Al norte de los Emiratos Árabes Unidos y cerca de Dubái, se encuentra Ras Al Khaimah (RAK), uno más de los 7 emiratos que conforman el país. A pesar de no tener la fama de la bulliciosa Dubái o Abu Dhabi, Ras Al Khaimah sin dudas tiene sus propios motivos que justifican enormemente la visita. Con paisajes que te dejarán boquiabierto, una increíble oferta hotelera y gastronómica, historia en cada uno de sus rincones y entretenimientos para toda la familia, este destino se posiciona como una alternativa imperdible en tu viaje por los Emiratos Árabes Unidos.

Ya sea que busques escapar de la ruidosa y ajetreada Dubái o simplemente seguir explorando el país, Ras Al Khaimah no te defraudará. Además, con la ayuda de nuestra guía de viaje podrás planificar tu paseo y no dejar nada fuera del tintero.

Ras-Al-Khaimah-Emiratos-Árabes-Unidos

Ras Al Khaimah es la capital del emirato con el mismo nombre y se sitúa a ambos lados de una bahía. La ciudad es especial en muchos sentidos: tiene más de 7.000 años de historia, una gran variedad de paisajes (costeros, montañosos, desérticos y manglares); un rico patrimonio cultural y arquitectónico y una amplia gama de modernos complejos turísticos. Podría decirse que estamos frente a uno de los destinos más auténticos y tradicionales de Oriente Medio, gracias a que el 40% de su población es emiratí. De allí que podrás conocer la cultura y tradición de Ras Al Khaimah de primera mano.

En definitiva, Ras Al Khaimah ofrece al viajero una experiencia única, pensada para chicos y grandes. ¿Te apuntas a descubrir todo lo que puedes ver y hacer allí?

¿Dónde se encuentra Ras Al Khaimah?

Ras Al Khaimah se encuentra al norte de la Península Arábiga, en el límite con Omán y otros tres Emiratos: Umm Al Quwain, Sharjah y Fujairah. Con una superficie de casi 2.500 km², Ras Al Khaimah se posiciona como el cuarto emirato más grande del país en términos de superficie.

Ras Al Khaimah se encuentra protegida por la cadena montañosa Hajar, que desciende vertiginosa hasta la orilla. Esta cordillera formada hace más de 70 millones de años acoge el pico más alto de los Emiratos Árabes Unidos: el Jebel Jais. Por su parte, las arenas rojas del desierto cubren el resto de la superficie del emirato.

Ras Al Khaimah se encuentra dividido en dos por un arroyo natural que conecta el casco antiguo y los zocos con la parte moderna de la ciudad. Al sur aparecen Al Hamra y la isla de Al Marjan, dos urbanizaciones mixtas con instalaciones residenciales y turísticas.

Escenarios naturales de Ras Al Khaimah

Si por algo es famosa Ras Al Khaimah es por su multiplicidad de escenarios naturales. Podríamos decir, que este destino es una de las mejores opciones para disfrutar de la naturaleza de los Emiratos Árabes Unidos. Por eso, atrae de manera especial a los viajeros que buscan vivir emociones intensas y disfrutar de su naturaleza.

En líneas generales, podríamos decir que el entorno natural de Ras Al Khaimah se encuentra delineado por cuatro paisajes diferentes: costa y playas, desierto, montañas y manglares.

Ras Al Khaimah posee 64 km de costa bañada por las aguas turquesas del Golfo Pérsico que lo convierten en un destino muy buscado por los amantes de los deportes acuáticos. Las playas se caracterizan por su arena blanca y aguas cristalinas que invitan a disfrutar de actividades como el piragüismo, la vela, las excursiones en barco, el windsurf, la pesca, el wakeboard y mucho más.

El paisaje montañoso de Ras Al Khaimah se caracteriza por sus picos de gran altura y hermosos valles. La espectacular cordillera llamada Ru’us Al Jibal es parte de los montes Hajar y se extiende desde la península de Musandam hasta el sur de Omán. Los montes Hajar acogen al Jebel Jais, que con 1680 metros de altura se alza como el pico más alto de todos los Emiratos Árabes Unidos. Allí encontrarás una multiplicidad de rutas de senderismo y ciclismo de montaña que invitan a la aventura.

Por su parte, el remoto desierto con dunas y arenas de color terracota se extiende más allá de lo que alcanza la vista. Los paisajes desérticos de Ras Al Khaimah son perfectos para experimentar el auténtico estilo de vida beduino, a recorrer las dunas a camello o caballo y a vivir una gran cantidad de experiencias.

Finalmente, la extensa red de manglares son el resultado de la geografía y el clima único de la región. Así, los manglares costeros ocupan una buena parte de la ciudad de Ras Al Khaimah, dotándola de un exuberante entorno verde que contrasta con las arenas color terracota del desierto. Los manglares invitan a navegar en kayak y a descubrir su increíble variedad de flora y fauna, con los flamencos como principales representantes.

montañas-jebel-jais

Historia de Ras Al Khaimah

Ras Al Khaimah posee una larga y rica historia que la ha dotado de un valioso patrimonio. Según las diferentes excavaciones arqueológicas realizadas en el emirato, la zona estuvo habitada desde la Edad de Bronce.

El pasado de la ciudad está muy ligado a su posición estratégica en la desembocadura del Golfo Pérsico. Por esto y más, Ras Al Khaimah es uno de los pocos lugares del mundo que tuvo una población continuada durante más de 7.000 años. Desde la antigüedad hasta el día de hoy, este emirato se ha mantenido como uno de los centros comerciales y mercados más importantes de la región.

El testimonio principal de la larga historia de Ras Al Khaimah son la gran cantidad de fortificaciones históricas, castillos y torres que hay repartidas a lo largo y ancho de su territorio. Las mismas dan nota de un pasado turbulento, marcado por el paso de los clanes islámicos del Golfo Pérsico, los portugueses, británicos y holandeses.

De todas las comunidades que habitaron Ras Al Khaimah, el clan más influyente fue Qawasim. A ellos se atribuye la unificación de gran parte de los Emiratos del Norte y la creación de una de las flotas más poderosas jamás vistas en esta región. La llegada de los británicos también marcó un importante punto de inflexión, introduciendo cambios que llevaron a la unificación de los siete emiratos del país, entre 1971 y 1972.

Por eso mismo, visitar Ras Al Khaimah es, también, conocer su pasado y empaparte de su rica historia que cobra vida en muchos de sus espacios.

¿Qué ver y hacer en Ras Al Khaimah?

La oferta de entretenimiento de Ras Al Khaimah es sumamente variada. Disfrutar de sus playas doradas, ya sea tumbándose en la arena o practicando deportes acuáticos, es uno de sus principales reclamos turísticos. Igual de atractivas son las interminables dunas de terracota del desierto Al Wadi y las sinuosas carreteras que conducen al Jebel Jais. Los paseos en camello, acampar en el desierto bajo un cielo inundado de estrellas o lanzarte por la tirolesa más larga del mundo, son algunas de las emociones que podrás vivir en ambos lugares.

Pero, no todo es naturaleza en Ras Al Khaimah. La ciudad invita a empaparse de su cultura e historia, ya sea conociendo sus mezquitas, el Museo Nacional de Ras Al Khaimah o alguna de sus fortalezas.

Sea cual sea tu plan para estas vacaciones, Ras Al Khaimah es un tesoro de experiencias inolvidables.

Paseo marítimo de Ras Al Khaimah (RAK corniche)

rak-corniche

Ras Al Khaimah cuenta con un paseo marítimo de 3 km bordeado por completo de apartamentos de lujo, heladerías, restaurantes de comida nacional e internacional, cafeterías, acceso a actividades acuáticas y una zona de juegos para los más pequeños. Ya sea a pie o en bicicleta, podrás recorrer esta amplia pasarela que lleva el nombre del clan Al Qawasim, quienes controlaron el comercio en la región durante el siglo XVIII.

A lo largo del paseo marítimo de Ras Al Khaimah encontrarás diferentes puntos de interés. Por ejemplo, RAK Eye, una rueda de la fortuna de 37 metros desde la cual tendrás unas vistas extraordinarias de la Gran Mezquita, los manglares, el paseo marítimo y toda la ciudad extendiéndose hacia el Golfo Pérsico.

Si a ello le sumamos la enorme selección de cafeterías y restaurantes que acoge, el paseo se convierte en un lujo para los sentidos, especialmente por las noches, que es cuando la zona cobra más vida. RAK Corniche también cuenta con numerosas teterías en las que podrás degustar el famoso karak chai (una variedad de té) del emirato y un sabroso té de limón bien caliente.

Playas de Ras Al Khaimah

Si por algo es famosa la ciudad es por sus hermosas playas de arena dorada llenas de resorts ecológicos que invitan a pasar unas vacaciones a puro relax. Algunas de ellas son públicas, mientras que otras se encuentran dentro de hoteles y complejos turísticos que ofrecen una experiencia más completa.

De todos modos, si no deseas hospedarte, tienes la opción de adquirir un pase diario que te da acceso no solo a la playa, sino también a todas las actividades que ofrecen a sus huéspedes. De esa manera, podrás sentarte a comer y beber algo en sus restaurantes y cafeterías, usar las tumbonas y sombrillas, dar paseos en el banana boat y mucho más.

La playa principal de Ras al Khaimah se encuentra cerca del zoco kuwaití y rodeada de cafés tradicionales que le suman atractivo cultural a la experiencia de playa.

Flamingo Beach

Flamingo Beach es una playa pública situada entre el centro de la ciudad de Ras Al Khaimah y Al Hamra Village. Es de fácil acceso y tiene un paisaje que aparece delineado por altas dunas salpicadas de palmeras.

Flamingo Beach es ideal para ir en familia, gracias a sus aguas tranquilas, poco profundas y cálidas de las cuales disfrutarán niños y grandes. Es también perfecta para contemplar el atardecer y ver cómo el sol se esconde por detrás del golfo. Cuenta con una serie de pasarelas entrelazadas que permiten maniobrar sin problema sillas de ruedas y carritos de bebés, lo que facilita que cualquiera pueda acceder a la playa y pasar un agradable momento allí.

Muy cerca de Flamingo Beach se encuentran los manglares de Mina Al Arab, famosos por la presencia de la especie de flamenco más grande que existe. Además, si tienes un poco de suerte podrás ver a los camellos que bajan de las dunas para bañarse en las aguas del golfo.

La playa cuenta con un amplio parking, cafeterías y restaurantes. Se encuentra justo al lado de la rotonda del Reloj, en la cual desemboca la principal autopista de Ras Al Khaimah.

playas-de-ras-al-khaimah

Playa de Al Rams y la isla de Saraya

En la costa norte de Ras Al Khaimah se abre un impresionante conjunto de islas y playas perfectas para acampar y disfrutar de la tranquilidad. En este panorama, aparece la playa de Al Rams y la isla de Saraya.

Al Rams es una pequeña comunidad que en su momento fue el hogar de la tribu Tanaij, que a finales del siglo XIX contaba con alrededor de 4.000 miembros. Hoy en día, el paso del tiempo no ha cambiado mucho las cosas. La comunidad todavía posee algunas tiendas y casas tradicionales construidas con materiales locales, como bloques de coral, además de miles de palmeras de datileras protegidas.

A pesar de que en su momento se pensó en crear un complejo turístico de lujo, la naturaleza es la única protagonista de esta zona excepcionalmente bella. Aquí las aguas turquesas del Golfo Pérsico se intercalan con bancos de arena naturales e islas, a la vez que ofrecen unas vistas muy bonitas del asentamiento costero de Al Rams y las montañas de Hajar.

La costa en esta zona es realmente impresionante. En total, este litoral que serpentea hasta el mar acoge alrededor de 20 playas paradisíacas. La playa de Al Rams, con su kilómetro y medio de extensión, y la isla de Saraya, se caracterizan por sus aguas tranquilas y poco profundas que regalan las condiciones ideales para practicar deportes como el kayak y el paddleboarding. Las antiguas montañas reflejadas en el mar llenan de encanto el paisaje, mientras que el ambiente tranquilo que envuelve la playa invita a desconectar de todo.

Eso sí, para poder visitar este tramo de costa necesitarás contar con un vehículo 4×4 o ir con un guía. Ten en cuenta que la arena puede ser engañosa y es muy fácil quedar empantanado si no tienes experiencia en este tipo de terreno. Una vez en Al Rams, deberás cruzar un puente situado en el extremo norte de la comunidad y dirigirte hacia la base militar. Si cuentas con un vehículo todoterreno, podrás llegar al final de la isla y tomar las mejores fotografías del viaje.

La playa es gratuita y durante los fines de semana suele llenarse de gente. Por eso, si quieres disfrutar de su paz, lo mejor será hacer la visita en la semana. También tiene áreas para que puedas acampar y pasar la noche allí.

Si acampar no es lo tuyo y cuentas con presupuesto, entonces no dudes en pedir una habitación en el multipremiado Hilton Ras Al Khaimah Beach Resort, el cual se encuentra muy cerca de las islas Al Rams y Saraya.

Al Mairid Beach

playas-de-ras-al-khaimah

En el corazón de Ras Al Khaimah y muy cerca del Hilton Ras Al Khaimah Beach Resort, el Museo Ras Al Khaimah y el concurrido puerto, se encuentra la playa Al Mairid.

Al Mairid es una bonita playa con forma de herradura que regala unas vistas espléndidas del Golfo Pérsico. Se encuentra situada en un área suburbana que alberga villas de estilo tradicional y varios mercados bulliciosos que atraen a chefs de todo el emirato. Si bien no cuenta con puestos de alquiler para disfrutar de deportes acuáticos, sus aguas tranquilas y la entrada al mar poco profunda la convierten en un lugar popular para quienes tienen sus propios kayaks.

Además, la ubicación de la playa (sobre la costa oeste de los Emiratos Árabes), la hacen perfecta para observar la puesta del sol sobre el Golfo Pérsico. No en vano, es la playa favorita de los habitantes de Ras Al Khaimah.

La playa es gratuita, de fácil acceso y cuenta con un bonito paseo marítimo. La carretera que da acceso a ella está llena de alojamientos sencillos y complejos turísticos familiares, además del cercano Hilton Resort, que se encuentra en dirección noreste. La zona también está repleta de cafés árabes locales, chiringuitos, tiendas y restaurantes internacionales de lujo.

Jebel Jais, la montaña más alta de los Emiratos Árabes Unidos

Apenas a una hora en coche de la ciudad de Ras Al Khaimah se encuentra el Jebel Jais que, como ya sabes, es el pico más alto del país. Se trata del destino por excelencia para la aventura, la adrenalina y la exploración.

El Jebel Jais forma parte de la cadena montañosa Hajar, la cual se formó hace más de 70 millones de años en la parte oriental de Ras Al Khaimah. Sus más de 1900 metros de altura regalan unas postales impresionantes y aventuras emocionantes. Además, disfruta de clima ameno, con una temperatura diez grados más baja que a la altura del nivel del mar.

En Jebel Jais podrás disfrutar de una serie de actividades, como senderismo, escalada, tirolina, una pista de hielo y más. Su principal atracción es Jebel Jais Flight, famosa por ser la tirolina más larga del mundo (de acuerdo al libro Guinness). Esta atracción de 2.800 metros de longitud permite a sus visitantes deslizarse por la montaña, alcanzando una velocidad de hasta 150 km/h.

Jebel-jais-mountains

Si tanta adrenalina no es para ti, entonces no dudes en hacer senderismo en la montaña Jebel Jais. La misma cuenta con 16 km de pistas que se dividen en un fragmento superior y otro inferior, que permiten a los visitantes explorar la zona. Igual de emocionante son sus largas carreteras asfaltadas que podrás recorrer en bicicleta.

Desde la cima de esta emblemática montaña disfrutarás de una panorámica realmente espectacular. Las vistas son increíbles tanto de día como de noche, cuando el cielo se cubre de un manto estrellado. Si tienes ganas de acampar, podrás disfrutar de este momento único.

Aunque te suene loco, en el corazón de la montaña y a 1300 metros sobre el nivel del mar, encontrarás una divertida pista de hielo. Mientras pones a prueba tus dotes en el patín, disfrutarás de unas impresionantes vistas de las montañas de Hajar y el Golfo Pérsico.

A su vez, el Jebel Jais cuenta con diferentes opciones gastronómicas. Un ejemplo es Puro Express, una pequeña cabaña situada en el centro del Deck Park que prepara bocadillos ideales para reponer las energías.

Para llegar a Jeber Jais tienes la opción de tomar uno de los tres autobuses diarios operados por el Jebel Jais Shuttle Bus. Si prefieres viajar por tu cuenta, deberás sortear una carretera de montaña llena de curvas cerradas, pero con unas vistas impresionantes a cada paso.

Baños termales de Khatt Springs

A 26 kilómetros al sureste de Ras Al Khaimah, en la majestuosa cordillera de Hoggar, encontrarás un oasis cubierto de palmeras en medio del desierto.

Las aguas termales de los manantiales de Khatt Springs son famosas por su riqueza en minerales y propiedades curativas. Este moderno resort balneario es visitado por turistas nacionales y extranjeros que llegan para disfrutar de sus piscinas con temperaturas que alcanzan los 40 °C.

Además de las piscinas con aguas termales, el área circundante alberga aproximadamente 170 sitios arqueológicos compuestos por tumbas prehistóricas y torres de fortificación construidas en adobe en el siglo XIX. Los mismos son un fiel testimonio de la larga ocupación de Ras Al-Khaimah.

Fuerte Dhayah

Visitar el Fuerte de Dhayah está dentro de la lista de los imperdibles de Ras Al Khaimah. Con las escarpadas montañas de Hajar como telón de fondo, esta fortaleza situada en la cima de una colina es uno de los ejemplos más destacados de su patrimonio.

Desde épocas prehistóricas la colina donde se asienta el fuerte ha sido utilizada como asentamiento defensivo. El fuerte Dhayah data del siglo XVI y desde sus orígenes se encargó de proteger la zona de los invasores extranjeros. Se trata del único fuerte ubicado en la cima de una colina que queda en pie en los Emiratos Árabes Unidos. De allí, en parte, su gran valor histórico y patrimonial.

Consiste en una estructura de ladrillos de arcilla que distinguirás fácilmente por las dos torres que servían de punto de referencia para los guardianes. El lugar no solo guarda mucha riqueza histórica, sino que también deleita a sus visitantes con unas vistas increíbles de los exuberantes jardines de palmeras, el mar y las montañas.

El Fuerte de Dhayah se encuentra apenas a 20 km al norte de Ras Al Khaimah, entre la meseta de montaña y la costa. Allí podrás dar un paseo por su escalera de piedra, caminar entre sus dos torres o trepar por la antigua escalera de madera que lleva al tejado.

dhayah-fort-ras-al-khaimah

Museo Nacional de Ras Al Khaimah

Para seguir conociendo la historia de la ciudad y el emirato, puedes hacer una visita a uno de los fuertes más antiguos del país. Desde 1980, en dicho fuerte se encuentra el Museo Nacional de Ras al Khaimah, que también hizo de residencia de una familia gobernante.

Su colección cuenta con innumerables objetos que van desde armas tradicionales, instrumentos de pesca hasta cerámica antigua. De esa manera, podrás descubrir la rica historia de los continuos asentamientos que desde hace 7.000 años pueblan estas tierras.

Jazirah Al Hamra

Unos 20 km al sur de Ras Al Khaimah se encuentra uno de los últimos pueblos auténticos y tradicionales de los Emiratos Árabes. Sin dudas, es uno de los lugares más singulares que verás en tu viaje.

Jazirat Al Hamra es un pueblo de pescadores de perlas que fue abandonado y permite a sus visitantes conocer más sobre la historia del país. Recorrer esta zona te permitirá conocer cómo era la vida de las comunidades antes del descubrimiento del petróleo. Por si no lo sabías, la pesca de perlas fue uno de los principales sustentos económicos del país antes de este hecho crucial. Por eso, en Jazirah Al Hamra verás edificios hechos con piedras de coral que constituyen un verdadero museo al aire libre. Tras la desaparición de la industria de las perlas y el auge petrolero, alrededor del 1960 Jazirat Al Hamra quedó abandonado.

El relativo buen estado de conservación de los edificios, permiten al viajero llevarse una imagen intacta de la vida antes del descubrimiento del petróleo. Al Jazirah Al Hamra conserva muchos de los elementos de una ciudad tradicional. Ejemplo de ellos son una antigua fortaleza, un pequeño mercado, algunas mezquitas y varias casas. Algunas corresponden a edificios sencillos y otras a viviendas con hermosos patios que pertenecían a ricos comerciantes de perlas. Si quieres apreciar la arquitectura tradicional de piedra de coral, este pueblo es la mejor opción.

Pueblo histórico de Shimal

Si eres aficionado de la historia, a 12 km de Ras Al-Khaimah, cerca de las montañas Hajar, encontrarás el pequeño pueblo de Shimal. Se trata del mayor yacimiento preislámico del emirato y otra visita imperdible.

La riqueza patrimonial de Shimal está dada por el hallazgo de más de 200 tumbas antiguas, la mayoría de ellas pertenecientes al periodo de Wadi Suq. Los hallazgos también sacaron a la luz una plaza que data de 2000-1300 a.C.; además de antiguas vasijas de piedra, cerámica, armas de bronce y cobre, alfarería y abalorios. La mejor perspectiva del lugar la verás desde el pequeño fuerte Husn al-Shimal, situado en lo alto de un afloramiento rocoso.

shimal-emiratos-árabes-unidos

Otras experiencias para vivir en Ras Al Khaimah

Como vimos hasta ahora, la oferta turística de Ras Al Khaimah es interminable. Y eso no es todo. Hay otras experiencias que puedes vivir en esta hermosa ciudad. Algunas de ellas son:

Hacer un safari por las montañas Hajar

Como te contamos, el paisaje de Ras Al Khaimah está dominado por estas imponentes montañas. Una de las mejores formas de apreciar esto, es haciendo un safari. De ese modo, a través de un paseo panorámico por las estribaciones de la montaña, conocerás las maravillas naturales de la región. La ciudad está llena de operadoras turísticas que ofrecen estos paseos, así que no dudes en consultar con alguna.

Visitar la Granja de Perlas Suwadi

Dentro del pequeño pueblo pesquero de Al Rams, se encuentra este sitio que permite conocer la tradición milenaria del cultivo de perlas.

La Granja de Perlas de Suwaidi brinda al viajero la posibilidad de sumarse a una excursión en un barco de buceo de perlas, explorar los manglares y conocer la historia detrás de lo que fue el comercio más importante del país (hasta la llegada del petróleo, claro está). Los cruceros salen por la mañana, tarde y noche y algunos paquetes incluyen una cena emiratí.

Hacer un safari por el desierto

Los safaris en el desierto son una de las experiencias más auténticas que podrás vivir en los Emiratos Árabes Unidos. Los operadores turísticos ofrecen desde paseos en camello por las dunas, hasta practicar esquí en la arena. En muchas ocasiones, la travesía concluye con una cena bajo las estrellas, en medio del silencio del desierto.

desierto-emiratos-arabes-unidos

Experimentar la vida beduina

De la mano con lo anterior, experimentar la forma de vida beduina es otra de las mejores cosas para hacer en los emiratos. Una manera de vivir esto es visitando el Bedouin Oasis Camp Ras Al Khaimah.

Este campamento situado en el corazón del desierto, a 20 minutos de la ciudad, ofrece a sus visitantes una experiencia única. Pasar una noche en sus tiendas de campaña de estilo beduino tradicional, con un interior moderno y sumamente confortable; unirte a un taller de cocina beduina, dar paseos a camello y contemplar la puesta del sol desde las dunas, son solo algunas de las cosas que podrás hacer.

Explorar los manglares en un kayak

Antes te contamos que en Ras Al Khaimah hay una extensa red de manglares que se extienden hasta el centro de la ciudad. Bueno, contratar una excursión en kayak es la mejor manera de ver de cerca este rico ecosistema. La actividad te permitirá compartir un agradable momento en pareja o en familia, además de ver de cerca los hermosos flamencos de la zona.

¿Cómo llegar a Ras Al Khaimah?

Ras Al Khaimah se encuentra a solo 45 minutos por carretera desde el Aeropuerto Internacional de Dubái. Por ende, llegar a la ciudad es muy sencillo. Para eso, tienes la opción de hacer un viaje en tu propio coche, en taxis o tomando uno de los buses que unen ambas ciudades.

Si optas por alquilar un coche, deberás tomar la carretera E311 o E611 y seguir las indicaciones hacia Ras Al Khaimah.

La ciudad tiene un aeropuerto propio, situado a 18 km del centro (20 minutos de viaje). Otras vías de llegada son el Aeropuerto internacional de Abu Dabi, situado a 250 km (2 horas y media de viaje); el Aeropuerto internacional de Sharjah (a 60 km, 35 minutos de viaje) o desde la frontera con Omán (en Mussandam, a 40 km).

Llegamos al final de esta guía completa de Ras Al Khaimah. Como pudimos ver, se trata de otro destino fascinante de los Emiratos Árabes Unidos. Por eso, si tienes pensado viajar a este rincón del mundo, no te quedes solo con las imponentes Abu Dabi y Dubái. Anímate a explorar otros emiratos menos famosos, pero igual de interesantes. Solo de ese modo, podrás conocer la verdadera esencia de este país tan interesante. ¡Nos vemos en el próximo destino!

Enlaces de interés con las mejores ofertas para tu viaje

  1. Encuentra los Hoteles al mejor precio aquí.
  2. Reserva tours, guías y excursiones aquí.
  3. Contrata tu seguro de viaje con 5% descuento aquí.
  4. Compra tu tarjeta SIM con Internet para tu viaje aquí.
  5. Ofertas en pack vuelo más hotel aquí.
  6. Alquila tu coche al mejor precio aquí.
  7. Consigue vuelos baratos aquí.
  8. Reserva los traslados desde el aeropuerto aquí.

Créditos fotográficos

  • RAK Corniche (Costanera de Ras al-Khaimah) (https://commons.wikimedia.org/wiki/File:RAK_Corniche_(Costanera_de_Ras_al-Khaimah)..jpg), por Ulises Icardi/CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0/deed.en)
  • Ras al Khaimah - Jebal Jais (https://www.flickr.com/photos/138133176@N07/35837438473/), por imran shahabuddin/CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)
  • Jebel Jais, Ras Al Khaimah (https://www.flickr.com/photos/10414946@N02/50051395651/), por Shalika Malintha/CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)
  • Shimal - Sheeba Palace well. United Arab Emirates (https://www.flickr.com/photos/jongudorf/33765230614/), por Jon Gudorf Photography/CC BY-SA 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/)

  • Comments are closed.