Aún no hemos terminado de viajar por Nueva Zelanda y quedan más maravillas naturales por descubrir. Después de haber conocido hermosas playas y volcanes, nos dirigimos al espectacular glaciar Franz Josef, uno de los más importantes del país. Quédate con nosotros para conocer a fondo este glaciar y todo lo que puedes hacer allí. Queremos seguir mostrándote paisajes de película y ayudarte a planificar tu viaje de la mejor manera.

glaciar Franz Josef

El Glaciar Fran Josef se extiende a lo largo de 12 km y está ubicado en el territorio protegido del Parque Nacional Westland, en la costa Oeste de la Isla Sur de Nueva Zelanda. Junto con el glaciar Fox, son los dos glaciares más importantes de Nueva Zelanda y pueden conocerse en el mismo día. Se encuentran rodeados, en parte, por un parque que es Patrimonio de la Humanidad: Te Wahipounamu.

¿Sabías qué? Los glaciares Franz Josef y Fox son conocidos como los glaciares más cercanos al océano de todo el mundo.

Ambos glaciares se encuentran a unos 5 km del pequeño pueblo de Franz Josef, de tan solo 300 habitantes. A pesar de eso, la localidad está bien preparada para recibir a los turistas que llegan de todas partes del país y del mundo para conocer el glaciar Franz Josef.

Entre los años 1940 y 1980 el glaciar estuvo en una fase de retroceso, hasta que, en 1984, comenzó una fase de avance espectacular, avanzado a un ritmo de 70 cm al día. Esta velocidad del flujo es unas 10 veces mayor que la del resto de los glaciares típicos. Fruto del calentamiento global, en el año 2008 comenzó una nueva fase de retroceso, al igual que el resto de los glaciares de Nueva Zelanda que se encuentran en la parte oriental de los Alpes del Sur.

La rápida velocidad con que se mueve el glaciar crea algunas características realmente increíbles, como cuevas de hielo, túneles, seracs y grietas. Lo más impresionante es que estas formaciones cambian y evolucionan constantemente, pudiendo modificar el paisaje de un día a otro. 

Glaciares de Nueva Zelanda, Franz Josep

El descubrimiento del glaciar Franz Josep

El geólogo Julius Von Haast fue quien descubrió el glaciar en 1865 y decidió nombrarlo de esta manera en honor al emperador austriaco Francisco José I. El descubrimiento del glaciar podría decirse que fue una casualidad, puesto que este explorador se encontraba en Nueva Zelanda porque quería conocer las condiciones de vida de los alemanes vivían en el país.

Las leyendas del pueblo maorí se hacen presentes en todo el territorio neozelandés, y el glaciar Franz Josef no es una excepción. Para el pueblo maorí el glaciar es conocido con el nombre de Ka Roimata, que significa lágrimas de Hine Hukatere. Cuenta la leyenda que Hine Hukatere era una mujer apasionada por escalar montañas. Un día, ella y su marido Wawe salieron de aventura, pero cuando estaban por alcanzar la cima, una gran avalancha se desprendió y Wawe fue sepultado por la nieve. Hine Hukatere, con el corazón roto, lloró de tal manera que sus lágrimas formaron el actual glaciar Franz Josef.

¿De qué manera se puede visitar el glaciar Franz Josef?

glaciar Franz Josef

La única manera de llegar a la base del glaciar Franz Josef es en avioneta o helicóptero, tomando una excursión que puede costar, al menos, 250 NZD. Si no tienes tanto dinero o no quieres gastar, existe otra manera de disfrutarlo (aunque las vistas no son las mismas). Para eso debes caminar por dos opciones de senderos que parten desde el estacionamiento del glaciar y llegan hasta los miradores. La ruta discurre paralela al Río Waiho, que se alimenta del deshielo del Franz Josef y cruza todo el valle.

Las vistas de los senderos son preciosas y es una buena manera de conocer el glaciar y su entorno, sin gastar dinero. Si tienes más tiempo podrás hacer la ruta de 90 minutos, de lo contrario hay una ruta más corta, de unos 40 minutos. Además, la pista es prácticamente plana y no presenta grandes dificultades.

Glaciares de Nueva Zelanda, Franz Josep

Una vez que llegues a la lengua terminal del glaciar te encontrarás con una serie de letreros que impide el paso en caso de no tener experiencia en glaciar. Si deseas, puedes alquilar el material necesario para continuar por la ruta, aunque siempre es mejor ir con guía en terreno desconocido.

Si deseas tomar la excursión en helicóptero o avioneta realmente valdrá la pena cada peso invertido. La travesía consiste en una visita a la parte inicial del glaciar, que está situada a unos 2500 metros de altura. A los 800 metros, aproximadamente, se encuentra el punto aterrizaje y comienzo del trekking. Además, solo de esta manera podrás conocer las cuevas de hielo. Si quieres experimentar un paseo soñado por el hielo no dejes de vivir el glaciar de esta manera.

¿Qué más hacer, aparte de visitar el glaciar?

Una vez que hayas conocido el glaciar Franz Josef puedes tomar otras rutas de senderismo o excursiones por sus alrededores.

Lago Matheson

Otra de las opciones de trekking que puedes hacer, partiendo desde el estacionamiento, es la caminata hasta el lago Matheson, más conocido como el lago del espejo. Este sobrenombre esta dado porque, en los días despejados, refleja a la perfección el monte Cook (el pico más alto del país). El mejor momento para hacer esta caminata es por la mañana, bien temprano, o en las últimas horas de la tarde, cuando el viento está más calmo.  

Lago Matheson, Nueva Zelanda

Tip viajero: lleva repelente de insectos porque los mosquitos son tremendos.

Por supuesto que puedes llegar al lago Matheson en coche y dejarlo en el párking gratuito, junto a un moderno café y desde allí tomar una ruta circular de aproximadamente 4,4 kilómetros. El sendero rodea el lago, atraviesa un antiguo bosque nativo y es de lo más bonito. Primero, cruzarás por un puente colgante que atraviesa el río Clearwater para luego llegar al primer mirador llamado Jetty Viewpoint, situado a un kilómetro desde el aparcamiento. Ya desde ese primer mirador podrás disfrutar de encantadoras vistas del lago.

lago Matheson, glaciar Franz Josef

Si continúas por el sendero atravesarás una especie de humedal donde podrás ver aves acuáticas buscando comida y alguna que otra anguila de agua dulce de aleta larga. En un momento llegaras a unas escaleras de madera que llevan al mirador de View of Views, situado en lo alto de la montaña. El último mirador es el llamado Reflection Island. Recuerda que lo mejor es hacer este recorrido por la mañana temprano o al atardecer porque las vistas son mejores y no hay tanto viento. De esa manera, podrás apreciar mucho mejor los picos montañosos y el glaciar reflejado en el agua.

Lago Mapourika

Otra actividad que vale la pena hacer es un paseo panorámico en barco por el lago Mapourika, que te permitirá disfrutar de hermosas vistas de los Alpes del sur y el glaciar Franz Josef.

El lago Mapourika fue creado por el glaciar Franz Josef, cuando se retiró hace unos 14 mil años. El paseo de dos horas a bordo del barco es de lo más bonito. Además de ver los montes y el glaciar reflejados en el agua, conocerás el santuario de Kiwi Okarito, ubicado en las costas lejanas del lago. En el lugar te darán una charla informativa sobre estas aves tan propias de Nueva Zelanda, mientras navegas una selva tropical jurásica intacta, con árboles Kahikatea de 900 años de antigüedad.

Lago Mapourika

Si así lo deseas, también podrás alquilar un kayak y navegar por el lago Mapourika y el corazón del Santuario de Kiwi Okarito.

Blue Pools

Esta travesía se encuentra a unas dos horas y media del glaciar Franz Josef, pero te la mencionamos porque creemos que no puedes perderte este paseo. ¿Por qué creemos que vale la pena? Porque las Blue Pools son las aguas más transparentes, profundas y turquesas de todo Nueva Zelanda. No hace falta decir mucho más para imaginar la belleza del paisaje que encontrarás allí.

Blue Pools, Nueva Zelanda

Ubicadas en el interior del Parque Nacional Mount Aspiring, estas hermosas piscinas azules se formaron a largo de los siglos por las heladas aguas del río Makarora. Rodeadas de un impresionante bosque de hayas, son uno de los imperdibles de Nueva Zelanda. Además de tomar hermosas fotografías, podrás pasear por el bosque y cruzar un puente colgante que atraviesa el río Makarora.

Si continúas por la carretera otros 15 minutos llegarás a una de las paradas más populares de la zona, en la que encontrarás un puente desde el cual podrás saltar a las aguas de las Blue Pools Track. Antes de lanzarte chequea que las condiciones de las corrientes sean las óptimas. Además, considera que el agua es bastante fría, pero que eso no sea un impedimento para vivir la experiencia.

Blue Pools, Nueva Zelanda

Esta ruta llamada Blue Pools Track se puede recorrer en cualquier época del año, aunque lo mejor es hacerlo en verano. El recorrido dura 30 minutos ida y vuelta y la distancia a recorrer es de tan solo un kilómetro y medio. El paseo comienza en State Highway 6, a 8 km de Makarora. Junto a la autopista SH6 encontraras un párking gratuito desde el que parte el sendero.

Glaciar Fox

El Glaciar Fox baja de los Alpes del Sur a menos de 300 metros sobre el nivel del mar y es otro espectáculo natural de Nueva Zelanda. Se encuentra a unos 25 km del glaciar Franz Josef y recibe este nombre en honor al primer ministro del país, Sir William Fox.

glaciar Fox, Nueva Zelanda

Este gigantesco glaciar se alimenta de cuatro glaciales alpinos y se extiende a lo largo de 13 kilómetros. Lamentablemente, al igual que su compañero, ha comenzado a retroceder desde el 2008 como consecuencia del calentamiento global.

Para caminar por el hielo debes contratar sí o sí una excursión en avioneta o helicóptero, al igual que en Franz Josef. De lo contrario, puedes tomar el sendero que parte desde el estacionamiento que culmina en un mirador situado a 450 metros del glacial. El sendero es muy bonito, pero la parte final es una subida bastante exigente, por lo que no olvides llevar suficiente agua y un gorro para protegerte del sol.

¿Cómo llegar al glaciar Franz Josef?

Existen dos maneras de llegar al Glaciar Franz Josef, una opción partiendo desde QueensStown a través del puerto Haast Pass. Ten en cuenta que si viajas en invierno es posible que este paso se encuentre cerrado. Otra forma es cruzando el Arthur Pass, que está más cercano a la localidad de ChristChurch.

La ruta para llegar al pueblo de Franz Josef es realmente encantadora y querrás para en todo momento. Viajas por una carretera escénica que corre paralela a la costa, por lo que podrás disfrutar de hermosas vistas al mar. Por momentos, cruzarás impresionantes montañas y lagos de color azul intenso. Dicho de otra manera, pasarás por los rincones más espectaculares de la Isla Sur de Nueva Zelanda.

¿Qué te pareció este hermoso lugar de Nueva Zelanda? Ya lo sabes, si viajas por la costa oeste de la Isla Sur haz una parada en el pueblito de Franz Josef y dedica un día para conocer este increíble glaciar. Si te gustó el recorrido comparte en tus redes sociales. ¡Hasta el próximo destino!

Créditos fotográficos

Escribe un comentario