El Canal Beagle es un paso marítimo que conecta el Océano Atlántico con el Océano Pacífico. Se trata de un lugar único en la tierra, ubicado en la región más austral del mundo y sumamente interesante por lo que representa. Si quieres saber más sobre este estrecho continúa leyendo y descubre todo sobre el famoso Canal Beagle.

¿Qué es el Canal Beagle?

El Canal Beagle es un estrecho o paso marítimo que conecta los dos océanos más grandes del mundo: el Pacífico y el Atlántico. Hacia el oeste, nace de la confluencia de los canales conocidos como brazos Noroeste y Suroeste. Desde allí se extiende a lo largo de la costa sur de la Isla Grande de Tierra del Fuego, a través de 240 km. En el punto más ancho, el canal mide unos 5 km, hasta la Isla Picton, a partir de la cual se bifurca y se abre camino al Océano Atlántico.

Canal Beagle

El principal flujo de agua se produce desde el Océano Pacífico hacia el Atlántico (es decir, de oeste a este), patrón asociado a los vientos dominantes del oeste. Sin embargo, en el Canal Beagle, por medio del efecto de las mareas, se observan inversiones transitorias de ese flujo de agua.

Descubrimiento del Canal de Beagle

El Canal Beagle lleva este nombre en honor al buque británico HMS Beagle. La expedición, que estaba bajo el mando del comandante Parker King, se encontraba realizando un estudio hidrográfico de las costas de la zona meridional de América del Sur. En abril de 1830 el buque se encontrada en la Bahía Orange y en ese momento el comandante Robert Fitz Roy envía al teniente M. Murray a estudiar la parte norte de la bahía Nassau. En ese lugar, el teniente Murray descubre un estrecho paso (que luego sería bautizado con su nombre) que se extendía de este a oeste y se lo denominó Canal Beagle.

Características

El Canal Beagle separa la Isla Grande de Tierra del Fuego de las Islas sur y suroeste del Archipiélago fueguino. Su principal característica es que, a lo largo de su recorrido, va adoptado diferentes nombres: occidental, central, oriental.

Características del Canal de Beagle

  • La parte occidental de canal, a su vez, se divide en cuatros canales más: el Canal BreckNock, en su parte más occidental, que se extiende desde el oeste de la Isla Aguirre, se une con el CockBurn y finaliza en la Bahía Desolada. El Canal Ballenero se extiende a lo largo de 32 millas para continuar luego como el Canal O`Brien. Finalmente, la tercera parte del canal corresponde a un seno denominado Seno Darwin, que delimita los senos Ventisquero y Garibaldi con la costa de la isla Grande de Tierra del Fuego.
  • La parte central de Canal Beagle se extiende a lo largo de 48 km, desde la isla Gordon hasta la península Ushuaia. Este sector se caracteriza por sus aguas cristalinas y profundas y está conformada por el brazo Noroeste y el brazo Sudoeste.
  • La parte oriental del Canal Beagle comprende el tramo que va desde el canal Murray hasta el cabo San Pío. Recorre la costa sur de la Isla Grande de Tierra del Fuego y las costas que se encuentran al norte de las islas Navarino, Picton y Nueva.

El sector oriental corresponde al límite internacional argentino-chileno y desde allí se moviliza el tráfico marítimo desde el mar Atlántico hasta los puertos del Pacífico. En esa zona las aguas adquieren una profundidad de más de 70 metros y, frente a la bahía de Ushuaia, se extiende un numeroso grupo de islas e islotes, entre ellas las islas Bridges y los islotes Eclaireurs.

Islas Bridges

Conflicto de Beagle

El conflicto de Beagle es conocido como la guerra que (afortunadamente) no llegó a ser. Se trató de una disputa territorial entre Argentina y Chile por las islas ubicadas entre la boca oriental del Canal de Beagle y El Cabo de Hornos.

Conflicto de Beagle

El conflicto se remonta a los años 70, cuando el 22 de julio de 1971 se firma en Londres el Acuerdo sobre Arbitraje en el Beagle. El mismo solicitaba determinar la soberanía del Canal de Beagle. El gobierno británico fue elegido por Argentina y Chile para actuar como árbitro de la disputa, pero a su vez, éste debía nombrar un Tribunal Arbitral de cinco jueces de la Corte Internacional de Justicia.

6 años después llega el fallo de la Corte Arbitral a través del Laudo Arbitral de 1977. El mismo establecía que las islas Lennox, Nueva y Picton, ubicadas en el Canal Beagle, pertenecían a Chile. Pinochet, el presidente chileno de ese momento, reconoció el fallo inmediatamente, pero no ocurrió lo mismo en el lado argentino, que continuó con los reclamos.

La tensión entre ambos países comenzó a hacerse cada día más grande y poco faltó para que la misma culminara en un conflicto bélico. Los dictadores de ambos países, Pinochet en Chile y Videla en Argentina, se preparaban para una inminente guerra. Fue en ese momento, que el Papa Juan Pablo II jugó un rol clave como mediador del conflicto. El 12 de diciembre de 1980, monseñor Antonio Samoré, representante del Papa, entregó a ambos gobiernos una propuesta de paz.

El gobierno de Pinochet aceptó la propuesta papal, mientras que Argentina comunicó su rechazo al poco tiempo. Se produjeron incidentes entre ambos países y a fines 1981, con la llegada del general Leopoldo Fortunato Galtieri a la presidencia argentina, la relación entre ambos países tuvo su período más crítico. Finalmente, el estallido de la Guerra de Malvinas entre Argentina y Gran Bretaña en abril de 1982, hizo que el conflicto de Beagle pasara a un segundo plano.

El 15 de septiembre de 1982, luego de que Argentina fuese duramente derrotada en el conflicto bélico, se concertó el primer acuerdo entre los gobiernos de la Argentina y Chile. Pero, fue recién el 26 de julio de 1984 cuando el presidente argentino democrático Raúl Alfonsín convocó a una consulta popular que fue contundente: el 82% de la población voto por aceptar de la propuesta de paz de Juan Pablo II. Finalmente, el 29 de noviembre de 1984 se firma el Tratado de Paz y Amistad que ponía fin al conflicto de Beagle.

El tratado establecía que Chile obtenía la soberanía de todas las islas al sur de la isla Grande de Tierra del Fuego (excepto las islas argentinas que se encontraban en el lado norte del canal), pero renunciaba a la mayor parte de los derechos marinos que tales islas otorgan según el derecho internacional. Al mismo tiempo, ambos países intercambiarían derechos de navegación en la zona.

Turismo por el Canal Beagle

El Canal Beagle es uno de los destinos turísticos más buscados en Argentina. Para navegar a través de él, debes primero llegar a la ciudad más austral del mundo: Ushuaia. El recorrido por la ciudad, la visita a sus museos, puerto y plaza central son prácticamente actividades obligadas que finalizan con la experiencia más buscada: la navegación por el Canal Beagle.

Ushuaia

La oferta turística del Canal Beagle ofrece navegaciones cortas por el canal, en las cuales podrás observar pequeñas islas con colonias de lobos y pájaros marinos, además de la inigualable vista panorámica de toda la ciudad de Ushuaia.

Los paseos más largos llegan hasta la bahía Lapataia, que es el último punto de la Ruta Nacional N°3 y forma parte del Parque Nacional Tierra del Fuego. Otras excursiones llegan hasta la Estancia Harberton, que fue el primer establecimiento rural de la isla, fundado en 1884 por Thomas Bridges.

Algunos paseos incluyen, también, caminatas en las islas Bridges, en la isla Redonda y, una de las experiencias más lindas, la visita a la pingüinera de la isla Martillo. En esta última, durante los meses de noviembre a abril los pingüinos forman sus nidos y puedes ser testigo de ello si viajas en esa época. Para los más osados, se ofrece la posibilidad de alquilar un velero y navegar a vela hasta el cabo de Hornos o recorrer canales fueguinos desde donde podrás apreciar los enormes glaciares.

Pingüinera de la isla Martillo, Canal Beagle

Uno de los paseos más completos incluye una visita a la isla Alicia, donde podrás observar una colonia de lobos marinos. Desde allí te dirigirás a la Isla de los Pájaros, lugar en cual podrás apreciar la belleza de los cormoranes reales e imperiales.

Canal Beagle

Las excursiones se realizan a bordo de catamaranes modernos, en veleros o botes neumáticos. Cualquiera sea el caso, las embarcaciones pasan siempre frente al famoso faro Les Eclaireurs (una de las postales más famosas del lugar). Este faro, que erróneamente muchos lo confunden con el faro del fin del mundo, fue construido en 1919 y marca el punto más lejano al que llega la excursión (el archipiélago sobre el cual está construido y lleva su mismo nombre).

Tip viajero: el clima en la región más austral del mundo puede cambiar abruptamente, y más aún mientras se navega por el Canal Beagle. Asegúrate de corroborar previamente cómo será el clima y prepárate para la ocasión, teniendo en cuenta que los elementos básicos que debes llevar son abrigo, impermeables, camperas rompevientos y gafas de sol.

Prepárate para vivir una aventura por el fin del mundo y disfrutar de uno de los paisajes más únicos y bellos del planeta. La región más austral y el Canal Beagle son destinos que dejan boquiabiertos a cualquiera que los visite.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario