Un piloto de JetBlue fue sacado de una cabina minutos antes del despegue de un aeropuerto en el norte del estado de Nueva York, luego de que se descubrió que tenía un nivel de alcohol en la sangre más de cuatro veces el límite legal para volar, según los informes.

El hombre residente de Orlando, Florida, supuestamente estaba visiblemente borracho cuando pasó por seguridad antes de abordar el avión, lo que llevó a los agentes de la Administración de Seguridad del Transporte a notificar a la policía, según el informe.

De acuerdo con la Autoridad de Transporte Fronterizo de Niagara, el piloto llamado James Clifton, de 52 años, tomó un alcoholímetro después de que la policía lo sacara del avión con destino a Fort Lauderdale desde el Aeropuerto Internacional Buffalo Niagara.

Aunque no fue acusado de ninguna violación local, el incidente fue informado a las autoridades federales, según el informe policial. Un portavoz de JetBlue dijo que el piloto fue destituido de sus funciones.

“La seguridad de los clientes y miembros de la tripulación de JetBlue es nuestra primera prioridad”, dijo el portavoz Derek Dombrowski en un correo electrónico al medio de comunicación The Post. “Nos adherimos a todas las reglas y requisitos [del Departamento de Transporte] con respecto al alcohol en todo momento y tenemos una política interna muy estricta de tolerancia cero sobre el alcohol.

“Somos conscientes del incidente que ocurrió esta mañana en Buffalo y estamos cooperando plenamente con las fuerzas del orden”, agregó el portavoz. “También estamos realizando nuestra propia investigación interna”.

En tanto, el piloto que tenía un arma de fuego registrada que estaba pasando por las puertas, «parecía ‘desviado'» según los trabajadores de la Transportation Security Administration (TSA), de acuerdo con un informe policial. Clifton negó haber bebido la mañana antes del vuelo, pero finalmente admitió que se había emborrachado entre «7 y 8» en un bar la noche anterior, según el informe policial.

Un compañero de trabajo que se había unido al piloto para cenar, le dijo a la policía que Clifton no contestó su teléfono ni se presentó al día siguiente por la mañana cuando llegó un servicio de transporte a su hotel para llevarlos al aeropuerto, según el informe policial. Más tarde tomó un Uber hasta el aeropuerto, según la declaración citada en el informe.

Su contenido de alcohol en la sangre era de 0,17 por ciento, que es el doble del límite de 0,08 por ciento para conducir un automóvil y cuatro veces el límite de BAC de 0,04 por ciento impuesto a los pilotos según las reglas de la Administración Federal de Aviación.

Por su parte, luego de que el piloto intentara volar en estado embriaguez, el vuelo, originalmente programado para salir de Buffalo a las 6:15 am, se retrasó cuatro horas y 10 minutos, según el sitio de seguimiento de vuelos FlightAware, llegó a Florida a la 1:10 pm.

Créditos fotográficos

  • Airbus A320 JetBLue Airways at Orlando.(https://commons.wikimedia.org/wiki/File:JetBlue_A320_at_Orlando.jpeg), por 12anonymoususer34 / CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/deed.en)

  • Comments are closed.