Encajada entre los ríos Sava y Danubio, la capital de Serbia, Belgrado, es una ciudad que tiene su historia tristemente marcada por diferentes conflictos bélicos. De hecho, ha sido destruida y reconstruida en tantas ocasiones que es difícil llevar la cuenta. Sin embargo, ha logrado renacer de sus escombros una y otra vez y hoy se presenta como un destino sumamente interesante.

Belgrado esconde muchos atractivos históricos y culturales en cada una de sus esquinas. ¡Anímate a viajar a la capital serbia y descubrir su interesante oferta turística!

belgrado-serbia

La posición de Belgrado entre oriente y occidente le ha dado muy pocos momentos de paz a lo largo de su historia. Se trata de una de las ciudades más grandes del sureste europeo y un destino desconocido por muchos. Esto tiene sus ventajas, claro está. Los precios en Belgrado son muchos más económicos que las grandes y turísticas urbes europeas e incluso en temporada alta, nunca la verás abarrotada de turistas. Por eso, creemos que visitar Belgrado es algo que realmente deberías considerar hacer.

Tras la cruel Guerra de los Balcanes, Belgrado ha abierto sus puertas al mundo y se muestra deseosa de dejar atrás este oscuro capítulo de su historia. La Ciudad Blanca (que viene de la traducción de su nombre en Serbio, Beograd) se distingue por su animada vida nocturna, su gastronomía y sus rincones llenos de historia y arte.

En el post de hoy no solamente te vamos a mostrar qué ver en Belgrado en 2 días, sino también te contaremos detalles interesantes que te permitirán descubrir la ciudad más a fondo. ¿Nos acompañas?

¿Cuántos días se necesitan para ver Belgrado?

Belgrado es enorme, por lo que recorrer la ciudad entera puede llevarte varios días. Además, una vez allí descubrirás que su oferta turística y de entretenimientos es muy grande.

Nosotros te proponemos un recorrido de dos días por Belgrado. De ese modo, podrás conocer lo esencial de la ciudad y sus monumentos más importantes. Como la mayor parte de sus atractivos se concentran en el centro histórico, cubrirás prácticamente todo el paseo a pie. Para llegar a los sitios más alejados puedes moverte en taxi, autobús y bicicleta (más adelante te contamos mejor cómo moverte por la ciudad).

Principales atractivos para disfrutar en Belgrado en 2 días

¿Te preguntas qué ver en Belgrado? Nosotros tenemos la respuesta: ¡mucho! Prepárate para vivir dos días intensos conociendo lo mejor de esta ciudad que te sorprenderá gratamente. Belgrado puede no tener la fama de París, Londres o Madrid, pero eso no le quita en absoluto encanto. Muchas veces es necesario salir de lo puramente turístico y animarse a descubrir otros destinos.

En Belgrado conocerás iglesias antiguas, palacios, espacios verdes, fortalezas en medio de la ciudad, plazas y mucho más. También podrás sentir su vibrante vida nocturna, algo que sin dudas la caracteriza.

belgrado-serbia

Primer día

El primer día en Belgrado conocerás sus puntos más emblemáticos, destacando de manera especial la Fortaleza Kalemegdan, en donde pasarás gran parte de la jornada.

Plaza de la República

El corazón de Belgrado es la Plaza de la República y el punto de partida de tu ruta. Aquí se reúnen tanto turistas como locales, los primeros para fotografiar los edificios a su alrededor, los segundos a compartir las novedades del día. Como sea, pasarás por esta plaza sí o sí.

Entre los edificios públicos más destacados a su alrededor tenemos el Museo Nacional (uno de los más antiguos de la ciudad) y el Teatro Nacional (que únicamente podrás conocer si vas a algún espectáculo).

En el centro de la plaza se encuentra la estatua del Príncipe Mihailo, el personaje histórico que liberó a Serbia de los turcos. Un detalle del monumento es que su protagonista señala hacia el sur, a modo de recordar la dirección en que se encuentran los territorios que fueron reconquistados tras la ocupación turca. En su pasado era el sitio en el cual los turcos colgaban los cuerpos de los reaccionarios como una señal de advertencia.

La Plaza de la República es un buen lugar para comenzar un recorrido a pie por la ciudad y es el punto de partida de los free tour.

Calle peatonal Knez Mihailova

calle-peatonal-de-belgrado

Desde la Plaza de la República nace la calle peatonal más famosa de Belgrado. La vía Knez Mihailova contiene en su kilómetro de longitud la mayor cantidad de comercios, bares y restaurantes de la ciudad. Es el verdadero epicentro de la vida comercial y social de Belgrado, por ende, un imprescindible del itinerario.

Esta animada y colorida arteria te llevará al siguiente punto de la ruta: la fortaleza Kalemegdan, aunque antes seguramente te detendrás en más de una ocasión en alguna tienda o bar. Durante el día muestra su cara más tranquila, mientras que por las noches los jóvenes y la música le dan muchísimo ambiente. Si buscas salir de copas en Belgrado, ya sabes a dónde ir.

Más allá del interés comercial, Knez Mihailova también es llamativa desde el punto de vista arquitectónico. En sus edificios reina una mezcla de estilos neoclásico, renacentista y románico, mostrando una perfecta armonía entre lo moderno y lo viejo. Por eso, seguramente también te detendrás a fotografiar alguna que otra fachada y admirar detalles.

Tip viajero: si haces pequeños desvíos a sus calles laterales, también encontrarás rincones atractivos.

Fortaleza Kalemegdan

Es momento de hablarte de la estrella de la ciudad: la Fortaleza Kalemegdan. Tras recorrer la principal vía comercial de Belgrado llegarás al Parque Kalemegdan, otro punto de reunión de los lugareños. La fortaleza se sitúa en un promontorio, cerca de la confluencia de los ríos Danubio y Sava, de manera que es uno de los mejores miradores de la capital serbia.

Estamos ante el símbolo por excelencia de Belgrado y atractivo principal de la ciudad, por lo que te contaremos todo sobre ella. Por este lugar pasaron los diferentes imperios que dominaron Belgrado (los celtas, romanos, bizantinos, godos, austro-húngaros, turcos), que la defendieron y destruyeron en algún momento de su historia.

La historia de la fortaleza se remonta a los años 378 – 441 d.C., cuando los romanos decidieron construir un campamento fortificado en la parte más alta de lo que hoy es el Parque Kalemegdan. Aunque, se dice que los primeros en asentarse en la zona fueron los celtas. Más tarde, llegaron los eslavos, quienes edificaron la actual fortaleza.

La fortaleza se divide en la ciudadela alta (gornji grad) y baja (donji grad). La primera, ubicada al sur, es donde se situó el campamento fortificado durante la ocupación romana y el castillo bizantino. Más tarde, se colocaron allí las piezas de artillería orientadas al sur y al este. En la ciudadela baja, hacia el norte, se emplazaron los elementos defensivos dirigidos al este.

El complejo abarca también el Parque Kalemegdan, ubicado al sur de la ciudadela baja. Este espacio fue construido en los años ochenta del siglo XIX, luego de que los turcos devolvieran la fortaleza a los Serbios, en 1876. En 1905 el parque se amplió, con la creación del área conocida como Pequeño Kalemegdan, y desde 1931 se extendió hasta la fortaleza alta. Hoy en día, repartidas en toda su extensión, hay una multitud de monumentos dedicados a personajes ilustres de la ciudad.

El complejo es realmente inmenso, por lo que podrás pasar medio día tranquilamente recorriéndolo. Por eso, nuestro consejo es que tomes el paseo con calma y descubras cada uno de sus rincones. Aquí tienes un resumen de los principales puntos que incluye el recorrido:

Parque Kalemegdan

Si accedes al parque por la calle Knez Mihailova llegarán al Gran Kalemegdan (lo que sería su parte más grande). Allí verás muchos monumentos interesantes, como la fuente del pescador (una estructura de bronce del año 1906) o el monumento de Gratitud a Francia. Inaugurado en 1930 para agradecer la ayuda francesa en la Primera Guerra Mundial, muestra la figura de una mujer sosteniendo una espada.

La Gran Escalinata es uno de los elementos más destacados del complejo. La encontrarás ubicada hacia la izquierda del parque, marcando una de las entradas al Gran Kalemegdan. Frente a ella hay un pequeño espacio ajardinado donde se encuentra la fuente japonesa que, como la anterior, es una muestra de agradecimiento a la ayuda económica que recibió Belgrado de parte de esta nación.

El Monumento a los héroes nacionales es otro espacio interesante, en donde se encuentran enterrados muchos personajes de la antigua Yugoslavia socialista.

Hacia el este, entrando por Uzun Mirkova, se encuentra Mali Kalemegdan. Aquí también hay varios monumentos, como la Fuente del Despertar, un pabellón de arte construido entre los años 1927 y 1928 y el zoológico de la ciudad.

El Parque Zoológico se fundó en 1936 y es uno de los más antiguos de Europa. Entre 1941 y 1944 sufrió los estragos de la Segunda Guerra Mundial y prácticamente todos sus animales murieron. Hoy en día, sus 7 hectáreas son el hogar de más de 2000 animales de 270 especies diferentes. Si viajas a Belgrado con niños, es una visita interesante para hacer con ellos.

Parque-Kalemegdan
Gran escalinata del Parque Kalemegdan

Ciudadela alta

El acceso a la Fortaleza Alta se realiza desde varias puertas. Dos de ellas son la puerta Karadjordjević, frente a la cual se alza el gran revellín, construido por los turcos entre 1825 y 1835 y actual sede del Museo de Historia Natural; o la Puerta de Estambul, junto a la cual se encuentra el Museo Militar, una de las visitas más interesantes del recorrido.

Antes de ingresar a la ciudadela alta, a la derecha del Museo Militar, verás los restos de un fortín austríaco del siglo XVIII. A su vez, sobre la puerta de acceso a esta zona de la fortaleza se encuentra la torre del reloj (en turco Sahat), construida entre los años 1740 y 1789 y restaurada a mediados del siglo XIX.

Ya dentro de la ciudadela alta verás vestigios que van desde la época de la ocupación romana hasta el período en que estuvo bajo el mando de los otomanos. Por ende, pasear por esta zona es hacer un recorrido por la historia del lugar.

Uno de los espacios más reconocidos de la ciudadela alta es la Puerta Zindan, construida en el siglo XV, y el puente sobre el foso de la fortaleza. Durante el siglo XVIII, una parte del sótano de Zindan fue empleado por los otomanos como un calabozo (de allí su nombre: zindan en turco significa cárcel).

Ciudadela baja

La fortaleza baja ocupa un gran espacio verde que también conserva restos interesantes. Si accedes por la Puerta Defterdar verás un camino que conduce al antiguo polvorín austríaco rodeado de un grueso muro de protección, hoy sede de un pequeño museo lapidario. Cerca se encuentran los restos de un antiguo palacio, que se perdió durante el asedio turco de 1521. También verás la Iglesia de la Asunción, construida en el mismo período y destruida en 1730.

Otro punto de interés de la ciudadela baja es el bastión de San Jacobo, que formaba parte del sistema de defensa situado junto al río Danubio. También resulta interesante la torre Nebojša, la torre medieval mejor conservada de la ciudadela; las cocinas militares, el antiguo baño turco (hammam), el planetario y algunas iglesias.

El complejo cuenta con muchos restaurantes y bares, en los que podrás parar a comer y tomar algo.

Tip viajero: otro de los platos fuertes de la Fortaleza Kalemegdan es ver la unión de los ríos Dava y Danubio desde el mirador que hay justo al lado de la Estatua de El Víctor, uno de los espacios más populares del complejo.

Parque-Kalemegdan

En la página oficial de la Fortaleza Kalemegdan encontrarás información sobre los precios y los horarios para visitar cada uno de sus atractivos.

Crucero por los ríos Sava y Danubio

El broche de oro del primer día en Belgrado es un paseo en crucero por el Danubio. Como te contamos al principio, la ciudad se encuentra en la confluencia de dos grandes ríos: el Sava (el más largo de los Balcanes) y el Danubio (el segundo más largo de Europa, que la conecta con el mar). Considerada como la tercera ciudad del mundo con mejor ocupación, un viaje a Belgrado no puede estar completo sin un paseo en bote por el río.

Las opciones de navegación son muchas, por lo que podrás elegir en función al tiempo disponible y lo que estés dispuesto a gastar. Como sea, disfrutarás de una vista diferente de la ciudad y un atardecer mágico. En algunos casos, los tours incluyen almuerzos y/o cenas y el traslado desde el hotel o el centro al punto de embarque.

Los paseos permiten admirar la inmensidad de la Fortaleza Kalemegdan, ver la ciudad iluminada y cruzar por debajo de 7 puentes a lo largo del río Sava, que conectan la Belgrado moderna y antigua.

belgrado-danubio

Segundo día

Ya habiendo conocido la Fortaleza Kalemegdan y dado un paseo en bote por los ríos, puedes dedicarte a descubrir el patrimonio religioso y arquitectónico de Belgrado. Este segundo día también estará lleno de sorpresas agradables, así que mejor comienza temprano para poder visitar cada uno de los lugares que te proponemos.

Calle Skadarlija

Puedes comenzar tu segundo día en Belgrado paseando por otra de sus arterias comerciales más destacadas. Protegida dentro del casco histórico de Belgrado, la calle Skadarlija le da a la ciudad mucho color y vida. A la vez, su ambiente bohemio y singular la convierten en una de las paradas más lindas del paseo.

Se trata de una vía peatonal que podrás caminar completamente, a medida que aprecias sus detalles y rincones. Las fachadas de las viviendas pintadas con color pastel, las terrazas llenas de flores de sus bares, sus adoquines y restaurantes la convierten en un sitio de mucha belleza. Además, es considerada una de las mejores zonas de la ciudad para salir a comer, por lo que no es mal plan volver a la hora de la cena.

Casa de las Flores

Para llegar al siguiente punto del recorrido deberás caminar un poco, pero vale la pena, puesto que se trata de una de sus atracciones más importantes. La Casa de las Flores es un mausoleo que forma parte del complejo del Museo de Historia de Yugoslavia. Aquí reposan los restos de uno de los personajes más importantes de la ex Yugoslavia: el Mariscal Tito (Josip Broz Tito).

¿Quién fue el Mariscal Tito? El Jefe de Estado de la antigua Yugoslavia, desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta 1980, año de su muerte. Tras el fallecimiento de Tito (a quienes algunos consideran un dictador y otros una especie de héroe que aportó buenos tiempos a Yugoslavia), algunos movimientos nacionalistas comenzaron a exigir la creación de una Gran Serbia; mientras que otros reclamaban la independencia. Esto marcó el inicio de la Guerra de los Balcanes, que terminó en la disolución de Yugoslavia (Eslovenia fue el primer país en proclamarse independiente, en 1991).

La visita te permitirá admirar su tumba y la de su esposa, además de conocer la historia y vida política del conquistador. También brinda detalles sobre la antigua Yugoslavia y su tortuosa disolución. Sin dudas, una de las paradas fundamentales para empaparse de la historia de Serbia.

Templo San Sava

templo-de-san-sava

La siguiente visita de tu segundo día de paseo por Belgrado será la catedral ortodoxa más grande de los Balcanes y una de las más grandes del mundo. Si bien queda un poco más alejada del centro, realmente vale la pena acercarse a ella para admirar su espectacular fachada y conocer su interior.

El templo de San Sava está dedicado al fundador de la Iglesia Ortodoxa Serbia. Se encuentra en el municipio de Vračar, en el lugar donde aparentemente se encuentran los restos de Sava, que fueron incinerados en 1595 por los turcos otomanos.

La construcción de esta réplica de la impresionante Santa Sofía comenzó en 1935 y no fue sencillo culminar la obra, debido a los constantes conflictos y al gobierno comunista. La Segunda Guerra Mundial hizo que la construcción quede interrumpida por un largo tiempo. Luego, bajo el mandato del Mariscal Tito la religión pasó a un segundo plano, por lo que la obra continuó frenada. En 1985 se reanudó, pero la Guerra de los Balcanes volvió a frenar el proceso, que se pondría en marcha nuevamente recién en el año 2000.

De su exterior resalta especialmente la cúpula de 82 metros de altura, mientras que el interior del templo es realmente sorprendente. No dejes de visitar el área del subsuelo, en donde el arte rebosa en cada rincón.

La visita al templo de San Sava es gratuita. Luego, puedes dedicar un rato a recorrer los jardines a su alrededor, que le dan más belleza al complejo.

Iglesia de San Marcos

Seguimos recorriendo el patrimonio religioso de Belgrado y llegamos a la segunda iglesia ortodoxa de la ciudad. La encontrarás en el barrio Palilula, muy cerca del Parlamento.

La iglesia fue construida sobre los restos de un antiguo templo y finalizada en 1940, aunque tras los bombardeos alemanes en 1941 tuvo que ser demolida y reconstruida. Eso se logró gracias a las donaciones de los creyentes y el resultado fue una fachada realmente fotogénica.

La importancia del templo está dada porque su interior alberga los restos de los reyes de Serbia y otros personajes ilustres del país. La entrada es gratuita, y también vale mucho la pena. Al igual que la anterior, posee un interior bellamente decorado con mosaicos y obras de arte.

san-marcos-belgrado

Parlamento de Serbia

Tras visitar las dos iglesias más importantes de la ciudad, puedes ir a conocer uno de los edificios más espectaculares de Belgrado. El Parlamento es mucho más que la sede del poder político del país, es un edificio de gran valor cultural, arquitectónico e histórico.

Su arquitectura es imponente y ornamental, aunque también está envuelta en un aura de misticismo. Se dice que el edificio fue erigido sobre un cementerio romano sobre el que cayó una maldición. Según la misma, el rey Aleksandar Karadjordjević sería asesinado una vez concluida la obra. La profecía se cumplió, aunque no de manera literal, puesto que fue asesinado dos años antes de terminar la construcción.

El Parlamento de Serbia puede visitarse de manera gratuita. Por su parte, el primer sábado de cada mes se hacen visitas individuales que se solicitan en la Oficina de Turismo de Belgrado.

Asamblea-de-Belgrado

Museo Nikola Tesla

Nikola Tesla nació en Serbia, o al menos eso dicen los serbios, puesto que los croatas también aseguran que nació allí. Como sea, el museo dedicado a él se encuentra en Belgrado.

El Museo Nikola Tesla es la mejor manera de meterse en la mente de este creativo inventor. Allí podrás ver elementos reales utilizados en sus inventos, cartas enviadas a famosos científicos, materiales de laboratorio y más. El museo es pequeño e interactivo, pero sumamente interesante. Además, el recorrido guiado ayudará a captar detalles y conocer datos que de otra manera quedarían afuera.

Los Palacios de Belgrado

Belgrado posee muchos palacios dignos de admirar. Si bien no hace falta que los visites a todos, te mencionamos los más importantes, así puedes elegir a cuáles ir.

Dos de los más importantes son el Antiguo Palacio Real (Stari dvor) y el Palacio Nuevo (Novi Dvor), que se encuentran en pleno centro, uno al frente del otro. El primero fue la casa del rey Alejandro I y Pedro II y, hoy en día, acoge la Asamblea de Belgrado. Por su parte, el Palacio Nuevo data de 1911, aunque tras los daños de la Primera Guerra Mundial debió ser reconstruido.

Hay otros dos palacios situados a las afueras de la ciudad, que si deseas visitarlos deberás apuntarte a un tour guiado. Hablamos del Palacio Real (Kraljevski Dvor), construido entre 1924 y 1929 por iniciativa del rey Alejandro I de Yugoslavia. El otro es el Palacio Blanco (Beli dvor), erigido entre 1934 y 1937 en estilo clásico. Tras la Segunda Guerra Mundial fue el hogar del Mariscal Tito.

Para solicitar la visita deberás llegar a la Oficina de Turismo, donde te indicarán el punto de partida del tour y el precio de la visita. Generalmente, los recorridos se realizan los sábados y domingos a las 9.30 am y son en inglés.

Mapa con los sitios que ver en Belgrado en 2 días

Aquí tienes un mapa con cada uno de los sitios mencionados en el artículo que, como podrás ver, la mayoría se encuentra muy cerca el uno del otro.

Vida nocturna: uno de los platos fuertes de la ciudad

Si te gusta salir de bares, estás en la ciudad correcta. Belgrado posee una vibrante vida nocturna, que muchas veces se considera como una de las mejores de Europa occidental. La ciudad está llena de discotecas y bares que la hace especialmente atractiva para los jóvenes.

En Belgrado son populares los bares flotantes, clubes, discotecas y casinos, a la vez que los DJ´s más renombrados del mundo deleitan a la ciudad con los más variados estilos musicales. Entre las calles con más movida nocturna de la ciudad se encuentran Ada Ciganlija, Makis, Kalemegdan Fortress y Strahinijíca Bana, además de los clubes flotantes anclados a los ríos Danubio y Sava.

Como te contamos antes, la adoquinada calle Skadarlija es una de las más animadas de la ciudad. Este sitio, donde antiguamente se reunían los bohemios y pensadores de Belgrado, se ha convertido en un verdadero epicentro de bares y terrazas. La comida local y los precios accesibles hacen que sea una de las mejores opciones para salir de copas en Belgrado.

¿Cómo llegar a Belgrado?

La manera más sencilla de llegar a Belgrado es en avión. El Aeropuerto Nikola Tesla se encuentra situado a 18 km de la ciudad y posee excelentes conexiones con las principales capitales de Europa. También hay vuelos regulares a otros destinos, como Dubái, Nueva York, India y Moscú.

Si viajas en tren, la Estación Glavna se encuentra a 10 minutos a pie del centro de Belgrado, por lo que es otra buena alternativa. Los trenes internacionales tienen conexiones con ciudades como Viena, Zagreb, Budapest, Sofía y otros.

Hacer una ruta en coche también es viable, puesto que Belgrado cuenta con una gran red de carreteras regionales que la conectan con distintas ciudades europeas. La E75 une Belgrado con destinos de Hungría y Macedonia, la E70 con Eslovenia, Rumania y Croacia; la E763 con Montenegro y la E80 con Bulgaria.

¿Cómo moverse por Belgrado?

moverse-por-Belgrado

Belgrado posee una extensa red de transportes públicos que facilitan trasladarse de un lugar a otro. Los buses, mini buses, tranvías, trenes y taxis son las opciones más usadas por los turistas y locales. Los precios rondan los 0,35 y 0,50 euros por viaje, dependiendo de la zona en la que te muevas. Los boletos se pueden comprar directamente arriba del transporte, por lo que siempre es bueno contar con dinero en efectivo y cambio.

De todos modos, como te contamos al principio, la mejor manera de conocer Belgrado es caminando. Para eso puedes descargar la app llamada Belgrade talking, que te muestra cómo llegar a los puntos más importantes de la ciudad y te brinda una explicación de cada uno de los sitios que incluye. También tienes a disposición los free walking tours, que recorren el centro de la ciudad en poco menos de 2 horas.

El ram called Belgrade es un tranvía gratuito que recorre algunos de los puntos de interés de Belgrado los días viernes y sábados por las tardes. Los paseos duran 60 minutos y salen desde las proximidades del zoológico del Parque Kalemegdan. Otra buena opción es el tranvía número 2, que recorre el centro de Belgrado, pasando por varios puntos interesantes.

Belgrado es una ciudad que bien merece tu visita. No solo por la enorme cantidad de sitios interesantes que hay en ella, sino también por ser un ejemplo de reconstrucción. ¡Dale una oportunidad a la capital de Serbia y déjate cautivar por sus encantos!

Créditos fotográficos

  • (https://pixabay.com/es/photos/kalemegdan-belgrado-ser-serbia-4569755/), por Djordjeuuu (https://pixabay.com/es/service/license/)
  • (https://pixabay.com/es/photos/calle-ciudad-arquitectura-viaje-3293556/), por Belgrade_City (https://pixabay.com/es/service/license/)

  • Comments are closed.