Cracovia es una ciudad muy turística de Polonia. Con su encanto maravilloso, historias medievales, la plaza más grande de Europa, y contemplar las cicatrices que dejó el holocausto, son algunas de las principales actividades interesantes que harás en este destino.

Combinando lo antiguo con lo moderno, Cracovia seduce por su pasado como antigua capital de Polonia. Constituye una de las ciudades más importantes del país, por su excelente estado de conservación y fascinante patrimonio artístico y cultural de toda Europa.

Más de dos millones de personas viajan para hacer turismo en Cracovia cada año. Así que, no en vano es un destino muy atractivo para viajeros que se maravillan con sus encantos, interesantes lugares y un punto estratégico para explorar Polonia.

Si deseas conocer Cracovia, haremos un recorrido de 3 días que te llevará por los sitios más emblemáticos y visitados de la antigua capital polaca.

Qué ver en Cracovia en 3 días

Cracovia fue la capital de Polonia desde 1038 hasta 1596, fecha en que Segismundo III Vasa trasladó la capital a Varsovia. A pesar de la perdida de la capitalidad, la ciudad mantuvo su prestigio como destino turístico y se convirtió en Patrimonio de la Humanidad.

Comencemos por el recorrido en esta ciudad con tanto por ver y hacer, un destino que debe ser visitado para entender y admirar la historia de Polonia, ¡Cracovia nos espera!

Día 1. Casco antiguo de Cracovia

Una forma estupenda de comenzar tu viaje es por la zona medieval. En el casco antiguo, encuentras concentrados los más importantes monumentos repletos de historia y arquitectura que asombran a quienes visitan la ciudad.

Plaza del Mercado

Se considera como la plaza medieval más grande de Europa y el corazón de Cracovia. Conocida como Rynek Główny, ha sido el centro de la ciudad desde su construcción en el siglo XII. Rodeada por casas burguesas y palacios de origen medieval, es el principal punto de reunión de locales y turistas.

Basílica de Santa María

Uno de los monumentos más importantes de Cracovia, es un templo gótico construido a finales del siglo XV. Cuenta con una imponente fachada flanqueada por dos torres de diferentes alturas, es una joya del gótico polaco.

En el interior de Santa María encuentras vitrales medievales, de los cuales tres son originales del siglo XIV. Además, el retablo de madera del altar mayor contiene más de 200 figurillas de madera y es considerado una pieza única en su estilo.

Torre del Antiguo Ayuntamiento

Construida en el siglo XIV, esta torre de 70 metros de altura es la única parte que se conserva el antiguo Ayuntamiento de la ciudad. Se encuentra edificada en ladrillo rojizo, un elemento muy típico en las construcciones de Polonia.

En este lugar, puedes subir a la torre para disfrutar de unas excelentes vistas de la Plaza del Mercado de Cracovia y las calles adyacentes.

Iglesia de San Adalberto

Su construcción se remonta a los inicios de la Edad Media, fue uno de los primeros edificios de la plaza. San Adalberto está considerado como uno de los primeros santos que predicó por la zona, de manera que en su memoria se alzó esta pequeña capilla medieval.

En la cripta se ubica un pequeño museo dedicado a la historia de la Plaza del Mercado de Cracovia. Aunque visitar la iglesia es gratuita, para conocer la cripta hay que pagar entrada.

Lonja de Paños

Situada en el centro de la Plaza del Mercado, usado como mercado de telas en tiempos remotos. Actualmente, el primer piso forma parte de las dependencias del Museo Nacional de Cracovia, dedicadas a la Galería de Arte Polaco del siglo XX. También se mantiene un mercado de recuerdos y todo tipo de artículos para turistas.

Puerta de Florián

Históricamente se le conoce como la entrada a la ciudad medieval de Cracovia. En el siglo XIII se decidió construir una muralla alrededor de la ciudad, para 1810 las autoridades decidieron derrumbar la muralla y embellecer la ciudad con la creación de un gran parque circular.

Sin embargo, algunos restos de la muralla quedaron, por lo que resulta ser uno de los pocos vestigios de la época.

Barbacana

Construida en 1499, cuenta con una planta circular de 25 metros de diámetro rodeada por un muro y un foso. Es una fortaleza defensiva que conectaba con las murallas de la ciudad, y a su vez custodiaba los accesos a la Puerta de San Florián.

Plaza Szczepanski

A pesar de ser un lugar ignorado en el pasado, se ha convertido en el corazón cultural de la ciudad. Durante años, el sitio cayó en el olvido y se convirtió en un descuidado parque sin mayor atractivo, pero tras una renovación volvió su resplandor.

Hoy en día, la Plaza forma parte de los atractivos principales del Casco Histórico de Cracovia. Alrededor de la plaza se encuentra una interesante mezcla arquitectónica, con edificios antiguos y locales para degustar la gastronomía polaca.

Castillo de Wawel

Situado en la colina de Wawel y con vistas al río Vístula, fue la residencia de la familia real polaca. El Castillo de Wawel cuenta con numerosos puntos de interés como:

  • Catedral de Wawel, considerada el centro espiritual de Polonia, es un símbolo de la historia de la nación polaca.
  • Museo Catedralicio Juan Pablo II, inaugurado en 1978 por Karol Wojtyla, el museo muestra diferentes objetos religiosos y valiosas insignias reales.
  • Cueva del Dragón, según la leyenda esta cueva fue el lugar en que vivió el Dragón de Wawel. La gruta cuenta con unos túneles 270 metros de longitud y llega hasta la orilla del Vístula, donde se puede ver una escultura del dragón.

Por su parte el Palacio Real está dividido en diferentes salones como:

  • Wawel Perdido, ubicada en los sótanos del palacio, muestra el aspecto de la colina hace 1,000 años, así como los restos del castillo gótico procedentes de la Edad Media.
  • Salas de Estado, es la exposición principal del castillo que incluye varias salas en las que se conservan valiosas pinturas, muebles italianos del siglo XVI, hermosos tapices, techos de estuco y numerosos elementos originales.
  • Apartamentos Reales, solamente se pueden visitar con una visita guiada en inglés o polaco.
  • El Tesoro de la Corona y la Armería, a lo largo de numerosas salas se muestran piedras preciosas, numerosas armas, armaduras y algunos objetos de gran valor como la espada de coronación de los reyes polacos.
  • Museo de Arte oriental, ubicado en antiguas estancias incluye algunas alfombras, sedas, tapices, cerámica china y porcelana japonesa.

Día 2. Descubriendo la historia detrás de sus muros

No es secreto la dura y trágica historia que vivió Cracovia, por parte del holocausto y terror nazi. Por lo que, darte un recorrido por las calles que marcaron un antes y un después, es una forma de rendir tributo a la pesadilla que vivieron miles de personas por estas tierras.

El barrio judío

La historia de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial fue muy dura e intensa. El rey Casimiro III de Polonia, lo fundó en el siglo XIV. En esa época, estaba rodeada de murallas y ocupaba una isla.

A finales del siglo XV, los judíos fueron expulsados de Cracovia y forzados a trasladarse aquí. Desde ese momento, el barrio Kazimierz se convirtió en el centro hebreo de Cracovia, aunque ya vivían judíos en la villa anteriormente.

Kazimierz no sólo era el centro hebreo de la capital, legó a convertirse en el centro tanto espiritual como cultural de los judíos de toda Polonia. De hecho, llegó a ser uno de los más grandes de Europa, ya que recibía judíos de todo el continente.

Con la Segunda guerra mundial, Polonia queda ocupada completamente y Cracovia pasa a ser un punto estratégico ya que aquí se instala el Gobierno General del Régimen Nazi.

La mejor forma de recorrer esta zona, es por medio de un tour, pues te darán detalles de la historia y cómo sucedieron los acontecimientos. Incluso muchos escenarios de este lugar, se usaron para la película de Steven Spielberg “La lista de Schindler”.

Ruta por el barrio judío de Cracovia

El primer punto de la ruta por el barrio judío de Cracovia es el Museo Judío de Galicja, con fotografías en memoria histórica de las etapas tan complicadas para los judíos como el Holocausto. Otro punto de interés es la sinagoga, la más antigua de Polonia.

También te encuentras con la sinagoga Popper, aunque poco queda ya de lo que fue en sus inicios en el siglo XVII, ya que su interior fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial. Se aprecia su fachada y una librería.

Éstas no son las únicas sinagogas que podrás observar. De las más de 20 sinagogas solo quedan 7, y de ellas solo una está en actividad. También en la ruta encuentras la sinagoga Remuh, que se levantó en honor al rabino con el mismo nombre; con la sinagoga Kupa, la sinagoga Tempel y sinagoga Izaak.

Otro punto interesante, es visitar el monumento a las víctimas del Holocausto de Cracovia. Cuenta con una placa conmemorativa coronada por una estrella de David y rodeada de pequeñas piedras que la gente deja en homenaje a todos los que perdieron la vida durante este parte terrible de la historia mundial.

Si luego de tanto caminar te da hambre, puedes recorrer la plaza Nowy, donde encuentras un mercado callejero con todo tipo de comidas para disfrutar.

Antiguo gueto de Cracovia

Desde el barrio judío solo tendrás que cruzar el río Vistula para llegar a Podgorze, el antiguo gueto judío de la ciudad.

Fue creado en 1941 por los nazis para aislar a los judíos del resto de la población. En el barrio de Podgorze no vamos a encontrar sinagogas como en el de Kasimierz, pues no era un barrio judío. Este lugar solamente servía como un barrio de confinamiento por el régimen nazi, antes de trasladar a los judíos a los campos de concentración o exterminio.

Lugares de interés del gueto

  • Restos del Muro del Gueto Judío, se trata de un lugar histórico, pues cuando los judíos fueron trasladados al gueto judío de Cracovia, se alzó un muro para que quedaran confinados. Podemos observar restos del muro en Lwowska 25 y en Limanowskiego 62.
  • Plaza y Monumento de las Sillas, en la plaza Bohaterów era donde se seleccionaba a las personas judías que serían transportadas a los campos de concentración y exterminio. En esta plaza, también se encuentra el monumento de las sillas. Se trata de un monumento conmemorativo a las víctimas judías, conformado por 33 sillas grandes repartidas en la parte interna de la plaza y 27 sillas más pequeñas que se sitúan en el perímetro exterior.
  • Fábrica de Oskar Schindler, otro lugar histórico, pues aunque en un principio trabajó con el régimen nazi, Schindler tuvo como objetivo salvar el máximo número de judíos de morir en la barbarie nazi. Se calcula que gracias a él más de 1,000 judíos salvaron su vida. Actualmente es un museo histórico, que vale la pena visitar para recordar y rendir homenaje a las víctimas.
  • Farmacia del Águila, se trata de la que era la única farmacia existente durante la época del gueto. Fue un lugar al que los judíos podían acudir en confianza y sin miedo.

Día 3. Otras visitas interesantes en Cracovia y sus alrededores

Cerca de Cracovia hay lugares que puedes incluir en tu visita, para cerrar con broche de oro el viaje por la ciudad.  

Campo de concentración de Auschwitz-Birkenau

Situado a unos 70 kilómetros de Cracovia es una visita imprescindible. Dicho campo de concentración fue creado en 1940 y llegó a albergar hasta 90,000 prisioneros.

En realidad, se trata de dos campos de concentración, Auschwitz I y Auschwitz-Birkenau. Auschwitz I, era el campo de concentración original, construido en 1940 para los prisioneros políticos del país. En la entrada impacta la famosa inscripción de “Arbeit macht frei” (El trabajo hace libre). Constituido por varios bloques con objetos que han traído los prisioneros.

Por otra parte, Auschwitz-Birkenau, era el campo de concentración más grande, construido en 1941 en Birkenau, a 3 kilómetros del campo original. Fue creado por los nazis para realizar la exterminación de los judíos.

En sus 5 cámaras de gas cada día consiguieron asesinar a unas 10 mil personas. Los nazis explotaron la mayor parte de este campo antes de huirse. Por eso solo quedan hoy unas pocas barracas y los restos de las cámaras de gas y los hornos crematorios.

Auschwitz se ganó la fama como el mayor campo de exterminio de judíos por los nazis, viajar a esta zona significa hacer una excursión por momentos trágicos que marcaron la historia de Polonia y los judíos.   

Minas de Sal de Wieliczka

Son las minas de sal más antiguas de Europa con más de 3 kilómetros para recorrer y 300 metros de profundidad. Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1978, las minas de sal de Wieliczka fueron visitadas por primera vez en el siglo XV y actualmente constituyen uno de los lugares más visitados de Polonia.

La ruta turística te permite conocer la historia de la mina, a través de un recorrido por 3.5 kilómetros de galerías a lo largo de 22 cámaras con lagos subterráneos, antiguas herramientas, máquinas y diferentes esculturas realizadas por los mineros con bloques de sal.

Son más de 700 escaleras para bajar a este lugar mágico. Uno de los lugares más sorprendente que visitarás es la Capilla de St. Kinga, una impresionante sala de 54 metros de longitud que cuenta con una decoración realizada en su totalidad a base de sal.

Prepárate para un tour de al menos tres horas llenas de misterio, historia, entretenimiento y muchos lugares interesantes y hermosos para admirar.

Cómo llegar a Cracovia

Al ser una ciudad de Polonia muy visitada por turistas, tiene fáciles accesos para los turistas. La mejor opción es llegar desde avión. Una vez en Cracovia, para llegar hasta el centro de la ciudad, puedes tomar un tren de la compañía Przewozy Regionalne hasta la estación principal de tren. Sale cada media hora y el viaje dura unos 20 minutos. También cuenta con varias líneas de autobús como la 208 y 292.

¿Qué te pareció nuestra ruta por Cracovia? Seguramente si la has visitado o estas próximo a viajar, conseguirás muchos más lugares de interés, pues es una ciudad con grandes atractivos, que la catalogan como una de las más visitadas en Polonia.

Viajar a Cracovia supone un recorrido por monumentos históricos, que albergan una enriquecedora enseñanza sobre el daño que se puede cometer a la humanidad, así como de superación y transformación en un destino visitado por extranjeros que desean conocer a fondo sus bellezas, historias y paisajes.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario