Iruya parce salido de una postal. Este pequeño pueblo de raíces indígenas, ubicado en la provincia de Salta, Argentina, es un rincón de ensueño perdido en la montaña. Una de las grandes riquezas del norte argentino son estas pequeñas localidades que conservan intactas sus tradiciones, visible tanto en sus vestimentas, costumbres y viviendas. Quédate con nosotros para descubrir este pueblito colgado de la montaña.

Iruya, Salta

Iruya se encuentra rodeada de los ríos Colanzulí (o río Iruya) y Milmahuasi. A pesar de que forma parte de la provincia de Salta, la única forma de llegar a Iruya es desde Jujuy, más precisamente, desde Humahuaca (punto más cercano) o Tilcara. No es fácil la llegada a Iruya (más adelante te contamos sobre eso), pero cuando llegues allí de seguro que será amor a primera vista.

El pueblo de Iruya y sus alrededores forman parte de la reserva de biosfera de las Yungas, protegida por la Unesco desde el año 2002.

Tip viajero: lo mejor es visitar Iruya durante el invierno, ya que durante el verano caen abundantes precipitaciones y los caminos se cortan y vuelven intransitables.

Recorrido por Iruya

En Iruya destacan sus construcciones coloniales, callejuelas estrechas y empedradas, casitas de adobe, piedra y paja. Un paisaje propio de los pueblos de la Quebrada de Humahuaca y la Puna, que parecen congelados en el tiempo. Una postal que poco tiene que ver con la enorme Buenos Aires u otras ciudades argentinas, con sus habitantes vistiendo ropa propia de la zona. Iruya ha mantenido sus tradiciones por más de 250 años y en ello radica su principal encanto. De fondo, el paisaje montañoso se alza con toda su magnitud.

Iruya, Salta

Iruya es pequeño, y puede recorrerse a pie fácilmente. Desde la terminal, a 500 metros, se encuentra la zona más “céntrica”, por decirlo de alguna manera. La Plaza de la Tablada es la principal del pueblo y el punto de encuentro de los lugareños. Allí tienen lugar muchas de las fiestas tradicionales, como el Festival de la Copla, durante el cual se cantan las tradicionales coplas (poemas compuestos de cuatro versos). También es el sitio donde se instala la Feria Campestre, en la cual podrás adquirir productos regionales, artesanías, tejidos, licores, dulces, quesos y plantas.

El edificio más emblemático de Iruya es la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario y San Roque. Si bien es sencilla y pequeña, vale la pena visitarla. Este antiguo templo fue construido en 1753 y se ha ido reformando con el paso de los años. Tal es el caso de su techo, que en principio era de barro y paja y luego se sustituyó por zinc. Cuenta con una nave y una torre de campanario, al igual que el resto de los templos de la Puna y la Quebrada de Humahuaca. En su interior se encuentra la imagen de la Virgen del Rosario y un Crucifijo que data del siglo XVIII.

Iglesia de Nuestra Señora del Rosario y San Roque

Otro de los lugares que vale la pena visitar es el Museo Popular de Iruya, ubicado muy cerca de la plaza y la iglesia. La exposición del museo invita a los visitantes a hacer un recorrido por las creencias, tradiciones y la historia del pueblo. Si eres de los que les gusta saber por dónde están caminando este es el sitio perfecto. Además, se exhibe una colección de piezas arqueológicas, máscaras, cerámicas y puntas de flecha, y posee una sala dedicada a las fiestas religiosas típicas de Iruya. Los horarios de visita son lunes a sábado de 9 am a 11 pm y de 1 pm a 4 pm.

Otro sitio al cual vale la pena acercarse es al Mirador del Cóndor, desde donde se obtienen magníficas vistas de las montañas y del planeo de los cóndores. Se encuentra ubicado en un cerro al cual se llega atravesando el puente peatonal que sale de la iglesia de Iruya. A partir de allí comienza un ascenso de unos 300 metros de desnivel que lleva entre 1 y 2 horas, dependiendo del estado físico. Arriba, en el mirador te encontrarás con una vista que te hará sentir muy pequeño ante la magnificencia de la naturaleza.

El Mirador de Iruya es perfecto para tomar una buena fotografía del pueblo y los alrededores. La caminata al mirador también es en ascenso, pero vale la pena el esfuerzo. Cuando llegues encontrarás una cruz en el punto donde está el mirador.

Tip viajero: no olvides el protector solar, especialmente durante el verano, cuando los rayos del sol pegan con fuerza.

Iruya panorámica

Iruya, un pueblo de tradiciones

Durante el mes de agosto, Iruya es sede de una de las festividades más importantes de Argentina: la Fiesta de la Pachamama. Si bien el día de la Pachamama es el primero de agosto, durante todo el mes se rinde culto a la Madre Tierra. A través de una serie de actividades ritualizadas, durante estos días los habitantes del pueblo de Iruya se reúnen para dar de comer a la Pachamama y pedirle, entre otras cosas, que provea de la comida necesaria para el resto del año.

Otra de las festividades más importantes tiene lugar el primer fin de semana de octubre, momento en que se realiza culto a la Virgen del Rosario. Durante estos días los lugareños, motivos por su fe, participan de actos religiosos tocando instrumentos autóctonos, como las quenas, las cajas y los sikus. Acompañan la música los bailes típicos con disfraces y máscaras que simbolizan la eterna lucha del bien y el mal.

Te contamos un poco sobre la historia de Iruya

Iruya fue fundada en el año 1640, como un asentamiento del Ejército Español. Si bien los pueblos originarios son preexistentes a Iruya y la colonia española, no estaban asentados en ese lugar, sino en los cerros de los alrededores. Con los años, se fue poblando y durante mucho tiempo fue un pueblo de tránsito entre el Alto Perú y las poblaciones que comenzaban a levantarse en la región.

La economía de Iruya ha sido y es de subsistencia. Sus primeros habitantes se dedicaban a la cría de ganado (ovejas, cabras y llamas) y al cultivo de maíz, papas andinas y otros productos. Si bien sus habitantes siguen subsistiendo gracias al trueque, en los últimos años el pueblo ha ido ganando popularidad y el turismo comenzó a jugar un papel importante en la comunidad.

En el año 1995 Iruya fue declarado como Lugar Histórico Nacional y durante un tiempo fue considerado como el segundo lugar de alta montaña más bonito del mundo, después del Cañón del Colorado.

¿Sabías qué? La palabra Iruya proviene es una palabra compuesta por dos vocablos de la lengua quechua y significa “abundante paja”.

Los alrededores de Iruya

Iruya cuenta con 23 distritos o caseríos distribuidos a lo largo de la montaña, muchos de los cuales pueden visitarse. Algunos de estos parajes de igual belleza que pueden visitarse, son San Isidro, San Juan, Chiyayoc, Rodeo Colorado, entre otros. En localidades como Río Grande, Campo Carreras y Pueblo Viejo podrás adquirir tapices y mantas artesanales elaborados con lana de llama y oveja. También puedes comprar los tradicionales ponchos, medias y gorros (conocidos como chulos).

El trekking al pueblo más cercano, San Isidro, es una de las actividades más recomendables para hacer en los alrededores de Iruya. San Isidro es aún más chico que Iruya y se encuentra ubicado a 8 km hacia el norte. El trekking se realiza siguiendo un camino ancho que bordea el río Colanzulí durante un km y luego siguiendo el curso del río San Isidro otros 6 o 7 km. La caminata dura entre 4 y 6 horas entre ida y vuelta y ofrece la posibilidad de ver las terrazas de cultivo que hasta el día de hoy se utilizan. El pueblo en sí es pequeño, pero la belleza del paisaje justifica cualquier esfuerzo realizado para llegar a él.

camino a San Isidro
Camino a San Isidro

A Pocos kilómetros de Iruya se encuentran las ruinas indígenas de Titiconte, muy importantes desde el punto de vista arqueológico. Estas magníficas construcciones semisubterráneas son uno de los atractivos más importantes de Iruya, al cual se llega por una senda de difícil acceso, extendida a lo largo de unos 7 kilómetros. Allí te encontrarás con varias terrazas cuadradas y circulares que fueron parte del establecimiento humano que vivió allí y sirvieron, también, como espacio de almacenamiento. ​

Sitios para comer y gastronomía norteña

La gastronomía de Iruya es la típica del norte argentino. Los platos típicos son elaborados a base de quínoa, papas andinas y carne de camélidos. Son frecuente los bifes acompañados de papas andinas, las croquetas de quínoa y los tamales. Otro playo popular de Iruya es el tostado de habas y maíz, que se suele acompañar con queso de cabra. En San Isidro, además, podrás degustar licores artesanales elaborados a base de menta, anís muña-muña, cedrón y chicha de maíz.

Para comer tienes pequeños restaurantes (llamados comedores por los lugareños), como ser el Comedor Margarita, el Comerdor Iruya, el Comedor Los Cachis, entre otros.

¿Cómo llegar a Iruya?

El camino a Iruya transcurre a lo largo de una ruta de tierra llena de curvas y quebradas. Si sufres de vértigo lo mejor será no ir del lado de la ventanilla, ya que los 2780 metros sobre el nivel del mar en los que se encuentra Iruya pueden causar un poco de impresión, sin embargo, intenta relajarte y disfrutar del paseo.

Iruya se encuentra a poco más de 300 km de Salta, aunque el acceso se realiza por medio de la provincia de Jujuy. 80 km separan Iruya de Humahuaca (la localidad más cercana), sin embargo, los buses demoran casi 3 horas en llegar. El pasaje ida y vuelta cuesta alrededor de 500 pesos argentinos (averigua la cotización del dólar del momento, porque cambia todos los días).

Para ir desde Humahuaca debes acercarte a la Terminal de Ómnibus y tomar algunos de los buses. Si vas a pasar el día en Iruya lo mejor será que aproveches el primer bus del día (a las 8:30 am), así le sacas el máximo provecho al viaje. Por otro lado, si viajas en temporada alta, intenta comprar el pasaje el día anterior.

Camino a Iruya

Si viajas en coche propio

Saliendo desde Humahuaca, toma la Ruta Nacional 9 y a 26 kilómetros encontrarás el cruce de rutas, donde se lee: Iruya 54 km. Continúa por este camino, pasarás por la estación Irtube y luego por un paraje denominado Abra el Cóndor, ubicado a 4 mil metros sobre el nivel del mar. En ese punto específico se encuentra el límite alto de las provincias de Salta y Jujuy. Desde aquí en adelante comenzarás a notar un progresivo cambio en el clima, la flora e incluso fauna, ya que estarás atravesando una zona de transición entre la puna y la yunga.

Desde el Abra del Cóndor el camino desciende 19 kilómetros hasta llegar a Iruya. Esos últimos km transcurren por la más insólita gama de colores, desde el verde al morado o violeta, pasando por el amarillo y el azul.

De camino a Iruya podrás acceder a la pequeña comunidad de Colanzulí, de solo 300 habitantes. Las vistas del lugar se componen de casas de adobe y techos de barro o paja y llamas domesticadas al pie del Cerro Morado. En la cumbre de este cerro, a más de 5.000 metros de altura, se encuentran dos lagunas que durante el verano se llenan de garzas. También encontrarás varias ruinas de monumentos y santuarios incaicos. Una experiencia sin dudas increíble.

Iruya, Salta

Ten en cuenta que el camino es muy difícil de transitar si no es en un vehículo todo terreno y no tienes experiencia. Se atraviesan zonas de cornisa, se cruzan ríos e incluso en las partes altas pueden aparecer densos bancos de niebla. Lo más recomendable es ir en excursión y disfrutar del paisaje.

Iruya invita a perderse, a relajarse y desconectar. Invita a recorrerlo despacio, guiándote por tus sentidos. El norte argentino es una verdadera joya para los viajeros y el ejemplo más claro de la diversidad cultural del país. Ya lo sabes, no dejes de visitar Iruya y sorprenderte.

Créditos fotográficos

  • Foto tomada desde el mirador a la parte vieja de la ciudad. (https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Iruya_-_Salta_12.jpg), por Manuela Abuela/CC BY-SA 4.0 (Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International).
  • (https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Iruya,_Pcia_Salta,_Argentina.jpg), por Aylén Alba/CC BY-SA 4.0 (Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International).
  • Iglesia de Iruya (Salta) (https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Iglesia_de_Iruya_(Salta).jpg), por Yael Curruinca/CC BY 2.0 ( Creative Commons Attribution 2.0 Generic).
  • Iruya, Argentina (https://www.flickr.com/photos/rod_waddington/29773039313), por Rod Waddington/CC BY-SA 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/).
  • Vista del Río San Isidro (https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Camino_a_San_Isidro.JPG), por Juansonde/CC BY-SA 3.0 ( Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported)
  • On the way to Iruya (https://www.flickr.com/photos/anijdam/2478741846/), por AHLN/CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/).
  • Iruya (https://www.flickr.com/photos/kj-an/2466709670/), por Kevin Jones/CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/).

Escribe un comentario