La región de Alsacia es una de las más bellas de Francia y su capital, una verdadera joya que no puedes perderte. Estrasburgo es una ciudad elegante, dinámica y cosmopolita. Un destino que supo conservar muy bien su tradicional folclore medieval, sin dejar de lado las ideas que toda ciudad moderna y progresista debe tener.

Acompáñanos a conocer este destino lleno de encanto que puedes recorrer tranquilamente en un día completo, ya sea como parte de una ruta por la región de Alsacia o de manera independiente. Sea cual sea tu situación, estamos seguros de que Estrasburgo te dejará fascinado.

estrasburgo-francia

La ciudad de Estrasburgo se encuentra a 70 km de Colmar, muy cerca de la frontera entre Alemania y Francia y a orillas del río más transitado del mundo, el Rin. Esta situación fronteriza es la responsable de que haya recibido múltiples influencias de la cultura, gastronomía y arquitectura de ambos países. Además, la belleza del entorno en que se halla inmersa y su nutrida oferta turística, la hacen perfecta para visitar en cualquier momento del año. Eso sí, es especialmente atractiva en Navidad, cuando se monta uno de los mercadillos más sorprendentes del viejo continente.

Estrasburgo no solo es la capital de Alsacia, sino también una de sus ciudades más bellas y famosas. A ello contribuye el hecho de ser  la sede de tres instituciones europeas de renombre: el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa. También, es dueña de una de las catedrales más hermosas del continente, posee plazas bellísimas y canales que acompañan el largo recorrido del Rin.

Historia de Estrasburgo

No entraremos en demasiados detalles sobre el pasado de Estrasburgo, pero sí te contaremos algunos acontecimientos importantes en su historia.

Desde siempre, la posición de la ciudad junto al Rin la convirtió en un gran centro de comunicaciones, negocios y traslado de mercancías. Su posición siempre estuvo disputada entre alemanes y franceses. De hecho, durante la Guerra Franco-prusiana la ciudad cayó bajo el dominio del Imperio Alemán y se mantuvo así hasta el final de la Primera Guerra Mundial, cuando volvió a ser parte de Francia en 1918.

En 1940, durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes tomaron la ciudad y la incorporaron al Tercer Reich. Cuando la guerra finalizó, Estrasburgo se convirtió en uno de los símbolos más importantes de la reconciliación francoalemana. Por eso mismo, en 1946 fue elegida como la sede del Consejo de Europa y, un poco más tarde, sede del Parlamento Europeo.

Estrasburgo en un día

Recorrer Estrasburgo en un día es posible. Eso sí, intenta llegar a la ciudad lo más temprano posible, así puedes aprovechar la jornada al máximo.

A pesar de ser un importante destino de Francia, su casco antiguo es pequeño y se puede recorrer tranquilamente a pie. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988, el casco antiguo de Estrasburgo se ubica entre los bellos canales de la Grande Ile (la Gran Isla).

La Grande Ile es la más importante de las islas que conforman Estrasburgo. Allí se encuentra el casco histórico de la ciudad, por ende, es la zona más visitada y fotografiada. A través de una maraña de callejones estrechos irán apareciendo hermosas plazas, edificios históricos y la fascinante Catedral de Estrasburgo. Otros atractivos que se congregan allí son la Pequeña Francia, los Puentes Cubiertos y otras construcciones que conservan prácticamente intacto su encanto medieval.

Como te contamos antes, Estrasburgo es conocida como la capital de la Navidad, gracias a su colorido y multipremiado mercado navideño. Por eso mismo, visitar Estrasburgo en Navidad es un verdadero placer. Aunque, también es la época en la cual más turistas llegan y cuando los precios alcanzan sus picos más altos.

Independientemente de la época en la que decidas viajar, los rincones de Estrasburgo que puedes incluir en tu paseo de un día son los que te mencionamos a continuación.

Estrasburgo-Francia

Plaza de la Catedral

El punto de partida estratégico para comenzar tu recorrido por Estrasburgo es la Plaza de la Catedral. De cualquier modo pasarás por ella, puesto que allí se encuentra la construcción más majestuosa y destacada de la ciudad.

La plaza se encuentra dentro del Barrio de la Catedral, que corresponde a una zona peatonal llena de calles estrechas y animadas, repletas de tiendas y establecimientos de productos gourmet.

La Plaza de la Catedral es un espacio amplio y animado, lleno de atractivos interesantes (además de la Catedral, claro está). Por ejemplo, en esta plaza se encuentra la farmacia más antigua de todo Francia. Con un origen que se remonta al año 1268, el interior de este edificio es realmente muy interesante.

Con sus 75 ventanas e intenso color marrón, el edificio renacentista conocido como Casa Kammerzell, se presenta como otro de los protagonistas de la plaza. Sus tejados inclinados, vigas esculpidas con temas profanos y ventanas de vidrio inevitablemente captarán tu atención. Se encuentra ubicada junto a la Oficina de Turismo y hoy en día acoge el restaurante más famoso de Estrasburgo. Por allí pasaron los presidentes de los gobiernos más poderosos del mundo, estrellas renombradas de Hollywood y los deportistas más premiados. Las salas de comedor se encuentran organizadas en varias plantas magníficamente decoradas.

Tampoco te pierdas la pintoresca Rue Merciére, una pequeña calle que parte de la plaza y desde la cual se consigue la postal más famosa de la increíble catedral de la ciudad. Y, si de rincones con encanto hablamos, no podemos dejar afuera a la Place du Marché aux Cochons-de-Lait. Este espacio pequeño y acogedor, situado apenas a 100 metros de la Plaza de la Catedral, está lleno de terrazas en las que podrás sentarte a desayunar, antes de seguir recorriendo la ciudad.

Si este primer contacto con la ciudad ya te cautivó, espera conocer su edificio religioso más imponente: la Catedral de Notre Dame de Estrasburgo.

Plaza-de-la-Catedral-de-Estrasburgo

Catedral de Notre Dame de Estrasburgo

Desde cualquier punto de la ciudad, la enorme torre con forma de aguja de 142 metros de la catedral gótica más antigua del mundo reclamará tu atención. Con solo poner un pie en la Rue Marciére y contemplar esta obra de arte quedarás maravillado. La fachada oeste color terracota de la catedral de Notre Dame de Estrasburgo es realmente bella y congrega a cientos de visitantes que quieren admirar sus detalles.

Consagrada al culto católico de la Virgen María y dueña de un diseño único, se posiciona como una de las catedrales más hermosas de toda Europa. Su construcción se realizó sobre los restos de un antiguo templo dedicado a Hércules y llevó nada más y nada menos que cuatro siglos, puesto que comenzó en el año 1015 y culminó en 1439. En 1793, en el marco de la Revolución Francesa, la catedral fue saqueada y en 1944 debió hacer lo posible por sobrevivir a los bombardeos que enfrentó la ciudad en la Segunda Guerra Mundial. Lamentablemente, no logró hacerlo en su totalidad, por lo que en 1985 debió ser restaurada. Hoy en día, su arquitectura gótica tardía la convierte en un referente de este estilo.

En 1862 la Catedral de Estrasburgo fue declarada Monumento Histórico. Su única torre campanario es el elemento más representativo de su arquitectura. Con 142 metros de altura, fue la torre más alta del mundo durante más de doscientos años. Por otro lado, la enorme cantidad de esculturas de la Edad Media y el rosetón de 15 metros le dan a la fachada muchísima elegancia.

En el interior de la Catedral de Estrasburgo te encontrarás cara a cara con un maravilloso reloj astronómico. Esta obra maestra del Renacimiento fue construida en 1350, aunque más tarde dejó de funcionar. Por eso mismo, entre 1547 y 1574 se construyó un nuevo reloj que se mantuvo funcional hasta la Revolución Francesa. Entre 1838 y 1842 el reloj fue reparado y se convirtió en uno de los grandes reclamos turísticos de la ciudad. La mejor hora para entrar al templo es entre las 11:30 y las 12.25 pm, momento en que esta maravilla se pone en funcionamiento.

Además del reloj astronómico, el interior del templo cuenta con hermosas vidrieras del siglo XII al XIV, un púlpito de 1486, una fuente bautismal de 1443 y esculturas de tamaño real que muestran a Jesús en el Monte de los Olivos; además de bellos tapices del siglo XVII que reflejan episodios de la vida de María.

Finalmente, si no quieres perderte una panorámica espectacular de Estrasburgo, los Vosgos y la Selva Negra de Alemania a lo lejos, no dejes de subir a la plataforma de la catedral. Eso sí, para eso es necesario sortear 330 escalones. Ve despacio y detente a recuperar el aliento si hace falta, la recompensa más grande te espera al final. A 66 metros de altura, los tejados triangulares de la ciudad y todo su entorno aparecerán frente a tus ojos. Además, desde la plataforma podrás hacer un viaje en el tiempo usando la aplicación VR Strasbourg Cathédrale, que ofrece una panorámica de la ciudad entre 1490 y 1730.

El acceso a la catedral es gratuito, pero subir a la torre cuesta 5 EUR.

catedral-estrasburgo

Palacio Rohan (Palais Rohan)

A un paso de la catedral se encuentra otro de los edificios más emblemáticos de la ciudad. El Palacio Rohan terminó de construirse en el siglo XVIII y se utilizó como residencia de los cardenales de la Casa de Rohan, como sede del ayuntamiento y como un palacio imperial y real. Muchos de los reyes franceses, como Luis XV, Napoleón y María Antonieta, pasaron por allí. De allí que sea considerado como un ejemplo claro del estilo de vida principesco del siglo XVIII.

El Palacio Rohan presenta una arquitectura clásica inspirada en los bellos palacetes parisinos. De hecho, su fachada que da al río Ill tiene un marcado aspecto palaciego. El objetivo estuvo muy bien logrado. Tan es así, que se trata de una de las obras arquitectónicas más bellas de Francia del siglo XVIII, gracias a su fachada y su suntuosa decoración interior.

Hoy en día, el Palacio Rohan alberga 3 de los mejores museos de la ciudad: el Museo de Bellas Artes, el Museo Arqueológico y el Museo de Artes Decorativas. Más allá de que visites o no alguno de ellos, vale la pena dedicar unos minutos a apreciar este edificio que es todo un hito de la época.

Justo detrás del Palacio de Rohan salen las barcas que recorren el centro de Estrasburgo, pasan por el hermoso barrio de Petite France y llegan al impresionante Parlamento Europeo. El precio de los paseos ronda en 12 EUR y valen muchísimo la pena.

Plaza Gutenberg

Muy cerca de la Plaza de la Catedral se encuentra la Plaza Gutenberg, que lleva el nombre del creador de la imprenta moderna, Johannes Gutenberg, quien vivió mucho tiempo en la ciudad.

Se trata de una de las plazas más bellas de la ciudad, cuya parte central aparece coronada con una estatua de bronce en honor a Gutenberg. Además, como la plaza fue el centro administrativo de la ciudad, a su alrededor se alzan importantes palacios y edificios renacentistas. Ejemplo de ello son el antiguo Ayuntamiento de Estrasburgo y la Cámara de Comercio. Este último es el edificio renacentista más antiguo de la ciudad, puesto que data de 1585.

Desde esta plaza se llega fácilmente a una de las calles más bonitas de la ciudad, la Rue du Vieux Marché Aux Poissons. Esta vía comercial se encuentra llena de tiendas y restaurantes, por lo que es un agradable paseo para ir de compras o salir a comer algo. Otra de las calles a la que se accede fácilmente desde la Plaza Gutenberg es la Rue des Grandes Arcades, famosa por acoger modernas tiendas de marca. Desde ella, podrás llegar a la siguiente plaza que te sugerimos visitar en Estrasburgo, la Plaza Kleber.

Plaza Kleber

plaza-kebler
Edificios alrededor de la Plaza Kebler

La plaza Kleber es la mayor de Estrasburgo y su punto neurálgico. Se encuentra situada en plena zona comercial y en todo momento del año posee un ambiente muy animado. Esto se hace notar principalmente en Navidad, cuando se monta el famoso mercadillo. Para la ocasión, se instala un abeto gigante en medio de la plaza y una infinidad de puestos a su alrededor.

La plaza debe su nombre al general Kléber, cuya estatua se encuentra allí, lo mismo que sus cenizas, que reposan en el fondo de la cripta. También destaca por la presencia de l’Aubette, un edificio neoclásico construido entre 1765 y 1772 que actualmente es ocupado por un centro comercial.

La plaza aparece rodeada de tiendas internacionales y restaurantes de todo tipo. Además, es el punto de encuentro de los locales y el sitio donde se celebran los principales eventos artísticos y culturales de la ciudad.

Otras iglesias para visitar en Estrasburgo

La catedral no es el único templo majestuoso que verás en tu recorrido de un día por Estrasburgo. Hay otras muy bellas que también valen la pena, como la Iglesia de Santo Tomás. Este templo luterano construido en el año 1681 es considerado uno de los más importantes de Francia, gracias a su estilo gótico alsaciano.

Su particular forma y sus dos torres campanario hacen que sea una de las iglesias más distinguidas de la ciudad. Si su exterior te parece bello, espera a conocer su interior. Uno de sus principales encantos es el monumental mausoleo del Mariscal de Sajonia, una impresionante obra maestra de la escultura del siglo XVIII.

La Iglesia de Santo Tomás se encuentra situada a menos de 5 minutos de la Petite France, al sur de la Ile Grande. Es una de las visitas por excelencia para hacer en esta ciudad y una caja de sorpresas constante.

También tenemos la Iglesia de San Pablo, un templo de estilo neogótico construido entre 1892 y 1897. Si bien se encuentra fuera de la Isla Grande, a menos de 500 metros están los puentes Saint-Etienne y Fos du Faux-Rampart, que son otros de los atractivos de la ciudad. Además, su situación junto al río Ill le dan un toque muy encantador. El templo posee dos torres con forma de flecha de 76 metros de altura que se ven a lo lejos.

La Iglesia de Saint-Pierre-le-Jeune es otra de las más bellas de Estrasburgo. Fue construida al mismo tiempo que la catedral de Notre Dame y posee un pórtico muy similar al de ésta. Su interior se encuentra decorado con una gran cantidad de frescos del siglo XIV y otras pinturas excepcionales.

iglesia-de-san-pablo

Petite France, Puentes Cubiertos y Presa Vauban

Des Ponts Couverts (los Puentes Cubiertos) marcan la entrada a una de las zonas más bellas del casco histórico de Estrasburgo. Estos tres puentes y las cuatro torres que los acompañan se levantaron en el siglo XIII, entre los años 1230 y 1250, con el objetivo de defender la ciudad. Se llaman precisamente Puentes Cubiertos porque cada uno de ellos tenía un tejado de madera. Si bien hoy ya no poseen dicho tejado, no dejan de ser uno de los lugares más fotografiados de la ciudad.

Muy cerca de los puentes cubiertos verás otra de las construcciones defensivas más hermosas de la ciudad, la presa Vauban. La presa lleva el nombre del arquitecto que la construyó y tenía la finalidad de hacer de barrera del río Ill. De hecho, el río terminó dividiéndose en varios canales con el fin de reducir la fuerza con que llegaba a la ciudad.

Vale la pena acercarse a ella, porque desde allí tendrás la mejor panorámica de los puentes cubiertos. Incluso, las altas agujas de la catedral son visibles desde aquí. Por eso mismo, la terraza de este antiguo dique se ha convertido en el punto de encuentro de los fotógrafos que desean obtener la mejor postal de la ciudad. Las vistas son especialmente bellas al atardecer, cuando los rayos anaranjados del sol se reflejan en las aguas del canal, creando un hermoso efecto lumínico.

El folclórico barrio de Petite France y sus casitas germanas con entramado de maderas y flores por doquier te dejará fascinado. Las callejuelas empedradas que transcurren en torno a los puentes y canales del río Ill eran en sitio en el cual transitaban los artesanos que comercializaban sus productos en la Edad Media. Hoy en día, quienes  lo hacen son los miles de turistas que visitan esta zona tan bella de Estrasburgo.

Los antiguos graneros y almacenes en donde trabajaban los molineros, curtidores y pescadores de Petite France se han convertido en pequeñas tiendas y restaurantes. Las calles y casas parecen inmunes al paso del tiempo y se mantienen en perfecto estado. De esa manera, todo el barrio de Petit France mantiene el encanto medieval del siglo XVI.

petiti-france-estrasburgo

Barrio Imperial Alemán

Luego de que los alemanes derrotaron a los franceses en 1870, comenzaron a construir grandes edificios y amplias avenidas que seguían una arquitectura imperial. El objetivo que perseguían era convertir a Estrasburgo en la capital del Reichsland de la Alsacia y Lorena. Todo esto podrás verlo en el Barrio Imperial Alemán, situado en el extremo noreste de la Gran Ille.

Este barrio se caracteriza por sus monumentales construcciones neorrenacentistas que fueron erigidas a finales del siglo XIX. La Plaza de la República es un enorme espacio diseñado entre 1871 y 1918 y una de las más importantes del barrio alemán. En su parte central verás un monumento dedicado a los muertos de Drivier, del año 1936. En la escultura se ve representada una madre llorando por sus dos hijos, uno muerto por Alemania y el otro muerto por Francia.

Alrededor de esta plaza se concentran tres de los edificios más impresionantes de Estrasburgo. Uno de ellos es la Biblioteca Universitaria, un palacete neorrenacentista con una enorme cúpula de vidrio en su parte central. Su interior alberga miles de libros cedidos por diferentes bibliotecas alemanas, muchos de los cuales fueron destruidos por los bombardeos aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

Las otras dos edificaciones son el Teatro Nacional de Estrasburgo y el Palacio del Rhin. Este último es una impresionante construcción en donde convergen el arte antiguo renacentista y el barroco de manera excepcional.

Al otro lado del canal formado por el río Ille, dentro del islote central de la ciudad, verás la enorme Iglesia de San Pablo, de la cual te hablamos hace un rato.

Parlamento Europeo

parlamento-europeo-de-estrasburgo

Al principio del artículo te contamos que Estrasburgo es famosa por ser la sede del Parlamento Europeo, por ende, es uno de los lugares más importantes de la Unión Europea. Si quieres despedirte de la ciudad viendo de cerca este monumental edificio, deberás ir al Barrio Europeo, el cual se encuentra un poco alejado del centro histórico, pero bien comunicado por tranvía y barco.

El Parlamento Europeo no es lo único que verás en este barrio de Estrasburgo. También están aquí la sede del Consejo de Europa y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, la ciudad de Estrasburgo fue elegida como la capital de Europa, a fin de simbolizar la reconciliación de los pueblos alemanes y franceses. De allí que junto con Nueva York y Ginebra sea una de las pocas ciudades que alberga la sede de una importante institución internacional, sin ser la capital del Estado.

El Parlamento Europeo se compone de cinco edificios diferentes, todos ubicados en el Barrio Europeo de Estrasburgo. El edificio Louise Weiss es la estructura principal que acoge el famoso hemiciclo usado para las sesiones plenarias. El mismo está inspirado en los anfiteatros romanos y posee una torre de casi 61 metros de altura. Allí se debaten los temas más importantes del Parlamento y ha sido el escenario de importantes votaciones históricas. Las visitas guiadas al Parlamento incluyen en el itinerario a esta sala que no deja indiferente a nadie.

Las estructuras secundarias que integran el Parlamento Europeo son el edificio Winston Churchill, ubicado en el distrito Orangerie; el edificio Salvador de Madariaga, el edificio Pierre Pflimlin y su peculiar forma de corazón, y el edificio Václav Havel.

Si no tienes tiempo de hacer una visita por su interior, no dejes de admirar su arquitectura impecable. Visto desde afuera, te encontrarás con un enorme edificio de cristal, metal y madera de forma elíptica que se refleja en las aguas del río Ill.

En este mismo barrio se encuentra el parque más famoso de Estrasburgo. El Parque de la Orangerie es un enorme espacio verde al cual acuden locales y turistas a respirar un poco de verde. Toda la zona está prolijamente cuidada y adornada con flores, cerezos en flor japoneses, un pequeño lago con canoas para navegar y mucho más. Por eso, si piensas visitar esta zona de Estrasburgo, una idea excelente es dar un paseo por aquí.

¿Cómo llegar a Estrasburgo?

Planificar cómo llegar a Estrasburgo puede ser un poco complicado, pero en absoluto nada que deba desmotivarte a conocer la ciudad.

Como te comentamos al inicio, Estrasburgo se sitúa al este de Francia, a 480 km de París, 430 km de Bruselas (Bélgica), 250 km de Luxemburgo, 200 km de Zúrich (Suiza) y 130 km de Basilea (Suiza). El río Rin marca la frontera entre Francia y Alemania y es atravesado por el Pont de l’Europe, comunicando ambos países.

Estrasburgo posee aeropuerto propio y conexiones con importantes ciudades europeas. El problema principal es que no es sencillo conseguir vuelos económicos. De todos modos, es posible llegar a la ciudad desde otros aeropuertos cercanos.

Por ejemplo, puedes llegar a París en un vuelo low cost desde distintos destinos europeos y sortear los 500 km que separan ambas ciudades en tren. El viaje dura apenas 2 horas, por lo que es una muy buena alternativa.

Fuera de Francia también tienes varias opciones para llegar a Estrasburgo. Desde Suiza, una opción es el Aeropuerto de Basilea, que se encuentra a menos de una hora y media por carretera, en tren o autobús.

Desde Alemania hay también varios aeropuertos cercanos. El más cercano es el Aeropuerto de Baden Baden, a 50 km de Estrasburgo, aunque en este caso tampoco hay muchos vuelos semanales y precios accesibles. Por eso, una buena alternativa es el Aeropuerto de Stuttgart, a 150 kilómetros de Estrasburgo. Desde aquí podrás llegar en menos de 2 horas a tu destino, a la vez que encontrarás mejores conexiones y precios.

Finalmente, el Aeropuerto de Frankfurt se encuentra un poco más lejos de Estrasburgo, pero posee muchas más conexiones y vuelos low cost. Además, es una buena alternativa en caso de que desees visitar la Selva Negra de Alemania u otros pueblos del Rin. En este caso, la distancia a Estrasburgo es de 215 km que se pueden sortear en coche o transporte público.

Desde Luxemburgo también hay conexiones y vuelos económicos con Ryanair. El aeropuerto se encuentra a unos 230 km de Estrasburgo y posee buena comunicación por transporte público. Aunque, siempre está la opción de alquilar un coche y hacer una ruta por la zona.

¿Qué comer en Estrasburgo?

comer-en-estrasburgo

Antes de despedirnos, queremos contarte qué puedes comer en esta ciudad fronteriza. Con tantas horas de paseo es de esperar que se abra tu apetito, así que te contamos con qué puedes paliar el hambre.

La situación de Estrasburgo en el límite con Alemania hace que la gastronomía de la ciudad reciba influencias de ambos países. Estrasburgo posee todo tipo de opciones para comer, desde fast food hasta restaurantes de comida nacional e internacional de primerísimo nivel.

Entre sus platos más tradicionales tenemos la famosa Tarte flambée, o tarta flambeada. Esta delicia similar a una pizza se elabora con una base muy fina de pan con forma rectangular y se cubre con nata, bacon, cebolla y queso blanco. Aunque, como sucede con la pizza, puedes pedir distintas variantes. Tampoco dejes de probar el chucrut (repollo fermentado en agua con sal), que habitualmente se acompaña con algún embutido y patatas. Si bien es una comida muy típica de Alemania, desde hace años que en la Alsacia es un plato usual. Lo mismo sucede con el Bretzel, el clásico bollo horneado y salado que también se ha hecho muy popular en estas tierras.

Los vinos de la Alsacia acompañan a la mayoría de los platos, aunque también se usan como ingrediente. Por ejemplo, si tu visita coincide con un día de invierno, puedes pedir Baeckeoffe. Este puchero se realiza con carne, patatas, hortalizas y se marina con vino de la región. Otro plato típico son los Spätzle, una pasta propia de esta región que se sirve acompañada de civet de liebre u otra carne con salsa.

Ya sabes todo lo que puedes ver en Estrasburgo en un día, qué comer y cómo llegar. Ahora, solo resta ponerte en marcha y planificar una escapada por esta ciudad tan bella que no te defraudará.

Enlaces de interés con las mejores ofertas para tu viaje

  1. Encuentra los Hoteles al mejor precio aquí.
  2. Reserva tours, guías y excursiones aquí.
  3. Contrata tu seguro de viaje con 5% descuento aquí.
  4. Compra tu tarjeta SIM con Internet para tu viaje aquí.
  5. Ofertas en pack vuelo más hotel aquí.
  6. Alquila tu coche al mejor precio aquí.
  7. Consigue vuelos baratos aquí.
  8. Reserva los traslados desde el aeropuerto aquí.

Créditos fotográficos

  • (https://pixabay.com/es/photos/la-iglesia-catedral-religi%c3%b3n-4682249/), por Konevi (https://pixabay.com/es/service/license/)
  • (https://pixabay.com/es/photos/parlamento-europeo-estrasburgo-1266491/), por hpgruesen (https://pixabay.com/es/service/license/)
  • (https://pixabay.com/es/photos/estrasburgo-iglesia-flujo-francia-1821913/), por hoeldino (https://pixabay.com/es/service/license/)
  • (https://pixabay.com/es/photos/embutido-chucrut-patatas-274588/), por aranha (https://pixabay.com/es/service/license/)

  • Comments are closed.