Visitar el norte argentino es un verdadero placer visual. Si bien Jujuy y Salta suelen llevarse gran parte del protagonismo, lo cierto es que Catamarca esconde grandes atractivos que cada día atraen más visitantes. Esta provincia de la región noroeste regala paisajes vírgenes y cordilleranos que tienen una gran cantidad de volcanes, lagunas y dunas de arena. Sin embargo, una de las postales más maravillosas es la que se obtiene desde el Campo de Piedra Pómez, un sitio que parece sacado de otro planeta.

Si eres amante de los paisajes imposibles, esta guía de viaje al Campo de Piedra Pómez de Catamarca te encantará.

campo-de-piedra-pómez-argentina

Las tonalidades y las curiosas formas de las rocas del Campo de Piedra Pómez le dan a este ambiente puneño un sello especial. Si bien las maravillas de Catamarca cada día son más conocidas, pocos lugares han sido tan promocionados en los últimos años como el destino que te proponemos visitar hoy. Miles y miles de hectáreas donde la piedra pómez es la única protagonista, hacen que este lugar tenga un efecto hipnótico. Nadie queda indiferente ante uno de los paisajes más exóticos del mundo.

El Campo de Piedra Pómez se encuentra en el departamento Antofagasta de la Sierra, en un área de intenso vulcanismo y a 3.000 metros sobre el nivel del mar. Cuando te encuentres de cara ante esta maravilla natural te sentirás muy pequeño y muy agradecido.

A medida que tus ojos abarquen el panorama, te parecerá que las rocas son en realidad enormes olas petrificadas con colores que varían según el efecto de la luz del sol. Por momentos, la piedra pómez se vuelve amarilla o rojiza, mientras que por otros, adopta su color blanco característico. Como sea, el paisaje siempre es espectacular.

Además, llegar al Campo de Piedra Pómez implica recorrer lo mejor de la geografía catamarqueña, más si comienzas el viaje desde la capital. Los paisajes cambian bruscamente, pasando por montañas a veces verdes y por momentos amarillas, hasta toparte con el negro de la roca volcánica. A medida que recorras los más de 500 km que separan el campo de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, te resultará extraño pensar que tanta diversidad quepa en una sola provincia. Así es Argentina.

¿Dónde se encuentra el Campo de Piedra Pómez?

Como ya te contamos, el Campo de Piedra Pómez se sitúa en el departamento de Antofagasta de la Sierra. 63 km lo separan de la villa de Antofagasta y otros 35 de la pequeña localidad de El Peñón, el punto más usado por los turistas para tomar una excursión. La capital provincial, San Fernando del Valle de Catamarca, se encuentra a 522 km. Por su parte, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires está a 1565 km.

Uno de los motivos por el cual el Campo de Piedra Pómez es tan espectacular es la altitud en la que se encuentra, entre los 3000 y 4000 msnm. Su marco paisajístico se corresponde al de la puna, con su clima árido característico y su escasa vegetación.

campo-de-piedra-pómez

¿Cómo se formó el Campo de Piedra Pómez?

Como siempre decimos, la naturaleza es caprichosa, y el Campo de Piedra Pómez es una muestra clara de ello.

Esta maravilla natural se formó hace unos 100.000 años, como resultado de las emisiones provenientes de los volcanes de la zona, especialmente el llamado Blanco o Robledo. Pero, antes de esto los responsables fueron los procesos endogénicos (es decir, aquellos que se originan en el interior de la corteza terrestre), que favorecieron un activo volcanismo en esta región.

Las emisiones volcánicas produjeron una gran cantidad de pumita (una piedra volcánica altamente porosa, más conocida como piedra pómez) que se solidificó y formó este increíble campo de 25 km de extensión. El pasar de los milenios y los fenómenos meteorológicos se encargaron de hacer el resto del trabajo. De ese modo, la erosión fue moldeando la roca y dándole su curiosa forma actual. Las rocas del campo tienen tonalidades ocres y blancas y en ocasiones superan los 4 metros de altura.

Por el gran valor de la zona, el Campo de Piedra Pómez fue declarado Área Natural Protegida en el año 2012. De todos modos, sigue siendo responsabilidad de los visitantes que se conserve tal como está. En este sentido, respetar las indicaciones y no ingresar con vehículos al campo es crucial.

¿Cómo visitar el Campo de Piedra Pómez?

El acceso al Campo de Piedra Pómez se realiza siguiendo una huella desde la Ruta Provincial 43. La complejidad del terreno hace que el ingreso únicamente pueda hacerse en vehículos 4×4. Por eso, una de las mejores opciones es contratar una excursión desde la localidad de El Peñón, Antofagasta, Belén, o Santa María. En caso de que cuentes con un vehículo adecuado, podrás ir por cuenta propia, conduciendo siempre con mucha precaución.

Desde El Peñón al Campo de Piedra Pómez hay 36 km de los cuales únicamente 8 son pavimentados, por la ruta 43. El resto del camino es un ripio que no se encuentra muy bien delineado. Por eso, siempre es mejor ir con un guía que conozca la zona.

La mayoría de los viajeros que visitan el Campo de Piedra Pómez optan por pasar la noche en El Peñón o en la Villa de Antofagasta. Ambas cuentan con buenas opciones de alojamiento y servicios pensados para los turistas. Por otro lado, las agencias de viaje ofrecen travesías no solo al campo, sino también a otros atractivos cercanos. De ese modo, te llevarás una idea mucho más amplia de las bellezas naturales de Catamarca.

puna-catamarca

Las excursiones generalmente se realizan por la mañana, cuando el viento no sopla tan fuerte, y duran unas 5 horas. El precio de las excursiones dependerá de cuál sea tu punto de partida. Aunque, generalmente se cobran por coche. Es decir, si compartes el vehículo con otras personas te saldrá más barato.

Muchas agencias incluyen en el mismo tour una visita al volcán de Karachi, la laguna que se encuentra a sus pies, la cual es visitada por flamencos, y unas dunas cercanas. Esta opción es la que más te recomendamos, aunque también podrás contratar la que llega únicamente al Campo de Piedra Pómez.

¿Qué otros lugares se pueden visitar durante la excursión?

En el extremo este del Campo de Piedra Pómez se encuentra otro de los atractivos turísticos de la zona: las dunas blancas. Las mismas se formaron hace miles de años como resultado de los vientos, que se encargaron de acopiar arena rica en silicio proveniente del Campo de Piedra Pómez. Las dunas son enormes e ideales para los amantes del sandboard, ya que tienen pendientes perfectas para “surfear” en ellas.

Además de las dunas, los tours visitan también el Paraje Karachi Pampa. El paisaje multicolor aquí es impactante. El color negro intenso del volcán Karachi Pampa contrasta fuertemente con el espejo de agua que hay a sus pies, el cual cambia su tonalidad según cómo le dé la luz del sol. Además, esta laguna frecuentemente es habitado por flamencos y llamas que le dan un toque especial al paisaje.

volcán-carachi-catamarca

¿Cómo llegar al Campo de Piedra Pómez desde San Fernando del Valle de Catamarca?

Si el punto de partida de tu viaje es la capital de Catamarca deberás recorrer 522 km. La travesía va pasando por una serie de paisajes espectaculares, por lo que te sugerimos que en el medio hagas un par de paradas para conocer otros atractivos.

El viaje comienza por la Ruta Nacional 38 hasta Chumbicha, punto desde el cual se debe seguir por la Ruta Nacional 60. Hasta el siguiente cambio de carretera pasarás por las localidades de la Cébila, Villa Mazán y Aimogasta, hasta las proximidades de Cerro Negro. Cuando llegues al cruce con la Ruta Nacional 40 deberás seguir por esta y conducir hasta El Eje. De camino pasarás por Londres, Belén, Puerta de San José y otros pueblos encantadores.

Desde El Eje el viaje continúa por la Ruta Provincial 43 que te llevará a El Peñón. Un detalle de esta ruta, es que desde Villa Vil hasta la Cuesta de Randolfo el camino es de ripio y deberás ir muy atento a las condiciones del terreno. En ocasiones tendrás que cruzar ríos que no representan problema, salvo en época de lluvias, cuando se suelen registrar fuertes crecientes.

El pequeño pueblo de Villa Vil es una buena alternativa para hacer una parada y pasar la noche, puesto que se encuentra inmerso en un entorno natural de gran belleza. Este enclave se caracteriza por sus coloridos afloramientos rocosos, con formas de gran tamaño, vertientes de agua, rocas en equilibrio y más.

El atractivo turístico más importante de esta zona son los Castillos de Villa Vil, ubicados en las inmediaciones de la localidad que les da su nombre. Este afloramiento rocoso genera un gran impacto visual por su colorido y figuras peculiares, que son el resultado de la erosión del agua y del viento. La postal es realmente espectacular y uno de esos lugares que hay que ver con los propios ojos para poder comprenderlos.

Lo que sigue a Villa Vil es la maravillosa Cuesta de Randolfo, un tramo de ruta con paisajes realmente fascinantes, donde las grandes protagonistas son las enormes dunas de arena que cubren las laderas de la montaña. Aquí el paisaje cambia y se vuelve cada vez más árido. Estás entrando a la puna y ya se nota.

El punto más alto de la Cuesta de Randolfo alcanza los 3.200 metros sobre el nivel del mar. El mismo se encuentra marcado con una ermita a la Difunta Correa, de allí que la zona se conoce como las Dunas de la Difunta. Unos metros más adelante los médanos van quedando atrás y el paisaje cambia nuevamente.

Tip viajero: si quieres explorar las dunas, no olvides llevar protector solar y gafas de sol.

Otro lugar recomendado para hacer una parada es Laguna Blanca. Este pequeño pueblo inmerso en la puna es accesible a través de un camino de ripio que se abre de la ruta 43 y va bordeando la laguna con el mismo nombre.

puna-argentina

En definitiva, la ruta desde San Fernando del Valle de Catamarca a El Peñón es un show de paisajes que te harán amar esta provincia. A medida que avanzas, la altura por la que discurre la ruta es mayor. Como para que te hagas una idea, la capital se encuentra a 550 metros sobre el nivel del mar. Mientras que Antofagasta de la Sierra y El Peñón están a 3.300 metros de altura.

¿Cómo llegar si no tengo coche propio? Hay una opción de bus denominada el Antofagasteño, el cual parte del pueblo de Belén y llega a Antofagasta de la Sierra, pasando por Laguna Blanca y El Peñón.

¿Cómo es la visita al Campo de Piedra Pómez?

Una vez que las camionetas arriban al Campo de Piedra Pómez por los caminos habilitados, se estacionan un poco antes de la entrada. Es decir, el recorrido se realiza a pie. El motivo por el cual los vehículos no deben ingresar a la zona es no dañar el delicado ecosistema del campo.

Como resultado de las formaciones rocosas, el terreno no es plano, sino que tiene suaves ondulaciones. Tras un breve ascenso, te encontrarás con este mar de rocas petrificadas que te dejará boquiabierto.

El paseo por el Campo de Piedra Pómez se realiza a través de distintos corredores o circuitos que permiten acercarse a las rocas. Algunos de ellos son los “Gigantes de Piedra Pómez”, “La Lagunita Escondida” y “Balcones de Laguna Purulla”. Gracias a ellos podrás explorar gran parte de la zona, tomar fotografías increíbles y ser testigo de esta maravilla natural. El paisaje del Campo de Piedra Pómez es casi marciano y algo que se debe apreciar con los propios ojos.

campo-de-piedra-pómez

¿Qué ver cerca del Campo de Piedra Pómez?

Ya que te encuentras en estas tierras, lo mejor que puedes hacer es plantar base en El Peñón o Antofagasta de la Sierra al menos durante tres días y efectuar diferentes excursiones por la puna catamarqueña.

La región alrededor de Antofagasta de la Sierra está llena de paisajes que parecen sacados de otro planeta, como es el caso del Campo de Piedra Pómez. La villa se encuentra en plena puna, enmarcada por los volcanes y cerros Azufre, Archibarca, Incahuasi, Abra del cerro Blanco, las sierras de Laguna Blanca y más. En esta zona del país los volcanes y las montañas se mezclan con lagunas y salares y son habitadas por vicuñas, llamas y flamencos. En definitiva, recorrer Antofagasta de la Sierra es lo más parecido a una película de ciencia ficción.

Volcán Galán

No dejes de contratar una excursión con vehículo 4×4 y guía para poder acceder a este coloso ubicado a 5.100 metros sobre el nivel del mar. El volcán Galán se caracteriza por tener el cráter más grande del mundo, con unos 45 km de diámetro. En su interior se encuentra la impresionante Laguna Diamante, cuyas aguas tienen un intenso color turquesa y una gran concentración de sal.

Si desea ver de cerca a los flamencos rosados lo mejor que puedes hacer es ir a la Laguna Grande por un circuito que parte del Volcán Galán. Esta laguna es famosa por albergar tres especies de flamencos, con una población que supera los 18.000 ejemplares.

Además, en el extremo sur de la caldera del Volcán Galán se encuentran las termas de La Cocha; y al norte las de Agua Caliente. De este último nace el río Aguas Calientes, principal afluente del Salar del Hombre Muerto, otro atractivo que te invitamos a conocer.

Salar de Antofalla

Otra de las excursiones para hacer desde Antofagasta es el Salar de Antofalla, de 150 km de extensión. Conocido como el oasis de la puna, es el salar más largo del mundo y uno de los lugares más inhóspitos e inaccesibles de la Puna Argentina.

El paisaje aquí es totalmente inusual. Lo único que se ven son formas caprichosas labradas por el viento y la lluvia durante milenios. Las lagunas son un elemento característico del salar, las cuales en algunos casos adquieren tonalidades rojizas. También hay una zona de aguas termales llamada las Botijuelas.

salar-de-antofalla

Salar del Hombre Muerto

Otro de los grandes salares en altura que se pueden visitar desde Antofagasta de la Sierra es el Salar del Hombre Muerto, al cual se llega siguiendo por la Ruta 43 en vehículo 4×4.

En el salar se observan grandes planicies blancas de sal, salpicadas por lagunas de color turquesa. Aunque, el sello distintivo es la tumba que le da su nombre. A su alrededor aparecen inmensos cerros que configuran este paisaje volcánico e inhóspito digno de admirar.

Consejos para visitar el Campo de Piedra Pómez

Tanto si visitas el Campo de Piedra Pómez como otros destinos de la puna es necesario que tengas un par de cosas en cuenta.

  • En primer lugar, si vas a conducir en coche por la Ruta 43, tienes que tener en cuenta que el tránsito por momentos es un poco complicado. Se recomienda no salir de la ruta si no conoces los caminos secundarios, puesto que es muy fácil perderse. Además, el vehículo debe ser alto y tener neumáticos adecuados para poder transitar por las piedras volcánicas.
  • Las rutas son en altura y están llenas de curvas, por lo que siempre deberás conducir con cuidado. Incluso, es habitual cruzarse con animales, especialmente llamas.
  • Como ya te dijimos, la mejor manera de visitar el Campo de Piedra Pómez es en excursión. De esa manera no te preocupas por nada, más que disfrutar de la travesía.
  • Si viajas desde lugares sin mucha altura, es posible que a medida que subas por la ruta comiences a tener algunos síntomas del mal de altura. Ten en cuenta que la mayoría de los lugares que mencionamos se encuentran por encima de los 3.000 metros sobre el nivel del mar. Se aconseja evitar los movimientos bruscos y tomar mucha agua para aclimatarse a la altura.
  • Cuando visites el Campo de Piedra Pómez procura llevar la ropa adecuada. Durante el día la temperatura puede llegar a los 25° (en verano), pero por las noches las temperaturas bajan bruscamente.
  • De ninguna manera está permitido llevarse trocitos de piedra pómez de recuerdo. Preservar esta joya de la naturaleza es tarea de todos. Tampoco hagas ningún daño a las rocas ni a la flora y fauna del lugar, las cuales ayudan a mantener el equilibrio de este delicado ecosistema. Las actividades turísticas dentro del Campo de Piedra Pómez son de bajo impacto (caminatas, avistamiento de aves, fotografía), de manera que se pueda preservar el área natural protegida.
  • También, procura circular únicamente por los caminos habilitados y las huellas indicadas mediante cartelería.

campo-de-piedra-pómez-argentina

¿Cuándo visitar el Campo de Piedra Pómez?

Ya estamos llegando al final de la guía, pero antes de irnos te contamos cuál es la mejor época para visitar el Campo de Piedra Pómez.

El invierno es una temporada que definitivamente deberías evitar, ya que muchas veces los caminos se encuentran congelados o anegados de nieve. El verano es una buena opción, puesto que no es tan caluroso. Aunque, la mejor época es entre septiembre y octubre, cuando los días son agradables y el calor no es agobiante.

Por otro lado, se recomienda hacer la visita por la mañana, ya que a partir del mediodía el viento comienza a soplar con más fuerza.

Cómo sea, visitar el Campo de Piedra Pómez es una experiencia que no puedes perderte. Sus paisajes son una muestra más que clara de la enorme diversidad que tiene Argentina. De norte a sur el país regala grandes sorpresas a los viajeros. Muchas de ellas se concentran en el norte, como es el caso del Campo de Piedra Pómez. ¿Te lo vas a perder?

Créditos fotográficos

- [Nombre de a foto según banco de imágenes] ([url de donde la encontramos]), por [Nombre del autor] / CC BY ([url de la licencia])

Comments are closed.