequeña localidad se encuentra enclavada entre el mar y la montaña, en la comarca del Baix Camp. Este pueblito medieval es dueño de una arquitectura singular, caracterizada por el color rojo de sus edificaciones. Por este motivo, es conocido también como Villa Rojiza.

Prades, Tarragona

La villa fue declarada como Conjunto Histórico Artístico y posee diversos puntos de interés, entre ellos la Iglesia Parroquial de Santa María. Durante el recorrido por sus calles encontrarás vestigios de su pasado árabe y medieval, que puede apreciarse en sus construcciones, como los arcos y puertas de entrada a la villa.

Otro punto interesante es la Ermita de la mare de déu de l’Abellera, que se encuentra a 10 minutos en coche por la carretera de Vilaplana. Es famosa porque en el año 1484 vivió allí Bernat Boïl, un monje que acompañó a Cristóbal Colón en su segundo viaje a América.

4- Altafulla

Es uno de los pueblos pertenecientes a la famosa Costa Dorada de Tarragona. Este pequeño pueblo costero ofrece un ambiente tranquilo, ideal para unas vacaciones o una escapada de fin de semana.

Se caracteriza por sus playas tranquilas y poco concurridas, rodeadas de una exuberante vegetación y casas blancas de los pescadores, que terminan de configurar uno de los paisajes más lindos de Tarragona.

Altafulla

Uno de sus principales atractivos es la playa con forma de medialuna, de más de un kilómetro de extensión. También puedes dedicarte un rato a recorrer el barrio Les Botigues de Mar, donde antiguamente vivían los pescadores, allá por el siglo XVIII.

Además de la playa, podrás dedicar un rato a recorrer su casco antiguo o La Vila Closa, el núcleo medieval amurallado del pueblo. Allí encontrarás un interesante patrimonio y una amplia oferta gastronómica.

5- La Vilella Baixa

La Vilella Baixa, Tarragona

La Vilella Baixa es un pueblo de la Comarca del Priorat, ubicado en la Sierra de Montsant. Se trata de una bella villa medieval cuyos edificios parecen amontonados uno encima del otro, sobre el barranco de Escaladei.

Como todos los pueblos más bonitos de Tarragona, la Vilella Baixa posee edificios emblemáticos, como la capilla de estilo neoclásico dedicada a San Juan Bautista, construida en el siglo XVIII. También destaca el antiguo puente de estilo románico sobre el río Montsant.

Para los amantes de la naturaleza es el destino perfecto, por los numerosos senderos que recorren la sierra de Montsant. Por ejemplo, a 20 km podrás visitar la Cartuja de Scaladei y otros atractivos que forman parte del impresionante patrimonio natural de la Vilella Baixa.

6- Horta de San Joan

Este pueblo se encuentra en una de las comarcas más desconocidas de toda Tarragona, la comarca de la Terra Alt. El pueblo se alza sobre una zona montañosa, en la cual se encuentra parte del Parque Natural de Els Ports. Cuenta la historia, que el famoso pintor Pablo Picasso se inspiró en este lugar a la hora de realizar algunas de sus obras de estilo cubista.

Horta de Sant Joan

Su casco antiguo fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional y entre sus edificios más emblemáticos destacan la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, que data del siglo XIII, famosa por sus grandes ventanales góticos.

La plaza central de La Horta es una de las más bonitas de España. Está rodeada varios edificios de sillería construidos durante el siglo XVI. Algunos de los edificios más inteligentes alrededor de ella son la casa Pessetes o el Centro Picasso.

Entre sus atractivos naturales destacan las Rocas de Benet, separadas del pueblo por una gran planicie. Es posible visitar el lugar gracias a un sendero perfectamente señalizado, apto para cualquier persona. Una vez en la cima, a un poco más de mil metros sobre el nivel del mar, disfrutarás de una preciosa vista de toda la planicie. El broche de oro se da los días claros, porque se pueden observar los Pirineos en el horizonte.

7- Tortosa

Es la capital de la comarca del Baix Ebre y el pueblo con el mayor conjunto renacentistas de Cataluña. Se ubica al lado del río Ebro, cerca del Delta y dividido por él en dos partes, lo cual hace que las vistas del pueblo sean aún más bonitas. Tortosa todos los años recibe turistas atraídos por su impresionante patrimonio artístico e histórico, por eso lo hemos considerado como uno de los pueblos más bonitos de Tarragona.

Tortosa, los pueblos más bonitos de Tarragona

Tortosa es increíble por donde se mire, especialmente para los amantes de la historia, el arte y la arquitectura. En todas sus construcciones encontrarás una mezcla de conceptos de las culturas musulmana, cristiana y judía. Posee edificios que se han ganado el título de Monumentos Nacionales, como ser el conjunto de los Reales Colegios, integrado por el Colegio de San Jaime y San Matías, el Colegio de San Jorge y Santo Domingo y la Iglesia de Santo Domingo.

La Catedral de Tortosa es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, ubicada en pleno centro. ¿Su principal atractivo? un conjunto de galerías subterráneas y un museo. Tampoco puedes dejar de visitar la famosa fortificación conocida como Castillo de la Zuda, el cual se alza en lo alto de una montaña, a modo de custodio de Tortosa. Subir allí vale la pena por la hermosa vista panorámica de todo el pueblo y el río Ebro. Si eres curioso, una vez que hayas visitado el castillo puedes llegarte hasta el antiguo cementerio árabe a cielo abierto, que se encuentra adyacente a la fortaleza.

Catedral de Tortosa

Tortosa es, además, sede de numerosas fiestas. La más famosa es la llamada Fiesta del Renacimiento, elegida por sus ciudadanos como uno de los 7 tesoros del Patrimonio Cultural de Tortosa. En esa ocasión el pueblo entero se decora con antorchas y los vecinos recorren sus calles vestidos con ropa de la época. Un espectáculo muy particular que merece la pena ser vivido. La festividad ocurre durante la segunda quincena del mes de julio.

8- Aiguamúrcia

Otro pueblo encantador de Tarragona es Aiguamúrcia, ubicado en los márgenes del río Gaià, en la comarca del Alt Camp. El encanto de esta localidad viene dado por su entorno natural cuyo sello principal está dado por los numerosos viñedos que rodean el pueblo.

Monasterio de Santa María de Santes Creus

Como todos estos pueblos de Tarragona, presenta varios monumentos y sitios de interés, entre ellos el Monasterio de Sant Llorenç del Munt situado en la cima de la Mola y dentro del Parque Natural de San Lorenzo de Munt y el Obac. Allí verás un buen ejemplo de la construcción religiosa catalana del período románico. De hecho, es uno de los pocos monasterios que conservan este estilo puro en la actualidad.

La Ermita de Santa Agnès es otro de los atractivos del pueblo que no puedes perderte. Se trata de una capilla construida bajo la roca, sobre la curva que lleva su mismo nombre.

Uno de los principales distintivos del pueblo es el cultivo de la viña, por lo que podrás visitar varias bodegas productoras de vino y cava, por ejemplo la bodega Celler Mas Vicen, para conocer esta actividad que es un distintivo de Aiguamúrcia.

9- Siurana

También conocida como Siurana de Prades, esta pequeña localidad pertenece al municipio de Cornudella de Monstsant, de la comarca del Priorato. Su sorprendente patrimonio artístico e histórico y el entorno natural en el cual se halla inmersa la hacen merecedora de formar parte de esta lista con los pueblos más bonitos de Tarragona.

Siurana Tarragona

Vale la pena recorrer el pueblo caminando, para poder vivirlo de cerca y descubrir cada detalle oculto tras sus muros. Cuando pases el arco que marca la entrada al pueblo te encontrarás con un conjunto de calles y casas de piedra perfectamente conservadas. Los balcones y ventanas de las viviendas están decorados macetas llenas de flores y poseen grandes puertas de madera que marcan el ingreso a las viviendas. Recorrer Siurana es como hacer un viaje en el tiempo y retroceder hasta la época del medioevo.

La Iglesia de Santa María es uno de los edificios más bonitos de la ciudad, ubicada en la Carrer Major. En el interior del templo se encuentra la imagen de la Virgen del Agua, a la cual acuden los habitantes de la zona para orar por las lluvias y las buenas cosechas.

También puedes llegar hasta las ruinas de un antiguo castillo de origen andalusí, ubicado en el borde del despeñadero. Lo más importante son las excepcionales vistas que tendrás de todo el pueblo y sus alrededores. Una postal que quedará grabada en tu retina.

El castillo es dueño de una antigua leyenda conocida como “El salto de la Reina Mora”. Según la historia, la reina Abdelazia escapó en caballo huyendo de las tropas cristianas. Cuando llegó al filo del voladero, el caballo frenó y ella cayó al vacío. Las marcas de las herraduras del caballo quedaron marcadas para siempre en la piedra, a modo de recordatorio de la tragedia ocurrida allí.

Siurana, los pueblos más bonitos de Tarragona

Los amantes del senderismo podrán disfrutar de las muchas rutas que ofrece Siurana, por ejemplo, la que llega a Salt de la Reina Mora y la del Camí antic.

10- Santes Creus

Esta pequeña localidad forma parte de la Ruta del Císter y se encuentra enclavada en el Alt Camp, rodeada de viñedos y un paisaje inigualable.

Sin lugar a dudas, el monumento más importante del pueblo y que más visitas recibe es el Real Monasterio de Santa María de Santes Creus. Esta impresionante abadía data del siglo XII (más precisamente el año 1168) y alberga en su interior las tumbas de importantes personajes históricos, como el Rey Pedro III de Aragón y su hijo Jaime II.

Real Monasterio de Santa María de Santes Creus, Tarragona

El edificio fue abandonado en 1835 y a principios del siglo XX fue declarado monumento nacional. Hoy en día, es uno de los conjuntos monásticos cisterciense mejor conservados de toda Tarragona.

Al llegar a Santes Creus te encontrarás con un gran recinto de edificios al cual accederás a través de dos pórticos. Cuando cruces el primero verás una pequeña estancia con viviendas de la actual población de Santa Creus. Luego, pasarás por bajo la puerta de la Asunción o Arco Real e ingresarás a una gran plaza rectangular rodeada del recinto del monasterio hacia el fondo, la iglesia, y el palacio Abacial en uno de los lados.

En el recinto del monasterio se proyecta a diario una presentación multimedia conocida como el Mundo del Císter, en la cual se brinda un recorrido virtual por el monasterio, su historia y la de los monjes cistercienses.

Ya sabes, no puedes perderte este hermoso pueblo de Tarragona y su impresionante monasterio.

Santes Creus, los pueblos más bonitos de Tarragona

11- Farena

Es otro de los pueblos más bonitos de Tarragona, cuyo principal encanto es el entorno natural que lo rodea, con rincones como la Poza de la Olla. Es precisamente por esto que no es posible acceder al pueblo en coche, por lo que deberás recorrerlo por completo caminando, y ahí radica su principal encanto.

Para llegar a Farena debes tomar la carretera TV7044 que parte desde la localidad de la Riba. El trayecto es de solo 14 km, pero la ruta es muy sinuosa por lo que deberás circular despacio y con cuidado.

Posiblemente el entorno que protege el pueblo haya hecho que sus construcciones parecieran no afectadas por el paso del tiempo. Cuando comiences a caminar por sus callecitas te encontrarás con una villa medieval con pequeñas casas de piedra, calles empinadas y perfectamente adaptadas al entorno.

Farena, los pueblos más bonitos de Tarragona

Esta pequeña villa se encuentra bañada por el río Brugent y ofrece muchas rutas de senderismo que recorren el hermoso entorno natural que rodea el pueblo. Uno de los senderos más recorridos es el que lleva hasta Toll de l’Olla, un remanso de paz de aguas cristalinas que cuenta con una poza y una cascada escondida en pleno bosque. Además, es una ruta sencilla y apta para grandes y niños, por lo que no hay excusas para no recorrerla.

El circuito en total es de unos 6 km y no presenta demasiados desniveles, salvo la última parte del camino. Pero, cuando llegues a la poza de agua y la cascada verás que el esfuerzo valió la pena, ya que la vista es encantadora. Ya lo sabes, agenda Farena como otro de los pueblos más bonitos de Tarragona.

12- Arnes

El bonito pueblo de Arnes se encuentra enclavado en la Vía Verde de la Terra Alta, convirtiéndose en un destino perfecto para los amantes de la naturaleza y el senderismo. Su encanto natural viene dado por el río Estrets, que ha ido formando una serie de pozas y saltos de agua, escondidos en medio de barrancos y configurando un paisaje hermoso. Además, se encuentra muy cerca de la Horta de Sant Joan, por lo que podrás visitar ambos lugares en un solo día.

Arnes, los pueblos más bonitos de Tarragona

Dentro de Arnes existen diferentes edificios de interés ubicados dentro del casco antiguo, al cual se accede por medio de los portales del Miguelete, del Sastre, del Portalet y de la Sardinera. El Ayuntamiento es el edificio más importante del pueblo y uno de los primeros de estilo renacentista de Cataluña.

Como en todo lugar, visitar las iglesias es una actividad casi obligada. En este caso, podrás conocer la Iglesia de Santa Magdalena, de estilo barroco, edificada sobre las ruinas de una antigua iglesia gótica.

13- Escaladei

El pueblo de Escaladei destaca por su bonito núcleo urbano, por su vino de excelente calidad y, especialmente, por ser el lugar donde se encuentra la Cartoixa d’Escaldei (Cartuja de Santa María de Escaladei), la primera de toda la Península Ibérica.

Cartuja d’Escaladei, Cambrils, los pueblos más bonitos de Tarragona

La Cartuja de Santa María de Escaladei es el principal monumento de la villa y el motivo por el cual el lugar es visitado por miles de turistas todos los años. La Cartuja fue fundada en el siglo XII por Alfonso el Casto y fue la primera de toda la Península Ibérica, de allí su gran importancia. Allí disfrutarás de una presentación audiovisual que cuenta la historia del lugar. También podrás dar un paseo por el recinto y contemplar los restos de la Iglesia, el claustro y unas celdas de clausura que fueron restauradas.

La visita la Cartuja de Escaladei se realiza caminando. Ni bien ingreses al lugar te encontrarás con los almacenes exteriores que hoy hacen de recepción del monumento y sala de conferencias. En la parte exterior te encontrarás con los restos de la capilla de San Bruno y la hospedería y la gran plaza del Ave María.

Además del recorrido por el lugar, podrás conocer cómo era la forma de vida de los monjes que allí vivían. Descubrirás cómo eran sus condiciones de vida y la rutina que llevaban, por ejemplo, rezos a horas intempestivas, ayunos y, lo más impactante, el silencio. Los monjes sólo abrían la boca para rezar y raramente se comunicaban unos con otros. Para ello, utilizaban un sistema de notas que se enviaban de celda en celda. Todo esto y mucho más descubrirás en el recorrido por la Cartuja de Escaladei, así que no puedes perderte este increíble pueblo de Tarragona.

Cartuja de Escaladei, Cambrils, los pueblos más bonitos de Tarragona

14- Riudecanyes

Es otro pueblo encantador de la comarca del Baix Camp ubicado a los pies de la sierra de l’Argentera.

Si quieres conocer los pueblos más bonitos de Tarragona no puedes dejar de visitar Riudecanyes. Una de sus singularidades son sus callecitas nombradas con los días de la semana que podrás recorrer caminando, mientras aprecias los monumentos más importantes de la villa. Entre ellos, destaca el castillo-monasterio de Sant Miquel d’Escornalbou, el más importante del lugar.

Este monasterio funcionó, además, como castillo debido a su ubicación privilegiada en la cima de una montaña y los fuertes muros que lo rodeaban. Con el tiempo, esta monumental obra terminó convirtiéndose en una propiedad privada.

castillo-monasterio de Sant Miquel d'Escornalbou

Otro edificio destacado de la ciudad es la Iglesia de San Miguel, construida en estilo románico. También podrás visitar la Iglesia Parroquial de estilo renacentista dedicada a San Mateo.

El pueblo se encuentra al lado del embalse de Riudecanyes, el cual comenzó a funcionar en 1918, impulsado por la Comunidad de Regantes de Riudecanyes. La finalidad de la obra era abastecer de agua potable a la ciudad de Reus. Hoy en día se utiliza para regadío de otros pueblos de esta comarca tarraconense y es centro de actividades náuticas, como paddle surf, hidropedales y kayak.

15- Cambrils

Así llegamos al final del recorrido por los pueblos más bonitos de Tarragona. En este caso, les presentamos la bonita localidad de Cambrils, un pequeño pueblo de pescadores de la Baix Camp, donde el puerto y el paseo marítimo son sus principales atractivos.

Su sello particular está dado por su gastronomía y sus muchas fiestas que giran en torno a ella. También encontrarás muchos bares de tapas y restaurantes galardonados con Estrella Michelín, como Can Bosch o el Rincón de Diego. No solo disfrutarás de un paisaje encantador, sino que también comerás rico.

Cambrils, los pueblos más bonitos de Tarragona

Podrás visitar su centro histórico, que se remonta hacia el año 1270 y que durante la Edad Media fue una villa amurallada. Uno de sus principales puntos históricos es una antigua torre defensiva que se levantó en el año 1664 para proteger al pueblo del ataque de los piratas. La Iglesia de Santa María, de estilo gótico tardío es otro de los monumentos principales de su casco antiguo.

Cambrils, los pueblos más bonitos de Tarragona

Por otro lado, se encuentra el puerto de Cambrils, que posee 9 kilómetros de costa y es la principal atracción del lugar. Como buen pueblo de pescadores, ofrece la posibilidad de hacer excursiones en barco donde los turistas descubren cómo se desarrolla la tradicional pesca de arrastre.

Y para terminar el día (o iniciarlo) puedes visitar sus hermosas playas de aguas azules y poco profundas.

Así llegamos al final de este recorrido por los pueblos más bonitos de Tarragona. Puedes visitarlos a todos o elegir aquellos que más se adapten a tus intereses. Historia, arte, arquitectura, playas, senderos, naturaleza, todos ingredientes que hacen al recorrido y lo configuran como una experiencia única.

Si te gustó el artículo compártelo en tus redes sociales y no dejes de estar atento a el próximo destino.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario