Santillana del Mar en Cantabria a menudo se considera una de las ciudades más bellas de España, una ciudad medieval de impresionante arquitectura, cerca de las increíbles Cuevas de Altamira, que están llenas de algunas de las obras de arte prehistórico más antiguas y mejor conservadas del mundo.

Santillana del Mar es la joya de Cantabria y un destino de visita obligada en el norte de España. Con sus ondulantes colinas verdes, la región de Cantabria es espectacularmente hermosa. Está salpicado de pueblos medievales intactos por el tiempo.

Dicen que Santillana es el pueblo de las tres mentiras: ni santo (santi), llano (llana) ni junto al mar (del mar). Esta joya medieval se encuentra en un estado de conservación tan perfecto, con sus calles empedradas y luminosas, balcones llenos de flores y un montón de edificios de piedra y ladrillo.

Es un encantador laberinto de calles empedradas de ensueño, arquitectura color caramelo y románticos balcones de hierro forjado. Si con todo ello, ya te convenciste de conocer Santillana del Mar, te dejamos una guía con los mejores planes para hacer por este encantador destino de España.

¿Qué hacer en Santillana del Mar en un día?

Es una de las localidades más turísticas y visitadas de Cantabria, siendo parada imprescindible para los turistas que visitan la región. Esto ha hecho que gran parte de los habitantes del municipio vivan de la actividad turística, especialmente de la hostelería, los alojamientos rurales y las tiendas de productos típicos.

Todo el pueblo está declarado Monumento Nacional cuya arquitectura medieval es una de las más importantes que quedan en pie en España, entre las que destacan la Torre del Merino y la Torre de Don Borja, dos torres que se construyeron tanto como edificaciones militares como viviendas de la nobleza.

Pasea por las calles empedradas de las mansiones medievales, o ¿por qué no salir de la ciudad al campo y descubrir los palacios y villas de los ricos entre el verde exuberante de la Cantabria rural?

Mientras estés en Santillana del Mar, no puedes perder la oportunidad de probar algunos deliciosos productos locales de las tiendas de queso o comprar cerámica hecha localmente y otros recuerdos de las tiendas de regalos.

Centro de Santillana del Mar

El centro de Santillana del Mar tiene la particularidad de que está abierto solo para peatones. No encontrarás autos, por lo que tu visita será muy especial. Este distrito histórico ha conservado su carácter original durante cientos de años. Entre los edificios destacan la Casa del Águila y la Casa de la Plaza, la estatua del Homenaje al hombre de Altamira y el fabuloso edificio del ayuntamiento.

Todo lo que necesitas son zapatos cómodos para navegar por las calles empedradas irregulares y Santillana del Mar ofrece la oportunidad de explorar un distrito histórico único como ningún otro en España.

La piedra es también uno de los elementos arquitectónicos más destacados, presente en las casonas de nobles e indianos (españoles que hicieron fortuna en América Latina), sus balcones de madera adornados con flores, así como en casas museos como la Torre de Don Borja y Casa de La Parra. La joya de la corona es la colegiata románica del siglo XII, que alberga un claustro de gran belleza.

Hay un montón de tiendas de artesanía y pequeños cafés, para ayudar a pasar el tiempo. Ofrecen artículos de cuero, cerámica y quesos especiales. La encantadora Plaza Mayor es tan impresionante e inspiradora como cualquier otra en España.

Calle de Santo Domingo

A través de la calle de Santo Domingo, la calle principal de Santillana, se llega a un casco histórico que ha sabido sobrevivir al paso del tiempo en un excelente estado de conservación. Sus pintorescas calles empedradas están bordeadas por edificios señoriales, la mayoría de los cuales fueron construidos entre los siglos XIV y XVII.

De la época medieval son las torres Merino (s. XIV) o Don Borja (s. XV), consideradas las construcciones más antiguas de la villa. También se pueden admirar los palacios renacentistas, como el de Velarde, y las casonas barrocas, entre las que destacan el de Valdivieso, el de Villa o el de la archiduquesa de Austria. Sin embargo, a pesar de la diversidad de estilos arquitectónicos existentes en la localidad, Santillana presenta un aspecto homogéneo y armonioso.

Colegiata de Santa Juliana en Santillana del Mar 

colegiata santillana del mar

Un paseo por la calle principal empedrada de Santillana, pasando por solemnes casas nobles de los siglos XV al XVIII, conduce a este hermoso ex-monasterio románico del siglo XII. La gran carta de presentación es el claustro, un formidable almacén de artesanía románica, con los capiteles de sus columnas finamente tallados en una enorme variedad de figuras.

Este magnífico edificio alberga la tumba de la mártir medieval local, Santa Juliana o Santa Llana, de la que el pueblo toma su nombre. El claustro cubierto de hiedra se considera una obra maestra. Las columnas del claustro están intrincadamente talladas. Muestran escenas bíblicas y bestias míticas como serpientes enroscadas.

El monasterio creció originalmente alrededor de las reliquias de Santa Juliana (su nombre luego se modificó para convertirse en Santillana), una mártir cristiana del siglo III de Turquía cuyo sepulcro se encuentra en el centro de la iglesia.

Se encuentra al final de las dos calles del pueblo. Es una colegiata de estilo románico, levantada en su mayor parte a mediados del siglo XII, reconstruida por la familia Polanco en el primer tercio del siglo XVI. La Colegiata está protegida por Real Orden de 12 de marzo de 1889. Fue el primer monumento cántabro que obtuvo este reconocimiento.

Casas de los Quevedo y Cossío  

Datan de los siglos XVII-XVIII. Son dos casas colocadas en escuadra de manera que forman una sola casa. La casa del lado norte es la Casa de Cossío y la del lado sur es la Casa de Quevedo. En la primera puede verse el escudo de Cossío. En el segundo, que perteneció a un familiar de Francisco de Quevedo y Villegas, se puede ver el escudo de armas de la familia Quevedo.

Palacio de Velarde o de las Arenas

Se encuentra en la Plaza de las Arenas. Es un edificio de transición del gótico al renacimiento, la construcción se inició en el siglo XV y fue modificada en el siglo XVII. La fachada tiene un hastial escalonado y pináculos decorativos. Tiene el escudo de armas de los Velarde.

Museo de la Tortura de Santillana del Mar 

Si deseas una dosis oscura y morbosamente fascinante de la historia medieval, debes visitar el Museo de la Tortura, en la Calle de Bertrand Clisson.

El museo tiene una colección de 70 dispositivos de tortura genuinos y réplicas. Las exhibiciones describen todas las formas repugnantes en que las personas fueron torturadas y humilladas públicamente durante la Inquisición española. Se encuentra abierto todos los días de 10:00 am a 9:00 pm. El precio de la entrada es de 4 € para adultos y de 2.80 € para niños.

Explorar los alrededores de Santillana del Mar 

La increíble ubicación en la que se encuentra Santillana del Mar permite hacer diversas excursiones. por ejemplo, a unos 2 kilómetros del pueblo se encuentran la Cueva de Altamira, conocida como la “Capilla Sixtina del Paleolítico” y declarada Patrimonio de la Humanidad.

Junto a las cuevas se puede visitar el Museo de Altamira, un moderno complejo donde se puede admirar la nueva cueva, fiel réplica de las imágenes que aparecen en la cueva original.

Otra opción de ocio es visitar el Zoológico de Santillana, que alberga un importante número de especies animales. Asimismo, las afueras de Santillana del Mar permiten disfrutar de la rica riqueza natural de Cantabria.

El visitante puede acudir al Parque de la Naturaleza de Cabárceno, donde los animales viven casi en libertad, o hacer una excursión por la ruta del Cares, en pleno Parque Nacional de los Picos de Europa.

Otros espacios protegidos en Cantabria son los Parques Naturales de Oyambre, Peña Cabarga y Saja – Besaya. La costa es otro de los atractivos para los visitantes de Santillana del Mar, ya que pueden disfrutar de la pesca y de las magníficas playas de Santa Juliana y Ubiarco.

Además, a pocos kilómetros se encuentran otras localidades de la hermosa cornisa cantábrica como Suances, situada en la ría del mismo nombre, o Cóbreces que, además de una importante playa, cuenta con una abadía cisterciense.

Por último, Comillas alberga una destacada selección de arquitectura popular, entre la que destacan la plaza vieja y la iglesia parroquial. entre sus edificios más importantes se encuentran la Universidad Pontificia y El Capricho, obra del arquitecto modernista Antonio Gaudí, y el palacio neogótico de Sobrellano, antigua residencia del marqués de Comillas.

Playas de las costas Occidental y Central

playas costa españa

Durante la temporada estival, una de las mejores opciones es acercarse a cualquiera de las muchas playas que hay alrededor de Santillana del Mar. Como, por ejemplo, San Vicente de la Barquera, Oyambre y Comillas al oeste; Santander y Somo en la Costa Central (20–25 minutos en auto); o las cercanas Cóbreces, Tagle, Suances y Liencres (10-15 minutos en coche). Elijas el que elijas, estamos seguros de que querrás volver.

Antiguas cuevas de Altamira

Si por algo se conoce Cantabria es por las numerosas cuevas prehistóricas de la zona. Entre ellos se encuentra Altamira, considerado uno de los sitios de pinturas rupestres más importantes del mundo. La cueva de Altamira se encuentra dentro del término municipal de Santillana del Mar.

A tan solo 2 km de Santillana del Mar se encuentran las Cuevas de Altamira y el Museo de Altamira, donde puedes descubrir las pinturas de bisontes y otros animales en la Neocueva, una reconstrucción en 3D de última generación de las cuevas originales. Ofrece un completo centro museístico y de interpretación.

En Altamira, las cuevas tienen 36,000 años. Datan del final de la Edad de Hielo y contienen parte del arte prehistórico mejor conservado del mundo. Son conocidas como la «Capilla Sixtina de la Era Paleolítica«.

cueva de altamira

La cueva original de Altamira se convirtió en un sitio de la UNESCO en 1985. Otras 17 cuevas se agregaron a la inscripción de la UNESCO en 2008 como «el arte realizado más antiguo de la humanidad». Nadie sabe con certeza por qué fueron creados. Existe un acuerdo general de que no fue puramente para decoración. Las pinturas probablemente tenían un propósito religioso.

Las cuevas fueron descubiertas en 1879 por Marcelino Sanz de Sautola y su pequeña hija. La galería principal tiene aproximadamente 300 metros de largo. Cuenta con 16 bellas pinturas policromadas realizadas con pigmentos naturales que representan bisontes y jabalíes.

Zoológico de Santillana del Mar

Este es el lugar para disfrutar de más de 2000 animales de todo el planeta en un espacio al aire libre de más de 6 hectáreas. El espectacular jardín de mariposas tropicales ofrece a los visitantes la oportunidad de presenciar el nacimiento de estos insectos y obtener una comprensión integral de su metamorfosis.

El zoológico cuenta con más de 40 programas de conservación para especies en peligro de extinción como el león asiático, el bisonte europeo, el cocodrilo de hocico delgado y la única familia de orangutanes de Sumatra en España.

El Parque Cuaternario presenta fauna de la época de los humanos que poblaron la cueva de Altamira e inspiraron su arte. Este es un hermoso lugar para un maravilloso paseo en familia, a sólo 1 km del Parador.

Cueva del Soplao

A tan solo 40 kilómetros de Santillana se encuentra la Cueva del Soplao, una de las formaciones kársticas singulares de la región.

Prepárate para un recorrido fascinante por formaciones geológicas únicas en esta parte del mundo. La Cueva del Soplao, descubierta a principios del siglo XX, llamada así por las corrientes de aire que soplan a través de la cueva. Los pasajes más importantes son La Gorda, Los Fantasmas y La Opera.

Pueblo Comillas

Un pueblo encantador, Comillas es conocido por su legado de edificios creados por arquitectos modernistas catalanes. Antonio López y López, primer marqués de Comillas, contrató a Joan Martorell para diseñar el Palacio Sobre-Llano (1881), un enorme edificio neogótico.

Sin embargo, el monumento más conocido de Comilla es El Capricho de Gaudí, diseñado para un rico hombre de negocios. Es una fantasía de inspiración mudéjar con una torre a modo de minarete cubierta de tejas verdes y amarillas.

Parque Nacional de los Picos de Europa

Se dice que estas hermosas montañas fueron bautizadas como los «Picos de Europa» por los marineros que regresaban, para quienes esta era a menudo la primera vez que veían su tierra natal. La cordillera, ahora el parque nacional más grande de Europa, es ideal para practicar senderismo y el terreno es asombrosamente diverso.

En algunas partes, profundos desfiladeros serpenteantes atraviesan rocas escarpadas, mientras que en otras partes los verdes valles sustentan una profusión de flora y fauna.

Gastronomía de Santilla del Mar

Las especialidades gastronómicas incluyen bizcochos, pequeños pasteles que se disfrutan mejor con un vaso de leche y sobaos pasiegos, un pastel de mantequilla aromatizado con licor de anís. Si sientes la necesidad de desahogarte con alguno de estos sabrosos tentempiés, los Parques Naturales de Oyambre, Peña Cabarga y Saja-Besaya están muy cerca.

La increíble belleza de Cantabria solo se compara con sus tesoros culinarios. Escondido dentro de su paisaje montañoso, con sus verdes prados, arroyos burbujeantes y valles fructíferos, hay una plétora de productos fantásticos: caza, venado, jabalí y, por supuesto, el mejor ganado ofrece un festín de delicias para los amantes de la carne.

La abundancia de bayas silvestres, castañas, nueces, flores comestibles y hierbas es la guinda del pastel, como si los visitantes necesitaran una segunda razón para explorar los majestuosos Picos de Europa. Un clima templado y soleado permite que florezcan las vides y los árboles frutales; la tierra de abundantes productos también ofrece a los visitantes salmón salvaje y cordero alimentado con leche.

La ternera cantábrica, cebada en los pastos de alta montaña, es otro placer culposo. Por su parte, en la cornisa cantábrica predominan los platos basados ​​en pescados y mariscos frescos.

Pero es el tema del queso lo que despierta las pasiones locales. Durante siglos, los agricultores se han ganado la vida con la industria láctea, magníficamente situada frente a los verdes prados de los Picos de Europa. La leche de oveja y cabra también es importante, y muchos de los mejores quesos se producen a partir de mezclas de tres leches.

Bebidas populares

La sidra tampoco debe omitirse. En la costa atlántica del norte de España, más de 30 variedades diferentes de manzana prosperan en huertas, mantenidas por la misma línea familiar durante generaciones.

Las variedades pequeñas y ácidas de manzana silvestre le dan a la sidra su estructura, mientras que las variedades dulces y amargas agregan un sabor y una textura muy importantes. La sidra natural se fermenta mediante un proceso natural sin elementos artificiales, mientras que la sidra gasificada se fabrica con la adición de ácido carbónico y azúcar.

¿Cuándo se creó Santillana del Mar?

santillana del mar

Santillana del Mar data de la Edad Media. En 1575 se promulgaron estrictas normas urbanísticas. Todavía están en su lugar hoy. Entre otras cosas, estipulan que solo los residentes o los huéspedes del hotel pueden conducir en el pueblo.

Durante la época medieval, los comerciantes de Santillana fueron prósperos. Vendían lana, productos lácteos y lino. Construyeron las refinadas casas y palacios de color ocre que hacen tan distintiva a Santilla.

Santillana cuenta con una arquitectura envidiable, en el que destacan las antiguas construcciones dispuestas en forma de herradura alrededor de sus calles principales, entre las que resaltan la de Carrera, Cantón o del Río.

Su plaza, antiguamente conocida como Mayor o del Mercado, epicentro del pueblo y que aún conserva su forma triangular, también merece un tranquilo paseo hasta ella.

El suelo empedrado de las calles recuerda que el origen de este pueblo se encuentra en la Edad Media, cuando un grupo de monjes eligió este enclave para esconder las reliquias de una mártir llamada Juliana. Para ello construyeron un edificio que, con el tiempo, se convirtió en monasterio. Poco a poco fueron llegando campesinos a trabajar los cultivos aledaños hasta transformar el lugar en un pueblo en toda regla. Y de Santa Juliana pasó a ser Santillana. El propio rey Alfonso VIII le concedió la jurisdicción para transformarla en villa en 1209.

La modernidad, o tal vez incluso la historia, ha pasado por alto el pintoresco pueblo medieval de Santillana del Mar. Es una obra maestra histórica, una pieza de la antigüedad perfectamente conservada que se ha transmitido de generación en generación y aún se rige por las leyes urbanísticas. creado en 1575. Las calles empedradas, los balcones llenos de flores y los acogedores cafés: este es un pueblo que exige ser explorado, a un ritmo muy lento.z

Situada en la ruta norte del Camino de Santiago de Compostela, Santillana del Mar es una bella villa medieval que se desarrolló en torno a la colegiata de Santa María. Sus diversas torres de defensa y palacios renacentistas hacen de Santillana uno de los conjuntos históricos más importantes de Cantabria.

Créditos fotográficos

  • Bisonte en la cueva de Altamira.(https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Cueva_de_Altamira-19621007-001.jpg), por Daniel Villafruela / CC BY 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/3.0/deed.en)

  • Comments are closed.