Meaux, en Francia, es una ciudad cargada de historia y reconocida mundialmente por su famoso queso. En este artículo te contamos sobre el patrimonio artístico y cultural de esta antigua ciudad.

Meaux, Francia

Meaux se encuentra a unos 50 km de París, a orillas del río Marne y cerca del Canal de Ourcq. Es parte del departamento de Sena y Marne, en la región administrativa de la Isla de Francia, pero antiguamente era capital de la región de Brie. La ciudad es famosa por dos productos gastronómicos que se producen allí: el queso, en primer lugar, Brie y la mostaza, en segundo.

Queso Brie

Además de su patrimonio gastronómico, Meaux es una ciudad con una fuerte presencia artística, donde la música suena en todas partes. De hecho, es sede de varios conciertos y festivales, como el festival de la música (Musik’elles), que se celebra generalmente al final de cada verano. Es sede también de una importante banda sinfónica: L’Harmonie du Pays de Meaux que, a su vez, funciona como una de las dos escuelas oficiales de música de la ciudad.

¿Cómo está configurada la ciudad de Meaux?

Prácticamente todos los edificios históricos y monumentos de Meaux se ubican sobre el casco histórico de la ciudad, el cual se encuentra contenido por antiguas murallas defensivas, que hasta el día de hoy se encuentran conservadas. El centro histórico, a su vez, se encuentra dividido por un meandro del río Marne en una parte norte y una parte sur. El barrio que se ubica hacia el norte es conocido como el barrio de la Catedral (Quartier de la Cathédrale). Lleva este nombre porque es precisamente aquí donde se encuentra la Catedral de Meaux, dedicada a San Esteban. El Palacio Episcopal y sus antiguos jardines, parte de las murallas defensivas y el yacimiento de Bauve también se encuentran en el barrio norte.

El barrio ubicado hacia al sur es conocido como barrio del mercado (Quartier du Marché) y allí se encuentra el mercado cubierto de Meaux y el Canal Cornillon, que data de la Edad Media y es uno de los más antiguos de Francia. Los días sábados, funciona en las calles alrededor del pabellón del mercado cubierto, el famoso mercado del queso, el lugar ideal para conseguir el queso de Brie.

¿Qué hacer en Meaux?

Lo primero que puedes hacer en Meaux es recorrer su centro histórico, que se caracteriza por sus calles pequeñas, las cuales en su mayoría son peatonales, por lo que permiten caminar con tranquilidad, disfrutando de los paisajes. El centro histórico de Meaux se encuentra perfectamente conservado y alguno de sus edificios han sido remodelados con el tiempo, por lo que, pasear por sus callecitas es verdaderamente un placer. Una de las calles más famosas es la Rue de la Cordonniere, que conserva gran parte de la vida medieval de Meux.

El Quartier de la Juiverie se encuentra sobre esta calle, pero poco queda de la construcción original, que fue completamente remodelada en el siglo XIX. Es en esta fuente histórica donde la rue Petite Saint-Christophe y la rue Donétal forman la plaza en rue de la Cordonnerie.

El centro histórico de Meaux alberga muchas congregaciones religiosas, por ejemplo, los conventos de la Visitación y las Ursulinas, y la Casa de los Agustinos en el Faubourg Saint-Nicolas.

Convento de las Ursulinas, Meaux

Catedral de Saint-Étienne de Meaux

Es una impresionante catedral gótica construida entre los siglos XII y XV y el principal monumento de la ciudad. Se la conoce también con el nombre Catedral de San Esteban.

Catedral de Saint-Étienne de Meaux

A pesar de que su construcción de prolongó durante más de 350 años, los diferentes arquitectos que participaron en la obra lograron mantener una buena armonía entre las diferentes partes del edificio, manteniendo siembre el estilo gótico que caracteriza a la Iglesia.

Su impresionante fachada occidental posee tres enormes portales, de los cuales el central está inspirado en el Juicio Final, mientras que el portal izquierdo está dedicado a la San Juan Bautista y el derecho a la Virgen María. Por su parte, los pórticos de los transeptos están dedicados a San Esteban.

Dentro de la Catedral podrás visitar la tumba de Bossuet y una vez fuera, tomar un café o comer algo en cualquiera de las numerosas cafeterías y restaurantes que se encuentran frente a la Catedral.

Museo y Jardín Bossuet

Se encuentra ubicado en el antiguo Palacio Episcopal, lugar donde vivió el obispo y escritor Jacques-Bénigne Bossuet. El museo presenta una importante colección de esculturas y pinturas que datan de los siglos XVII y XIX.

Museo y Jardín Bossuet

El Palacio Episcopal fue construido entre los siglos XII y XVII y es dueño de una arquitectura notable, con una gran sala del Sínodo y diversos apartamentos con paneles de madera del siglo XVIII. Allí se exponen obras artistas como Enano, Rigaud, Bon de Boulogne De Troy, Senelle y también esculturas Bouchardon. Las obras fueron parte de la antigua colección de los obispos Meaux. El museo posee 7 salas, donde podrás ver también diferentes esculturas religiosas medievales y una gran variedad de arte que fue donado a la ciudad a lo largo de los años. La sala 7 del museo trata sobre la época en que Bossuet fue obispo, entre los años 1682 y 1704.

Catedral y Palacio Episcopal, Meaux.

Luego de visitar el museo puedes dedicarte a recorrer su precioso jardín, que fue creado en el siglo XVII y tiene una forma geométrica similar a la mitra de obispo. Cuenta la historia que el jardín de flores del Palacio fue construido por André Le Nôtre, el mismo que construyó los jardines en Versalles. Se encuentra bordeado en su totalidad por una fila doble de tilos, que contribuyen significativamente a la belleza del lugar.

Vieux Chapitre

Se trata de una Iglesia que se encuentra ubicada en la parte trasera del patio del Palacio Episcopal, unida a la Catedral por medio de una galería de madera. Antiguamente, el capítulo de clérigos se reuniría en esta sala en donde discutían sobre diferentes misiones religiosas y asesoraban al obispo de Meaux. Por otro lado, la planta baja del edificio funcionaba como un establo donde se almacenaba vino, madera y granos en una gran sala abovedada.

Vieux Chapitre

Si deseas, puedes conocer la sala de reuniones subiendo por la escalera exterior cubierta, que se encuentra al costado del edificio.

Las Murallas de Meaux

Se trata de una porción de pared que se extiende a lo largo de 250 metros, que limita con la parte trasera del Jardín de Boussuet. Fue construido en el siglo III y rodeaba todo el barrio episcopal. Puedes visitarlos de manera gratuita los fines de semana y, de paso, disfrutar del jardín y museo.

Murallas de Meaux

Museo de la Guerra

Es un museo dedicado a la Primera Guerra Mundial y una visita también obligada en la que podrás sumergirte de lleno en la historia de la guerra. Fue inaugurado el 11 de noviembre de 2011 y posee más de 70 mil objetos y documentos, representando la mayor colección de la Primera Guerra Mundial de Europa. Allí podrás ver diferentes recreaciones de batallas, exposiciones de aviones y tanques y mucho más.

Parque Natural Pâtis

Es el lugar ideal para disfrutar del verde de la naturaleza. Se encuentra ubicado a pocos pasos del centro y rodeado de paisajes y espacios que le otorgan una singular belleza: estanques, prados de flores, arbolados y un amplio lecho de juncos.

Parque Natural Pâtis

Allí podrás caminar por un sendero que corre al lado del río Marne o a través de un prado con flores de todo tipo. Verás también al menos diez grandes estanques, algunos atravesado por pequeños puentes. Durante el verano, podrás acceder a la playa pública y nadar en las aguas del Marne o contratar un bote con remos en el centro náutico que se encuentra allí.

Maison de Brie

La visita al lugar es una buena oportunidad para conocer la historia del queso Brie y de todo su proceso de producción, desde el ordeño de las vacas hasta la maduración del queso en las bodegas. Por otro lado, brinda información sobre las estrictas pautas que deben seguir los productores de queso para que su producto obtenga la preciada etiqueta “brie de Meaux”.

Disneyland Park

Se encuentra a solo 15 minutos de Meaux y es conocido como el parque temático más popular de toda Europa, por lo que no puedes dejar de visitarlo (más aun si viajas con niños). Es el hogar de todos los personajes y princesas de Disney, que podrás conocer y disfrutar en cualquiera de sus muchas presentaciones y atracciones temáticas. Algunos de sus paseos más imperdibles son el de Indiana Jones y el Templo del Peligro, Space Mountain y la gran casa embrujada, Phantom Manor.

Disneyland Park

Gastronomía de Meaux

A pesar de ser una ciudad pequeña, Meaux posee una importante reputación gastronómica. El queso Brie es sin dudas su comida más famosa y puede disfrutarse prácticamente en todos lados. Si viajas entre los meses de abril a septiembre, que es cuando el queso se encuentra maduro y cremoso, podrás disfrutarlo al máximo.

La historia detrás del queso

El Brie de Meaux es conocido como uno de los reyes del queso francés. Se origen se remonta al siglo XIII, momento en que salió ganador de un concurso de quesos organizado por el estadista francés Talleyrand. Cuenta la historia, que de los 30 representantes que participaron con quesos de sus naciones, el queso Brie de Meaux deslumbró desde un primero momento a Talleyrand. Hoy en día, el Brie de Meaux es uno de los quesos más imitados del mundo.

El Brie de Meaux posee una textura cremosa y sabor delicado, que lo convierten en el aperitivo o postre ideal, ya sea solo o combinado con dulce de membrillo o manzana. Para maridarlo es ideal el vino tinto, como el Pinot Noir.

Brie de Meaux

Otra de las especialidades de Meaux es la mostaza de grano grueso que se prepara en diferentes versiones. La mostaza con pimienta verde, con higos, con miel, con pimiento de Espelette o incluso con coñac son alguna de las variedades que podrás adquirir. La mostaza de Meaux comenzó a producirse en el siglo XVIII, cuando un dignatario del cabildo transmitió el secreto de su fabricación a J.B. Pommery. A partir de ese momento y hasta la actualidad la mostaza se convirtió en un sello de la ciudad, después del queso Brie, y se exporta a todo el mundo.

Mostaza de Meaux

Un sitio de Meaux que vale la pena conocer es la Brasserie de Meaux, que se encuentra a un par de minutos del centro. Allí funciona una fábrica de cerveza que abrió sus puertas en el 2015, durante el boom de la cerveza artesanal. Es el lugar ideal para disfrutar de esta bebida acompañada de alguna de las especialidades de la ciudad. La Brasserie de Meaux obtiene sus ingredientes de una granja de cereales propia y fabrica distintas variedades de cerveza.

¿Cómo llegar a Meaux desde París?

Una de las mejores formas de llegar a Meaux desde París es en metro, utilizando la línea ferroviaria suburbana Transilien París. Para viajar de este modo debes dirigirte a la estación París-Est en dirección al Chateau-Thierry (en este caso el viaje toma unos 24 minutos) o en dirección a Meaux (toma unos 39 minutos). Finalmente, debes tomar el bus M 6, 10 u 11 de la estación de autobuses y bajarte en la parada del Museo de la Guerra.

La ciudad del queso Brie te espera para deleitarte con sus sabores y su historia. A pocos kilómetros de París, Meaux invita a los turistas a recorrerla en un día completo o un fin de semana y disfrutar de todo lo que tiene para ofrecer.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario