La naturaleza que compone a Australia nos regala paisajes mágicos, tal es el caso de las Montañas Azules o Blue Mountains. Un enclave de un millón de hectáreas de altos bosques de eucaliptos, precipicios de arenisca, cañones, cascadas y montes. Lo más fascinante de este lugar, es la hermosa y azulada neblina ante las imponentes montañas.

Se encuentran ubicadas a unos 48 kilómetros al oeste de Sydney, en Australia. A pesar de que su nombre dice que son montañas, realmente son mesetas con cañones erosionados y desiguales que llegan a tener hasta 760 metros de profundidad.

En la zona de las montañas azules han crecido varios pueblos y, debido a su gran belleza, se ha convertido en una región bastante turística. Uno de los lugares preferidos por los habitantes de Sydney para escapar del calor en la costa y pasar fines de semana.

¿Por qué las montañas se ven azules?

Como dato interesante, el nombre de Montañas Azules proviene del color azul que toman estas montañas cuando se miran desde cierta distancia. Cuando la radiación ultravioleta se dispersa dentro de la húmeda atmósfera del valle, crea un color azul-grisáceo el cual se observa desde lejos.

Además, se encuentran inmersas en historia, pues antes de la colonización de los europeos, el lugar era habitado por muchos aborígenes. Los exploradores europeos la descubrieron alrededor del año 1800.

Las Blue Mountains de Australia han sido el hogar de las tribus aborígenes Gundungurra y Darug. Se han encontrado pruebas de su existencia datadas en unos 22,000 años. Estas tribus habitaron la zona de las montañas azules y dejaron numerosas pinturas y rocas talladas. Por lo que cuando las visites, descubrirás arte de tiempos remotos en las áreas rocosas.

Cómo se llega hasta las Montañas Azules desde Sydney

Ubicadas a solo unas dos horas del centro de Sydney, es una de las atracciones naturales más visitadas de Australia, por la cercanía en que se ubican. Es una de las excursiones de fin de semana preferidas tanto por locales como por visitantes extranjeros. Principalmente existen tres formas de llegar hasta allí desde la ciudad.

En auto

La distancia de a Blue Mountains desde Sydney es de unos 100 kilómetros por la M4 Motorway y se tardan casi dos horas para llegar a Katoomba. Puedes alquilar un coche relativamente nuevo por menos de 150 dólares.

En tren

La alternativa del transporte público es siempre la más económica. Existe una línea que une toda la región de las montañas azules con Sydney. Tarda aproximadamente 2 horas en llegar desde el centro de la ciudad al pueblo principal Katoomba.

A lo largo de todo el trayecto existen bastantes paradas interesantes también. El billete más barato de todos es de alrededor unos 6 dólares australianos.

En bus

Existen tours que salen desde Sydney para pasar un día en las Montañas Azules visitando los lugares más turísticos. Es una excelente opción, si es tu primera visita a estas montañas y no tienes ganas de complicarte mucho, o no tienes mucho tiempo, los precios oscilan entre los $40 y $100.

Una vez has llegado allí de la forma que prefieras, tendrás que saber cómo moverte por el territorio también. Se tarde entre media y 1 hora en llegar al mirador central de Echo Point, dependiendo del ritmo y paradas. Las principales atracciones están situadas a distancia lo suficientemente cercana como para ir a pie.

También existen varios servicios de buses turísticos que operan por esta pequeña zona de las Montañas Azules. El más llamativo de todos es el Explorer Bus, ya que tiene 2 pisos y es el medio de transporte predilecto.

Qué ver en las Montañas Azules

Las Montañas Azules son perfectas para una escapada rural desde Sydney, tanto si solo tienes un día para disfrutarlas, como si quieres pasar un fin de semana explorándolas hay muchas actividades que puedes realizar en el parque nacional.

Miradores para admirar el asombroso paisaje

Una de las razones primordiales de visitar las montañas es admirar la naturaleza y los paisajes increíbles que hay alrededor. Los miradores son puntos excelentes para apreciar una maravillosa panorámica del lugar.

El característico color azulado, mezclado con las escarpadas montañas y las grandes cataratas cayendo, ofrecen un espectáculo maravilloso para la vista. Hay muchos, pero entre los que más destacan se encuentran:

Sublime Point Lookout, desde donde verás una roca muy grande a la cual te puedes subir y sacar las mejores fotos del viaje.

Echo Point Lookout, el más famoso y masificado de todos, por tener las mejores vistas a la formación rocosa de las Tres Hermanas.

Eagle Hawk Lookout, probablemente el más aislado de todos y por ello el más romántico gracias al banco situado en él.  

Cahill’s Lookout, este es el mejor mirador de todos para disfrutar del atardecer, ya que ofrece vistas al Valle de Megalong, ubicado al oeste.

Senderismo y recorridos para explorar

Las rutas más importantes se encuentran dentro del territorio de Wentworth Falls, la que debería ser tu primera parada. Entre las rutas más famosas se encuentran:

National Pass, es el más espectacular de todos. Desde el área de picnic de Wentworth Falls, puedes caminar por la sección superior de esta caminata circular, en lo alto de la escarpa, para observar miradores épicos con vistas panorámicas de las cascadas y el valle de Jamison.

Wentworth Falls Track, se empieza desde el mismo parking que el anterior y es mucho más corto y fácil para personas que no están en forma. Para retornar toma el divertido Undercliff Walk para no volver por el mismo camino.

Grand Canyon Walking Track, de 3 a 4 horas para recorrer el mejor paseo por el Valle de Grose. Aprovecha para disfrutar de las vistas desde Evans Lookout antes de comenzar a recorrer.

Giant Stairway Track, es el tramo que te lleva desde Echo Point en 20 minutos al puente para pasar a ver las 3 Hermanas.

Prince Henry Cliff walk, imprescindible sendero si has decidido acercarte en tren y te mueves a pie, ya que recorre los puntos principales con unas vistas inmejorables.

Katoomba

Es el principal pueblo de la zona. Desde la estación de tren de Katoomba se puede llegar caminando al mirador Echo Point que ofrece unas vistas espectaculares de las famosas Tres Hermanas, icono de las Montañas Azules de Australia.

Es el centro turístico principal de las Montañas Azules, fundado en 1879 al abrirse una mina de carbón en la ladera de la montaña. Esta ciudad tiene un encantador aire histórico, ya que la mayoría de sus edificios fueron construidos en estilo Art Decó.

Scenic World

Muy cerca de Katoomba se encuentra Scenic World Blue Mountains, un parque de atracciones, con varias experiencias disponibles en las montañas azules. Se puede llegar en menos de una hora utilizando el Prince Henry Cliff walk o en vehículo.

El precio del ticket para un adulto es de $39 y te permite montar en dos funiculares para disfrutar de las vistas de las Tres Hermanas y del valle Jaminson desde el aire. Además, te permite utilizar las 4 atracciones de manera ilimitada durante todo el día, tales como:

Skyway, suspendido a más de 270 metros de altura, su suelo transparente y vistas de 360 grados tienen un alto impacto.

Railway, con una inclinación de 52 grados, este ferrocarril escénico tiene el Record Guinness del tren de pasajeros más empinado del mundo.

Cableway, este teleférico desciende suavemente más de 500 metros hacia el Valle de Jamison para caminar por él.

Walkaway, un paseo de casi 3 kilómetros que atraviesa la selva tropical de la zona.

Scenic Skyway

Es el teleférico más inclinado de Australia. Tiene 545 metros de extensión y tiene la impresionante misión de llevarte por los aires hasta el corazón de las Montañas Azules, en el valle Jamison.

Jenolan Caves

Las Jenolan Caves son las cuevas más famosas y visitadas de todo el país. Se trata de un entramado con más de 40 kilómetros de pasajes de varios niveles y más de 300 entradas de estalactitas de piedra caliza.

Los científicos determinaron que la edad era de aproximadamente 340 millones de años, por lo que el complejo de cuevas se convirtió en el sistema de cuevas abiertas conocido más antiguo del mundo.

Además, el área donde se encuentran las Jenolan Caves es preciosa y tiene algunos senderos muy populares como el Jenolan River, desde el que se pueden ver ornitorrincos.

Mount Wilson

Situado en pleno corazón de las Montañas Azules, Mount Wilson es un pueblo con mucho encanto al más puro estilo colonial británico del siglo XIX. La mejor época para visitar Mount Wilson es en otoño, cuando las hojas de los árboles se tornan de tonos anaranjados y rojizos y dotan a la villa de un carácter romántico.

Jardín Botánico Mount Tomah

Es un espectacular jardín botánico que abarca 28 hectáreas y alberga miles de plantas de todo el mundo. El jardín ofrece además unas vistas espectaculares del parque nacional de las Montañas Azules.

Dentro de esa región montañosa, el jardín botánico se sitúa sobre el monte Tomah, en la cima de un pico de basalto y a 1,000 metros sobre el nivel del mar.

En este jardín podremos disfrutar de rododendros fragantes en diferentes colores, formas y tamaños, que prosperan en las zonas más frescas del jardín. Con estilos tradicionales europeos, presenta tres terrazas para admirar los mejores paisajes.

Hartley, un pueblo histórico

En 1832 cuando se abrió el paso de Vitoria, se creó el pueblo de Hartley, que creció rápidamente durante los siguientes cincuenta años y en el que se construyeron diversos edificios. Con la llegada del ferrocarril el pueblo cayó en desuso y fue prácticamente abandonado.

Parte del pueblo sigue como estaba en el siglo XIX y toda el área de Hartley, tanto los renovados edificios, como aquellos que aún se preservan nos permiten viajar al pasado para conocer cómo vivían los primeros occidentales que se asentaron en la zona en el siglo XIX.

Cascadas de las Montañas Azules

En el parque nacional de las Blue Mountains hay muchas cascadas y si tu visita es después de unos días de lluvia la experiencia de presenciar uno de estos saltos de agua es espectacular. Entre las principales se encuentran Wentworth, Katoomba, Leura Waterfalls, Govetts Leap y Minnehaha.

Lugares más cercanos para dormir en las Montañas Azules

Aunque es un destino excelente para un fin de semana o visita rápida, recorrer este lugar lleno de naturaleza asombrosa puede requerir algunos días, si quieres conocer en su mayoría todo lo que ofrece. Para ello te puedes alojar en los pueblos más cercanos que te permitirán disfrutar lo mejor de las montañas y explorar la zona con mayor tiempo.

Katoomba, el más cercano a las atracciones principales, lo que la convierte en la más cara y cómoda.

Leura, el pueblo adyacente al anterior con ofertas nada despreciables si se reserva con suficiente antelación.

Blackheat, aunque parezca que está lejos se tarda menos de 15 minutos en llegar en coche o en tren.

Wentworth Falls, no hay tantas opciones de hospedaje como en las demás, pero puede ser buena opción si estás interesado sobre todo en los trekkings.

Medlow Bath, aquí es donde se encuentran los hoteles más lujosos.

Si vas a las Montañas Azules lo mejor es llevar ropa adecuada para caminar, en este lugar vas a recorrer hermosos paisajes pero que requieren de buena disposición para admirar la grandeza de la naturaleza ante tus ojos, pues tendrás que recorrer algunas distancias si quieres contemplar las montañas de cerca.

Un destino magnifico de Australia, que te permitirá conectar con la pura naturaleza que se encuentra en estas áreas y que te brindará panorámicas dignas de admiración. Con muchas zonas para caminar es como entrar en un mundo totalmente diferente, donde lo único que observas es la imponente naturaleza que predomina.

Esta es una excursión ideal para los amantes de la naturaleza, cualquiera sea tu edad o tu estado físico, ya que aquí podremos disfrutar de toda su belleza desde distintos puntos panorámicos o sumergirnos en la profundidad de sus bosques, por medio de caminatas, trenes o teleféricos. Una aventura muy cerca de Sydney que no te puedes perder.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario