A pocos kilómetros de Barcelona (España) se encuentra el Pantano de Sau, sitio en donde el pueblo de San Román de Sau yace sepultado bajo el agua. Tanto es así que desde las costas solo verás la parte más alta del campanario de la iglesia del pueblo. Alrededor de él, la arquitectura tradicional, la naturaleza y la gastronomía se unen entre sí conformando un paisaje espectacular. Un destino mágico que puede visitarse tranquilamente en excursión de un día desde Barcelona. Quédate con nosotros porque te contamos todo lo que necesitas saber antes de planificar un viaje al Pantano de Sau.

Pantano de Sau, Barcelona

En el extremo oriental de la comarca de Osona se encuentra una región natural con forma de media luna que te enamorará por sus paisajes: el Valle de Sau – Collsacabra. Los elementos más importantes de este paisaje son los enormes riscos, que alcanzan una altura superior a los 1100 metros, el pantano de Sau y el bosque de las Guilleries.

El Pantano de Sau se ubica muy cerca del pueblo de Vilanova de Sau, una pequeña localidad cuya principal actividad gira en torno al él. A pesar de su reducido tamaño, guarda un encanto especial y por eso no puedes dejar de visitarla. El alimento principal del pantano es el caudal del río Ter y su entorno, además de los acantilados y precipicios de la montaña del Collsacabra, se conforma por los bosques del Espacio Natural de les Guilleries-Savassona.

Breve historia del Pantano de Sau

Antes de la construcción del pantano, el valle de Sau tenía su población diseminada en cinco núcleos ubicados alrededor de las parroquias de Santa María, San Romano, San Pedro de Castanyadell, San Andrés de Bancells e iris de Querós. Sin embargo, el asentamiento más grande se formó alrededor de la iglesia de San Román de Sau, que a mediados del siglo XX ya contaba con casi 300 habitantes. El pueblo vivía de la agricultura, la ganadería y la explotación forestal, pero la construcción del pantano llevó a la expropiación de fincas y la consecuente desaparición del pueblo bajo las aguas.

En 1962 se inauguró la represa de Sau, que demoró unos 20 años en construirse. Durante el tiempo que duró la obra, la población de San Romano creció debido a la mano de obra que llegaba al lugar para trabajar en la construcción de la presa. El nuevo pueblo de San Romano estaba situado encima de la presa y disponía de una colonia de casas para los trabajadores, varios chalets para los ingenieros, un cementerio, una iglesia, escuelas y un cuartel de la Guardia Civil. 

En agosto de 1962 el pantano comenzó a llenarse de agua. Desde allí la historia de los habitantes de esta localidad cambió para siempre y la villa finalmente fue abandonada, antes de ser engullida por las aguas de la represa.

Pueblo de San Romano

Hoy en día, durante la temporada el caudal de agua del pantano mengua y poco a poco comienza a emerger el pueblo de San Román de Sau, considerado una de las joyas de los pueblos hundidos de España.

La finalidad de la obra era doble: por un lado, lograr el abastecimiento de agua potable, y por otro, producir energía hidroeléctrica. En 1958 se aprobó la derivación del río Ter para abastecer de agua a Barcelona y toda su área de influencia. 

Excusión al pantano de Sau y actividades para hacer allí

Una vez que aparques el coche podrás comenzar a explorar el pantano de Sau desde diferentes formas. El plan estrella es navegar en kayak, aunque también pueden hacerse otras actividades como vela deportiva, el esquí náutico y otros deportes acuáticos. Por un costo de 20€ y 30€ es posible realizar un paseo de una hora y media o más por el pantano y llegar al punto más famoso del mismo: el campanario de la Iglesia San Romano. Incluso, si lo deseas podrás nadar en sus aguas, aunque no se recomienda entrar a ninguna de las edificaciones del pueblo. Si bien se han realizado obras de restauración, los peligros de derrumbe siempre están.

kayak por el pantano de Sau

Las empresas que hay en el lugar ofrecen todo tipo de travesías en kayak. Por ejemplo, paseos por el Sur de la costa Brava, entre los pueblos de Lloret de Mar y Tossa. Así conocerás las calas Canyelles, Morisca, Trons y Sa Cova, recorriendo sus pasos estrechos y rincones. También, es posible hacer una excursión de un día en kayak por el embalse de Sau y visitar el Monasterio de Sant Pere de Casserres, el Salt del Cabrit o la Riera de les Gorgues. Un paseo que sin dudas te dejará boquiabierto.

Monasterio de Sant Pere de Casserres

Otra posibilidad de recorrer el pantano de Sau es en aquaslider, una embarcación más grande y estable que una canoa, que se mueve a pedales. Una de las opciones es hacer una ruta de una hora que te llevará al campanario de la iglesia. Después navegarás hasta la otra costa, para disfrutar de las mejores visitas de los riscos. Finalmente, ingresarás a una entrada de agua más estrecha, desde donde se aprecia mejor la magnitud del pantano.

Otra actividad que podrás hacer en los alrededores del pantano de Sau son paseos en segway y recorrer caminos, pistas y senderos de todo tipo. Previamente harás una clase introductoria para aprender a usar estos particulares vehículos, para luego disfrutar del entorno y el paisaje.

Si quieres apreciar del pantano desde otro ángulo debes entonces subir hasta el mirador de Vilanova de Sau. Una de las maneras de llegar es partiendo desde el pueblo de Tavertet y caminar durante 45 minutos por un sendero de dificultad media-baja. Si la caminata no es lo tuyo puedes acceder en coche, aunque ten en cuenta que la carretera es de gravilla y deberás ir despacio. Cuando llegues al mirador te encontrarás con unas vistas del pantano de Sau que compensarán cualquier esfuerzo físico realizado. Nuestra sugerencia es que no te pierdas este espectacular paseo.

presa del pantano de Sau

La Roca Larga, a más de 1100 metros de altura, es un mirador excepcional al cual puedes llegar a través de otra popular ruta de senderismo. Desde allí verás el embalse de Susqueda y el risco del Faro hacia la izquierda y, a la derecha, el pantano de Sau y los riscos de Tavertet. El vértice de esta roca sobresale 20 metros a través del acantilado y está suspendido sobre el Pla de Boixer. Te podrás imaginar la cantidad de sensaciones que sentirás allá arriba.

Vilanova de Sau

Mientras que el pueblo de Sant Roman se hundía bajo las aguas, Vilanova de Sau emergía. Este antiguo pueblo rural ha sabido aprovechar su historia creando servicios destinados al ocio y el turismo alrededor del pantano de Sau. Si bien el pantano es el principal atractivo, vale la pena recorrer las callecitas del pueblo y apreciar sus construcciones.

Vilanova de Sau

El municipio de Vilanova de Sau está situado al este de la comarca de Osona. Esta villa tradicional se compone de construcciones antiguas y típicas del país. A medida que comiences a recorrer sus callejuelas encontrarás algunos de los edificios más emblemáticos del pueblo. Uno de ellos es la iglesia románica Santa María de Vilanova, ubicada en pleno centro. A 927 metros de altura se alza otra importante iglesia románica, San Andreu de Bancells, que posee un hermoso mirador. Otro sitio que vale la pena visitar es el Museo arqueológico de Vilanova, que exhibe una colección de los restos arqueológicos extraídos en los yacimientos de la zona.

Vilanova de Sau

¿Cómo llegar al Pantano de Sau desde Barcelona?

Es posible recorrer los 92 km que separan el pantano de Sau de Barcelona de una manera muy simple. Para eso, debes tomar la carretera C 17 en dirección a Vic y luego agarrar el desvío hacia el pueblo Vilanova de Sau. Una vez allí, podrás aparcar el coche y continuar a pie siguiendo las indicaciones que señalan el camino al pantano. De más está decir que la ruta, además de ser simple y estar muy bien señalizada, posee un paisaje encantador. El trayecto es un tesoro para los amantes del senderismo y las actividades al aire libre.  

Los mejores sitios para comer

Luego de un día a puro senderismo y kayak por el pantano de Sau seguramente se te abrirá el apetito. Afortunadamente, la comarca de Osona es famosa por la calidad de sus embutidos, especialmente el fuet y la llonganissa de Vic.

A pocos kilómetros del pantano, se encuentra el emblemático restaurante Fussimanya. Allí se sirven embutidos elaborados por sus propios dueños y muchos platos de la cocina tradicional catalana. La decoración rústica del restaurante, más las hermosas vistas que tiene del pantano de Sau y la excelencia de sus platos lo han convertido en un sitio muy valorado.

lugares para comer cerca del pantano de Sau

Algunas de las especialidades de la casa son la tabla de embutidos y el entrecot de ternera. También vale la pena probar el pollo o el cordero cocidos a las brasas y las ensaladas preparadas con ingredientes frescos de la huerta. Para el postre, uno de los platos catalanes más demandados son el helado de turrón con ratafia o el postre de miel y mató.

En Vilanova de Sau destaca otro famoso restaurante recomendado en la Guía Repsol, Ferrer de Tall, muy frecuentado por los lugareños para el desayuno. Para las comidas principales no dejes de probar algunos platos originales de la casa, como una versión única de la porchetta y de la ratatouille. La fondue con hinojo o el pollo relleno de orejones son otros de los mejores platos del lugar.

Otros lugares para visitar cercanos al pantano de Sau

Cerca del pantano de Sau y ubicados entre barrancos y despeñaderos se encuentran varias poblaciones o construcciones de ensueño que también vale la pena visitar.

Tavertet

Tavertet es un pequeño pueblo ubicado en lo alto del altiplano y asomado al abismo. Cuando llegues al lugar encontrarás una postal formada de preciosas casitas de piedra decoradas con enredaderas y jazmines. El turismo tiene una fuerte presencia en el lugar, que durante mucho tiempo estuvo aislado del mundo, ya que no había carretera que llegue a él.

Tavertet

Este municipio, que inicialmente contaba únicamente con tres calles: la de Arriba, la del Medio y la de Abajo, con el tiempo ha ido creciendo y ganando reconocimiento. Por ejemplo, su sublime simbiosis entre naturaleza y civilización le permitió obtener en el año 2003, la categoría de Bien de Interés Cultural.

Unos de sus atractivos más espectaculares son los riscos, entre los que destacan los saltos del Noguer y del Molino de Bernat. Si bien hay muchos itinerarios para hacer a través de los riscos, el de Puig de la Fuerza, que parte desde la calle del Medio, es uno de los más bellos.

Tavertet, atractivos cerca del pantano de Sau

Muchos turistas llegan atraídos por la belleza paisajística del lugar, y también, para comer en el famoso restaurante insignia de Jordi Coromina, L Horta´. Dentro de sus muros la gastronomía nórdica y japonesa se combinan con los más puros vegetales de la comarca. El acompañamiento, con una excelente selección de vinos naturales, termina de completar la experiencia gastronómica.

Monasterio de Sant Pere Casseres

Otro atractivo de la zona es el monasterio de Sant Pere Casseres, ubicado encima de un risco y rodeado por las aguas del pantano de Sau. Este templo benedictino es famoso por haber conservado hasta hace poco los restos momificados de un niño que, según la tradición popular, sería el hijo de los vizcondes de Cardona. Lo que hoy se puede visitar de este antiguo monasterio es un sector totalmente restaurado y una recreación de las diferentes salas que tenían los monjes. Un paseo ideal para descubrir cómo era la vida eclesiástica del monasterio en épocas de antaño.

monasterio de Sant Pere Casseres

Rupit y Pruit

Otro encantador pueblo adosado a los riscos del Collsacabra es el pequeño núcleo de Rupit, caracterizado por su aire medieval que lo hace muy atractivo. Sus calles, casas rústicas de los siglos XVI y XVII, un peculiar puente colgante de madera y la iglesia barroca de Sant Miquel son algunas de sus postales más famosas. El edificio de la Notaria Soler (un antiguo palacio) es otro de sus sitios emblemáticos. Sobre las grandes peñas que rodean el pueblo se alza un antiguo castillo en ruinas y la ermita de Santa Magdalena, construida en el siglo XVIII.

Rupit

Hacia el norte del municipio Rupit se halla Pruit, un pequeño núcleo urbano formado por un conjunto de masías dispersas en torno a la iglesia de Sant Andreu. Este lugar también presenta muchos atractivos paisajísticos, como la ruta de senderismo que llega hasta el salto de Sallent. También podrás visitar un paraje lleno de antiguos molinos abandonados, pozas, cascadas y fuentes.

Hasta acá llegamos con el recorrido. ¿Qué te ha parecido? El pantano de Sau es una experiencia única para descubrir los pueblos hundidos de España y visitar un lugar diferente. Después de todo, no siempre tendrás la oportunidad de navegar en kayak por encima de un pueblo sumergido, ¿no lo crees? Si te gustó el artículo comparte en las redes sociales y sigue atento a las novedades. Tenemos mucho más para mostrarte.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario