Francia ha anunciado la prohibición de la entrada al país de viajeros estadounidenses no vacunados, quienes anteriormente se encontraban en la lista verde de viajes seguros, esto a medida que aumentan los casos de Covid-19 en los Estados Unidos. Aunque aquellas personas no vacunadas podrán acceder al país siempre que tengan un motivo esencial para hacerlo, presentando una prueba negativa para Covid-19 realizada en menos de 72 horas y cuarentena obligatoria durante siete días a partir de su llegada.

El anuncio se produce luego de que varios países europeos han impuesto restricciones de viaje a los turistas estadounidenses. Por ejemplo, España exigirá a los americanos y otras nacionalidades que lleguen desde los Estados Unidos, mostrar un certificado de que han recibido dos dosis de vacuna contra el Covid-19.

De acuerdo con un comunicado emitido por el gobierno francés, tanto Estados Unidos como Israel, pasaron a ser países de alto riesgo en relación con el virus Covid-19, prohibiendo efectivamente los viajes no esenciales a Francia para los visitantes no vacunados.

Esta medida viene determinada por los países miembros de la Unión Europea, pues han anunciado una serie de restricciones diferentes en cada nación, para los turistas procedentes de América del Norte.

En el caso de Alemania, Francia y Países Bajos solo recibirán a turistas de Estados Unidos que estén vacunados, mientras que los viajeros no vacunados únicamente podrán visitar el país por razones esenciales, pero se requiere de una prueba negativa y entrar en cuarentena.

Por otra parte, Bélgica y España exigirán pruebas de vacunación, pero los estadounidenses pueden entrar para hacer turismo no esencial con su certificado de vacunación. A su vez, Bulgaria, Dinamarca y Suecia prohibieron los viajes desde Estados Unidos, independientemente de su estado de vacunación. En tanto, una de las restricciones más importantes se aplica en Noruega, donde solo ciudadanos estadounidenses pueden entrar para visitar a su familia.

No obstante, hasta el momento naciones como Grecia, que depende de los turistas, han dicho que permanecerán abiertas sus fronteras a viajeros vacunados y no vacunados sin distinción.

Por lo tanto, la prohibición de entrada de estadounidenses no vacunados a Francia, se debe a la extensión de la variante delta en Estados Unidos y recomendación de la Unión Europea. A principios del verano, muchos destinos de viajes europeos reabrieron sus fronteras a los estadounidenses con la esperanza de atraer turistas que tanto necesitaban para impulsar las economías golpeadas por el Covid durante casi dos años.

Créditos fotográficos

Escribe un comentario