La isla de Tenerife posee rincones llenos de magia y encanto que volverían loco a cualquier amante de los viajes. Uno de ellos es el caserío de Masca y su espectacular barranco. A pesar de que llegar a este punto aislado e inmerso en un terreno abrupto y escarpado es complicado, realmente vale la pena intentarlo. Además, gracias a ello Masca ha mantenido la más pura esencia tinerfeña. ¿Quieres saber más? Quédate con nosotros y descubre todo lo que puedes hacer en Masca.

Masca-Tenerife

Nuestro destino de hoy se encuentra ubicado al noroeste de Tenerife e inmerso en las montañas del Parque Rural de Teno. El caserío de Masca pertenece al municipio de Buenavista del Norte y está habitado por unas 100 personas que gestionan casas rurales, bares, restaurantes y tiendas de artesanías.

El Parque Rural de Teno, en el extremo noroccidental de la isla, está formado por los municipios de Buenavista del Norte, El Tanque, Los Silos y Santiago del Teide. Ocupa más de 8.000 hectáreas que concentran algunos de los escenarios naturales más bellos de Tenerife. Es una zona de gran valor paisajístico, ecológico y cultural, de allí que fue declarada como zona protegida. La variedad de paisajes aquí es única: desde impresionantes acantilados, hasta valles, zonas boscosas y magníficas muestras de arquitectura tradicional canaria.

El terreno abrupto y recortado en el que se levanta Masca desciende hacia el océano y sorprende por su belleza. Se trata de la parte más antigua de la isla y una zona de enorme riqueza geológica. Los fenómenos climáticos acontecidos hace millones y millones de años, el mar y la erosión fueron moldeando el paisaje increíble que verás hoy en día. Tan es así, que prácticamente no existe viajero que visite Tenerife y no incluya a Masca dentro de su itinerario. La peculiaridad del paisaje y su fisonomía totalmente diferente al resto de la isla es algo que todos quieren ver con sus ojos. Los aficionados a la fotografía no quieren perderse este balcón natural con la isla de La Palma de fondo, mientras que los amantes del senderismo no pueden resistirse al impresionante Barranco de Masca.

En otras palabras, este pequeño pueblo ubicado en un valle entre acantilados es realmente un imperdible de Tenerife. De allí que deseemos contarte todo sobre él y su famoso barranco.

Historia de Masca

Ya sabes que nos encanta contarte la historia de cada lugar que visitamos, y con Masca no haremos la excepción. Para hablarte de su pasado, debemos remontarnos a la época de los guanches, es decir, la población aborigen que habitó Tenerife hasta el siglo XV. Los mismos fueron construyendo pequeñas poblaciones entre cuevas y barrancos, atraídos por la existencia de agua durante todo el año.

El barranco de Masca también jugó su papel en la historia. Si bien hay barrancos que comunican la zona con el mar, el de Masca es todo un ícono para la población. Conecta el caserío, ubicado a unos 650 metros de altura, con el Océano Atlántico por medio de un camino que transcurre entre añejas columnas basálticas. Este camino del cual hoy disfrutan los turistas, fue abierto hace siglos por los mismos guanches.

Con el fin de aprovechar los terrenos fértiles más bajos y menos escarpados, los guanches (y posteriormente los canarios) descendían y volvían a ascender el barranco casi a diario. En las tierras bajas sembraban sus cultivos, además que disfrutaban de los beneficios del mar, especialmente del abastecimiento de peces y mariscos y del comercio y trueque con los botes que llegaban a la zona. Esa vía que ayudó a sobrevivir a los guaches cayó en desuso con la apertura de la carretera TF- 436, construida entre los años 60 y 80.

barranco-de-Masca

En torno al barranco de Masca también hay antiguas leyendas que lo vinculan con los piratas. Las historias cuentan que este sitio era el escondite perfecto desde el cual los piratas sorprendían y atacaban a los barcos que llegaban de América cargados con mercancías, especialmente oro y plata que iban a parar a la Corona de Castilla.

Por su valor patrimonial, Masca fue declarada conjunto histórico y Bienes de Interés Cultural. Hoy en día, quienes llegan al caserío se encuentran con una muestra sorprendente de la arquitectura tradicional canaria. Los materiales usados en las construcciones (piedra, arenas volcánicas, madera, barro y elementos vegetales) predominaban en la isla antes de la conquista española. Con ellos se levantaron casas sencillas y austeras que con el tiempo se fueron ampliando para dar cobijos a las familias.

Hoy en día, estas casas tradicionales se conservan perfectamente y son parte de la identidad de esta región de la isla. Por eso, recorrer sus calles empedradas te permitirá comprender un poco mejor lo tranquila y la vez dura que era la vida en Masca.

Fue precisamente este bello caserío que parece desafiar la gravedad el que comenzó a atraer al turismo. Primero llegaron los escaladores y aficionados al senderismo, aunque en el año 2000 todo tipo de turistas quería conocer este pequeño enclave. Tan es así, que de ser una zona casi desconocida pasó a ser el segundo sitio más visitado de la isla, solo por detrás de Santiago del Teide.

¿Qué hacer en Masca?

Ya sabes que hacer la ruta de senderismo por el Barranco de Masca es el atractivo principal de este pueblo. Sin embargo, recorrer su caserío e ir adentrándote en la historia y cultural del pueblo sin dudas que también tiene su encanto. Como ya te contamos, Masca es un fiel ejemplo de la arquitectura propia de las Canarias en épocas de antaño. Por eso, una de las cosas que no puedes dejar de hacer es recorrer las empinadas calles del pueblo e ir maravillándote con sus construcciones tradicionales, protegidas por las altas paredes del barranco.

Además, las construcciones están bien orientadas según el clima e integradas armónicamente con el paisaje. A ello se suman las terrazas de cultivos y la serenidad de sus habitantes, que hacen que pasear por Masca sea una auténtica experiencia.

Más adelante te daremos todos los detalles sobre el senderismo en el Barranco de Masca, pero antes no queremos dejar de mencionarte algunas paradas que deberías hacer en tu recorrido por el pueblo.

Plaza y Ermita de la Inmaculada Concepción

La plaza de Masca es famosa por su imponente laurel de Indias, situado en la parte central y fuente de sombra y protección. Junto a él se encuentra la Ermita de la Inmaculada Concepción, fácilmente reconocible gracias a su llamativa fachada de piedras volcánicas y maderas de tea. Construida en el siglo XVIII, este sencillo y hermoso templo está dedicado, como ya habrás deducido, a la Purísima Concepción.

Ermita-de-la-Inmaculada-Concepción-Tenerife

Pero, la plaza de Masca no solo es un sitio ideal para refugiarse del sol bajo su enorme laurel, sino también para disfrutar las espectaculares vistas del famoso Barranco de Masca. Desde este mirador natural se aprecia muy bien el inconfundible roque de Catana, uno de los monumentos naturales más famosos de la isla de Tenerife.

A su vez, alrededor de la plaza hay varios restaurantes, músicos tocando en vivo y puestos de artesanías. Goza de un ambiente muy animado del cual seguro disfrutarás, a la vez que tomas hermosas fotografías.

Museo Etnográfico de Masca

El Museo Etnográfico de Masca se encuentra situado en un pequeño edificio donde antiguamente funcionaba la escuela de los guanches. En este espacio encontrarás una interesante exposición que cuenta cómo era la forma de vida de los habitantes de Masca hasta hace apenas unas décadas. La exposición incluye elementos de la vida cotidiana, fotografías, paneles explicativos y reproducciones que hablan de ello. Por eso, si quieres conocer a fondo la historia de este caserío, ya sabes a dónde ir.

Barranco de Masca

La ruta de senderismo al Barranco de Masca es una de las más concurridas de Tenerife. De allí que hacer la visita requiere una planificación previa, ya que el acceso al barranco está limitado a una determinada cantidad de visitas diarias. Esto se hizo necesario ante la enorme cantidad de visitantes que querían aventurarse en esta travesía. Las aglomeraciones eran frecuentes y la conservación de este espacio natural peligraba, por eso hoy en día es necesario reservar una plaza con antelación.

La forma en que la mayoría de los viajeros opta por hacer esta excursión es descendiendo desde el caserío de Masca hasta la playa. Una vez allí existe la opción de volver en bote o caminando de regreso al pueblo (en ascenso), lo cual lleva más tiempo y demanda mucho más esfuerzo físico.

La caminata es de 10 km entre la ida y la vuelta y es sumamente interesante tanto desde el punto de vista geológico como paisajístico. El tiempo estimado entre el descenso y el ascenso es de unas 6 horas. Si bien no es necesario ser atleta, la travesía demanda cierta condición física, ya que se sortea un desnivel de 600 metros.

descenso-por-el-barranco-de-Masca

Tip viajero: antes de aventurarte en el Barranco de Masca te sugerimos averiguar si el embarcadero se encuentra operativo. Más adelante te daremos más detalles de esto, pero si la salida por mar desde la playa de Masca no se puede realizar deberás descender el barranco y volver a ascender a pie para regresar al caserío, lo cual puede ser muy cansador.

Si el embarcadero se encuentra en funcionamiento tienes la opción de volver en barco al puerto de Los Gigantes o al embarcadero de Punta de Teno. El camino inverso, es decir, primero llegar a la playa mediante el transporte marítimo y luego subir hasta el pueblo por el barranco también es posible.

¿Cómo es el descenso al Barranco de Masca?

Antes de comenzar a descender por el barranco deberás pasar por el Centro de Visitantes, situado en una antigua casa de piedra. Allí validarán tu reserva y chequearán que cuentes con el equipo necesario para hacer el descenso. Lo ideal es llevar calzado de montaña en buen estado, agua, comida y un pequeño botiquín de primeros auxilios. El uso del casco es obligatorio y te lo prestan allí mismo.

El descenso por el barranco de Masca comienza al final del caserío, al cual el sendero rápidamente va dejando atrás a la vez que ingresa en pequeñas huertas. Las palmeras canarias y bancales de cultivo ya abandonados serán los protagonistas de esta primera parte de la ruta.

Tras dejar atrás las zonas de cultivo se comienza a sortear el cauce del agua que se filtra por el barranco. Esta misma fue la que durante siglos fue erosionando y dando forma al Barranco de Masca. Las curiosas formaciones rocosas moldeadas por el agua parecen talladas por el más experimentado artesano, de allí que el paisaje es sorprendente.

El sector del cañón es el atractivo más importante de la excursión, ya que geológicamente es una maravilla. Aquí es donde caminarás entre muros pétreos de casi 400 metros de altura que protegen del sol. Impresionan de manera especial algunos arcos formados por la roca, especialmente el que se encuentra en el tramo final del recorrido.

brranco-de-Masca

El sendero se encuentra bien señalizado y a lo largo de los casi 5 km que hay hasta la playa verás un suceso de señales amarillas. No obstante, al ser una ruta tan popular es casi seguro que vayas con compañía durante toda la travesía, que serán de ayuda en caso de que te desorientes. Lo negativo es que la gran masificación le quita un poco de encanto a la experiencia.

Luego de unas 2 horas y media de descenso por el barranco el sonido del mar comenzará a invadir tus oídos y de momento comenzarás a observar la costa en la distancia. Hacia la derechas, verás parte del acantilado que cierra el paso hacia el norte, mientras que a la izquierda aparece la pequeña playa de Masca.

Playa de Masca

La salvaje playa de Masca te espera al final del cauce del barranco. Como ya sabes, existen dos maneras de alcanzarla. Una de ellas es haciendo la caminata que detallamos en el punto anterior, es decir, descendiendo por el barranco. La otra es por vía marítima.

La playa Masca es de arena negra en un sector y de piedras en otras. Es una playa muy fotogénica, a la cual la presencia del barranco suma aún más encanto. La misma cuenta con un pequeño espigón que hace de embarcadero desde el cual llegan y se marchan turistas.

¿Qué hacer en la Playa de Masca? Simplemente, sentarse a recuperar las energías mientras disfrutas de la belleza del paisaje. Y, por qué no, darte un chapuzón en sus refrescantes aguas. Luego de eso, prepárate porque aún queda la caminata de regreso, que si bien es más dura, regala una postal del barranco desde otra perspectiva.

Playa-de-Masca

Flora y fauna del Barranco de Masca

De todos los barrancos y acantilados que conforman el Parque Rural de Teno, el de Masca es uno de los más importantes. Además de ser impresionante desde el punto de vista geológico, es el hogar de una gran cantidad de especies endémicas vegetales y animales en peligro de extinción.

¿Qué especies verás concretamente a lo largo de la caminata por el Barranco de Masca? Cardones, palmeras, tabaibas, agaves, algunos almendros y otras. En las zonas de las huertas verás cultivos como papas, cereales o chícharos que desde años se producen en la zona. El último que mencionamos es una leguminosa propia de Canarias que se utilizaba en la rotación de cultivos y permitía recuperar el suelo durante el barbecho. Si bien ha estado a punto de desaparecer, el empeño de algunos agricultores locales logró impedirlo. Lo mismo sucedió con la cebolla de Los Carrizales, una hortaliza propia del Parque Rural de Teno, de textura crujiente y sabor dulce.

Respecto a la fauna, es común observar cabras silvestres, invertebrados como el lagarto moteado o lagarto de Teno, una gran variedad de aves y mamíferos introducidos del continente. Sin embargo, la estrella del parque es el guincho o águila pescadora, una de las especies más amenazadas de España. En esta zona de la isla viven 3 de las 7 parejas que habitan la isla de Tenerife, lo cual habla del alto grado de vulnerabilidad que enfrenta esta especie en peligro de extinción.

Consejos para visitar el Barranco de Masca

Tenerife-España

Ya te hemos dado un par de recomendaciones a tener en cuenta antes de visitar el Barranco de Masca, sin embargo, queremos mencionarte otras cosas que debes tener en cuenta son:

  • La entrada al Barranco de Masca es gratuita, pero no olvides que tienes que reservar tu plaza con anticipación por cuestiones de aforo.
  • No se recomienda que los niños menores de 8 años hagan la ruta.
  • Hacer el sendero con buen clima es fundamental, ya que en días de lluvia el terreno puede estar muy resbaladizo y ser peligroso.
  • Recuerda que la caminata es de 10 kilómetros entre la ida y la vuelta y demanda unas 3 horas para descender y 4 para subir nuevamente a Masca. El barco que sale de la playa de Masca hacia Los Gigantes no siempre se encuentra operativo, por lo que deberás averiguar previamente. Como sea, planifica tu visita de manera que puedas aprovechar el tiempo al máximo y correr peligro que se haga de noche.
  • Lo ideal es hacer la caminata a primera hora de la mañana. Ten en cuenta que la ruta se habilita desde las 8:30 am a las 6:30 pm.
  • Si el embarcadero estuviese habilitado, puedes comprar tu billete para el barco que te llevará al puerto de Los Gigantes en un bar-restaurante que hay junto a la zona del parking. Los billetes también se pueden adquirir en el puesto montado en la misma playa de Masca, aunque esta opción no es la más recomendada. El precio del paseo en barco cuesta alrededor de 10 EUR y los viajes se realizan a las 1:30, 3:30 y 4:30 pm.
  • Una vez en el puerto de Los Gigantes puedes optar por tomar un taxi o el autobús nuevamente hasta Masca y buscar tu coche.
  • No olvides que en el barranco puede haber desprendimientos de rocas, por lo que se sugiere no salirse nunca de la senda habilitada y no hacer nada que pueda poner en peligro tu vida ni la de otros excursionistas.

¿Cómo llegar a Masca?

Hasta los años 60, solo era posible llegar a Masca a pie o a lomos de un asno. Esto cambió con la construcción de la carretera, gracias a la cual este pintoresco caserío está bien comunicado con el resto de Tenerife. Eso sí, por su estrechez y la enorme cantidad de curvas (muchas de ellas muy cerradas), no es una carretera sencilla. De todos modos, el impresionante paisaje que atraviesa hace que valga la pena el viaje.

La opción más utilizada para visitar Masca es haciendo la sinuosa carretera TF-436 que parte de Santiago del Teide. A pesar de lo intrincado de la ruta, vivir esta experiencia le añade aún más emoción a la visita a Masca. Desde Buenavista del Norte también tienes aseguradas unas vistas espectaculares de los acantilados.

Masca-Tenerife

En caso de viajar en autobús, deberás tomar las líneas 355 y 365 que unen muchos puntos de Tenerife con Masca. La primera te llevará desde Santiago del Teide a Masca en 15 minutos y en 40 minutos desde Buenavista del Norte.

Algunos experimentados y aventureros se atreven a llegar a Masca en bicicleta. Este desafío que no es para todo el mundo, comienza en Santiago del Teide o en Buenavista del Norte. En el primer caso, subirás por una ladera hasta la Degollada de Cherfe (a 1.057 metros de altura), en donde se encuentra el Mirador de Masca. Desde allí te espera un vertiginoso descenso hasta el pueblo. En caso de partir desde Buenavista del Norte, deberás sortear 14 km de subida constante con pendientes de entre 13% y 20%.

Un detalle a tener en cuenta en caso de que optes por viajar en coche es que el acceso está permitido, pero el aparcamiento es muy escaso y está limitado a un máximo de 2 horas por vehículo. El objetivo de las medidas es reducir el impacto ambiental del turismo y mejorar el funcionamiento del parking. Por eso, si tu objetivo es visitar el pueblo y descender el Barranco de Masca lo mejor es llegar al caserío en transporte público.

Masca es naturaleza en estado puro. Un sitio de enorme belleza que no dejará indiferente a nadie. Por eso, si quieres vivir una experiencia completa, qué mejor que visitar este rincón de la isla de Tenerife. El pueblo lo tiene todo y está bien preparado para que el viajero se sienta a gusto y solo piense en una cosa: en volver.

Créditos fotográficos

- [Nombre de a foto según banco de imágenes] ([url de donde la encontramos]), por [Nombre del autor] / CC BY ([url de la licencia])

Comments are closed.