Puerto Deseado es una ciudad costera de la provincia de Santa Cruz, Argentina, ubicada en la desembocadura del río homónimo. Es un destino cuya riqueza natural lo hace único. A su sorprendente biodiversidad se suman una gran cantidad de reservas, áreas protegidas y otras ofertas culturales que le dan a Puerto Deseado un sello distintivo. 

Puerto Deseado es un rincón de la Patagonia que forma parte del Corredor de la Ruta Azul santacruceño. Como tiene mucho para ofrecer, hemos decidido armar esta guía completa con todos sus atractivos.

Puerto-Deseado-Argentina

Puerto Deseado es una ciudad pequeña, de algo más de 20.000 habitantes. Se encuentra separada de la capital provincial, Río Gallegos, por 730 km y por casi 800 de la turística ciudad de El Calafate. La ciudad se ubica al noreste de la Provincia de Santa Cruz y al sur de la entrada del Golfo San Jorge. Aunque, su característica especial está dada por su emplazamiento sobre la costa norte de la desembocadura de la Ría Deseado, que se abre hacia el Océano Atlántico.

La ciudad se encuentra en un área de mucha riqueza geológica, sobre la base de afloramientos volcánicos que datan del período jurásico. Hace unos 160 millones de años atrás, cuando los dinosaurios ocupaban la tierra, los volcanes de la zona dieron lugar a brutales erupciones y fueron moldeando poco a poco el paisaje actual. Esto se ve específicamente en las rocas de los cañadones que hay en las costas de la ría. 

De ese modo, el paisaje aparece configurado por una serie de elevaciones y acantilados sinuosos en su zona norte. Mientras que, más al sur aparecen barrancas más regulares que favorecieron la formación del puerto más importante de la Patagonia

En la primera parte del siglo XX se utilizaron rocas del período jurásico para levantar muchas de las construcciones de la ciudad. Esto lo podrás observar en los edificios públicos, algunas casas y, particularmente, en la ex-Estación del Ferrocarril, una sólida estructura de gran belleza.

Breve resumen de la historia de Puerto Deseado

En 1520 Hernando de Magallanes ingresó en la ría sobre la que se asienta la actual ciudad para reparar una de sus naves y la bautizó con el nombre de Bahía de los Trabajos. Más tarde, a fines de 1586, Thomas Cavendish llegó a la ría y la llamó “Port Desire”, en honor a su nave. A ello le siguieron muchos exploradores y navegantes que buscaron refugio en el interior de la ría, ya sea para protegerse de las tormentas, descansar o realizar estudios cartográficos y científicos.

El siguiente punto importante en la historia de Puerto Deseado ocurrió en 1834, cuando el Charles Darwin exploró la ría. El naturalista inglés no dudó en destacar en su obra la importancia de los aspectos naturales, sino también las sensaciones que le provocó el paisaje.

Unos años después, Francisco Pascasio Moreno recorrió la ría y dejó asentadas sus observaciones en su libro «Viaje a la Patagonia Austral», de 1879. Finalmente,  gracias a la llegada del Capitán Antonio Oneto y su grupo de colonos en 1884, Puerto Deseado comenzó a surgir como asentamiento humano. Sin embargo, no fue hasta 1905 que se definió el trazado de la ciudad. 

Cuatro años más tarde comenzó la construcción del ferrocarril, que marcaría un antes y un después en la historia de la ciudad. El mismo pretendía unir la costa norte de Santa Cruz con el lago Nahuel Huapi, aunque solo llegó hasta Colonia Las Heras. Hasta su cierre en 1978, el ferrocarril fue un verdadero impulsor de crecimiento para Puerto Deseado y toda la zona a su alrededor.

Otro motor económico de la ciudad es su puerto, que facilitó el embarco y desembarco para la actividad ganadera y pesquera, como también fue el punto de partida del 90% de las exportaciones. Al día de hoy, sigue representando uno de los principales motores económicos de la ciudad. 

Puerto-Deseado-Santa-Cruz

Desde hace unos años, el turismo ocupa un lugar cada vez más destacado en la economía de la región. Por eso, Puerto Deseado cuenta con una completa infraestructura, restaurantes, hoteles de primer nivel, centros comerciales y campings con diversas comodidades. Todo está pensado para que el turista que recorre miles de kilómetros para llegar a la ciudad se sienta complacido y viva una grata experiencia.

¿Qué hacer en Puerto Deseado?

Puerto Deseado es un destino que invita a tomar contacto con la naturaleza, aunque también tiene ofertas culturales y una buena gastronomía. Respecto a lo primero, tres grandes opciones son las Reservas Naturales Ría Deseado, Isla Pingüino y Cabo Blanco. Por otro lado, Puerto Deseado es un buen destino para disfrutar del trekking y del cicloturismo, de la observación de aves, la escalada y la pesca deportiva. Tampoco dejes de visitar los Miradores de Darwin, el Museo Ferroviario, la Gruta de Lourdes y el Museo Municipal Mario Brozoski.

Sin más, veamos qué se puede hacer en esta localidad de la Patagonia.

Visitar la Reserva Natural Ría Deseado

La ría Deseado es todo un emblema de la localidad. Se trata de un curioso accidente geográfico que ocasionó el ingreso del mar dentro del continente a lo largo de 42 km. Hoy en día, el recorrido de la ría es navegable en su totalidad a través de circuitos náuticos que son ofrecidos por los operadores turísticos.

Se trata del único río sudamericano que abandonó su cauce, el cual posteriormente fue ocupado por el mar. Esto ocurrió hace 10 millones de años, durante la última glaciación, cuando el río Deseado vio cómo los glaciares se retiraban y su cauce era invadido por el agua del mar. En la ría existen varias islas e islotes pequeños que son el hábitat de muchas especies de aves marinas de la costa patagónica. A su vez, la erosión que la ría Deseado fue causando a lo largo de los siglos sobre la meseta circundante dio lugar a vistosos cañadones y acantilados, que también conforman ambientes propicios para la reproducción de muchas especies de aves.

Hoy en día, gracias a su riqueza natural y características únicas ha sido nombrado reserva natural. El área que abarca incluye la totalidad de la ría Deseado y se extiende desde el cañadón Giménez, pasa por el cañadón Torcido, las islas Quiroga, de los Pájaros y Larga y culmina en el sector denominado Paso Marsicano.

ría-Deseado

La Reserva Natural Ría Deseado es una zona de mucha riqueza faunística, especialmente en lo que a aves marinas respecta. Alrededor de 15 especies de aves marinas y costeras nidifican en el área. Entre ellas encontramos el cormorán gris, imperial, de cuello negro y el Biguá; el pingüino patagónico, escúas, flamencos, cisnes, gaviotas, el petrel gigante del sur y muchas especies más. La zona también es habitada por el lobo marino sudamericano y la tonina overa, uno de los delfines marinos más pequeños del mundo. La fauna terrestre se conforma de varias especies de aves y mamíferos, que también se ven en otras zonas de la estepa patagónica.

A su vez, a lo largo de la costa de la ría hay varias paradas interesantes. Por ejemplo, podrás hacer un paseo corto al Balneario de las Piletas, la Cueva de los Leones, el Cañadón Jiménez, el Cañadón del Puerto o el Paraje la Mina.

También es una buena zona para pescar especies como el róbalo, la brótola, pejerreyes y tiburones. Los más activos podrán practicar kayak y otros deportes náuticos.

Reserva Cabo Blanco

Otra área destacada de Puerto Deseado es la reserva faunística de Cabo Blanco, localizada a 88 km al norte de la ciudad. La misma se desarrolla en un triple promontorio rocoso sobre el mar argentino y permite al turista ver de cerca una importante colonia de lobos marinos.

Para llegar a ese peculiar destino deberás hacer una travesía en coche por la agreste meseta patagónica, a través de una ruta casi desértica. La primera parte de la ruta es por asfalto (ruta nacional 281), hasta el km 24, y luego sobre ripio (rutas provinciales 14 y 91), que suelen acompañarse de la presencia guanacos, choiques y maras. Ya llegando a la costa, un faro de ladrillo rojo de 67 metros de altura domina el paisaje, seguido de una panorámica de la costa marítima con sus amplias playas e infinito mar.

La Reserva Natural Cabo Blanco tiene un alto valor paisajístico, delineado por una serie de morros y escarpados islotes. En medio de este panorama rocoso aparece una de las poblaciones de lobos marinos de dos pelos (también llamados Osos Marinos Australes) más grandes del país. También hay un apostadero de leones marinos y, por supuesto, una gran cantidad de cormoranes.

El promontorio sobre el que se asienta la colonia de lobos marinos se conoce desde la época de Magallanes como Cabo Blanco. En torno a él hay cientos de historias de navegantes y piratas y se han encontrado boleadoras, anzuelos, arpones de hueso y puntas de flechas que dan nota de que la zona también estuvo habitada por aborígenes.

Además del pequeño trekking que te acerca a los lobos marinos, no dejes de visitar su emblemático faro, que tiene casi 100 años de existencia. Lo mejor de todo es subir con paciencia sus casi 100 escalones para encontrarte con una panorámica maravillosa de la costa y una serie de pequeñas islas.

Otras actividades que se ofrecen en la reserva son el kayak, que se realiza entre los islotes y demanda tener buen estado físico, y el safari fotográfico.

Parque Marino Isla Pingüino, un paseo imperdible en Puerto Deseado

Al sur de Puerto Deseado se encuentra el Parque Marino Isla Pingüino, creado como tal el 15 de febrero del 2010. El Parque se ubica sobre el Mar Argentino y abarca una superficie de 159.526 hectáreas, entre las que se incluyen un conjunto de islas e islotes costeros. La más grande de todas, la Isla Pingüino, es la que da nombre a esta área protegida. 

Actualmente, la excursión a Isla Pingüino es una de las actividades más demandadas de Puerto Deseado. El paseo te brinda la oportunidad de conocer un sitio único de la costa atlántica, habitado por pingüinos de penacho amarillo, que son habitantes comunes en los fiordos chilenos. A ellos se suman una colonia de lobos marinos de un pelo, otra de elefantes marinos, una importante comunidad de pingüinos de Magallanes y la mayor población de escúas de toda la costa atlántica.

Los pingüinos de penacho amarillos llegan a esta zona en el mes de octubre de cada año, iniciando así temporada de turismo en Puerto Deseado. Son ejemplares pequeños, de unos 30 cm de altura, que llaman la atención por el contraste entre su cabeza y el característico penacho amarillo.

Estas criaturas amigables son conocidas como “saltadores de rocas”, por su forma de desplazarse de un sitio a otro. Cuando la colonia llegan en octubre, los primeros en aparecer son los machos, que preparan los nidos con piedras y ramas para que la hembra pueda depositar sus dos huevos. Los mismos se incuban durante 40 días y son custodiados por la pareja. Mientras uno permanece en el nido protegiendo los huevos de otras aves y dándoles calor, el otro permanece tres o cuatro días en el mar buscando comida.

Una vez que los pichones nacen, continúan turnándose para cuidarlos hasta el mes de enero, momento a partir del cual ya pueden cuidarse solos. A los 3 meses, el pichón ya habrá cambiado sus plumas, aprendido a nadar y a los 4 años puede reproducirse. A fines de marzo la colonia se retira para regresar el próximo octubre al mismo nido para reproducirse. Increíble, ¿no crees?

En todas las islas, pero de manera particular en Isla Pingüino, nidifican una gran cantidad de aves costeras marinas. De allí que los amantes de las aves se sientan especialmente atraídos por este lugar. Entre otras especies, es posible ver gaviotines sudamericanos, gaviotas australes, gaviotas cocineras y 2 especies de cormoranes.

¿Cómo visitar la Isla Pingüino? Puerto Deseado cuenta con 3 operadores náuticos que hacen paseos de unas 6 horas de duración a Isla Pingüino, entre los meses de octubre a marzo/abril.

Miradores de Darwin

La oferta turística de Puerto Deseado no termina aquí. Otro paseo que te sugerimos hacer es el que sigue los pasos del científico evolucionista y llega a estos increíbles miradores. 

Los Miradores de Darwin se encuentran a unos 40 km al norte de Puerto Deseado. La postal la conforma un abrupto y ancho cañón rojizo de cientos de metros de altura, desde el cual se aprecia con mucha claridad la unión del río Deseado con el mar. El científico inglés lo definió como “el lugar más aislado del resto del mundo”, ya que es la sensación que transmite. De hecho, la paz y el silencio dominan el espacio que ocupan los miradores.

El paseo puede hacerse en una navegación por el Cañón del Río Deseado, hasta adentrarse en cuevas con pinturas rupestres. Esta parte de la excursión permite observar fauna marina y luego continuar el recorrido por tierra hasta llegar a los Miradores de Darwin. Una vez allí, te encontrarás con excelentes vistas panorámicas.

Otra alternativa para llegar a los miradores es hacer el recorrido por tierra, conduciendo unos 70 km por rutas de ripio y asfalto para llegar a destino. Antes de adentrarte a esta zona verás la estancia Cerro El Paso, donde podrás hacer una parada para disfrutar de las comidas típicas de la región, como el delicioso cordero patagónico.

Gruta de Lourdes

Otro sitio de enorme belleza que puedes visitar en Puerto Deseado es la Gruta del Lourdes. Este majestuoso santuario se encuentra a 14 km de la ciudad y tiene al Cañadón Bandurrias como escenario natural. El sitio puntual donde se encuentra emplazada la ruta atraviesa un macizo de rocas volcánicas con más de 150 millones de años de antigüedad. 

A medida que vas ingresando al lugar te irás sorprendiendo cada vez más con la belleza natural que posee. Los paredones de piedras de hasta 20 metros de altura que protegen la gruta forman una postal realmente especial. 

Ingreso a la Gruta de Lourdes

La Gruta de la Virgen de Lourdes es un importante sitio de peregrinación, donde tiene lugar el evento anual más importante de Puerto Deseado. Esto explica la importancia que tuvo la construcción de este espacio para la ciudad. La gruta puede ser visitada en cualquier momento del año y no se cobra entrada, por lo que no puedes dejar de visitarla, más allá de que no seas afín al turismo religioso.

El acceso a la Gruta de la Virgen de Lourdes se realiza por la ruta nacional 281, tomando luego un desvío de 3 km hasta llegar al Cañadón Bandurrias.

Paseo autoguiado Derrotero del Corsario

La punta de la orilla, en la boca de la ría Deseado, es conocida como Punta Cavendish. Como te contamos al principio, en 1586 el corsario inglés Thomas Cavendish llegó con su nave Port Desire a la ría y le dio el nombre actual a la ciudad. Hoy en día, es posible revivir el recorrido que hizo el navegante a través de un pintoresco paseo autoguiado.

El recorrido histórico cuenta con 6 carteles distribuidos en diferentes puntos panorámicos de Puerto Deseado, alguno de los cuales son considerados como los más bellos de este tramo de la costa. Hablamos de Punta Cavendish, Punta Cascajo y la Isla Quiroga, que representan excelentes paradas para tomar fotografías.

Las otras 3 paradas se encuentran en Avenida Costanera al 1000, Los Acantilados y Bonito Valle Verde.

Monumento Natural Bosques Petrificados

Si tienes tiempo para recorrer la zona, no dejes de hacer los 150 km que separan Puerto Deseado del Bosque Petrificado de Jaramillo. Para ellos deberás transitar por la ruta nacional 281 en dirección oeste y luego por la ruta nacional 3 hacia el sur. A la altura del km 2063 verás un desvío hacia el oeste que conduce al bosque. Eso sí, asegúrate de tener combustible porque te esperan 50 km de ripio en los cuales no hay ninguna gasolinera.

bosques-petrificados-Santa-Cruz

De a poco irás adentrándote en una región de extrema aridez hasta llegar a este bosque afectado por insólitos procesos de petrificación. Por ese motivo, fue declarado Monumento Natural en 1954 y hoy se ha convertido en un valioso atractivo turístico.

El bosque ocupa cerca de 14.000 hectáreas y posee enormes ejemplares, especialmente araucarias que sufrieron un lento proceso de petrificación. Si eres amante de los lugares inhóspitos y los paisajes que parecen salidos de una película de ciencia ficción, no dejes de visitar este sitio.

Museo Regional Mario Brozoski

Hasta ahora nos hemos centrado en los atractivos naturales de Puerto Deseado, pero la ciudad en sí también tiene sitios para disfrutar. En este sentido, a quienes les interesa conocer la historia de cada lugar, no pueden perderse algunos sitios característicos de la ciudad. 

Uno de ellos es el Museo Regional Mario Brozoski, creado como tal en 1983. Allí se resguardan más de 400 piezas obtenidas de la Corbeta Swif, una fragata que naufragó en 1770.  La embarcación tenía la misión de descubrir todos los sitios que fueran posibles en la costa patagónica. Lamentablemente, los fuertes vientos de la región le jugaron una mala pasada cuando se encontraba entre San Julián y Puerto Deseado, por lo que terminó hundiéndose.

Muchas de las piezas de la fragata fueron recuperadas gracias al trabajo de los buzos, quienes en 1982 comenzaron las exploraciones y dieron un fuerte impulso al desarrollo de la arqueología subacuática en Argentina. Todos los elementos rescatados son parte de la colección del museo y, de algún modo, cuentan la historia del naufragio.

El museo Brozoski también exhibe artefactos y armas labrados en piedras, una muestra fotográfica del pueblo de Cabo Blanco y fotos antiguas de Puerto Deseado, entre otras cosas.

Museo Ferroviario

Al principio te contamos que la llegada del ferrocarril supuso un antes y un después en la historia de Puerto Deseado. Por eso, no debe sorprenderte que su antigua estación del ferrocarril haya sido convertida en museo y sea parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad. 

Estación-de-Ferrocarril-de-Puerto-Deseado

El edificio del ferrocarril fue levantado con piedras y con una estructura magnífica, que al día de hoy todavía impresiona. Tan es así, que su calidad arquitectónica e histórica le valió la mención de sitio de Interés Turístico Nacional. Hoy en día, es una pieza fundamental de la oferta cultural de Puerto Deseado, además que posee el valor agregado de que las visitas guiadas son realizadas por los ex empleados ferroviarios.

Por eso, si deseas hacer un viaje en el tiempo, no dudes en visitar el Museo Ferroviario y conocer esta parte crucial de la historia e identidad de la ciudad. Dentro del edificio encontrarás documentación antigua, mobiliario y elementos vinculados al ferrocarril Puerto Deseado – Nahuel Huapi. Además, hace poco fue reinaugurado el antiguo reloj que se encontraba fuera de funcionamiento.

Vagón Histórico 

La ciudad de Puerto Deseado guarda muchos recuerdos de la Patagonia Rebelde en sitios que fueron los escenarios principales de las huelgas obreras de 1921. Uno de ellos es el ferrocarril construido en 1898 que unía Puerto Deseado con Las Heras entre 1909 y 1978. Este ferrocarril fue un gran protagonista durante la Patagonia Rebelde que transportó las tropas a cargo del teniente coronel Benigno Varela, quien llegó en el vagón 502 para reprimir a los huelguistas rurales. 

El vagón fue rematado en 1980, aunque una fuerte movilización popular logró recuperarlo. Gracias a eso, hoy en día el vagón 502 es Monumento Histórico Provincial y está a disposición de todos los turistas que quieran visitarlo en el museo ferroviario y la estación del ferrocarril.

vagón-histórico

Circuito Autoguiado De Cara A La Livertá

Otra de las formas de recordar los trágicos acontecimientos ocurridos durante la Patagonia Rebelde es haciendo este circuito histórico. Fue el primero en crearse en la ciudad y consiste en un recorrido autoguiado que revive los eventos sucedidos durante la Patagonia trágica en 1921, a través de una serie de carteles ubicados en sitios históricos de la localidad.

El recorrido completo cuenta con 12 paradas y pueden hacerse a pie o en vehículo particular. Algunos de los puntos que incluye el recorrido son el Muelle de Ramón, Punta Cascajo, el cine y la Estación del Ferrocarril.

Iglesia Parroquia Nuestra Señora de la Guardia

Otro edificio destacado de la ciudad es la Iglesia Parroquia Nuestra Señora de la Guardia. Su sello distintivo está dado por su alta torre, que siempre fue la protagonista de las postales de la ciudad, ya que sobresale por encima del resto de los edificios.

Hoy en día, la colocación de un nuevo reloj le otorga aún más elegancia, lo mismo que su campanario. El mismo se puso en funcionamiento recientemente y sus cuatro campanas originales están automatizadas para sonar cada 30 minutos.

Mapa de Puerto Deseado y alrededores

Aquí tienes un mapa con todos los sitios mencionados en el artículo, de manera que puedas organizar tu recorrido de la manera más conveniente.

¿Cómo llegar a Puerto Deseado?

El acceso a Puerto Deseado se realiza por la RN 3 hasta el cruce con la RN 281, desde donde restan 127 km de camino asfaltado hasta llegar a la ciudad de Puerto Deseado.

La RN 3 también es conocida como Ruta Azul, ya que traza su recorrido bordeando el Mar Argentino. Este corredor turístico nace en Bahía Bustamante, en la provincia de Chubut, y pasa por el Parque Marino Costero Patagonia Austral, la ciudad de Camarones y Comodoro Rivadavia (a 292 km de Puerto Deseado).

En la provincia de Santa Cruz, además de Puerto Deseado, toca las localidades de Caleta Olivia, los Bosques Petrificados de Jaramillo, Puerto San Julián, Piedra Buena, Puerto Santa Cruz y finaliza en el Parque Nacional Monte León.

Otra forma de llegar a la ciudad es en colectivo desde Comodoro Rivadavia o Río Gallegos. Si prefieres sortear las enormes distancias de Argentina de manera más rápida, puedes llegar en avión hasta Comodoro Rivadavia y hacer los 292 km hasta Puerto Deseado por ruta.

¿Qué tipo de clima tiene Puerto Deseado?

El clima en Puerto Deseado oscila entre templado y frío moderado, con mayor porcentaje de humedad en invierno. Durante el verano la temperatura máxima ronda los 23,7º C, aunque la máxima histórica registrada llegó a los 41º C. En invierno la media mínima es de –0,2º C.

No quedan dudas de que esta pequeña ciudad del noreste de Santa Cruz te sorprenderá por su inmensidad natural e histórica, la cual la hace digna de incluirla en tu ruta de viaje por la Patagonia Argentina.

Si te gustó nuestra guía con todo lo que Puerto Deseado tiene para ofrecer al turista, no dejes de compartirla en tus redes sociales. ¡Nos vemos en el próximo destino!

Créditos fotográficos

  • Shrimp Boats (https://www.flickr.com/photos/davidstanleytravel/49750902848/), por David Stanley/CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)
  • Rio Deseado Cliffs (https://www.flickr.com/photos/davidstanleytravel/49766406022/), por David Stanley/CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)
  • Turismo Puerto Deseado (https://www.facebook.com/subsecretaria.turismo.puerto.deseado/photos/3103430673312534)
  • Turismo Puerto Deseado (https://www.facebook.com/subsecretaria.turismo.puerto.deseado/photos/3054950741493861)
  • Turismo Puerto Deseado (https://www.facebook.com/subsecretaria.turismo.puerto.deseado/photos/2962566727398930)
  • Turismo Puerto Deseado (https://www.facebook.com/subsecretaria.turismo.puerto.deseado/photos/2976594299329506)
  • Cerros Madre e Hija - Bosque Petrificado Jaramillo - Santa Cruz - Argentina (https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Cerros_Madre_e_Hija.jpg), por Eassi/CC BY 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/3.0/deed.en)
  • Estacion Puerto Deseado (https://www.flickr.com/photos/davidstanleytravel/49754544723/), por David Stanley/CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)
  • Coche Reservado No. 502 (https://www.flickr.com/photos/davidstanleytravel/49753500118/), por David Stanley/CC BY 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/)
  • Puerto Deseado (https://www.flickr.com/photos/tomab/5077668777/), por Toma B/CC BY-ND 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-nd/2.0/)

  • Escribe un comentario