Colores deslumbrantes, canales, la maravilla de los edificios con entramado de madera que parecen una ilustración de cuentos de hadas. todo esto lo consigues en Colmar, una ciudad francesa en donde sus techos de tejas, calles adoquinadas y edificios centenarios están por todas partes para maravillarnos.

Se ubica en región francesa de Alsacia, se dice que Colmar fue la inspiración para el pueblo en la película de Disney La bella y la bestia, y no es difícil ver por qué. Caminar por sus calles es como ver cómo cobran vida los cuentos de hadas de la infancia.

Colmar es una pequeña ciudad que se encuentra en la región de Alsacia, en el noreste de Francia. La Alsacia es donde Francia se encuentra con Alemania, y la propiedad de la región se ha pasado de un lado a otro entre los dos países a lo largo de los años. El resultado, es una mezcla única de sus dos culturas.

Fue conquistada por los franceses en 1673, pero Alemania reclamó toda la región de Alsacia en 1871. Permaneció alemana hasta después de la Primera Guerra Mundial, cuando fue devuelta a los franceses, luego fue ocupada temporalmente por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Es la última ciudad de Francia en ser liberada al final de la guerra y ha sido francesa desde entonces. Pero su historia significa que no es de extrañar la una influencia alemana en la arquitectura de Colmar.

Si te interesa visitar este bello destino y aprovechando la época navideña que se siente esa magia en Colmar, tenemos una guía con todo lo necesario para hacer ese viaje navideño tan esperado.

Qué ver en Colmar

Colmar es el lugar perfecto para pasear y ver con qué te encuentras. Los lugareños son orgullosos de sus hogares, y todo está pulcramente pintado y conservado. Algunos edificios están decorados con lámparas colgantes, relojes y corazones. En Colmar parece que tu casa es una obra de arte además de un lugar para vivir.

Visita Petite Venise

No importa cuánto tiempo tengas, Petite Venise o Pequeña Venecia es una visita obligada. Este tramo de hermosos edificios con entramado de madera a lo largo del canal es sin duda una de las vistas más pintorescas de Colmar.

Caminando por aquí, es difícil no sentir que has entrado en medio de un cuento de hadas o una escena de Disney. Las casas rústicas de colores y los negocios a lo largo del agua han sido así durante 400 años o más, aunque probablemente ahora sean un poco más brillantes.

En la Edad Media, el río Lauch se redirigió al centro de Colmar para abastecer de agua a la ciudad para beber y hacer negocios. El área circundante, como indican los nombres de las calles, era el hogar de los carniceros, curtidores y pescaderos, y el agua ayudaba a impulsar los negocios y mover los productos. Incluso el mercado tiene escalones que bajan al agua para recibir los artículos que se transportan.

Visita las tiendas a lo largo de la calle y prueba algunas galletas tradicionales de Alsacia y embutidos locales. O simplemente recuéstate en la barandilla y observa un rato porque es uno de los escenarios más pintorescos de toda Francia.

Además, la decoración de este hermoso tramo de canal cambia con las estaciones, flores en la primavera, luces y árboles en Navidad. No importa la época del año, es un lugar feliz y hermoso.

Iglesia de San Martín

La imponente Iglesia de San Martín ocupa un lugar en el centro de la ciudad de Colmar que ha sido el hogar de una iglesia durante al menos 1000 años. El actual edificio de estilo gótico, que fue construido entre 1234 y 1365, está construido con reluciente piedra roja y dorada, con un techo de tejas rojas, amarillas y verdes, característico de algunos de los edificios más antiguos de la ciudad.

En el interior de la Iglesia de San Martín abundan los tesoros, desde las vidrieras del siglo XIII hasta la caja del órgano barroco que data de 1755. Una de las obras más importantes de la iglesia, el retablo de Isenmann, se encuentra ahora en el cercano Museo Unterlinden. Allí se exhiben elegantemente los siete paneles de madera de Caspar Isenmann que se conservan y que representan la vida de Jesús.

Crucero por el canal

Subirse a uno de los barcos de fondo plano en Petite Venise presenta una forma única de ver el casco antiguo. En el canal, te deslizarás bajo los sauces, junto a las jardineras y pasarás por las hermosas casas de la ciudad en un bote de madera impulsado por un motor silencioso. Si bien la ruta no presenta la emoción de un crucero por los canales de Ámsterdam, por ejemplo, es tranquila y un buen descanso de la caminata.

Parques en Colmar

A diferencia de muchas ciudades europeas, Colmar no tiene una plaza principal para pasar el rato y observar a la gente. Hay muchos cafés al aire libre a lo largo de Grand Rue, bares y restaurantes para disfrutar del sol en la Place de l’Ancienne Douane y lugares a lo largo del canal, pero la mayor parte del descanso ocurre en los parques.

A una cuadra de Grand Rue, cerca de la iglesia de St. Matthieu, encontrará Square de la Montagne Verte. Con esculturas únicas y muchos bancos y espacios verdes, es un gran lugar para relajarte en el corazón de la ciudad.

Más cerca de la estación de tren, el parque Champ de Mars, mucho más grande, es uno de los lugares más populares de Colmar. Ahí es donde encontrarás a los lugareños descansando junto a la fuente con los niños disfrutando del carrusel, jugando en el patio de recreo y, en general, pasando un buen rato.

Explorar Colmar

Colmar se siente como un museo al aire libre. Hay tantos edificios impresionantes para ver por todas partes. Sigue los triángulos dorados en la acera que están adornados con la cabeza de la Estatua de la Libertad, y verás muchas atracciones de Colmar que están bien señalizadas.

En muchos casos, las casas en sí mismas son lo más destacado. Estas hermosas estructuras de entramado de madera alguna vez se consideraron una construcción económica, hechas de vigas, paja, barro y maderas tratadas con sangre de buey para hacerlas impermeables. Hoy en día, son uno de los mayores atractivos turísticos de la ciudad.

Viajar en tren turístico

Colmar tiene dos trenes turísticos que compiten, uno verde y el otro blanco. Cada media hora, hacen un recorrido de 35 minutos por el corazón de la ciudad para que los visitantes vean todo lo que hace que esta ciudad sea tan especial.

A lo largo del viaje en tren, escucharás un poco de narración disponible en más de una docena de idiomas. Esta es una gran opción para aquellos que viajan con niños o aquellos que solo quieren ahorrar un poco de desgaste de caminar. Ambos trenes salen del Museo Unterlinden de 9:00 a. m. A 6:30 p. m.

Prueba la comida alsaciana

La influencia alemana en la cocina alsaciana va desde las patatas y los pretzels hasta el chucrut y las salchichas. En la ciudad, verá rösti (un plato de patatas y queso al horno), Baeckeoffe alsaciano (una cazuela de carnes, patatas, cebollas y otras verduras) y spätzle del tipo que normalmente se encuentra en las mesas en Alemania. o Austria.

También hay mucho foie gras, poulet au Riesling (pollo cocinado en vino Riesling) y quiche. Además, son populares el queso Munster y la tarta flambeada (también conocida como flammkuchen), una pizza de masa fina que se encuentra en toda la ciudad y es una excelente opción para el almuerzo o una cena ligera.

Aprecia el arte en el Museo Unterlinden

El magnífico Museo Unterlinden cubre casi 7000 años de historia. Desde la prehistoria hasta las obras contemporáneas, no hay mucho que el museo no mencione. Hay exhibiciones sobre vinificación medieval, artefactos culturales alsacianos y mosaicos antiguos, así como obras de artistas como Lucas Cranach, Martin Schongauer e incluso Monet.

Además de las obras expuestas, el museo en sí es una especie de obra de arte. El área principal, que alberga el Retablo, es un convento y una capilla dominicos del siglo XIII con un hermoso patio central. Todo parece bastante apropiado considerando el tema religioso de la mayor parte del arte. También hay una galería subterránea y una nueva ala para exhibir arte moderno y exhibiciones temporales.

¿Qué hacer en Colmar en Navidad?

El ambiente en Navidad es de ensueño. En Navidad, todo Colmar pasa a formar parte del mercado navideño. En todo el centro histórico, hay atracciones de fiesta, demostraciones de cocina, árboles de Navidad y miles y miles de luces brillantes que iluminan el entramado de madera. Encontrarás mucho chocolate caliente, vino caliente y muchas delicias tanto dulces como saladas.

El mercado navideño tiene una duración de aproximadamente 5 semanas, desde la última semana de noviembre hasta el 30 de diciembre. Técnicamente, el mercado tiene seis partes separadas, aunque todas parecen reunirse en una celebración gigante. Es un momento mágico para estar en la ciudad.

¿Cuándo viajar a Colmar?

Parece que siempre hay algo divertido la mayoría de los fines de semana de todo el año. Desde mediados de marzo hasta mediados de abril, los mercados de Semana Santa dominan el corazón de la ciudad vieja.

En julio, el Festival Internacional de Colmar trae estrellas del mundo de la música clásica. En diciembre, la ciudad de los libros de cuentos cobra vida con la gloria de los mercados navideños, que son algunos de los más populares de Europa.

Entre las ferias y festivales más importantes, hay conciertos, celebraciones de la cultura alsaciana, catas de vino y más. El resultado es que prácticamente no hay mal momento para visitar Colmar. Vale la pena señalar que noviembre y enero son los meses más tranquilos, y enero puedes encontrar algunos negocios cerrados después de la actividad de la temporada navideña.

¿Dónde se sitúa Colmar?

Colmar, una ciudad en el noreste de Francia, se encuentra cerca de las fronteras de Alemania y Suiza. Para llegar hasta esta ciudad depende desde donde salgas:

  • Desde París: Colmar está a 2 horas y 20 minutos al este de París en el tren TGV. Muchas de las rutas de tren de París a Colmar requieren un cambio fácil en Estrasburgo a un tren local (aproximadamente 2 horas y 40 minutos, en total), pero hay algunas opciones directas de TGV.
  • Desde Basilea: el viaje desde el aeropuerto de Basilea Mulhouse Freiburg, que sirve a Francia, Alemania y Suiza, es de unos 45 minutos.

Colmar es una ciudad con un estilo navideño y clásico auténtico. Se siente como estar dentro de un libro de cuentos, debido a ese encanto particular es que es un destino tan buscado principalmente en la época decembrina, pues tendrás toda la magia en un mismo lugar.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario