El shock cultural más fuerte que he tenido en toda mi vida fue cuando aterricé en Puerto Príncipe, la capital de Haití.

 

Créditos fotográficos

Escribe un comentario