Conocido como el desierto más verde y cálido del mundo, el desierto de Sonora se extiende desde Sonora, México, a través de Arizona y la parte sur de California. Es el único lugar donde crece el saguaro gigante, el símbolo del suroeste y la flor del estado de Arizona.

El desierto de Sonora es un lugar hermoso lleno de plantas y vida silvestre únicas, mucho sol y suficiente agua para sustentar la vida. Aunque hace mucho calor durante el verano, el invierno y las temporadas intermedias son agradables.

Esta combinación ha atraído a la gente durante siglos, y hoy en día el desierto de Sonora alberga varias ciudades, incluida una de las áreas metropolitanas más grandes de los Estados Unidos, Phoenix y sus alrededores.

A su vez, el Desierto de Sonora, tal como se define actualmente, cubre aproximadamente 100,000 millas cuadradas e incluye la mayor parte de la mitad sur de Arizona, el sureste de California, la mayor parte de la península de Baja California, las islas del Golfo de California y gran parte del estado de Sonora, México.

Si te gustaría conocer un desierto tan asombroso como el desierto de Sonora, aquí te mostramos dónde ir para deleitarte con la belleza de esta región.

¿Qué ver en el desierto de Sonora?

Bosque de los Sahuaros, Sonora

El Bosque Sahuaro en Sonora es una mezcla de relajación y adrenalina. Ubicado cerca de las dunas de arena de San Nicolás, es una reserva y como su nombre lo indica, alberga miles de sahuaros.

Un sahuaro es una planta suculenta ramificada que puede alcanzar los 12 metros de altura, aunque se han reportado casos de 18 a 23 m, y hasta 65 m de diámetro. Su ritmo de crecimiento es muy lento, cada metro de altura tarda unos 30 años.

Esta reserva es una de las más asombrosas y hermosas que puedes encontrar en Hermosillo, con un increíble atardecer rojo.

Vestigios de dinosaurios en el desierto de Sonora

A unas 5 horas en auto desde Hermosillo; En Esqueda, Municipio de Fronteras, durante el recorrido de 11 kilómetros se han conservado más de 40 huellas de pies de dinosaurio sobre las calles empedradas expuestas.

También hay un museo interactivo que muestra materiales fósiles y huesos de dinosaurios de más de 70 millones de años, y un árbol fosilizado y una cueva del indio Gerónimo, uno de los líderes apaches más famosos.

Isla Tiburón, desierto de Sonora

La isla está catalogada como reserva ecológica, y cubre una superficie de 120,100 hectáreas, incluyendo las islas de San Esteban, Turner y Patos. Es la isla más grande de la república, está habitada por el pueblo Seris, quienes la consideran de importancia religiosa.

Aunque a primera vista la isla no parece una gran roca en medio del mar, cuenta con interesantes atractivos naturales, como las montañas de La Menor y Kunkaak, que atraviesan casi toda la longitud de la isla, en el hermoso Valle del Tecomate.

En la isla se han identificado un gran número de especies de plantas terrestres y unas 63 especies de plantas marinas. En cuanto a la fauna, alrededor de 205 especies de aves marinas y terrestres, 31 especies de reptiles y anfibios y un gran número de especies de peces habitan las costas de la isla.

Rutas de Las Misiones

Para los que buscan ir un poco más allá de los destinos vacaciones tradicionales, puedes seguir las huellas de esta proeza religiosa. Es una de las experiencias de viaje más extraordinarias que se puedan realizar en esta zona del desierto de Sonora.

Esta ruta turística, recorre los principales sitios donde el misionero jesuita Eusebio Francisco Kino, quien fundó misiones y construyó templos que hoy forman parte de la historia e identidad de Sonora.

Cucurpe. Misión de Nuestra Señora de los Dolores

Establecida en 1647 por el jesuita Marcos del Río, quien la nombró “Los Santos Reyes de Cucurpe”. Entre sus lugares de interés se encuentran la iglesia que mantiene su campanario y arcos. En sus alrededores también encuentras pinturas rupestres y cuevas.

Misión Los Santos Reyes de Cucurpe

Creada en 1647 por el jesuita Marcos del Río, quien la nombró “Los Santos Reyes de Cucurpe”. También cuenta con una iglesia y antiguas pinturas rupestres.

Magdalena De Kino. Misión de Santa María Magdalena

El Pueblo Mágico de Magdalena de Kino resguarda los restos de Eusebio Francisco Kino. Puedes visitar su cripta, la Plaza Monumental, la Casa de la Cultura, el corredor histórico-cultural y un mercado de artesanías.

Misión San Ignacio de Cabórica

Ubicada en San Ignacio a menos de 10 km de Magdalena, se sitúa el Templo de San Ignacio de Loyola (1690) que conserva intacta su fachada.

Ímuris. Misión San José de Ímuris       

Fue construida en 1687 y destruida por los Pimas en 1695. A la fecha, ha sufrido algunos cambios. Se dice que han sido cuatro templos los que han ocupado ese lugar desde que fue construido el original, en el siglo XVII.

Misión de Nuestra Señora del Pilar y Santiago de Cocóspera

Ubicada a unos 40 kilómetros al norte de Magdalena, se encuentran los restos de esta misión de estilo barroco, en donde puedes ver los muros de su nave original.

Tubutama. Misión San Pedro y San Pablo de Tubutama

Camino a la ciudad de Caborca, encontrarás Tubutama, poblado donde está la Misión de San Pedro y San Pablo, asentamiento que se distingue por su blanca fachada, los arcos moriscos de su interior y los frescos del altar.

Átil. Misión San Francisco de Asís

En esta misión se le edificó una capilla a San Francisco de Asís, hoy desaparecida. Actualmente se conservan ruinas de otra capilla de mediados del siglo XVIII.

Misión Santa Teresa

Situada a unos 8 km de allí se encuentran las ruinas del Templo de Santa Teresa.

Oquitoa. Misión de San Antonio Paduano

Fue fundada en 1689 por el padre Kino. Aunque el edificio actual fue remodelado a principios del siglo XIX, el inmueble aún posee su sencillez y arquitectura distintiva del paisaje del norte del Estado.

Pitiquito. Misión San Diego de Pitiquito

Según la leyenda, tomó su nombre de Pitio Pitic, un jefe indio que peleó contra los españoles y fue derrotado en un pequeño pico fortificado. Ahí está la iglesia de San Diego de Alcalá, donde podrás observar dibujos apocalípticos.

Caborca. Misión de La Purísima Concepción de Nuestra Señora de Caborca

Entre el Río Concepción y el desierto occidental de Sonora, está la ciudad de Caborca. No dejes pasar una visita al interior del Templo Histórico de Pueblo Viejo, así como a su jardín botánico, su museo y el área de petroglifos.

Misión de San Valentín de Bisanig

Se encuentra en el desierto al oeste de Caborca. Ya sólo se puede apreciar los restos de sus estructuras de adobe.

Zona Arqueológica Trincheras

Cuando el Padre Francisco Kino llegó al Valle del Magdalena, con el Capitán Mateo Manje, vieron las terrazas del Cerro, y desde un punto de vista militar el compañero de Kino afirmó que se trataba de Trincheras. Desde entonces se le conoce como Cerro de Trincheras.

Es el sitio más impresionante del desierto de Sonora, desde el punto de vista monumental. Un área cultural en el Oasis de América, que incluye partes del suroeste de los Estados Unidos y el norte de México, estaba habitada, como América Central, por grupos agrícolas asentados que poseían expresiones culturales complejas.

Tiene un cerro modificado de más de 900 terrazas, que varía en tamaño de 10 a 15 metros, pero puede alcanzar los 150 metros de longitud.

El Cerro de Trincheras cuenta con tres edificios notables, el primero de los cuales se encuentra cerca del piedemonte, que es La Cancha, este espacio es un área común. La segunda estructura es El Mirador, de la cual la evidencia arqueológica puede determinar que el área fue ocupada por un grupo de élite, donde se han encontrado gemas especiales de uso inusual.

La tercera y más famosa es la Plaza del Caracol, está ubicada en lo alto de un cerro, donde hay una estructura en espiral, vista desde arriba, se asemeja a la espiral de un caracol cortado. Esta área tenía un uso limitado y ceremonial.

La cultura de las trincheras se desarrolló entre los años 200 y 1450 d.C. C. Pero el Cerro de Trincheras alcanzó su mayor importancia hacia el año 1300 d.C.

¿Qué caracteriza al desierto de Sonora?

No importa a dónde vayas para experimentar el desierto de Sonora, disfrutarás de algunos de los paisajes más singulares que puedas imaginar. Aunque puedes encontrarlo más verde de lo que esperabas, todavía está seco, e incluso en pleno invierno, es posible que se deshidratarte. Asegúrate de llevar mucha agua, sin importar cuándo vayas. No olvides tu protector solar y sombrero, ya que el sol siempre es fuerte.

El mejor momento para experimentar el desierto de Sonora es en invierno, cuando las temperaturas rondan los 70 grados y el cielo es azul. Pero el desierto es más hermoso a principios de la primavera, cuando florecen las flores silvestres y todo es verde. No importa a qué hora lo visites, encontrarás que el desierto es más verde y más vibrante justo después de la lluvia.

El verano es el momento de evitar el desierto de Sonora, ya que las temperaturas están constantemente en los 100, el sol es fuerte y la vegetación parece muerta.

No importa cuándo lo visites, siempre disfrutarás de la experiencia. El desierto de Sonora puede parecer duro e inhóspito, pero alberga un ecosistema increíblemente diverso y frágil que aprenderás a apreciar.

Créditos fotográficos

  • Restos del Dolmen megalítico llamado de Entretérminos. Fue saqueado a principios del siglo XX y sus rocas empleadas en la guerra civil para la construcción de trincheras (https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Restos_del_dolmen_de_entret%C3%A9rminos1.jpg), por Portutatis78 / CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0/deed.en)

  • Comments are closed.