La compañía British Airways considera la posibilidad de vender el complejo Waterside donde operan sus oficinas centrales en Londres cerca del aeropuerto de Heathrow, ya que la aerolínea prevé que los empleados puedan dividir su tiempo laboral y hacer homeoffice después de la pandemia, además la acción podría impulsar las finanzas de la aerolínea, que se han visto afectadas por el Covid-19. 

Antes de la crisis sanitaria cerca de dos mil empleados trabajaban en su sede de Waterside ubicada en el oeste de Londres, sin embargo, de acuerdo con los directivos, los empleados se han adaptado bien al trabajo fuera de la sede, por lo cual ya no es necesario tanto espacio para las oficinas.

De acuerdo con la aerolínea, esto viene a consecuencia de la postura del gobierno del Reino Unido, que ha aconsejado al trabajo desde casa siempre que sea posible, por ello han declarado a la prensa:

“La pandemia global nos ha demostrado que muchos de nuestros colegas disfrutan trabajar de forma remota y quieren continuar, y esto ha acelerado nuestro enfoque para ofrecer formas de trabajo más ágiles y flexibles. Nuestro objetivo es encontrar un modelo de trabajo híbrido que se adapte a nuestro negocio, combinando lo mejor de la oficina y el trabajo remoto para nuestra gente. También hemos reestructurado nuestro negocio para salir de la crisis y estamos considerando si todavía necesitamos un edificio de oficinas tan grande”.

Además, según Stuart Kennedy, director de personal en British Airways, declaró a los medios locales que:

“Queremos considerar cuál será el diseño de oficina ideal para el futuro. Quizás sean escritorios menos fijos y áreas de reunión más informales”.

Por su parte, el edificio que se terminó de construir en 1998 con un costo de 200 millones de libras esterlina que equivalen a unos 279 millones de dólares, durante varios meses ha permanecido en gran parte desocupado y al evaluar que los empleados disfrutan trabajando desde casa, su política futura será probablemente una mezcla flexible de trabajo en casa y en la oficina.

Igualmente debido a la pandemia, la empresa ha tenido que sobrevivir el último año recortando costos, que incluyen el despido de más de 10 mil personas, dejándola con 30 mil trabajadores, de los cuales la mayoría no trabajan en la oficina, sino que son pilotos, personal de cabina, ingenieros o personal de aeropuerto.

Aunque por el momento, la venta de sus oficinas para dedicarse al homeoffice se encuentra en evaluación y no ha sido confirmada por British Airways, es una alternativa factible que podría tomar la aerolínea considerando los estragos que ha causado la pandemia Covid-19, además genera mayor flexibilidad al empleado y menor costos en funcionamiento de oficinas.

Escribe un comentario