Nuestro viaje por el norte de la India nos lleva a Varanasi, un destino impactante y verdaderamente inigualable, considerado como la cuna del hinduismo. Quizá no podemos definirla como la ciudad más limpia, bonita y ordenada, pero sí la más auténtica. Visitar Varanasi es meterse de lleno en el corazón de la India y comprender un poco más a este país tan fascinante.

Por eso, nuestro consejo es que no dejes a Varanasi fuera de tu itinerario, la ciudad sorprende en cada momento. Para organizar el viaje dispones de esta guía completa que hemos preparado para ti.

Varanasi-India

El nombre Varanasi proviene de su ubicación entre los ríos Assi y Varuna, aunque el verdadero protagonista aquí es el río Ganges. El Ganges es el río sagrado del hinduismo y el sitio en donde cada hindú espera que sus cenizas sean esparcidas cuando termine su vida terrenal. Esto hace que Varanasi sea una ciudad sumamente espiritual, a tal punto que es considerada la ciudad más sagrada de la India

Podría decirse que Varanasi gira en torno al paso del río Ganges a través de ella. Por eso, debe visitarse desde el río, ya sea dando un paseo en bote (siempre y cuando el monzón lo permita) o mirando la vida desde los ghats.

Pero, antes de meternos de lleno en la ciudad más sagrada de la India, te damos algunos datos prácticos. Varanasi, como ya sabes, se encuentra situada a orillas del río Ganges, a 862 km de la capital, Nueva Delhi, y a unos 600 km de Agra. Próximo a ella se encuentra la frontera del estado con Bihar, mientras que al norte aparece el límite con Nepal, cerca de la ciudad Lumbini (el sitio donde nació Buda).

¿Por qué se la considera la ciudad más sagrada de la India?

Para el hinduismo, Varanasi es la más sagrada de las siete ciudades sagradas de la India (sería como Jerusalén para los cristianos). También es la ciudad habitada más antigua del mundo, cuya historia comenzó a escribirse hace 5.000 años. Las razones por las cuales es considerada como la más sagrada del Hinduismo son muchas, y te las contamos a continuación.

Para los hinduistas, la diosa Ganga dio vida a la humanidad en el momento en que dejó caer su cabello sobre el universo. Ese cabello representaría el río Ganges, que es considerado una extensión del dios que origina la vida y la muerte. El ganges posiblemente es el río más sagrado del mundo. Baja desde las cumbres del Himalaya y termina en Calcuta, atravesando ciudades como Haridwar, Allahabad y Varanasi.

El hinduismo habla de la reencarnación después de la muerte. Según cómo se haya portado la persona en su vida terrenal, será la reencarnación en una existencia superior, intermedio o inferior. De ese modo, es posible reencarnar en un dios, en una persona o en un animal (incluso en un insecto).

Los hinduistas creen que al depositar las cenizas de un difunto en las aguas del río se evita el ciclo de reencarnación, permitiendo a las personas alcanzar el Nirvana (la meta suprema del hinduismo). Por eso, en sus orillas se bañan a diario personas que buscan purificarse (algo que puede parecer contradictorio dada la putrefacción de sus aguas, aunque para ellos está cargado de simbolismo).

Día tras día, los hinduistas viajan hasta la ciudad de Varanasi para llevar a cabo el ritual de cremación de los cuerpos de los difuntos en los Ghat. De ese modo, al esparcir las cenizas en el río sagrado la persona logra reintegrarse a la energía divina y evita la reencarnación. Dicho de otro modo, quien culmine su vida en el Ganges consigue liberar su alma del ciclo de nacimiento, muerte y reencarnación.

Por eso, la experiencia más importante que puedes vivir en Varanasi es recorrer el Ganges y ser testigo del ritual más sagrado del hinduismo.

A pocos km al norte de Varanasi, en la ciudad de Sarnath, se dice que Buda dio su primer sermón, luego de alcanzar la iluminación a través de la meditación. Este es otro de los motivos por los cuales se considera a Varanasi como la ciudad más sagrada del Hinduismo, pero hay más.

Según la creencia, una de las cuatro cabezas del dios Brahmá (uno de los dioses principales del Hinduismo) consiguió descansar en esta ciudad. Por otro lado, se dice que la mano izquierda de la esposa del dios Shiva cayó en la ciudad. Sea como sea, la tradición dicta que todo hinduista debería visitar Varanasi al menos una vez en su vida y purificar su alma.

¿Cómo llegar a Varanasi?

Prácticamente, todos los viajeros llegan a Varanasi en tren y avión.

Como ya te hemos mencionado en otros artículos, el tren es uno de los mejores medios de transporte de la India. De ese modo, puedes llegar a Varanasi desde Nueva Delhi, Agra y Mumbai. La estación central es Varanasi Junction, aunque algunos trenes también hacen paradas en Mughal Sarai, a 18 km del centro de la ciudad.

Tip viajero: la mejor alternativa para llegar a Varanasi es tomar el tren nocturno desde Nueva Delhi o Agra.

Otra alternativa es llegar en avión, ya que Varanasi tiene cada vez más conexiones con otras ciudades indias (por ejemplo, Mumbai, Delhi y Bengaluru). También cuentas con compañías low cost, como Indigo y Spicejet. Desde el aeropuerto tienes aproximadamente una hora de traslado hasta el centro de la ciudad, aunque puede ser más tiempo si viajas en horario pico. La mayoría de los viajeros optan por sortear esta distancia en taxis o contratando un traslado privado al hotel. 

Una vez en Varanasi, el principal medio de transporte son los rickshaw y tuk-tuk, que te pueden llevar desde el centro a los ghats, aunque no pueden acceder a la zona del casco antiguo. Una buena manera de conocer la ciudad es recorrer caminando la orilla del río Ganges. Los ghats de la ciudad están interconectados, por lo que te sugerimos comenzar en Harischandra Ghat y moverte hacia el sur hasta Assi Ghat, en donde encontrarás la parte más relajada de la ciudad. 

También, puedes contratar un taxi para viajar a Sarnath, una ciudad sagrada para el budismo.

¿Qué hacer en Varanasi?

En Varanasi podrás presenciar rituales de fuego, visitar templos sagrados, presenciar ceremonias religiosas desde los ghats y más. Si tu interés es aprender sobre la cultura y espiritualidad de la India, sin dudas que estás en la ciudad correcta. 

Visitar Varanasi puede ser una experiencia chocante, en donde te encuentres de lleno con la cara más pobre del país. Pero, más allá de eso, de su caos y suciedad, es un destino que cualquier viajero debería conocer al menos una vez en su vida.

Al mismo tiempo, la visita a Varanasi te permitirá hacer un viaje en el tiempo y conocer más sobre la historia del país y descubrir antiguas tradiciones. Por eso, te sugerimos que dediques al menos 2 días completos a esta ciudad intensa y apasionante.

Dicho esto, veamos todo lo que puedes ver y hacer en la ciudad más sagrada de la India.

Descubrir los ghats del río Ganges

Junto con el río Ganges, los ghats son otro de los mayores puntos de interés de Varanasi. ¿Qué son? Una serie de escalinatas o gradas que acceden a las aguas sagradas del río. En los 6 km de extensión por los que pasa el Ganges hay alrededor de 90 ghats en donde los locales se reúnen para lavar su ropa, bañarse en el río o depositar las cenizas de sus muertos.

Cada ghats está dedicado a una deidad diferente y repletos de pequeños templos que aparecen tras una gruesa capa de incienso. Los ghats son puntos de encuentro tanto de turistas como de locales y sitios cargados de elementos simbólicos. Podría decirse que allí verás a la India en su máxima expresión.

Una aclaración que creemos importante hacer (aunque posiblemente ya hayas llegado a esta conclusión por tu propia cuenta), es que de ninguna manera se recomienda bañarse ni beber agua del río. El hecho de que sea un lugar sagrado no lo libera de la fuerte contaminación a la que lamentablemente está expuesto.

Manikarnika y Harischandra ghats

Las cremaciones tienen lugar en los ghats de Manikarnika (uno de los más grandes) y el de Harischandra (uno de los más pequeños).

El primero es el más importante de la ciudad y está dedicado al dios Shiva. Puedes llegar a él desde Jalasen Ghat, después de atravesar el templo nepalí. Si vienes desde la ciudad vieja, el acceso se realiza por una serie de callejones laberínticos en donde podrás cruzarte alguna procesión funeraria. Tanto en el ghat como en los callejones de acceso verás pilas de madera de diferente tipo. Cada uno tiene su precio y contribuye a la mejora del karma del difunto. Por ejemplo, una pira con sándalo es más cara, pero le da al difunto un mejor karma que otros tipos de incineraciones.

Hasta aquí llegan los cuerpos de los difuntos envueltos en sábanas, para luego ser sumergidos en las aguas sagradas del río y posteriormente incinerados. La familia, sentada en los ghats, contemplan cómo los cuerpos arden y esperan hasta poder lanzar las cenizas al río y darle a su ser amado el descanso eterno.

ceremonias-hindúes-Varanasi

Ten en cuenta que son ceremonias privadas, por lo que se le pide al turista que tenga el máximo respeto, se mantenga a una distancia prudencial y evite tomar fotos. Lo que para unos es todo un “atractivo” turístico, para otros es un momento íntimo cargado de emociones. Si ves que la situación te supera, puedes continuar tu paseo por los ghats, puesto que hay mucho más por ver.

¿Sabías que este ghat tiene una curiosa leyenda? Según la misma, la diosa Parvati (esposa de Shiva) se había cansado de que el dios de la destrucción llevara a sus seguidores de un lado a otro. Por eso mismo, enterró uno de sus pendientes y le dijo al dios Shiva que lo había perdido en el río Ganges. Shiva buscó sin descanso el pendiente sin éxito. Por eso, se dice que a las almas de las personas que son incineradas en Manikarnika se encuentran con Shiva, quien les pregunta si han visto el pendiente.

En Harischandra, el ghats más pequeño destinado a las cremaciones, está ubicado el crematorio eléctrico. El mismo fue instalado por el gobierno con el objetivo de disminuir el número de incineraciones a orilla del río y con eso la contaminación. A pesar de ello, suele estar vacío porque la gente prefiere el método tradicional.

5 datos interesantes sobre las cremaciones en Varanasi

Las cremaciones a orilla del río Ganges son toda una novedad para los turistas que visitan Varanasi. Si bien la mayoría hace la visita habiendo leído previamente sobre ellas, nunca está de más tener toda la información posible. Por eso, te dejamos 5 datos interesantes al respecto.

  • En Manikarnika solo se pueden realizar cremaciones de los hindúes que hayan fallecido de manera natural. Las personas que no pueden ser quemadas son quienes mueren como consecuencia de la violencia, las mujeres embarazadas, los niños menores de 10 años, los leprosos y los que han muerto por picadura de cobra. Por su parte, en Harischandra están permitidas las cremaciones de otras religiones, excepto musulmanes.
  • Más de 175 cuerpos cada día son incinerados en Varanasi. El crematorio funciona las 24 horas del día, los 365 días del año.
  • Se dice que la pequeña fogata que hay siempre encendida, llamada“el fuego eterno”, está así desde de los tiempos de Shiva y nunca se ha apagado. Por eso, siempre hay una persona a cargo de que la hoguera permanezca encendida. 
  • Según la casta o clase social a la que pertenecía el fallecido se incinera en una parte u otra del Ghat. De ese modo, las personas más adineradas se queman en la parte superior y más lejana a la orilla, los de clase media en la zona intermedia, y los más pobres en la orilla del río. Como ya sabes, las pilas de madera empleadas también dependen de la posición social de la familia del difunto. Luego de tres horas (tiempo en que demora el cuerpo en incinerarse), las cenizas son esparcidas por el río y el difunto alcanza el descanso eterno.
  • Una vez finalizada la ceremonia los familiares más directos deben raparse el pelo (las mujeres también), bañarse en el Ganges y vestirse de blanco (color del luto en India) durante 13 días.

Dashashwamedh ghat

El ghat principal de Varanasi es Dashashwamedh, ubicado cerca del templo Vishwanath (al cual solo pueden acceder los hinduistas, aunque vale la pena observarlo desde afuera). Su construcción estuvo al mando de la reina maratha de Indore, a finales del siglo XVIII. Uno de los atractivos de la zona es el observatorio Jantar Mantar, que fue un regalo del maharajá Jai Singh II de Jaipur a Varanasi.

Allí encontrarás un rincón animado, lleno de peregrinos y vendedores ambulantes. Además, en este ghats es donde tiene lugar la celebración del Aarti, las ceremonias con fuego de Varanasi.

Un Aarti es un ritual hindú que usa el fuego como ofrenda a los dioses. Habitualmente se realiza con unas lámparas encendidas y es llevado a cabo por los pandits (sacerdotes hindúes). Cuando la ceremonia finaliza los devotos colocan sus manos sobre la llama y levantan las palmas hacia arriba, para obtener la bendición y purificación de la diosa Ganga.

rituales-hindúes

La ceremonia se efectúa todos los días al atardecer sobre un escenario. Los turistas y fieles se reúnen en las escalinatas y en los botes sobre el río para contemplar el momento. La ceremonia incluye la realización de ofrendas al río, mientras se despliega un show de colores, música, ruidos de campanas y luces. Es cierto que no llegarás a comprender del todo el significado de lo que sucede ante tus ojos, pero sin dudas que permite un acercamiento más profundo a la cultura y tradición del país.

El mejor horario para pasear por los ghats de forma tranquila es al mediodía. Posiblemente, sea el momento en que menos personas encuentres bañándose en el río, sin embargo, es ideal para sentarse y contemplar cómo transcurre la vida en la ciudad. También vale la pena pasear por los ghats y apreciar los grandes palacios construidos a orillas del río y ver los rebaños de búfalos que acuden al Ganges a darse un chapuzón. 

ghats-de-Varanasi

Dar un paseo en bote por el río

Además de recorrer los ghats de Varanasi, otra de las cosas que no puedes dejar de hacer es dar un paseo en bote por el río Ganges. Lo ideal es hacerlo al amanecer, aunque si no te gusta madrugar podrás hacerlo también al atardecer.

Por la mañana, cuando los primeros rayos del sol aparecen en el horizonte, verás despertar a la ciudad, a los fieles bañándose en el río y las mujeres lavando la ropa. Además, es el momento del día en que más pujas (ofrendas) se realizan, por lo que es normal observar una buena cantidad de fieles orando.

Para contratar el paseo no resta más que acercarse a alguno de los ghats más importantes (Assi Ghat es la mejor opción) y esperar a que se acerque un barquero y te proponga un precio. Las barcas son de dos tipos, a remo (las más económicas) y las que tienen un pequeño motor. Los recorridos duran unas 2 horas (según lo que pactes con el barquero) y bordea todos los ghats de la ciudad.

Una buena opción es dar el paseo al atardecer y terminar presenciando la ceremonia Aarti en Dashashwamedh Ghat. También, puedes pedirle al barquero que te lleve a la otra orilla del río y observar a las personas de la casta inferior que se reúnen a pasar el día en familia o con amigos. También están los comerciantes, los puestos de frutas, las guirnaldas de flores de colores y los trabajadores haciendo el pan. Lejos del sofoco que suele haber junto a los ghats, disfrutarás de un tranquilo paseo mientras observas a la gente en sus tareas diarias.

amanecer-en-el-rio-Ganger

De este lado del río también tienen lugar las incineraciones. Las familias más humildes que no poseen fondos para costear una incineración en Manikarnia o Harischandra queman a sus seres queridos en esta zona. Por eso, es común encontrar guirnaldas de flores, trozos de sudario y (por más fuerte que suene) algunos restos de vísceras. 

Visitar alguno de los templos hindúes de Varanasi

Si bien los templos no son igual de atractivos que los ghats, lo cierto es que no puedes irte de la ciudad sin haber visto alguno de los más famosos.

Templo Dorado de Varanasi

Es conocido con este nombre por su cubierta de oro. Hablamos del templo de Kashi Vishwanath, que está situado en un callejón en las inmediaciones de Manikarnika Ghat. Te darás cuenta de que has llegado por las largas colas para acceder a él y por el control militar de acceso.

El templo data de finales del siglo XVIII, aunque no es el original puesto que ha sufrido varias reconstrucciones. Está dedicado a Shiva y contiene uno de los 12 lingams (una representación de la deidad hindú Shiva que se usa para la adoración en los templos) más sagrados de la India. El maharani Ahilyabai Holkar de Indore y el maharajá de Ranjit Singh de Amritsar fueron quienes ordenaron su construcción y donaron la tonelada de oro que cubre la cúpula.

La entrada de no hindúes al templo está prohibida, como también lo está colarse en la cola e intentar entrar. Por ende, deberás conformarte con observarlo desde afuera.

templos-de-Varanasi

Durga Kund Mandir

Este espacio dedicado a la diosa Durga (esposa de Shiva) es conocido también como el Templo de los Monos, debido a que suele haber muchos de estos animales rondando por sus inmediaciones. 

Su construcción data del siglo XVIII y fue realizada en estilo nagara. Se caracteriza por su color rojo intenso y el gran estanque sagrado que hay en el exterior, que en épocas de antaño estaba conectado con el Ganges. La imagen de Durga está representada montada en un león y con múltiples brazos portando armas de guerra. Según la leyenda, la imagen ya estaba en el lugar antes de la construcción del templo.

Annapurna Mandir

Es otro templo dedicado a las esposas de Shiva. En este caso, hablamos de Parvati, la diosa de la alimentación.

Annapurna Mandir data del siglo XVIII y también fue construida en estilo nagara, en el interior del barrio histórico de la ciudad. La imagen de oro de Annapurna solo se muestra el día de Govardhan Puja (el 15 de noviembre de 2020), en el cual los creyentes ofrecen comida vegetariana a la diosa.

Otros lugares para ver en Varanasi

Si bien el atractivo principal de la ciudad está en ver cómo gira la vida en torno a los ghats, hay otros rincones que si tienes tiempo puedes visitar.

Uno de ellos es el mercado que, como en toda ciudad India, es una explosión de olor, ruido y color. En los puestos encontrarás lo que busques, desde alimentos hasta prendas de vestir. Además, siempre son buenos lugares para tomar contacto con los locales y sus costumbres.

Otra de las cosas para hacer en Varanasi es visitar una fábrica de seda, que se hallan todas en la misma zona y son accesibles fácilmente en tuk tuk. Las mismas realizan visitas guiadas en donde instruyen al turista en todo el proceso de elaboración. Si lo que buscas es hacer algo más relajado, entonces esta es una de las mejores opciones.

Ir de excursión a Sarnath

Estando en Varanasi, no puedes desaprovechar la oportunidad de visitar la vecina Sarnath. Así como nuestro destino de hoy es un centro de peregrinación para los hinduistas, Sarnath lo es para el budismo. Esta ciudad santa es una de las cuatro que están relacionadas con la vida de Buda. Lumbini, en Nepal, habría sido su lugar de nacimiento; Bodh Gaya (en la India) el sitio donde se iluminó; Sarnath en donde dio su primer sermón y Kushinagar (también India) en donde murió.

En el año 532 a.C. fue cuando Buda predicó su primer sermón a sus 5 discípulos, dando lugar al nacimiento del Dharma (la ley que rige al Budismo) y Shanga (la comunidad budista). Hoy en día, miles de turistas acuden a visitar este sitio histórico y todo lo que ofrece.

En Sarnath podrás conocer el santuario principal, llamado como Mulagandhakuti, que es donde se cree que Buda solía sentarse a meditar. También es famoso el Pilar de Ashoka, que fue construido para conmemorar la visita del emperador Ashoka a la ciudad. Otro de los atractivos es la estupa Dhamekh que se dice que es el lugar exacto donde Buda predicó el famoso sermón. Alrededor de esta edificación y en sus jardines laterales se reúnen centenares de fieles a hacer sus plegarias.

estupa-Sarnath

A estas alturas no quedan dudas de que en Varanasi vivirás una experiencia irrepetible. Pocos lugares del mundo te permiten presenciar todo lo que verás y sentirás allí. Como te contamos al principio, puede no ser la ciudad más limpia y pintoresca de la India, pero sí una de las más interesantes. La experiencia de meterte de lleno en las tradiciones y costumbres del país será la frutilla del postre de tu viaje.

Créditos fotográficos

  • (https://pixabay.com/es/photos/exterior-bihar-ganges-celebracion-6615901/), por yogendras31 (https://pixabay.com/es/service/license/)
  • (https://pixabay.com/es/photos/india-varanasi-ghat-arquitectura-3086808/), por Makalu (https://pixabay.com/es/service/license/)
  • (https://pixabay.com/es/photos/la-india-ganges-rio-amanecer-865394/), por Kreactiva (https://pixabay.com/es/service/license/)

  • Escribe un comentario