A casi cuatros años del incidente, autoridades del Aeropuerto Internacional de Seattle, en Estados Unidos, difundieron un video del momento en el que un trabajador robó un avión para suicidarse.

A través de redes sociales circuló el material en donde aparece Richard Russell. En ese entonces, el hombre de 29 años trabajaba en el área de descarga del equipaje. Incluso, en el video se ve que presentó sus credenciales como trabajador para poder pasar el control de seguridad. Asimismo, se aprecia que ninguno de sus compañeros se percató de que Russell estaba robando un avión.

En una de las tomas de la grabación de la cámara de seguridad del aeropuerto se ve que el hombre llega a la parte trasera de su área de trabajo y sale a la pista. Posteriormente, el empleado sube a un carro remolque para empujar un avión de la aerolínea Alaska Airlines sin que nadie lo note. En otro encuadre, las cámaras capturaron el momento en el que Russell subía y despegaba sin autorización el avión. Incluso, se puede escuchar que los controladores de tráfico pidieron al hombre que regresara a la pista tras notar el despegue no autorizado.

En las grabaciones se escucha que los controladores pidieron en reiteradas ocasiones al hombre que aterrizara. Sin embargo, Russell solo hablaba sobre que estaba listo para ir a prisión y que no sabía cómo aterrizar. Asimismo, el trabajador recibió indicaciones para poder descender el avión en una zona segura. No obstante, los esfuerzos de las autoridades fueron en vano. Tras varios minutos volando y haciendo piruetas en el aire, finalmente Russell estrelló deliberadamente el avión en una isla desierta, a casi 50 kilómetros de distancia del aeropuerto. El hombre perdió la vida al instante.

El 10 de agosto de 2018, las autoridades indicaron que el acto de Russell fue un suicidio. Además, descartaron que hubiera sido un acto terrorista o que podría replicarse. Con la difusión del video se confirma que el hombre actuó solo. Sin embargo, internautas cuestionan el actuar del aeropuerto y de los compañeros que no se dieron cuenta del robo al momento.

 

Créditos fotográficos

Comments are closed.